30 de abril de 2013

Iron Man 3 inicia la fase II de Marvel Studios


La trama de Iron Man 3 arranca pocos meses después de los hechos acontecidos en Nueva York durante The Avengers. Tony Stark vuelve a trabajar intensamente en su casa taller de Malibú tratando de crear una nueva tecnología remota que le dé el control de una o múltiples armaduras a distancia. Tony sufre secuelas emocionales tras la experiencia vivida en la lucha contra Loki y su armada Chitauri y, ante una nueva amenaza global que vislumbra como inminente, prepara un nuevo salto tecnológico que pueda multiplicar sus fuerzas.

Pero si en la entrega anterior, Stark debía hacer frente a un enemigo cuyas deudas pendientes se remontaban a la trayectoria profesional de su padre, ahora tendrá que vérselas con un enemigo que él mismo creó. Los pecados del padre dan paso a los del hijo y siempre habrá un nuevo empresario de la tecnología con ganas de destruir al genio billonario, playboy, y filántropo que es el señor Tony Stark.
La fuente de inspiración directa para esta nueva secuela de Iron Man procede del arco agumental Extremis, creado por Warren Ellis y Adi Granov, y publicado entre 2005 y 2006. Drew Pearce y el nuevo director, Shane Black, han adaptado sus contenidos y han añadido nuevos elementos para crear un guión pletórico en intensidad. La mejora con respecto a la secuela anterior es reseñable y reduce esas conversaciones tan saturantes entre Stark y Pepper pero, sin embargo, expresa algunos problemas que responden al lógico desgaste de una saga cuando llega a la tercera entrega.
La comicidad que ha caracterizado a anteriores entregas se mantiene y agudiza en algunos momentos. Shane Black parece recuperar la esencia de sus guiones en la saga Arma Letal transmutándolo al mundo de Marvel en una serie de situaciones que tienen como protagonista a un Stark, empeñado en mostrar que es mucho más que su traje, y un Jim Rhodes cada vez más desdibujado en cuanto a entidad e intenciones.
Por consiguiente, nos encontramos ante una película que depara un buen entretenimiento pero carece de alma, de falta de apasionamiento de sus creadores para contar una historia que, además de hacerte pasar un buen rato, pueda permanecer en el recuerdo de muchos de los aficionados al cine de superhéroes.
Desde que el film se ha estrenado, se ha vivido un auténtico alud de controversia en cuanto al tratamiento que recibe el Mandarín. Soy seguidor acérrimo de los cómics pero no soy tan cercano a Iron Man en su trayectoria en las viñetas. Yo no me expresaré tan contundentemente como algunos han hecho contra la representación del gran archienemigo de Stark. Ahora bien, cabe decir que la apuesta por utilizar al Mandarín como un simple títere, un señuelo, a las órdenes de Aldrich Killian y además dotarlo de una escena de revelación extremadamente ridícula, no es aceptable. Yo pensaba que presenciaríamos una batalla entre Iron Man y un dúo de enemigos mortal, con motivaciones realmente justificadas para cometer sus actos. Una alianza que representaría un reto nunca antes imaginado. Pero de eso nada. La tecnología extremis depara algunos buenos momentos de acción pero el tono excesivamente cómico nunca desaparece y se tiene la sensación constante de estar viendo algo que linda peligrosamente con el terreno de la “payasada”. No debería ser ésta la impresión a la salida de la sala de cine. No lo ha sido hasta ahora en la historia de Marvel Studios. Para algo así, no hacía falta rescatar al personaje ni poner a un actor, de la categoria de Sir Ben Kingsley, en dicha tesitura. Podría haberse confiado exclusivamente en Killian (también surgido directamente del cómic) y en la siempre acertada presencia de Guy Pearce en este tipo de papeles. Ahora bien, Aldrich debería haber alimentado su inquina contra Stark por algún motivo más grave que dejarle plantado en la azotea de un hotel.
 
Respeto máximo por Downey. Gracias a él y a su éxito arrollador, en un papel que ha nacido para interpretar,  la franquicia de Marvel ha crecido, se ha expandido, y ha podido emprender los ambiciosos proyectos que hemos visto hasta ahora y que están por llegar. Pero en el contexto que su amigo Shane Black le ha preparado para esta película, su brillantez no es motor suficiente.

Black no es Joss Whedon, eso está claro. No sabe generar dinámicas entre personajes y tampoco aprovecha del todo las posibilidades que le ofrece el rico universo de Marvel más allá de pequeñas referencias poco trascendentes. Sabemos que hay consignas por parte de la producción para construir películas con entidad propia, pero cuesta asumir que una organización como SHIELD sólo sea citada, de forma subliminal, en un único momento de la cinta.
 
Cuando la seguridad del país está amenazada, el Presidente ha sido secuestrado, y hay indicios de una conspiración dentro del mismo gobierno, no puede ser que una organización del calibre de SHIELD no esté, al menos, al tanto de la situación. Había miles de maneras de ofrecer un trazo, una muestra de que Nick Furia y los suyos siguen los acontecimientos y están dispuestos a prestar ayuda. No hay nada de eso.
La ansiedad que sufre Stark, tras la batalla de Nueva York, se expresa de una forma demasiado grotesca, en la línea cómica del guión, pero ridícula si no aceptas la propuesta que plantean Shane Black y Drew Pearce.
 
Quizá también el problema es que venimos de The Avengers, una película en la que todo funcionó a las mil maravillas y los engranajes se movieron para crear un espectáculo visual de primer orden, con varios niveles de lectura, convenciendo a la mayor parte de la audiencia. Abrir el fuego tras lo visto el año pasado era sumamente difícil y ni siquiera el enorme carisma y talento de Robert Downey Jr. han podido darle una salida completamente satisfactoria.  
Con IM3 se inicia la Fase II del Marvel Cinematic Universe. Las nuevas entregas de Thor y Capitán América (y, en menor medida, Guardians of the Galaxy) nos conducirán hacia The Avengers 2 en 2015. El camino seguido hasta ahora ha sido el correcto. El proyecto siempre ha entrañado una suprema dificultad puesto que es la primera vez que el cine trata de integrar a varios superhéroes individuales en un mismo universo fílmico. Podemos confiar en que la supervisión de Joss Whedon y su idea para la nueva reunión de los “Earth’s Mightiest Heroes” nos deparará una gran experiencia. Pero quizá el productor y CEO de Marvel Studios, Kevin Feige, debería elegir con más cuidado a los directores y guionistas que van asumiendo los encargos, independientemente del rendimiento en taquilla de las cintas. No se pueden pervertir los mismos valores que esta compañía de cómics se juró defender en su paso a la industria del séptimo arte: entretenimiento y autoexigencia, margen para dotar de un camino propio a los personajes, pero respeto a las bases.
Seguiremos, con interés, los progresos de todos estos films. Ahora, es el turno del debate y la controversia.

23 comentarios:

  1. Tu crítica refuerza mi predisposición no excesivamente positiva a verla en el cine. Conozco el argumento y no me motiva. En lo que quiero incidir es en lo que comentas de The Avengers. La he visto tres o cuatro veces en televisión y ha subido mi apreciación respecto a cuando la vi en el cine, y entonces ya era buena. Cierto que el final y los chitauri me siguen pareciendo flojos, tontorrones, pero el conjunto es un verdadero espectáculo, con un Iron Man que se sale.

    ResponderEliminar
  2. Mejor critica no puede haber.
    Mi nombre es Sergio y Iron Man ha sido mi héroe favorito desde chico.
    Me decepcione mucho al ver lo del Mandarín y toda la película en general.

    ResponderEliminar
  3. Octopus, Whedon se aseguró de dar relevancia a todos los personajes, algo muy difícil en una película de estas características y captó la esencia de los cómics de una forma impresionante. Con las notas de humor asumibles y bien diseminadas. Sin embargo, este regreso al mundo "realista" de las grandes empresas, del terrorismo internacional... que plantea Iron Man 3 no ha resultado tan redonda. Aunque todo ello no es óbice para afirmar que se trata de un entretenimiento intenso y con momentos muy logrados.

    Sergio, bienvenido al blog y muchas gracias por tu comentario y apreciación de la reseña.
    Para mí es muy importante recibir una opinión directa de alguien que ha seguido a Iron Man en la viñeta y ha sido fan. Me reafirma en mi postura agridulce hacia la propuesta de la película.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  4. Creo que todo este mundo de súper héroes, en general, difiere mucho de los originales en cómic y he aquí mi controversia también.

    Desde pequeña he sido una lectora voraz de cómics, de todos los tipos. Unos me gustan más que otros por supuesto. Y, cuando los veo representados en la pantalla.. algo patina. ¡Es imposible recrear en la pantalla, con actores de carne y hueso, el alma de los héroes originales! No sé si se deberá a que, cuando los lees, te haces una idea de ellos, una representación de ideales y de formas de comportarse que tienen y que se esfuerzan al máximo por demostrarlo siempre que casi se convierten en personajes sagrados para el lector. Por eso, esa imagen casi idolatrada que tienes de los súper héroes, no pueden nunca llegar a plasmarla en la pantalla, es imposible.

    Ya sé que aquí casi todos sois unos grandes defensores de este tipo de películas pero soy muy crítica con su puesta en acción; no llega ninguna de estas películas ni a una décima parte de lo que son realmente en su medio original: el cómic. La única excepción que hago es la primera parte de "Supermán" con el magnífico Christopher Reeve; es la única cinta que considero que se acerca al alma de uno de ellos. Después hay alguna que casi lo consigue, como "Batman 1a parte" pero a partir de aquí...

    A mí me gusta el cine mucho, tú lo sabes Néstor, pero también soy muy crítica con él: me está dando la sensación de que se están torciendo por un mal camino todos los productores y guionistas que dan lugar a este tipo de superproducciones, que es el de cuanto más alardeo de efectos especiales, mejor, más poderosos demostramos que somos. Y eso no es así señores.

    A mí me da igual, y soy consciente de lo que estoy diciendo, de hasta qué punto se presume de quién tira mejor los petardos en una película. ¿Son importantes los efectos especiales en cualquiera de ellas? Por supuesto que sí lo son. Pero no son EL ALMA de la misma, no pueden serlo porque son algo secundario. Lo principal es la propia trama: qué se pretende transmitir y cómo hacerlo llegar al espectador y más aún teniendo en cuenta de que se está intentando explicar algo que ya existe desde hace muchas décadas en el formato del cómic y que, por lo tanto, sus seguidores esperarán ver plasmado fielmente ese espíritu en la pantalla.

    Así que... ¿no os decepciona cuando véis que el súper héroe de la pantalla no ES el del cómic, aunque vistan igual? A mí sí, y mucho.

    Por ejemplo, soy seguidora de los cómics de "Blake y Mortimer" y Néstor me comentó que había un proyecto por ahí para llevarlo al cine... ¿Sabéis qué pienso después de esta reflexión que os estoy haciendo aquí? Que ojalá no se haga para que la esencia de los personajes no se destruya y siga intacta tal y como la recordamos sus seguidores en papel. Cierto es que no tengo por qué ir a verla, es verdad. Pero si eres seguidor de un cómic te gusta verlo de forma animada, te atrae su recuerdo y lo que representa para tí y es entonces cuando, el ir al cine a presenciarlo, se convierte casi en una necesidad. De ahí mi miedo a que no destrocen a estos dos personajes también.

    Hoy también yo estoy muy crítica pero me da rabia que la industria del cine a veces se cargue personajes como algunos de los que se llega a cargar solo por un afán de a ver quién tiene el petardo más grande, sin en ningún momento tener presente el personaje, verdadera esencia de la trama.

    He visto Iron Man I y ya tuve suficiente porque me reafirmó todo esto que os digo. A ver si con los siguientes súper héroes mi opinión se dulcifica un poco...

    ¡Saludos a todos!

    ResponderEliminar
  5. Buena reseña, Néstor.
    Entiendo tu descontento, pero reconozco que a mí me gustó mucho Iron Man 3. Es cierto que no llega al nivel ni al equilibrio conseguido por Whedon en Los Vengadores, pero su carácter desenfadado y cómico me gustaron, además de su conexión directa con Los Vengadores.
    También eché en falta la presencia de SHIELD y, en cuanto al Mandarín, me molestó que se olvidaran de un personaje clave dentro de los cómics de Iron Man, pero me convenció el giro dentro de la historia que cuenta la película.
    Espero con ganas las siguientes propuestas de esta recién estrenada fase 2.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Por cierto, Néstor, que aunque a veces se me olvide, tus artículos son geniales!!! Perdona mis lapsus ya tan míos!!!

    ¡¡Saludos!!

    ResponderEliminar
  7. Eva, muchísimas gracias una vez más por tu sentido comentario. Creo que, en el tema del cine de superhéroes, confluyen muchas sensaciones diferentes porque, como bien dices, forma parte de nuestro imaginario colectivo. Si hemos leído cómics, tenemos muy interiorizados los personajes y eso puede chocar con la caracterización en las películas. Pero hay veces que los creativos en cuestión son capaces de representar a los personajes captando más su esencia y entonces se activa un resorte, algo interno en el espectador... es cuando dices... este tio es Tony Stark!!! O Chris Reeve era Superman en todos los sentidos… aunque en entregas posteriores el exceso de comicidad también arruinó la serie.
    Pero, tal como apuntas, es extraordinariamente difícil conseguir ese nivel de fidelidad que muchos de nosotros esperamos y que nos convence para seguir prestando la máxima atención a la película.
    También hay personajes más adaptables que otros, lo hemos visto recientemente con el caso del Mandarín, y los ecos de su representación en pantalla aún incendian la red por los, en ocasiones, furibundos enfrentamientos dialécticos entre partidarios y detractores de la versión que nos presenta el film.
    Y, por supuesto, el tema de Blake & Mortimer que comentamos se antojaría un proyecto extraordinariamente difícil puesto que el material es francamente difícil de caracterizar, con credibilidad, con actores reales.
    Sin embargo, discrepo en la afirmación de que no haya habido más buenas traslaciones de los personajes del cómic al cine. En los últimos años, Marvel Studios ha sido ejemplar en este sentido. Y también Fox ha hecho y sigue manteniendo un buen trabajo con los X-Men. Tenemos también multitud de ejemplos del caso contrario pero siempre hay un porcentaje acertado de buenas producciones cada año.
    Después tenemos el caso de Watchmen que yo considero ejemplar como adaptación de la novela gráfica de Alan Moore. Realizando sólo pequeños y lógicos cambios, fueron capaces de construir la esencia de los complejos personajes, además de mostrarlos magníficamente en pantalla.
    Resulta difícil argumentar o responder a tu cuestión porque al final cada persona tiene una sensibilidad distinta y la reacción puede ser opuesta ante una misma cinta. Pero creo que, en general, tenemos productos de todo tipo en este género y hay que dar oportunidades para descubrir buenos proyectos.
    Tengo la impresión, quizá me equivoco, de que podremos opinar lo mismo con Man of Steel. Sigue siendo un proyecto en el que deposito muchísima confianza y me parece que puede ser la versión definitiva que necesitamos para un personaje como Superman.
    Muchísimas gracias por tus opiniones y por tu aprecio por el blog. Pronto tendremos la oportunidad de leer un nuevo texto tuyo aquí. Recuerda que ya empiezas a tener tus propios seguidores!!! No te ha costado mucho tiempo de presencia en la red para tenerlos!!! Enhorabuena!!!

    ResponderEliminar
  8. Mike, aunque no compartimos del todo la opinión sobre Iron Man 3, estamos de acuerdo en las buenas perspectivas de la fase II de Marvel. El tema del Mandarín ha provocado mucha controversia y no existen matices en la reacción del público. O aceptas el giro que han previsto, que no se puede negar que es rompedor e innovador, o te mantienes en posición contraria.
    El tema de la comicidad y el humor es algo que depende también de los gustos personales y así ha quedado reflejado en los textos de ambos.
    Me gustaría añadir ahora un elemento importante que va en favor de la película pero que no ha sido bien calculado por los dirigentes de Marvel. Muchos se preguntan por qué Stark decide operarse al final del film y no años antes, con lo que se habría ahorrado bastantes sufrimientos. La respuesta no la conocemos en la versión que hemos podido ver. Solo los chinos conocerán directamente la explicación. En el país asiático, el metraje es algo más largo y explica como, recientemente, el doctor Wu ha perfeccionado una nueva técnica de cirugía torácica que es capaz de retirar con efectividad la metralla y el dispositivo interno que Stark lleva incrustado en su pecho. China ha financiado parte de la película y se ha asegurado un “extra-bonus”.
    También pienso que los ejecutivos de Marvel han conseguido lo que no pudieron en Warner con The Dark Knight Rises y en Sony con Skyfall. En estos últimos casos, no pudieron evitar que se filtrara la verdadera identidad de los personajes de Marion Cotillard y Naomie Harris, siendo necesarias campañas de desinformación para despistar a la audiencia. Sin embargo, en IM3 hemos asistido a una campaña desinformativa orquestada desde el principio con relación al Mandarín. Y ha funcionado de maravilla, porque todos hemos acudido al cine pensando en el poder amenazante de Ben Kingsley. Por tanto, se han apuntado un tanto a nivel de marketing aunque eso ha hecho que parte del público se haya sentido también estafado.
    En fin, temas difíciles sobre los que podemos seguir reflexionando y debatiendo.

    Saludos Mike!!!

    ResponderEliminar
  9. Hola,

    Antes de nada me presento, soy UTLA y me ha gustado mucho tu crítica sobre Iron Man 3.

    Desde ahora tienes un seguidor más.

    Sobre lo que comentas, estoy de acuerdo que después de dos partes la tercera es díficil de superar y sobretodo si tuvimos un "megapeliculon" que es como Avengers donde Marvel tiró la casa por la ventana...

    Ahora bien, Iron Man 3 como película de entretenimiento puro es divertida y entretenida.

    Hace muchos muchos años, yo era un lector asiduo de marvel, no tanto de iron Man, pero si que tenia bastantes cómics, sobretodo de su época cuando el alcholismo. Y decir que lo que han hecho sobre el Mandarín me parece genial. Sobretodo porque lo que se plasma en papel no siemkpre queda bien en el celuloide, y el Mandarín era un personaje tan "Fuman-chu" , tan fuera de época que hubiera quedado desfasado completamente.

    Pero lo mejor ese esa doble lectura que hace esta cinta... los peores enemigos que se hace uno (iron man y américa) en este caso, los construye uno mismo. A mi me pareció genial este giro (por otro lado bastante previsible).

    Yo me divertí viendola.

    Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
  10. Bueno, creo que me toca a mi escribir un comentario sobre Iron Man 3.
    La verdad es que la saga fílmica del “Hombre de Acero” ha variado mucho desde lo que fue su inicio. Huelga decir que los responsables de MARVEL STUDIOS han fijado su obra con vistas a un proyecto a largo plazo. Y claro, si sumamos a esto el hecho de que Iron Man es un superhéroe miembro fundador de un Superequipo como son LOS VENGADORES, bueno, se tiene que conectar de alguna manera. A parte está el hecho de que si se hace y se hace bien, los beneficios que puede proporcionar a las partes implicadas en el proyecto pueden ser sumamente elevados.
    Bien, no voy a extenderme más con los antecedentes. Iron Man 3 es la tercera de una ¿Trilogía? Eso no está claro, puesto que la idea de la MARVEL es la de exprimir el filón. Todo empezó con IRON MAN como origen, explicándonos como un niñato y excepcionalmente dotado genio debido a un incidente logra cambiar radicalmente su vida y se convierte de empresario armamentístico a empresario filántropo.
    La verdad es que el buen hacer del director así como del actor principal por no decir del todo plantel de actores logró dotar de entidad propia a la película, dando sentido de realidad a una película que versa sobre un personaje de cómic.
    En Iron Man 2, vemos como el personaje trata de ajustarse a lo que son los cánones de los superhéroes. Aquí, muchos fans esperábamos que se tomara como punto de partida una de las sagas más célebres y clásicas del personaje, “Demon in a bottle” – El demonio en la botella (1979). Escrita por David Michelinie y Bob Layton e ilustrada por John Romita Jr., el propio Bob Layton y Carmine Infatino (receientemente fallecido) trata de un tema tan mundano como cruel, el alcoholismo de Tony Stark. Algo que hasta ahora sólo se vería pero a pinceladas puesto que desde un principio se tocó la vertiente de superhéroe del personaje, su faceta de playboy y sus dotes como industrial/científico. Este arco argumental abarca desde Iron Man nº 12 al nº 128. A decir verdad, es un problema que marcaría al personaje y se convertiría en una de sus mayores debilidades. Algo que realmente prometía pero que por cuestiones de “política editorial” se zanjaría de la forma más pulida dando lugar a una secuela entretenida no exenta de guiños al personaje, siguiendo la estela de la primera.
    E estas que se decide hacer Iron Man 3, no sabemos cómo se desarrollará la cosa. Bueno a decir verdad, tenemos una pálida idea. Para empezar, hay un cambio de dirección. Jon Favreau por Shane Black. Bueno, si hace como el primero la diversión está garantizada. Pero, el mayor problema surge cuando la Todopoderosa DISNEY compra MARVEL por lo que Black que ya quería usar el arco argumental cuyos fragmentos ya se pudieron vislumbrar en la primera (el alcohol y la actitud despreocupada de Stark) y en la segunda (Wiplash, la armadura en el maletín, Stark fanfarroneando con los rayos repulsores en una fiesta, Justin Hammer, Monaco). Pues bien. Todo ello se acabó dado que DISNEY es tan “políticamente correcta” que no quiere que el público infantil pueda verse mezclado con el concepto de “alcoholismo”. Es gracioso, ya que algunas de sus más rutilantes estrellas Britney Spear o Demmy Lobato han sufrido en sus propias carnes dicho problema.

    ResponderEliminar
  11. SEGUNDA PARTE.

    Hipocresias a parte, Black con el material que dispone se pone en marcha partiendo de la base de The Avengers – Película de Joss Weddon y con guiños a esta (como ocurre en los cómics y las notas al margen – gran guiño a este medio), partiendo del arco argumental EXTREMIS y tomando algunos personajes clásicos de la mitología del Hombre de Hierro y adaptándolos a la realidad.
    Si bien es cierto que a Black le sale un producto notable en el que nos encontramos con un Tony Stark con momentos álgidos y momentos bajos, brilla pero a la sombra de su papel en Los Vengadores.
    Los personajes: Tony Stark. Recién salido de su enfrentamiento con la raza alienígena Chitauri (los Ultimate Skrulls), encerrado en sí mismo con lo que parece ser un síndrome de estrés post-traumático que le hace encerrarse en si mismo (al estilo Bruce Wayne en The Dark Knight Rises) y liarse a experirmentar mientras deja las riendas de la empresa familiar en las más que capaces manos de Pepper Potts. Al principio se nos muestra gracias al recurso de voz en off como Stark nos habla (SPOILERS – No es al público, rompiendo la cuarta pared, eso lo dejo para la escena postcréditos), nos hace partícipe de sus pensamientos, sus emociones de una forma más introspectiva de lo que es habitual en el personaje.

    El combate con la amenaza de Los Vengadores le ha dejado tocado. Hay momentos en que no parece él mismo, pero, si hacemos un paralelismo con IM1 podemos intuir que experimentará el mismo tipo de viaje a nivel personal y espiritual.

    ResponderEliminar
  12. Pepper Virgina Potts. La más que hábil secretaria de Stark. Guapa, inteligente, femenina y con carácter. De ser una secretaria, ayudante y “hombre” de confianza del héroe se convierte por méritos propios en la CEO de STARK ENTERPRISES demostrando que no le tiembla la mano a la hora de tomar decisiones y sabe llevar de forma más que capaz las riendas del multimillonario conglomerado de empresas. Gwinneth Paltrow sigue poniendo el físico y el buen hacer que le caracterizaban en las anteriores entregas, aparte de siendo la “voz de la conciencia” de Stark y siendo el motivo por el que el héroe lucha.

    Don Cheadle es James Rupert “Rhodey” Rhodes. El “fiel escudero” de Stark. Más que fiel, el AMIGO FIEL y que al igual que Pepper no permite que caiga. Rhodey aquí combina dos hechos, el hecho de trabajar para el tío sam con la armadura de Máquina de Guerra optimizada a Iron Patriot. Llegado un punto que no desvelaré se convierte por obra y gracia del guión en la buddy movie en la que comparten aventuras Tony y Rhody.

    Sir Ben Kinglsey como el Mandarín. El gran actor inglés da vida al clásico villano de la mitología del Hombre de Hierro. El malvado chino cuya presencia se intuía en IM1 (la Organización de los diez añillos) cuyo objetivo es el de la conquista del mundo se ve trasladado al celuloide en la figura de un carismático, manipulador y despiadado caudillo afgano responsable de numerosos actos de terrorismo mediante los cuales acosa a los Estados Unidos. Carismático, hábil y taimado es una nada velada comparativa con OSAMA BIN LADDEN. El Mandarín de Kingsley, tal y como debiera ser en un principio es la imagen perfecta que nos da a entender desde los tráilers y el inicio de la película lo que todos esperábamos, un combate estelar entre él y su más digno oponente, pero todo queda en agua de borrajas al ver el resultado final que no es más que un elaborado Plan/Fraude perpetrado por

    Aldrich Killian, también interpretado con profesionalidad por el inglés Guy Pierce. Un personaje del arco argumental EXTREMIS desarrollado desde cero para la película dado que parte de ella versa sobre el citado virus. Un brillante y taimado científico, carismático y manipulador que a pesar de sus limitaciones físicas, no duda en hacer lo que sea para obtener lo que quiere. Es el fundador y portavoz de un cártel de científicos unidos en común bajo el nombre de las Industrias A.I.M. (Ideas Mecánicas Avanzadas). Para ello cuenta con el revolucionario virus EXTREMIS, desarrollado por la brillante Doctora Maya Hansen interpretada por

    Rebbeca Hall, salida también del mismo arco argumental. Ella es el ejemplo de como a veces se pueden pervertir los nobles ideales científicos por los intereses de las grandes corporaciones y la codicia de unos pocos hombres sin escrúpulos.

    ResponderEliminar
  13. Los puntos de conexión o referencias al cómic.

    Bueno no son tan fáciles de ver como en las otras entregas pero si se busca bien, se encuentra. Empezando por la misma firma A.I.M. como "tanque de cerebros" pasando por Jon Favreau como Happy Hogan, postrado en una cama, casi en coma (graciosa referencia a Downton Abbey) como ocurriera con el personaje durante la infame CIVIL WAR luchando contra el SPYMASTER. Stephanie Szostak como Ellen Brandt, que en este caso es una soldado/asesina a las ordenes de A.I.M., en el cómic original, era la mujer de Ted Sallis (Man Thing), que espía el trabajo de su marido para A.I.M., cuya cara es quemada por éste dada su transformación en el personaje, en este caso se aprovecha su conexión con esta organización y la referencia de la “cara quemada”. James Badge Dale, recordado por su participación en The Pacífic, compone a un repelente y odioso personaje llamado Eric Savin, libremente basado en el personaje de MARVEL, Coldblood. También en el caso del Mandarín, nos remite de algún modo a la figura del villano en el proyecto Heros Reborn en la que no era más que un señuelo del Dr. Muerte, una fachada bajo la que se escondía el villano latveriano. Ty Simpkins compone la parte sensiblera como Harley, algo en que la DISNEY habría metido mano (seguro). Paul Bettany como la fiel A.I. JARVIS en defecto del original Edwin Jarvis, Ashley Hamilton, hijo del guaperas George Hamilton y ex de Shannen “embrujada” Doherty, compone al veterano de guerra Jack Taggert cuyo personaje en el comic es Firepower, armadura creada por Edwin Cord, de Cordco Industries, uno de los múltiples rivales de Stark. A parte de los cameos de Stan THE MAN Lee, por lo pobre y escueto, los cameos en flashback de Saun Toub, como Yinsen o Wang Xuegi como el Dr. Wu (un hipotético Hombre Radiactivo – cuando el original es el Dr. Chen Lu) apareciendo en Berna en 1999 tal y como se explica en la primera película. Ah, me olvidaba y Mark Ruffalo.

    En esta película, como ya han comentado muchos, NADA ES LO QUE PARECE. Al mismo artículo de MIKE LEE me remito o a los comentarios de NÉSTOR respecto a la desinformación y al despiste y otra es hacer pasar las cosas por las que no son. A ver, la jugada del Mandarín es brillante pero, sabe mal dado que se trata de uno de los villanos clave de la mitología del Vengador Dorado y los fans esperábamos un combate épico entre ambos que ya desde los trailers y el inicio de la película se nos promete con ansiedad.

    Lo que también nos demuestra es que los trailers de las películas de hoy día son harto tramposos y juegan demasiado con las expectativas que se generan polarizando al fandom.

    Lo que si es cierto es que es un gran producto de entretenimiento que se hecha a perder al no respetar algunos cambios, al permitir que la mojigatería de DISNEY se introduzca en la maquinaria y se dulcifique una historia que bien narrada y con los elementos apropiados suponer un canto de cisne y el cierre apropiado para la trilogía del superhéroe blindado.

    Debo decir que no me ha disgustado la película como a muchos otros, supongo que es por la filosofía del cómic o por el enfoque que le han dado. Las motivaciones de Killian dentro de su retorcida lógica me parecen brillantes, claro que lo que no me parece brillante es la jugarreta del Mandarin. Pero ya se sabe, NUNCA LLUEVE A GUSTO DEL CONSUMIDOR.

    ResponderEliminar
  14. UTLA, bienvenido al blog. Quiero decirte que yo ya soy también seguidor de tu bitácora y me parece que estas realizando un trabajo fenomenal.
    Al igual que la elección de tu avatar, que es uno de los personajes que más me gustan, dentro de una saga como Watchmen, caracterizada por la calidad de un material que se integra perfectamente dentro de un contexto de ambientación política y social casi perfecta.

    Por otra parte, reafimrar el hecho de que IM3 es una película de gran entretenimiento que quizá tensa un poco la cuerda en cuanto a adaptación de personajes pero que está conectando, de una forma brutal, con el público. Sus cifras de recaudación mundial la ponen, en estos momentos, en la mejor posición para liderar el box office anual.

    Saludos una vez más, UTLA. Y a ver si podemos seguir comentando y debatiendo sobre más películas en el futuro. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Xavi, muchísimas gracias por tu colosal contribución y por aportar, una vez más, tus vastos conocimientos sobre el cómic norteamericano.

    Coincidimos en el tema, ya tan sobradamente comentado, del Mandarín. Y resulta interesante la reflexión que haces sobre Disney y Marvel. Sin embargo, tengo la impresión que ha sido Shane Black, con el permiso de Kevin Feige, quien ha decidido optar por este camino de presentarnos, de una forma más mundana, a Tony Stark. Desprovisto, durante gran parte del film, del poder de sus armaduras, nos obliga a presenciar que él es un superhéroe, más allà de la aleación de titanio y oro. Y, buscando representar todo esto, saca el tópico del niño procedente de una família desestructurada, añadiendo una visión infantil que funciona cuando el chaval le pregunta por Los Vengadores y los alienígenas pero chirría en el resto de intervenciones.
    Después està el tema de la buddy movie que Black se inventa con Stark y Rhodes en el barco pero ninguno de estos elementos es fundamental en la apreciación que el público saca del film.
    Debo reconocer, también, que està muy bien utilizada la referencia constante a los hechos de Nueva York, trasladando las constantes referencias a pie de viñeta, tan clásicas del cómic, al mundo de la imagen real. Un detalle muy reseñable.
    No puedo alabar del mismo modo la forma como se visualiza la ansiedad de Tony. Me parece que no corresponde a la reacción natural que esperaríamos del personaje y lo hace excesivamente cómico, paródico incluso.

    En fin Xavi, un placer como siempre contar con tus comentarios!

    A ver que nos depara el cine de superhéroes en lo que resta de año. Man of Steel parece que destaca mucho pero no podemos olvidar a Lobezno y también a Thor. Me parece que la elección de Alan Taylor como director es algo muy Bueno para el film que vuelve a protagonitzar Chris Hemsworth.

    ResponderEliminar
  16. Perdón, debo añadir un matiz a mi extenso comentario.

    *****************

    "Tony Stark. [...] encerrado en sí mismo con lo que parece ser un síndrome de estrés post-traumático que le hace encerrarse en si mismo (al estilo Bruce Wayne en The Dark Knight Rises).

    *****************

    A ver, ni Batman es Iron Man, ni Bruce Wayne es Tony Stark.

    Lo que consideramos como ilógico en el exilio autoimpuesto en Wayne, en Stark no es ilógico tras su explicación en el film.

    Tony es un inventor, un genio. Tony Stark, lo mejor que hace es construir cosas. Y realmente, construye cosas que van más allá de su tiempo.

    Bruce, es un atleta, un científico, un detective y un criminólogo. Sería un hombre del renacimiento. Es al hombre de a pie lo que SUPERMAN es al Superhéroe. Siempre está preparado, siempre está listo, siempre está preparado y siempre tiene un plan. Siempre va paso por delante de sus enemigos. Su determinación y el terror que causa en sus enemigos son sus verdaderas armas.

    ResponderEliminar
  17. Néstor, gracias a ti por espolonear y dar rienda suelta a mi afán por escribir.

    A ver, la reflexión sobre DISNEY no la hago en vano. Una cosa son el ratón MICKEY y otra los superhéroes de la MARVEL. La IGLESIA CATÓLICA y LA DISNEY STUDIO jamás han variado en sus respectivas políticas. Esa mojigatería y esa forma de tapar las cosas que no les gusta no hace que por ello el mundo sea un lugar más cínico o más oscuro.

    Sigo creyendo que Black tenía las manos atadas

    Coincidimos en el tema, ya tan sobradamente comentado, del Mandarín. Y resulta interesante la reflexión que haces sobre Disney y Marvel. Sin embargo, tengo la extraña impresión de que Shane Black ha tenido las manos atadas.

    De hecho, en toda la trilogía de IRON MAN hemos podido ver mezclados muchos de los elementos que han definido sus momentos más bajos (Stane, Látigo Negro, el alcoholismo, el Mandarín, Justin Hammer, etc) pero se tratan con demasiada ligereza.

    Creo, y permíteme que discrepe, que si a Tony se le presenta de una forma más mundana es porque enlaza con el final. TONY STARK ES IRON MAN porque TONY STARK CREA A IRON MAN (con el permiso y respeto del profesor HO YINSEN). Se nos quiere hacer ver que Stark es un hombre, con sus virtudes y sus defectos, un hombre de hierro pero con los pies de barro que no duda en ponerse una diana en la espalda cuando atacan a sus seres queridos (Happy Hogan - que desaprovechado Jon Favreau).

    Lo del niño, Harley, es DISNEY. y el que no vea la mano de la DISNEY en esto....

    El tema de la buddy movie ya es cosecha de Black - ARMA LETAL es la BUDDY MOVIE por excelencia y la escena en que Rhodey y Tony están apostados tras un contenedor, si los cambian por RIGGS y MURTAUGH no creo que se note la diferencia.

    Por lo que comentas de la ansiedad de Stark, que tienes razón, yo la hubiera explotado de otro modo. EL ALCOHOL, por ejemplo - y me remito a EL DEMONIO EN LA BOTELLA - si se hubiera tomado como modo, si el Mandarín (Kinglsey) hubiera golpeado fuerte y duro y Stark reaccionado de forma "caigo y renazco de mis cenizas" hubiera ido más en sintonía con el cómic y el personaje.

    De hecho, es lo que parece que los tráilers nos quieren mostrar, pero ya se sabe, hoy día los tráilers son minipelículas tramposas que juegan con la realidad (ya he expresasdo miles de veces mi descontento con ellos).

    En cambio, nos muestran que todo es un burdo juego de humo y espejos, eso sí, el plan está brillantemente diseñado y ejecutado por Killian, todo hay que decirlo - como una especie de crítica soslayada a aquellos que decían que la Administración Bush sabía de los ataques del infame 11-S - y toda la martingala, sólo y exclusivamente para obtener contratos militares que le permitan obtener mayores beneficios SI va en sintonía con el background corporativo del personaje.

    Poco puedo justificar o apoyar el que desnaturalicen al personaje del Mandarín cuando prometía tanto, y más cuando se trata de alguien del calibre de BEN KINGSLEY.

    ResponderEliminar
  18. Xavi, a mí el plan de Killian no me pareció muy interesante. Es potente sí pero no me resultó verosímil.

    En cuanto a Shane Black, puedo decir que ha captado bien a Tony Stark pero le ha desdibujado en determinados momentos, como en el tema de la ansiedad post-traumática.

    Quiero aprovechar este comentario para hacerme eco de una noticia que acaba de llegar y que es de lo más jugosa. La cadena ABC ha apostado por la serie de tv sobre SHIELD y, tres visionar el capítulo piloto dirigido por Joss Whedon, ha decidido ordenar temporada completa para el proyecto. Fantástica noticia, además el agente Coulson regresa!!!
    Os dejo con el link de superherohype: http://www.superherohype.com/news/articles/176845-abc-officially-picks-up-marvels-agents-of-shield

    ResponderEliminar
  19. Bueno, debemos tener en cuenta que es un plan de un
    empresario/supervillano,
    no de un supervillano.

    Ocurre lo mismo que con Justin Hammer. No quiere dominar el mundo, quiere enriquecerse a costa de la desgracias de los demás.

    En este caso, se aprovecha de la necesidad de Maya Hansen de que se la reconozca y se valore su aportación y descubrimientos, de la desgracia de los soldados y aprovecha su desventaja física para ello.

    No es que sea un plan excesivamente brillante pero si algo que materialmente busque el beneficio, no sé si me explico.

    Si. Ya había oído sobre la miniserie de SHIELD.

    Si Weddon lo hace bien y sobretodo, se lleva bien puede resultar un producto interesante.

    ResponderEliminar
  20. Aquí tienes un nuevo link Xavi:

    http://blogdesuperheroes.es/series-se-hace-oficial-marvels-agents-of-s-h-i-e-l-d-sigue-adelante-y-primeras-imagenes-promocionales

    ResponderEliminar
  21. La vi ayer. No me gustó nada de nada. El tono es muy infantil y la acción desmedida. Para mí, el "Jumping the shark" de esta serie se produce en la escena en la que la máscara, el guantelete y otras partes de la armadura golpean repetidamente la puerta de la casa del niño para salir volando a la búsqueda de Stark. Es un cachondeo.

    ResponderEliminar
  22. A mí me ha gustado bastante, me ha recordado a lo bueno del cine de acción de los 80 y principios de los 90, en especial un regustillo a Terminator 2. Pero, una cosa. Si los cómics en los que está basada esta película se publicaron en 2006... ¿alguien piensa que cómics y películas siguen desconectadas? Una cosa es tener que ser fiel a los inicios de superman, pero basarse en un cómic de 2006 para hacer una película en 2013 suena un poquito a "hazme un cómic con esto, esto y esto que me servirá para la peli que tengo en la recámara". Puede que algún día cómics y films fueran por separado, pero ahora ya no. Estoy leyendo los Nuevos Vengadores, con capitán América, Iron Man, Lobezno y Spiderman, entre otros, y creo que cuando se dibujaron esos números ya estaban pensando en los millones que sacarían mezclando en unas cuantas películas tan diversos personajes.
    Así que, como todo, creo que manda el capital y si alguna vez el comiqueo fue algo original, no lo es ya. Murió.

    ResponderEliminar
  23. Saludos jkvelez!

    Bienvenido al blog!

    No estoy muy de acuerdo con lo que afirmas sobre el tema de los cómics y el cine. Es normal que cada vez haya más relación pero en la traslación a la pantalla los cambios también son muy importantes. En el cine los personajes han de seguir su propio camino y deben enfrentarse a las situaciones desde una óptica diversa para poder sorprender también a los comiqueros que van a ver las películas.
    Creo que siguen siendo dos mundos separados que confluyen sólo en ocasiones.

    Saludos!

    ResponderEliminar