13 de mayo de 2008

Recorriendo Washington DC con Frank Horrigan

El gran Clint Eastwood da vida al agente del Servicio Secreto, Frank Horrigan, en el clásico de 1993, En la Línea de Fuego. Considero que esta película, una de mis preferidas, es el film que mejor retrata y donde más aparece la capital federal de Estados Unidos, Washington DC. Es por eso que, para el artículo de Viajes de Cine sobre DC, he pensado estructurarlo en base a los sitios más importantes que aparecen en el film.

La película arranca con unas magníficas panorámicas de la Casa Blanca, el George Washington Memorial, el Thomas Jefferson Memorial, y el US Capitol.


El Presidente recibe a su homólogo francés en el film en una cumbre de Estado. Se produce un desfile en coche de ambos por el centro de la ciudad. Concretamente hay una escena que se sitúa en la amplia Avenida Pennsylvania. Los agentes del Servicio Secreto, entre ellos Horrigan y Raines, corren al lado del coche presidencial. Cuando, en un punto determinado, el "Viajero" sale a saludar a la gente, los agentes se sitúan a su lado, ante el cordón policial, observando y controlando al gentío. Mitch Leary le observa desde lejos.



Una de les escenas más interesantes del film se produce cuando Horrigan y la agente Lilly Raines (René Russo) toman un helado sentados en la escalinata del Lincoln Memorial. Cuando Raines se va, Horrigan se dice a sí mismo: "Si se vuelve, es que le intereso" y añade "Vamos, dame esa miradita orgullosa y sigue tu camino". Cuando ella lo hace, él se vuelve hacia atrás mirando la estatua de Lincoln que se encuentra dentro del monumento y dice: "Ojalá hubiera estado allí para ti, amigo".



La sede del Servicio Secreto se encuentra dentro del Departamento del Tesoro que es el organismo al que está adscrito el cuerpo. Es un gran edificio situado al lado del ala este de la Casa Blanca. En la película, el magnífico enclave aparece en varias ocasiones pero es particularmente relevante cuando Horrigan, su compañero Al D'Andrea (Dylan McDermott), y otros agentes bajan sus escaleras corriendo cuando comprueban que Mitch Leary a.k.a. Booth (John Malkovich) está llamando desde una cabina telefónica situada en el parque Lafayette, justo delante de la cara norte de la Casa Blanca. Después de recorrer corriendo todo el parque, Horrigan está exhausto. El pérfido psicópata entona la frase: "te dije que te pusieras en forma, Frank".



Como anécdota muy reseñable cabe decir que el actor que interpreta al jefe de gabinete del Presidente es Fred Dalton Thompson, que este año fue uno de los candidatos aspirantes a conseguir la nominación a la Presidencia por el Partido Republicano. Thompson tuvo unos resultados muy flojos en las primarias y caucus iniciales y abandonó la carrera electoral al poco tiempo de empezar.

6 comentarios:

  1. Sí señor, una excelente película de Wolfgang Petersen. En el Lincoln Memorial me viene ahora a la cabeza una buena escena en Nixon (1995).

    ResponderEliminar
  2. Sí, recuerdo la escena Octopus. Parece ser que ocurrió realmente. Nixon quiso ir al Lincoln Meorial en plena noche y en el momento en que habían las concentraciones de repulsa a la guerra de Vietnam. Varios estudiantes charlaron con él.

    ResponderEliminar
  3. Esa escena me impresionó, sobre todo cuando le dice la chica lo de "¿no puede pararla verdad?", y Nixon se da cuenta que realmente no puede.

    ResponderEliminar
  4. "Habla de ello como si fuera un animal, una bestia".
    "no puede pararlo verdad ?"

    "Puedo controlarlo..."

    "Esos chicos han sido capaces de ver lo que yo he tardado 30 años en política en comprender".

    ResponderEliminar
  5. También recorriste DC con Chuck Norris ¿ehhhh? jeje...

    ResponderEliminar