11 de enero de 2019

Disney afianza su reinado en 2018



Los 10 estudios con más recaudación en Estados Unidos durante 2018


Walt Disney Productions
3092,3 millones de dólares (26% del total de recaudación)

Warner Brothers
1940,1 m.d. (16,3%)

Universal Pictures
1.768,7 m.d. (14,9%)

Sony Pictures / Columbia
1304,3 m.d. (11%)

20th Century Fox
1.082,3 m.d. (9,1%)

Paramount Pictures
757 m.d. (6,4%)

Lionsgate
388,9 m.d. (3,3%)

STX Entertainment
269,6 m.d. (2,3%)

Focus Features
166,3 m.d. (1,4%)

MGM / UA
164,1 m.d. (1,4%)


Fuente: Box Office Mojo


Por tercer año consecutivo, Disney se alza con el liderato de recaudación en Estados Unidos. Se trata de un reinado sin fecha de caducidad, puesto que la acumulación de activos por parte de la compañía cuyos destinos rige el tándem Bob Iger & Alan Horn asegura una hegemonía indefinida. Disponer de un arsenal formado por Disney animation, Disney live action, Pixar, Star Wars, Marvel Studios y producciones de diversa índole a través del sello Buena Vista, le convierte en un trasatlántico sin competencia posible a nivel de taquilla. 

Nadie tiene una idea segura de los cambios que pueda haber en el paradigma de las majors durante los próximos diez años. No obstante, de no haber una mutación general del medio o una caída sorprendente en las apetencias del público hacia el stock de Disney, el liderazgo será sólido y continuado.

En 2018, el liderazgo de Disney ha crecido un 4,2% respecto al ejercicio anterior, demostrando que la salud de su hegemonía incluso mejora. Llegar al 26% del total de recaudación en Estados Unidos es una proeza brutal que se explica gracias a los éxitos fulgurantes de Black Panther, Avengers: Infinity War, Incredibles 2, Ant-Man and the Wasp, y Ralph Breaks the Internet. Incluso una película que ha tenido una trayectoria global decepcionante como Solo: A Star Wars Story, consiguió, gracias al fanbase, un muy buen resultado en la taquilla doméstica, contribuyendo al buen ejercicio de la major. El poder de las películas triunfadoras del estudio es tan grande que permite soslayar y asumir resultados mucho más modestos, algunos severamente sancionados por la crítica, como Mary Poppins Returns, A Wrinkle in Time o The Nutcracker and the Four Realms. Además, Disney sacó también una buena tajada complementaria de un título estrenado en 2017 (Star Wars: The Last Jedi).

La dirigencia actual del estudio asumió una fortísima inversión al incorporar potentes franquicias, pero la amortización está funcionando a toda marcha y, si tuviéramos posibilidad de acceder a datos de recaudación mundial por estudios, obtendríamos unas cifras estratosféricas que quizá harían tambalear los rankings de revistas económicas especializadas.

7 de enero de 2019

Globos de Oro: valoración desde Hollywood


Durante la pasada noche, el Hotel Beverly Hilton de Beverly Hills (California) ha albergado la velada de los Golden Globe Awards. La 76 edición de estos galardones que otorga la Hollywood Foreign Press Association (HFPA) ha encumbrado a Bohemian Rhapsody y a Green Book como mejores películas. También ha reconocido el trabajo de Glenn Close, Olivia Colman, Rami Malek, Christian Bale, Alfonso Cuarón, Regina King y Mahershala Ali. Además, se ha homenajeado a Jeff Bridges y Carol Burnett.

En el apartado televisivo me gustaría destacar los premios recibidos por la mejor miniserie del año: The Assassination of Gianni Versace. Una vez más, se ha hecho justicia con la propuesta de Ryan Murphy y se ha reconocido el inmenso trabajo de Darren Criss en el papel de Andrew Cunanan. Criss hace doblete después de llevarse el Emmy y veremos si consigue el pleno en los SAG Awards (27 de enero).

Nuestro amigo y colega Nestor Bentancor ha seguido la gala en directo desde Los Angeles y ha reunido sus opiniones en un concienzudo vídeo-resumen donde valora los pros y contras que denota la galería de ganadores y perdedores. La influencia de los Golden Globe en las futuras premiaciones de la temporada también es objeto de su análisis.

Os dejo con el vídeo. Estoy seguro que os interesarán sus reflexiones desde la meca del cine. Os recuerdo que Nestor Bentancor es un referente latino en cuanto a información hollywoodiense. Acumula un incipiente bagaje tanto en conocimiento de la industria como en cobertura de estrenos. Os invito también a seguirle en Facebook, Twitter y, por supuesto, en su canal de Youtube.
  

3 de enero de 2019

Las películas más taquilleras de 2018


Los 10 films más taquilleros en el global mundial durante 2018

Avengers: Infinity War (Disney) 2048,7 millones de dólares

Black Panther (Disney) 1346,9 m.

Jurassic World: Fallen Kingdom (Universal) 1304,9 m.

Incredibles 2 (Disney) 1242,6 m.

Venom (Sony) 855 m.

- Aquaman (Warner) 822 m.

- Mission: Impossible Fallout (Paramount) 791 m.

Deadpool 2 (Fox) 735,6 m.

Bohemian Rhapsody (Fox) 702,6 m.

- Fantastic Beasts: The Crimes of Grindelwald (Warner) 628,5 m.


Los 10 films más taquilleros en Estados Unidos a lo largo de 2018

Black Panther (Disney) 700 millones de dólares

Avengers: Infinity War (Disney) 678,8 m.

Incredibles 2 (Disney) 608,5 m.

Jurassic World: Fallen Kingdom (Universal) 416,7 m.

- Deadpool 2 (Fox) 318,5 m.

Dr. Seuss' The Grinch (Universal) 265,5 m.

Mission: Impossible Fallout (Paramount) 220,1 m.

Ant-Man and the Wasp (Disney) 216,6 m.

- Solo: A Star Wars Story (Disney) 213,7 m.

- Venom (Sony) 213 m.




A principios del año pasado, los datos de taquilla en 2017 me llevaron a afirmar que quizá se había tocado techo en cuanto a la posibilidad de crecimiento del box office estadounidense. Los principales analistas de Hollywood realizaban esa lectura basándose en la dudosa capacidad de las salas cinematográficas para atraer a más público en una época de mutación de formatos respecto a la exhibición audiovisual. No obstante, vistos los datos que ha generado el 2018, podemos afirmar con rotundidad que las previsiones de los analistas de este sector no tienen nada que envidiar a los del ámbito económico y político. Es decir, se lanzan las previsiones apoyadas en un halo de credibilidad que después se demuestra inexistente.

Es innegable que la exhibición cinematográfica está evolucionando hacia un escenario de mayor consumo individual en formatos portátiles. Pero el ritmo de evolución no lo conoce nadie. Las salas cinematográficas mantienen por el momento su fuerza y, en el futuro, se irán reciclando para poder seguir ofreciendo grandes espectáculos en pantalla grande. La cultura de la sala oscura sigue muy arraigada y nuevas generaciones se incorporan a ella a pesar de tener mayor disponibilidad de formatos. Ir al cine sigue siendo un acto de interacción social y familiar. La fluctuación en la recaudación depende del poder de atracción de los estrenos que se presentan.

Y esto es así porque 2018 deja un récord de recaudación en Estados Unidos que no es atribuible en exclusiva a la inflación porque, respecto a 2017, la venta de entradas ha crecido un 5,2%. Por consiguiente, estamos ante una auténtica recuperación del hecho diferencial que aporta la experiencia ante la gran pantalla.

Estas cifras no han sido una sorpresa para aquellos que vamos siguiendo la evolución durante el año. Prácticamente durante todo el ejercicio las cifras parciales eran superiores a las del 2017. El mes de octubre fue colosal en cuanto a taquillaje y dejó el escenario preparado para que los últimos blockbusters del año colocaran la guinda en el pastel.

En total, la recaudación doméstica se ha elevado hasta los 11,8 Billones de dólares, lo cual mejora la cifra del año anterior en un estratosférico 7,2%. No se veía nada igual desde 2015 (efecto The Force Awakens) y 2009 (Avatar). La subida media de las entradas ha supuesto 17 centavos por ticket, una de las cifras de inflación más pequeñas de la última década. Así pues, la radiografía resultante demuestra que la exhibición cinematográfica en Estados Unidos está en franca pujanza.

Lamentablemente, no existen datos concretos de este tipo para la exhibición mundial. Sin embargo, las cifras globales de taquilla global siempre responden a esta tendencia por lo que todos los cinéfilos podemos estar satisfechos. El futuro inmediato denota buenos augurios, aunque mantendremos la prudencia y analizaremos año a año. La estabilidad de la economía tendrá un peso importante en lo que pueda acontecer en el futuro próximo. En Estados Unidos, el descenso en los datos de paro registrado ha podido tener un claro efecto sobre las posibilidades de las familias de clases populares para ampliar el presupuesto destinado a ocio. Todo es volátil y hay elementos estructurales que pueden hacer tambalear cualquier previsión a largo plazo.

31 de diciembre de 2018

Spider-Man: Un Nuevo Universo (Spider-Man: Into the Spider-Verse, 2018)


Miles Morales es un joven adolescente de Brooklyn desmotivado con las clases de su nuevo instituto, lo único que le saca de la rutina es cuando visita a su tío y da rienda suelta a su creatividad haciendo grafitis. En una de estas escapadas, a Miles le pica una araña radiactiva que le confiere los poderes de Spider-Man. Los problemas no acaban ahí, pues Miles no es el único hombre araña, ya que los planes del pérfido Kingpin han abierto una brecha interdimensional por la que se han colado Peter Parker y otros tres avatares arácnidos. 

Tras el fracaso de las penosas películas protagonizadas por Andrew Garfield, Sony cedió los derechos de Spider-Man a Marvel Studios para que esta rama de Disney pudiese incluir al personaje en la saga de los Vengadores. Sin embargo, Sony se guardó un as en la manga, la posibilidad de filmar una cinta de animación, la película que hoy nos ocupa. Los encargados de idearla serían uno de los dúos estrella del momento, Phil Lord y Chris Miller. El resto es historia del cine.


Spider-Man: Un Nuevo Universo responde al signo de los confusos tiempos posmodernos que corren. El protagonista es un adolescente hijo de padre afroamericano y madre latina (que, en la versión original, habla a su hijo en español, como ha de ser) y se ve envuelto en una complicada trama de desajustes dimensionales cuyo responsable, el villano principal de la función, no es otro que Kingpin, el supuesto empresario modélico de Nueva York y auténtico rey del crimen. Con semejante planteamiento, se desata un viaje de autodescubrimiento que vertebra una trama plagada de referencias a los cómics creados por Stan Lee y Steve Ditko, a los que homenajea con cariño y de cuyo lenguaje se sirve para dar un paso de gigante en el campo del cine de animación. En el apartado artístico, la película dirigida a seis manos por Bob Persichetti, Peter Ramsey y Rodney Rothman se adueña del lenguaje de los cómics de superhéroes, desde las onomatopeyas a las nubes de energía del rey Jack Kirby, para adentrarse en un terreno asombroso y rompedor, adelantado por la derecha a la secuelitis aguda que padece Pixar desde hace unos cuantos años. Cada personaje está animado según su propio código, el filme no tiene miedo de combinar recursos del anime con otros propios del cine negro, ni tampoco de rediseñar a los personajes de Ditko y reinventar al Dr. Octopus, al Duende Verde y al Escorpión de este nuevo universo; por no hablar de Kingpin, una mole aterradora.

No cuesta imaginar que los mandamases de Lucasfilm se estarán tirando de los pelos por haber despedido de malas formas a Lord y Miller y pegarse el batacazo padre con Han Solo, sobre todo al ver que este dúo de productores ha seguido explorando el estilo que mostraron en La Lego Película (The Lego Movie, 2014). Spider-Man: Un nuevo universo rebosa emoción y aventura, consigue que los espectadores se maravillen y sean partícipes del viaje del joven Miles Morales, al mismo tiempo que invita a que hagan las paces con Peter Parker. La película no escatima en guiños a las aventuras previas del personaje, animadas y de imagen real, y recupera para la gran pantalla uno de los mensajes más contundentes de Stan Lee: Todos somos Spider-man, todos podemos llevar la máscara. 


Atención al reparto que ha prestado sus voces a la versión original, el cual incluye a Chris Pine (Peter Parker), Hailee Steinfeld (Gwen), Zoe Kravitz (Mary Jane), Liev Schreiber (Kingpin) y hasta al comiquero Nicolas Cage (Spider-man Noir). Esta nueva aventura arácnida arrasa allá por donde se estrena, está nominada a los Globos de Oro y suena con fuerza para los Oscar, donde puede que se consagre como la rompedora película de animación y de superhéroes que es. Sin duda se trata de una de las películas del año 2018, un relato trepidante y con corazón, una carta de amor a los muchos universos de los cómics y a los artistas que ayudaron a forjarlos. Que nadie se la pierda.