4 de julio de 2011

Conan el Bárbaro (1982): orígenes y desarrollo (I)


"Yo veo la película como una batalla. Mi ambición era ser General, no director de cine. Y esto fue una batalla de gran magnitud. Fue detenidamente planeada, concebida, y realizada con gran destreza y valor. Y ganamos la batalla."

John Milius



La primera adaptación de Conan a la gran pantalla se debe al impulso del productor Edward Pressman. Impactado por la presencia física de Arnold Schwarzenegger, tras verle en Pumping Iron (1977), vio claro que no había nadie mejor para encarnar a Conan. Arnold no sabía nada acerca del personaje creado por Robert E. Howard. Empezó a interesarse por él gracias a los cómics que Pressman le mandaba y que correspondían, en su gran mayoría, a la época en que el guerrero de Cimmeria fue dibujado por Frank Frazetta.

Tras adquirir los derechos de adaptación, Pressman encargó a Ed Summer y al comic-book author, Roy Thomas, la escritura del guión. Este borrador acabó siendo un punto de partida porque el material palideció ante la versión que presentó un joven guionista y aspirante a director llamado Oliver Stone. Pressman le conocía desde hacía algunos años y había leído ya el guión de Platoon (que conseguiría llevar a la pantalla en 1986). Se trataba de un autor de enorme talento y su propuesta para Conan era emocionante, muy violenta, aunque también demasiado ambiciosa en términos de escala de producción.

Stone compuso su propuesta como si fuera la primera película de una gran saga. Una franquicia, con múltiples películas, que nunca fue visualizada como una posibilidad real por parte de los productores. Stone sentenciaba lo siguiente al respecto: "Arnold debería haber vuelto cada dos años, como James Bond...".

Pero la labor de Ed Pressman se centraba en sacar adelante el proyecto y bastante tenía con un guión brillante pero que, según sus palabras, era como "el Infierno de Dante". El script era muy contundente y contenía escenas de batallas épicas entre ejércitos de 50.000 mutantes, luchando unos contra otros. Stone quería trasladar él mismo su visión asumiendo también el puesto de director. Pero su inexperiencia en el puesto le apartó de esa intención.

Pressman se reunió con Alan Parker y visitó a Ridley Scott en Londres. Pero las negativas de ambos hicieron mella en el productor. Ya habían pasado dos años desde que había adquirido los derechos y parecía que no había forma alguna de progresar en la consolidación del proyecto. Así fue como la opción de vender los derechos a otro productor empezó a cobrar forma.

El primer interesado en asumir la tarea no fue un productor cualquiera. Se trataba de una auténtica leyenda del séptimo arte: Dino De Laurentiis. El titán italiano leyó el guión de Stone y le comunicó a Pressman que estaba dispuesto a invertir fuertemente en la película. Pero también consideraba que el libreto era demasiado violento y que había que rebajarlo un poco antes de presentarlo a Universal, la major elegida por De Laurentiis para distribuir el film.

Para hacerse cargo de la reestructuración del proyecto, Dino decidió contratar a un director que también fuera guionista y que pudiera encargarse globalmente de la pre-producción. Y el elegido fue John Milius.

Milius también desconocía la mitología de Conan y el trabajo de Robert E. Howard. Pero se aplicó en la tarea sumergiéndose en las páginas de los cómics y encontrando similitudes con varias de las ideas que hacía tiempo que deseaba mostrar en la gran pantalla.

El realizador siempre había estado interesado en el mundo de los vikingos y, de alguna manera, halló en la Era Hyboria la posibilidad de acercarse a una forma de vida cruel y despiadada, basada en la fuerza y en el coraje del guerrero. Milius vio en Conan la oportunidad de rodar la película de sus sueños.

El director escribió un nuevo guión que reducía los elementos mágicos y fantásticos para centrarse más en la acción. Racionalizó la estructura para hacerla más manejable económicamente y focalizó la atención en el personaje de Conan como guerrero solitario, alejándole de las batallas a gran escala.

La entrada de Milius supuso también el fichaje de Ron Cobb (concept artist en Alien) para el diseño de producción. Y la verdad es que su contribución fue extraordinaria puesto que trasladó al boceto todo lo imaginado por Milius, creando una puesta en escena que sólo puede ser calificada como excelente. Imprimió en los escenarios y el vestuario la imagen histórica contundente y naturalista que el cineasta quería para la película.

Dino de Laurentiis, por su parte, creía firmemente en el proyecto y aportó todos los recursos necesarios, aunque tenía dudas sobre Schwarzenegger dada su inexperiencia. El peso de la película recaería sobre él y no estaba seguro de que pudiera responder a tal exigencia. La primera reunión no facilitó las cosas puesto que Arnold, al entrar en el despacho del productor, soltó lo siguiente: "¿ Por qué un hombre tan pequeño necesita un despacho tan grande ?"

Dino se enfureció y estuvo a punto de despedirle pero la intervención de Milius lo evitó. El director le aseguró: "Si no tenemos a Arnold, lo tendremos que construir. No hay nadie más que pueda hacerlo."

Continúa en:

- Conan el Bárbaro (1982): orígenes y desarrollo (II)

- Conan el Bárbaro (1982): orígenes y desarrollo (III)

7 comentarios:

  1. ¡Sí! La reducción de los elementos mágicos es una de las claves de la brillantez de esta película. Se ha tenido sentido de la medida, de la proporcionalidad. De hecho, el lamento que más he escuchado entre mis conocidos sobre los comics es la sobrepoblación de monstruos. No ocurre así en la película, donde la escena fundamental de corte sobrenatural es la de la resurrección o curación de Conan por parte de los espíritus de los túmulos, y es una escena satisfactoria por su oscuridad y vaguedad. Crom nos ha salvado de los ejércitos de 50.000 mutantes de Oliver Stone. ¡Loado sea Crom!

    ResponderEliminar
  2. Milius fue clave en el éxito de la película al hacer más manejable la película y dotarla de más realismo. Esos combates de Conan en los pozos, cuando es un esclavo... tampoco los habríamos visto en el guión de Stone.

    Ante esta situación ¿cómo valoras pues que en la nueva película de Marcus Nispel, los elementos mágicos parezcan tener mayor presencia ?

    Y una cuestión más Octopus... qué buena podría haber sido la idea de Stone de realizar una saga con Arnold como Conan, pero naturalmente con un control creativo y una exigencia importante, porque ya sabemos lo que ocurrió en Conan el Destructor...

    En la segunda parte hablaré sobre como la crítica fue durísima con la película. Una muestra más del mal que muchas veces algunos críticos aburguesados pueden cometer.

    ResponderEliminar
  3. No quiero lanzarme a la piscina con la película de Marcus Nispel. La prudencia obliga a esperar a verla, pero por lo que he visto y leído, soy pesimista. Creo que será mala, un producto sin arte ni personalidad, con independencia de que haya muchos monstruos o pocos.

    ¡Conan no es la única película de 1982 maltratada por la crítica! También lo fue Blade Runner. Hay que ser indulgente. Admito que la gente tiene derecho a equivocarse, reexaminar y rectificar.

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que de querer hacer una saga de Conan, creo que con la segunda la fastidiaron. Lo de Nispel con Momoa, no me acaba de convencer.

    Por Crom! Que gran artículo!

    ResponderEliminar
  5. Gracias Xavi !!!
    No se muevan todavía, aún hay más !!!

    ResponderEliminar
  6. Jajaja, el comentario de Arnold.... Me parece muy de él... en esa epoca jejejee.

    Que gran artículo, siempre es un placer enterarte de cosas nuevas de tus pelis favoritas, cuando pensabas que ya sabias un montón surge al nuevo.

    Insistiré siempre que las peliculas tienen tb que contextualizarlas... Peliculas de los 80 que hoy en dia nos pueden parecer aburridas.... NUNCA se haran un Conan nuevo, tan bueno como el anterior.

    La generación de ahora es la generación del cine Blockbuster..., y yo ya DOY POR SENTADO que el nuevo Conan, será mucha mas acción, carnaza, espadazos y monstruitos... Ahora bien, quiza y solo QUIZA algo del espiritu original o del alma, pueda permanecer... Habrá que darle la oportunidad de verlo (a titulo particular no apuesto por ello)

    ResponderEliminar
  7. Gracias Alfonsus !

    Yo también veré la nueva película de Conan con la idea de partida que tú expresas en el comentario.

    Habrá que esperar pero está claro que va a ser algo muy diferente.

    ResponderEliminar