23 de junio de 2013

Vuelve el Hombre de Acero: reseña de Man of Steel

La figura de Superman en el cine necesitaba de una reformulación que permitiera establecer una base sobre la que se pudiera generar una franquicia estable. Warner Brothers decidió buscar a los mejores creativos que tenía a su alcance y el resultado ha estado a la altura de lo esperado. Man of Steel es una obra sólida, magna, épica, que además es capaz de ocultar alguna de sus flaquezas gracias a la contundencia de una puesta en escena que, en ocasiones, puede llegar a superar la capacidad de aprehensión por parte del espectador.

La propuesta de Chris Nolan y David Goyer, desde el argumento y el guión, se basa en una reintroducción del universo de Superman desde una perspectiva completamente nueva y actualizada. Se observa alguna influencia del arco argumental “Legado” (Birthright), de Mark Waid y Leinil Francis, pero se trata de leves premisas que se incorporan a un replanteamiento original.  La saga se construye, desde los mismos cimientos, presentando una visualización rompedora de Krypton: un remoto planeta, condenado a la destrucción, en el que nace un niño destinado a ser un Dios entre los hombres.

Tal como hicieron con Batman, Nolan y Goyer tratan de crear una historia, sobre una base realista, que después les permita ir incorporando los elementos que configuran la mítica de Superman. Pero antes de todo ello, le hemos visto naciendo, creciendo, adaptándose al surgimiento de unos poderes que le desbordan y que le convierten en un marginado. Alguien cuya grandeza debe ser ocultada porque el mundo que está destinado a proteger no está preparado para acogerle hasta que no reciba una muestra definitiva de su compromiso con la justicia y la libertad.

La propuesta escrita se coordina con la dirección de Zack Snyder  manifestándose en una serie de flashbacks que combinan el viaje del Kal-El adulto, a la búsqueda de su propia identidad, con instantes de su niñez que fueron especialmente trascendentes en su devenir existencial. Esta ruptura de la linealidad argumental es un recurso estructural muy acertado. Combina situaciones y momentos, siempre de forma esclarecedora, mientras crea una lectura nueva de los hechos y obvia deliberadamente detalles que ya conocemos. De forma particular, quiero resaltar el momento en que la cápsula aterriza en Kansas y ya pasamos a las peripecias de Clark a bordo un barco pesquero.  Lo que interesa es ver como el jovent experimenta el descubrimiento de sus potencialidades desde una perspectiva nueva, visceral, biológica. El tono serio y de fuerte contraste dramático que predomina en los trabajos de Nolan tiene también su influencia aquí. Incluso en un personaje tan brillante y lumínico como Superman, saben encontrar sus puntos de duda, de ruptura, con lo que transmiten al espectador las sensaciones de un niño que se siente anormal, que no comprende quien es, ¿cuál es el motivo último de su propia vida?.
La respuesta es la siguiente:  esta es la historia de dos padres. Clark construirá su personalidad a través de la suma de influencias de sus progenitores. De Jor-El aprende el legado del que es depositario. Es la última esperanza de preservación de una civilización milenaria cuyo propósito en la Tierra será el de inspirar a sus habitantes para conseguir grandes cosas, configurándose como un puente entre dos mundos. Jonathan Kent, por su parte, le infundirá los valores de humildad y respeto por sus nuevos congéneres, alejándolo de ambiciones volátiles, y tratando de darle la confianza para el momento en que decida mostrarse ante el mundo como una fuerza para el bien.  Las aportaciones de ambos en la formación del joven quedan magníficamente reflejadas en la película gracias a las interpretaciones de Russell Crowe y Kevin Costner.

Esta es la esencia de Superman y Henry Cavill la personifica magníficamente. Representa, con rotundidad, la integridad y honorabilidad del personaje. Su extrema bondad que, en no pocas ocasiones, roza la ingenuidad también está presente en su interpretación. Y, por último, se mueve como pez en el agua mostrando el amor que siente por los suyos y por el planeta que le ha acogido. Aquí no estamos ante superhéroes sinvergüenzas y muy carismáticos, cuyo ejemplo máximo es Tony StarkKal-El es todo lo contrario, se le puede definir como una amalgama de cualidades “old-fashioned” en el cuerpo de alguien que es casi invencible por naturaleza. El tono serio y adulto que imponen Snyder y Goyer facilita que todo ello se vea en pantalla. Y la verdad es que se agradece ver un film de superhéroes en que la comicidad no es un punto clave. Y Superman, como abanderado del tipo de superhéroes más arquetípico e íntegro, sigue molando!!!

En cuanto a Krypton y a la presencia prolongada de Jor-El en la película, tampoco pongo objeciones. Se nos explica que la sociedad del lejano planeta hace décadas que cultiva la reproducción artificial, determinando y controlando las estirpes que nacen para que desempeñen funciones concretas. Estamos ante una teoría de darwinismo social aplicada a un mainstream hollywoodiense. Eso es algo muy valorable porque, si tiramos del hilo, incluso podemos hallar referencias a Platón y Nietzsche.
Los más evolucionados serán los que formarán una sociedad perfecta, sin fisuras, pero ¿ quién controla todo eso?, ¿quién otorga la vida o la muerte?.  Tanta responsabilidad conduciría inevitablemente a la corrupción moral. Jor-El y su esposa, Lara, se cuestionan este esquema y conciben el primer bebé natural en siglos. Porque creen en el libre albedrío, en la posibilidad de que cada individuo pueda elegir su vida más alá de los esquemas predeterminados. Defienden la idea de que cada uno pueda forjar su propio destino. Kal-El será el custodio de esta premisa y en él albergará el códice que preservará la identidad de la civilización kryptoniana para siempre.
El General Zod comparte la idea de que el planeta avanza hacia su destrucción pero aquí acaban las coincidencias. Su idea de relevar al acomodado Consejo de Sabios sólo serviría para promulgar una dictadura tiránica. El líder militar encabezará un alzamiento que no conseguirá su objetivo pero, siendo consciente del nacimiento de Kal-El, le perseguirá más allá del tiempo y el espacio. Por ello, Zod es uno de los mejores villanos de la mitología de Superman. David Goyer lo define de la siguiente manera: “Zod is not only one of Superman's most formidable enemies, but one of the most significant because he has insights into Superman that others don't”.
Michael Shannon está excelso en su interpretación y refleja también, de una forma muy evidente, la decepción que siente por no poder contar con el apoyo de Kal-El en su intento de convertir la Tierra en un Nuevo Krypton, a través de la máquina de terragénesis que trae consigo. Por ello, su decepción final es aún más grave porque Superman le acaba quitando el único objetivo de su existencia: proteger Krypton y reconstruirlo para que nuevas generaciones puedan preservar esa avanzada civilización.
Pero Krypton ya tuvo su oportunidad y ahora Superman es un terráqueo que antepondrá siempre la protección de su planeta adoptivo a cualquier otra consideración, aunque tenga que acabar con sus compatriotas por el camino. En la película, el Hombre de Acero se nos muestra hasta las últimas consecuencias puesto que Zod le obligará a cometer el acto de mayor crueldad del que es capaz. La visualización de dicha escena es un momento de eclosión dramática brutal. El héroe siempre debe sacrificar algo para proteger a aquellos que ama.
Las secuencias finales de combate en Metrópolis tienen una dimensión hercúlea, como corresponde a la magnitud del personaje. Superman puede actuar a escala planetaria, sus poderes son impresionantes, y obviamente necesita grandes amenazas para que realmente tenga que explotar todas sus posibilidades. Así pues, la batalla de Metrópolis se encuadra en esta grandeza que ha sido posible gracias a la contínua evolución del CGI. A los que consideran exagerado este enfrentamiento final, les digo lo siguiente: esto es cine de superhéroes y Superman es el SUPERHÉROE.
En el camino de reintroducir la mitología, hay una serie de referencias religiosas voluntariamente indisimuladas. La intención es reforzar la apariencia mesiánica del personaje. Se trata de elementos polémicos pero que, indudablemente, contribuyen a reforzar una épica que siempre debe estar presente en la representación del último hijo de Krypton.
En este sentido, querría resaltar un magnífico plano concebido por Zack Snyder. Acontece cuando Clark decide entregarse para calmar las demandas de Zod. Vemos a las tropas preparándose, apuntando las miras de los tanques hacia el cielo donde una figura suspendida, con el Sol a su espalda, hace acto de presencia.
Pero no todo está tan bien logrado. La película tiene también sus puntos flacos destacando, en mi opinión, la manera como se resuelve la muerte de Jonathan. Una escena que, en su inicio, recuerda a los reproches que presidían el último encuentro entre Peter Parker y el tío Ben (Spiderman, 2002). Tampoco resulta creíble el nulo envejecimiento de los kryptonianos tras 33 años deambulando por el universo. Seguro que se darán algunas explicaciones más o menos técnicas sobre el tiempo en los viajes espaciales etcétera… pero los hechos son claros: cuando Krypton implosiona, los rebeldes llevaban muy poco tiempo en la Zona Fantasma.
En conclusión, Man of Steel sí tiene la fuerza suficiente para iniciar una franquicia que, además, pueda iniciar un universo cinematográfico para DC Comics. Una posible película de la Justice League parece más cercana que nunca y ya es hora que se pongan a trabajar en un proyecto que llevamos demasiados años esperando. Marvel ha iniciado un camino que algunos creían imposible pero que ya está definitivamente encauzado. Ahora es el turno de DC y Warner Brothers. Si quieren seguir compitiendo en el cine de superhéroes,  durante los próximos años, deberán encarar proyectos de integración de personajes.
En cuanto a Superman, se ha abierto un camino muy interesante para posibles secuelas. Concluida la explicación de su origen, puede brillar aún más dentro de este nuevo universo compartido. Cabe recordar que, en el film, hay varios camiones con el logo LexCorp y también aparece un satélite propiedad de un acaudalado empresario playboy de Gotham City

24 comentarios:

  1. Estoy muy de acuerdo, de lo que dices, pero creo que le faltaba algo a esta pelicula, nose como explicarlo, pero hay algo que no me acabo de llenar del todo. Pero quiero resaltar que la lucha entre superman y zod refleja la lucha con más ganas tenía, una lucha de tu a tu con el mayor superheroe que ha exisitido. Otra de las cosas que quiero destacar es ver a Superman sufrir, ese toque me faltaba ver en este superheroe. Y por último quiero destacar la banda sonora de Hans Zimmer, que creo que ha conseguido crear una banda sonora que reflejando lo que es este héroe, recordemos de que es una de las bandas sonoras más dificiles de realizar teniendo una presión tan grande con el tema principal de John Williams en la cabeza. (Ignacio Isern Callis, UIC)

    ResponderEliminar
  2. Bienvenido a los comentarios del blog, Ignacio!!

    Me gustaria aprovechar este comentario para hablar sobre la BSO de Hans Zimmer, un trabajo de gran calidad del compositor alemán. Es enorme la dificultad de crear una bso para Superman que no incluya el legendario tema principal de John Williams. Pero ese momento tenia que llegar tarde o temprano. Considero que el tema de Williams es inigualable, está conectado al personaje de una forma intrínseca y tiene una capacidad evocadora immediata.
    Pero ello no es óbice para reconocer que el tema principal compuesto por Zimmer se encuadra perfectamente en esta reformulación del personaje que Snyder, Goyer y Nolan han ideado. De hecho, cuando escucho el tema siento también una alta capacidad evocadora, que se deja notar en la película especialmente al final cuando Clark asume su destino y además se incorpora a la vida civil en un puesto que es idóneo para sus otras actividades. Ese inicio de la pieza más lacónico, más intimista, se rompe de golpe con el crescendo de la música hasta llegar a una fanfarria contundente y de amplio espectro. Zimmer se adapta bien a la mayor luminosidad, a la expresión hacia fuera que caracteriza a Superman y que es todo lo contrario de Batman. Ambas BSO están excepcionalmente adaptadas a los personajes. Zimmer entendió bien la esencia de ambos superhéroes. Por tanto, buen trabajo. Coincidimos totalmente en la apreciación Ignacio.

    ResponderEliminar
  3. Man of Steel es una obra… no la definiré de menor, no lo es, pero sí vacía.

    La parte de Krypton me gustó.

    En efecto, ese plano y la secuencia completa de Superman suspendido en el aire, entregándose al ejército, es excelente, de lo mejor del film.

    Dos partes que quiero comentarte son la del rescate en la plataforma petrolífera y la de la entrada en la nave kryptoniana del ártico. ¿No te pareció que la primera está comprimida, que es excesivamente breve, y que en la segunda es tremendamente forzado que Kal-El y Lois se introduzcan casi simultáneamente? Esta segunda, que en teoría debería ser uno de los platos fuertes del film, me disgustó.

    Mal la muerte de Jonathan. No tiene sentido que adoptara un papel tan protagónico en las tareas de auxilio. El sentido común te dice que debería haberse limitado a protegerse y dejar que Clark, sin necesidad de revelar nada, hiciera lo que Jonathan quiso hacer.

    A Zod lo encontré histriónico.

    ResponderEliminar
  4. Buena reseña, Néstor.
    Esta nueva versión de Superman no me terminó de convencer. Me gustó el reflejo de Krypton y su sociedad dividida en castas, y sobre todo el rol de los dos padres de Clark, interpretados por unos magníficos Russell Crowe y Kevin Costner.
    Ahora bien, el tono de blockbuster de acción desenfrenada, las batallas y las acciones de la segunda mitad de la película no me gustaron, se alejan bastante del personaje que yo entiendo que es Superman como héroe ideal.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Lo mejor: Michael Shannon

    Lo peor: La falta de emoción y de humor.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por vuestros comentarios!

    Me parece que el tono serio y adulto es un patrimonio enorme para este film. Este superhéroe no admite determinadas situaciones risibles que se observan en otras adaptaciones previas.

    Yo sí he encontrado momentos de emoción y de impacto. Incluso me resulta un momento emocionalmente potente la escena casi final, en flashback, cuando Jonathan observa a Clark jugando y adopta una posición emblemàtica con la capa ondeando.

    La acción es muy de gran escala y con massiva presencia de CGI pero creo que no hubiera sido admisible un clímax menos potente. Sólo hace falta recordar la falta de acción en grandes partes del metraje en Superman Returns.

    Sigamos reflexionando, el intercambio de opiniones promete!!!
    Saludos a los tres!!!

    ResponderEliminar
  7. Uauuuuuu, qué artículo Néstor!!! Me he quedado...absorta leyéndolo. Haces un alectura de Supermán, superhéroe por definición, impresionante. ¡Enhorabuena!

    Ya dije en tu artículo anterior sobre esta película que Supermán, al menos para mí, es el mejor superhéroe de todos los que existen. Ya sé que hay muchos otros geniales también (Batman, Spiderman, Thor, Iceman...) pero donde esté el oriundo de Krypton...

    No he visto la película pero cada vez el interés va más en aumento. Ya en los avances que nos hiciste más lo que se va viendo por televisión se ve que es una obra de cine de una calidad artística y de efectos especiales brutales. Verla ya... debe ser magnífico.

    Siempre quedará en el recuerdo y en el sitio de honor que se merece la original de Christopher Reeve. No creo que una tenga que ocupar el sitio de la otra.

    Todo en Supermán es bueno y genuino, como tú dices: no tiene un atisbo de maldad y sabe que está destinado a obrar el Bien y ayudar a quien lo necesite. Es una paradoja con la realidad misma fuera de la película: este superhéroe debería hacernos ver que estamos aquí gracias a una misma fuerza viva que nos ha permitido compartir un mismo planeta y unas mismas vivencias y que, solamente por eso, ya deberíamos ayudarnos sin más. Todos nos debemos a todos. Sin más. Porque se lo debemos a la vida y al planeta que nos acoge.

    Ya sé que suelo hacer una lectura muy filosófica a veces a partir de tus artículos pero es que encuentro que son geniales para hacer este tipo de análisis profundos de las emociones y de las características que nos definen como la raza humana que somos.

    Gracias por darme, una vez más, esta posibilidad de hablar a través de tus artículos de un tema que es tan importante para mí: el del humanismo del siglo XXI, aquel que debe hacernos ver que podemos llegar a realizarnos íntegramente a partir de nuestros propios buenos sentimientos, tal y como se refleja en Supermán, el SUPERHÉROE en mayúsculas como tú tan bien explicas en tu magnífico artículo.

    ¡¡Siempre Supermán!!

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tus palabras Eva!!!
    No cabe duda del simbolismo casi mágico que tiene Superman sobre la cultura popular en estos 75 años de existencia. Esta nueva propuesta para el siglo XXI deberá confirmarse con nuevas secuelas en las que habrá que introducir elementos que vayan más allà de la mítica sobre el origen del personaje. El reto es importante porque este interesante trayecto debería dirigirnos hacia el esperado film de la Liga de la Justicia.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  9. Muchas veces he oído que la historia de Superman es una adaptación de la historia de Jesucristo. Es una teoría plausible: un ser superior de otro mundo al que su padre envía a la Tierra para salvar a la humanidad. En esta película parece que se ahonda en esa teoría – incluso hay un momento en que se dice que tiene 33 años-, y es algo muy interesante. La naturaleza de Superman es bondadosa, pero esa bondad está configurada –y sigo hablando de religión-por influencias antitéticas: por un lado, el padre biológico, que podría ser perfectamente un seguidor de Odín, el dios guerrero, y por otro, el padre adoptivo, que parece inculcarle cierta pusilanimidad cercana a la doctrina cristiana. Sinceramente, no sé si Jor-El estaría muy contento con la formación moral que Jonathan Kent le ha dado a su hijo, jeje.

    De todas maneras, yo creo que esta dualidad se podría haber presentado de manera más ligera que como se hace en esta película, que que podría haber tenido más sentido del humor sin por ello caer en la comicidad.

    ResponderEliminar
  10. Desde luego Jor-El no estaria muy satisfecho con las enseñanzas recibidas por su hijo, pero tuvo que aceptar que nada sería lo mismo con el armageddon que se les venía encima. Hay quien lleva este razonamiento al extremo. Es el caso de Taratino en las palabras que pone en boca de Bill: "Clark Kent es su visión de nosotros. Y ¿ cuales son las características de Clark Kent ?. Es débil, no confía en sí mismo... es un cobarde. Clark Kent, Superman, critica así a toda la raza humana."

    Más allá de estas consideraciones más festivas, hay que dejar claro que Kal-El de Krypton es una figura que nunca llegará a manifestarse. Sólo hubiera existido de haber podido continuar su vida en Krypton, bajo el orden social y político de esa civilización remota. Superman es Clark Kent de la Tierra, un hombre que ha crecido en una granja de Kansas, bajo el amor y cariño supremo de sus padres adoptivos, e intentando no llamar la atención hasta estar preparado para presentarse al mundo habiendo dominado todos sus poderes. Clark no tiene una personalidad de gobernante sinó que quiere ayudar y proteger al pueblo que le ha acogido. En los cómics, Jor-El le decía "Gobiérnalos con fuerza y asegura el resurgimiento de la civilización de Krypton". Algo que el contexto en el que se crió lo hizo impossible puesto que él siempre quiso integrarse en el único mundo que ha conocido.
    La serie Smallville, que nunca me cansaré de reivindicar, ilustró muy bien la diferencia entre el Kal-El que podria haber sido y el Clark que finalmente conocemos. Es lo que tiene la serialidad, te permite explorar muchos más elementos debido al mayor tiempo disponible para ello.

    ResponderEliminar
  11. Ante todo Néstor, darte la enhorabuena por tan magnífica reseña, a la altura de también una magnífica película. Prácticamente coincidimos en todo, así que poco puedo aportar. Estamos ante un film al que muchos están minusvalorando, despreciando, haciendo daño con sus críticas furibundas e injustificadas, sin caer en la cuenta que están malogrando el germen de todo un universo cinematográfico.

    La nostalgia mal entendida puede hacer nublar nuestro criterio, Olvidemos anteriores encarnaciones y apoyemos, sin fanatismos, eso si, a El Hombre de Acero, un film notable para un héroe sobresaliente. He leído barbaridades acerca de esta película en los últimos días de gente que posiblemente aplaudía no hace mucho las patochadas de Robert Downey en Iron Man 3. Otro cine de superheroes es posible, y aquí está la prueba, aun con sus fallos y carencias, que las tiene, pero no como para que la tiremos directamente a la basura.

    La labor de un bloguero no es solo darle palos a todo lo que se estrene, sino de ser equitativos y veraces con nuestras críticas, algo que muchos parecen haber olvidado.

    Un abrazo, Néstor.

    ResponderEliminar
  12. Gracias por tus palabras Solitario!!!

    Tal como dices, lo más importante de todo es que por fin tenemos una película que puede generar una franquicia. Superman siempre será difícil de adaptar pero al menos ahora tenemos un proyecto nuevo y genuino que puede ganar en fuerza en futuras secuelas.

    ResponderEliminar
  13. Néstor, honestamente, tu reseña de Man of Steel es infinitamente mejor que la película de la que hablas, y la crítica que realizas es infinitamente más benevolente con la película, que ésta con el personaje del que saca jugo.

    Intentaré no extenderme... así que obviaré deliberadamente todo lo que tenga que ver con el prólogo de Krypton.

    A modo de pincelada rápida recordaré el modo en el que yo creo trabaja la mente de Christopher Nolan: crea una gran historia, y después intenta meter con calzador el personaje al que tiene que integrar... algo que creo es un fallo y el punto opuesto al trabajo de Wheddon con Avengers.

    En la película vemos a un Superman que roba (la ropa de la camioneta), es vengativo e injusto (destruye el camión de un tipo por haber tocado la nalga de una camarera), carece de alma y sentimientos (ve morir a su padre adoptivo sin apenas pestañear, a pesar de la excusa en el cementerio... no cuela) y que es incapaz de integrarse con la sociedad. Todo esto, absolutamente todo son los antónimos de los adjetivos que definen a Superman.

    Por lo tanto, de nuevo, estamos ante lo que ya ocurrió con el defensor de Gotham... podríamos estar ante una buena película, a pesar de Superman, pero no es el caso.

    La necesidad de incluir power points para explicar la película es para desterrar a las ruinas de Krypton a los guionistas. Hasta en dos casos se nos explica lo que está ocurriendo con un monólogo estúpido, uno de Jor-El y otro de Zod. Este último aún más absurdo, en tanto en cuanto se supone que intenta convencerlo para que se una a él... enterrándolo en cráneos de humanos!

    La innecesaria sobreexposición al guión de Lois Lane. Pase que quieran que no sea sólo una mujer florero, pero hay ninguna razón para darle tanto protagonismo... no existe ninguna excusa por la cual Zod la quiera en la nave, es absurda toda la escena con Jor-El, si lo que pretendes es darle un cáliz realista a la cinta. Y en momentos es hasta carcajeante que aparezca, como en el momento en el que Zod muere... cómo llega ahí? volando como Superman!?

    Zod, es absurdo en si mismo también. Si realmente lo querían así, podrían haber contratado a Jim Carrey, que es el rey de la sobreactuación.

    Hay errores de guión por doquier, que no quiero enumerar porque no se acabaría el comentario...

    Tampoco entraré a valorar los flashbacks, porque como me ponga a hablar de el padre adoptivo de Clark reprimiéndole por haber salvado un autobús lleno de niños, o suicidándose... vete tú a saber porque... me enciendo.

    Pero sobretodo... la falta de respeto a los cimientos del personaje que lo diferencian del resto. Eso es lo peor de la película.

    Y una frase lapidaria de esas que tan poco me gustan: éste "Hombre de Acero" ha hecho buena la horrorosa "Superman returns".

    ResponderEliminar
  14. Quien haya escrito la pelea de Lois Lane con el "interfono" de la Fortaleza de la Soledad, debe dar explicaciones.

    ResponderEliminar
  15. Saludos de nuevo SithWolf!!!

    Quería darte la bienvenida de nuevo y manifestarte mi completo respeto por tu opinión sobre Man of Steel. Al mismo tiempo, agradezco mucho tus palabras elogiosas sobre el texto.
    La discrepancia sobre el contenido era algo que estaba convencido de que se produciría y me parece fantástico que así sea.
    Nos encontramos ante un nuevo Superman en el cine, uno que tiene que trazar su propio camino y que, adaptado a la época actual, debe perdurar.
    Man of Steel no es una película perfecta ni pretende serlo. Los agujeros de guión los encontramos en cualquier film, tenga o no la pretensión de ser blockbuster. Es algo intrínseco en el cine y también en las series de TV.
    Comento esto último porque, en un reciente capítulo de Mad Men, hay una evolución física de un personaje que no cuadra. Estamos ante la mejor serie de TV del panorama actual, yo también lo creo fervientemente, pero cómo puede ser que Betty pase varios años intentando adelgazar sin conseguirlo, empieza esta última temporada con el mismo problema, y de forma mágica aparece tal como estaba hace ocho años seduciendo de nuevo a Draper.
    Estas cosas suceden constantemente y debemos asumirlas como parte del juego que representa ser espectador de productos audiovisuales.
    A mí tampoco me pareció bien la resolución del personaje de Jonathan y, obviamente, que hay puntos débiles en la trama pero estoy a favor de que Superman se comporte de forma algo diferente a lo habitual porque tenemos que situarlo en nuestro tiempo. ¿Has visto recientemente alguna de las películas de Christopher Reeve? Son ridículas por los cuatro costados. Tú te enciendes con Man of Steel pero yo me indigno con la ridiculez y la falta absoluta de seriedad y criterio en esos films. Es un simple cartoon con actores. Sólo salvo la primera mitad del film de Richard Donner porque cuando entra en acción el Lex Luthor payaso, ya me hastío. Luthor tiene que ser, y estoy seguro que volverá a ser, un magnate empresarial, con poder e influencias. Como lo era el que interpretó Michael Rosenbaum en Smallville. Este patán, abrazafarolas y estafador, no tiene nada que ver con el Luthor del mundo de los cómics. Si hablas de falta de respeto, comenta también los desmanes que se han hecho con este personaje en las interpretaciones de Gene Hackman y Kevin Spacey.
    Flashbacks. Ya lo dije en la reseña, me parecen fenomenales. Visualizaciones power point, también. Estamos ante una nueva narrativa cinematográfica que usa estos efectos. Yo estoy en sintonía con ellos y también con interpretaciones más luminosas y festivas, tal como ocurrió con Los Vengadores. Me parecen modelos complementarios e interesantes.
    Sobre-exposición de Lois Lane. Podemos llegar a un punto de acuerdo en este tema. Y aquí conecto también con la torpeza en alguna secuencia de Lois en la nave, tal como comenta Octopus. Sin embargo, su presencia en la nave de Zod se debe a que los kryptonianos pueden leerle la mente y descubrir el lugar en el que se crió Clark Kent, para dar con la nave que lo trasladó a la Tierra.
    En fin, SithWolf. Nunca nos pondríamos d acuerdo. Es demasiada la distancia que existe entre nuestras posiciones. Pero explicitarlo también es una buena manera de ilustrar las diferentes concepciones que podemos tener ante una película. Tu aportación es dura y contundente, y yo la agradezco mucho.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  16. Gracias por el saludo :)

    a ver, por partes.

    Superman. No hablaré del pasado, puedo estar de acuerdo en muchas cosas de las que dices, pero también eran otros tiempos. Sobre la película de ahora, estamos hjablando de un personaje icónico, no sólo por su capa y sus superpoderes... en Superman hay más, y ese más es lo que debería diferenciarlo del socarrón Stark o el malrollista Wayne. Pero no es así, cuando Clark no lleva la capa podría ser cualquiera y eso está mal, lo mires por donde lo mires, aunque quieras llevarlo a la modernidad. El capitán América de Avengers es más Superman que el de la cinta. Alguien que antepone unos principios sólidos de igualdad y justicia. Recuperando una línea de Los Vengadores... "con lo que está por llegar hará falta algo pasado de moda" le dice Coulson a el Capi cuando hablan de su traje. Pues eso, no hubiera estado de más dejar a un lado el TÍPICO personaje atormentado, entre otras cosas porque Clark es jovial, infantil y en ocasiones... tontorrón, porque no decirlo (suele ser objeto de discusiones y enfados por parte de Batman en muchos comics de la JLA).

    Ese es el peor problema de Superman.

    Sobre los flashbacks, a gustos... pero si lo que querían explicar es que Clark de joven era un marginado y Joanathan un mal padre... con uno o dos tenían suficiente. Sobre los power points eso es un fallo enorme, pero enorme como una montaña de grande de guión. Si la cinta necesita que se pulse la pausa y que salga un narrador a explicar lo que ocurre es que las cosas se están haciendo mal y no es ni un recurso ni nada parecido... es una cagada, sin más.

    Llevar a un personaje a los tiempos modernos no implica tener que llenarlo de problemas psicológicos, infancias atormentadas y chulería de alcohólico en rehabilitación.

    Si la S de Superman significa Esperanza deberían haber hecho una película iluminadora y no la típica cinta de súper héroes con anti héroe... porque si algo no debería ser jamás Jor-El es un anti héroe.

    En serio, que le den a Nolan de una vez James Bond... que seguro que lo borda! (sin coña) pero que deje los héroes de cómics, ha dejado claro que no le gustan.

    Sobre lo que comentas de las cosas que no cuadran, ya para acabar. Seguro que conoces el término "valle inquietante"... yo, muchas veces, lo extrapolo también a los guiones. Cuando más intentas que una película sea realista, cuanto más te esfuerzas en que todo parezca tangible y todo aparezca detalladamente explicado más cantarán y más chocarán los momentos que no acaben de encajar. Y ese también es un problema importante en el cine de Nolan, es tan extremadamente detallista que luego las "licencias" son como árboles de navidad.

    *gracias por la aclaración de Lois en la nave.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  17. Soy de los que cuando escuchan que la película esta o aquella carece de humor, me digo: ¡bravo! Pero creo que el humor de primer Superman funcionaba (no tanto el de Superman II), como funcionaba el humor del primer Star Wars.

    ResponderEliminar
  18. Existe la convicción de que la agudización del tono serio en los films de superhéroes causa alejamiento y escepticismo en el espectador. En gran parte de tu discurso se desprende esta idea. La discrepancia que mantenemos radica en este aspecto. Para mí, este tono es una virtud cuando a quien tenemos delante es al abanderado de la integridad y los buenos valores (a pesar de que los nuevos tiempos en el cine y el cómic requieran de pequeños ajustes en la imagen que se transmite).
    Pongamos el caso de Iron Man 3. Lo que hicieron con el Mandarín en la película me pareció una de las jugarretas y trampas más terribles que hemos visto en los últimos años. La ridiculez de la escena de revelación me pareció indignante. Creo que tenemos criterios muy diferentes en cuanto al estilo de adaptación en este tipo de películas. Y es bueno que surja este contraste.
    También se acusa a la película de falta de emoción y de asepsia. Algo sobre lo que tampoco estoy de acuerdo. Pero ese sería otro tema.
    Yo sintonizo con la aproximación más psicológica a los personajes que plantea Nolan en sus proyectos. Quizá esté transformando a algunos superhéroes en James Dean en potencia. Pero ese análisis les da dimensión, les da fuerza, les hace más realistas. Y creo que eso es una aportación nueva que hay que preservar.
    Sobre la falta de identidad de Clark Kent como personaje integrado en la sociedad, estoy de acuerdo. Pero también debemos de tener en cuenta que se trata de una historia de origen. En la secuela, tendremos oportunidad de ver como Clark se maneja en el día a día como reportero del Daily Planet mientras combina sus acciones heroicas. Y allí es donde comprobaremos el contraste entre ambas facetas de su devenir diario. Lo que vemos en Man of Steel es la construcción de un héroe que no encuentra la forma de encajar, de preservar su anonimato. En este sentido, la intervención de Lois Lane como facilitadora de una “tapadera” me parece un hallazgo fenomenal del guión así como también el derribo del dispositivo de vigilancia automática con el que los militares querían seguirle la pista. Son elementos de modernización que son muy necesarios en una franquicia que empieza.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  19. Las notas de humor siempre son algunas de las cosas que más envejecen en las películas. Salvo que estas vengan dadas por alguien tan carismático como Tony Stark, que acompaña su socarronería con un lenguaje gestual que gusta a la gente. Su liderazgo en Los Vengadores es total y su contribución ha sido preservada para las dos próximas entregas del grupo de superhéroes más poderoso de la Tierra.

    Saludos Octopus!!!

    ResponderEliminar
  20. ¿Qué te parece la nueva novia de Henry Cavill? No me gusta nada de nada.

    ResponderEliminar
  21. Si te gustan los "paletos de Nebraska".... Con mis respetos para la gente de Nebraska....

    Mira que decir "eso" el Dr. Sheldon Cooper, él precisamente, que es de Texas...

    ¡¡¡¡JA JA JA!!!!

    ResponderEliminar
  22. Tanto Big Bang Theory y tanta aproximación a los cómics le ha dado bagaje para conquistar al mismísimo Superman!!!

    ResponderEliminar
  23. Además, en un episodio, Penny sale con un tío, más corto que el rabo de un higo que se disfraza de SUPERMAN.

    ResponderEliminar
  24. esta versión de Man of Steel me gustó mucho porque en realidad es la única que he visto, quiza tenga que ver las películas viejas

    ResponderEliminar