20 de septiembre de 2017

Cameos curiosos (y diferentes) en el mundo del cine (II)


En esta segunda entrega veremos cameos extremadamente breves. La fugacidad de los mismos hace que, en algunos casos, sean prácticamente imperceptibles para el espectador. Veamos pues una serie de ejemplos del llamado "fast cameo".

En diciembre de 1992 llegó a las pantallas Algunos Hombres Buenos (A Few Good Men). La película obtuvo un gran éxito comercial y cosechó cuatro importantes nominaciones para los premios Oscar. Además, supuso el desembarco en Hollywood del neoyorkino Aaron Sorkin. Sorkin procedía de la dramaturgia y fue sobre los escenarios donde había estrenado, tres años antes, Algunos Hombres Buenos. Él mismo se encargó de la adaptación para el cine y, a partir de aquel momento, empezó a trabajar asiduamente en el medio audiovisual configurando una carrera que le ha convertido, por derecho propio, en una referencia de calidad. Sus proyectos hablan por sí solos en cine (La Red Social, Moneyball, Steve Jobs, Molly's Game) y televisión (El Ala Oeste, The Newsroom). 

Pues bien, el autor y guionista halló la forma de poder intervenir fugazmente en la película gracias a una secuencia en la que el director Rob Reiner carga la tensión sobre el Teniente Daniel Kaffee (Tom Cruise) mientras éste sopesa la posibilidad de presentar un alegato de inocencia para dos marines de Guantánamo, acusados del asesinato de un compañero a través de un procedimiento ilegal de castigo llamado "código rojo". A lo largo de un paseo nocturno por Washington DC, Kaffe se toma algo en un bar del centro de la ciudad y allí escucha las palabras de un abogado en conversación informal con una colega. El abogado en cuestión está interpretado por Aaron Sorkin.



Tras una auténtica odisea en la que ha estado al borde de la muerte en varias ocasiones, el acaudalado empresario Nicholas Van Orton (Michael Douglas) recibe la estocada final cuando cree haber matado a su hermano Conrad (Sean Penn) en su propia fiesta de cumpleaños. Desquiciado hasta las últimas consecuencias, Nick se lanza al vacío desde lo más alto del edificio buscando la muerte. Sin embargo, lo que encuentra al final de la espectacular caída es el glorioso final de un gran engaño con el que su hermano ha querido obsequiarle. El resultado final es la respuesta a la pregunta... ¿Qué se le puede regalar a alguien que lo tiene todo?

Cuando Nick cae al gigantesco colchón de seguridad, mientras los invitados esperan su llegada, uno de los paramédicos que lo atiende es el director Spike Jonze (Cómo Ser John Malkovich, El ladrón de Orquídeas, Her). David Fincher, responsable de The Game (1997), mantenía una estrecha amistad con Jonze desde la época en la que ambos triunfaban dirigiendo video-clips y le llamó para que hiciera un fugaz cameo en esta infravalorada película.



Continuamos con los cameos rápidos y casi imperceptibles. En esta ocasión, nos centramos en una de las películas de ciencia ficción más brillantes del presente siglo: Minority Report (2002). Tom Cruise había acabado de rodar Vanilla Sky justo antes de embarcarse en el nuevo proyecto de Steven Spielberg y le sugirió al director que utilizara como extras, en la secuencia del tren, a Cameron Crowe y Cameron Diaz. El realizador de Vanilla Sky está leyendo el periódico y se da cuenta que John Anderton (Tom Cruise), el hombre que está siendo buscado por la policía, está prácticamente delante suyo. El rostro mucho más reconocible de Cameron Diaz tuvo que ser ocultado y así fue como el separador del asiento solo nos deja ver sus ojos y su frente.



Sir Richard Branson es el fundador del grupo empresarial Virgin. Su fortuna personal le sitúa entre las personas más ricas del mundo. Sin embargo, su carácter audaz y aventurero no le ha confinado a un despacho. Estamos ante un polifacético filántropo, cuyos nuevos proyectos incluyen el desarrollo de aeronaves que puedan viajar al espacio exterior. En su faceta de personaje transmediático, Branson ha tenido apariciones especiales en varias películas y series de televisión. La que hoy nos ocupa se halla en Casino Royale (2006). En uno de los mejores films de la saga Bond, los aviones de Virgin Atlantic tienen una presencia notable y Branson lo aprovechó para asegurarse un irónico cameo dando vida a un pasajero que activa la alarma de metales al pasar un control de seguridad en el aeropuerto de Miami. Justo detrás de él, pasa el terrorista que tiene previsto destruir el flamante avión transoceánico de la compañía Skyfleet.



Por último, me gustaría concluir este artículo con un cameo reciente que, además, es el más imperceptible de todos los que hemos presentado hasta ahora. Concretamente, entramos a fondo en el DCEU (DC Extended Universe) para fijarnos en la película Wonder Woman (2017). Recordemos que el film de Patty Jenkins está ambientado en las postrimerías de la Primera Guerra Mundial.

Una de las secuencias cumbre de la cinta ocurre cuando Diana de Themyscira (Gal Gadot) rompe en solitario la línea de trinchera alemana, alrededor del pueblo belga de Veld. Liderados por su fuerza y resistencia, el resto del contingente británico secunda el avance y logran una gran victoria tras más de un año de estacionamiento forzoso. Una vez liberada la villa, un fotógrafo consigue inmortalizar al grupo de vanguardia formado por Diana, Steve Trevor (Chris Pine), Sameer (Saïd Taghmaoui), Charlie (Ewen Bremner) y el nativo americano Napi (Eugene Brave Rock). Detrás de ellos, varios soldados comprueban el estado de un tanque alemán. Uno de ellos es Zack Snyder, director de El Hombre de Acero (Man of Steel, 2013), Batman v Superman: Dawn of Justice (2016) y máximo impulsor de Justice League hasta que cedió el testigo a Joss Whedon por causas familiares.

Ojalá esta selección de momentos cinematográficos os haya permitido descubrir o rememorar unas curiosas apariciones que realzan el lustrado anecdotario del séptimo arte.  


Zack Snyder se llevó de recuerdo una foto retocada al estilo de 1918.


Precedido por:

1 comentario: