3 de enero de 2019

Las películas más taquilleras de 2018


Los 10 films más taquilleros en el global mundial durante 2018

Avengers: Infinity War (Disney) 2048,7 millones de dólares

Black Panther (Disney) 1346,9 m.

Jurassic World: Fallen Kingdom (Universal) 1304,9 m.

Incredibles 2 (Disney) 1242,6 m.

Venom (Sony) 855 m.

- Aquaman (Warner) 822 m.

- Mission: Impossible Fallout (Paramount) 791 m.

Deadpool 2 (Fox) 735,6 m.

Bohemian Rhapsody (Fox) 702,6 m.

- Fantastic Beasts: The Crimes of Grindelwald (Warner) 628,5 m.


Los 10 films más taquilleros en Estados Unidos a lo largo de 2018

Black Panther (Disney) 700 millones de dólares

Avengers: Infinity War (Disney) 678,8 m.

Incredibles 2 (Disney) 608,5 m.

Jurassic World: Fallen Kingdom (Universal) 416,7 m.

- Deadpool 2 (Fox) 318,5 m.

Dr. Seuss' The Grinch (Universal) 265,5 m.

Mission: Impossible Fallout (Paramount) 220,1 m.

Ant-Man and the Wasp (Disney) 216,6 m.

- Solo: A Star Wars Story (Disney) 213,7 m.

- Venom (Sony) 213 m.




A principios del año pasado, los datos de taquilla en 2017 me llevaron a afirmar que quizá se había tocado techo en cuanto a la posibilidad de crecimiento del box office estadounidense. Los principales analistas de Hollywood realizaban esa lectura basándose en la dudosa capacidad de las salas cinematográficas para atraer a más público en una época de mutación de formatos respecto a la exhibición audiovisual. No obstante, vistos los datos que ha generado el 2018, podemos afirmar con rotundidad que las previsiones de los analistas de este sector no tienen nada que envidiar a los del ámbito económico y político. Es decir, se lanzan las previsiones apoyadas en un halo de credibilidad que después se demuestra inexistente.

Es innegable que la exhibición cinematográfica está evolucionando hacia un escenario de mayor consumo individual en formatos portátiles. Pero el ritmo de evolución no lo conoce nadie. Las salas cinematográficas mantienen por el momento su fuerza y, en el futuro, se irán reciclando para poder seguir ofreciendo grandes espectáculos en pantalla grande. La cultura de la sala oscura sigue muy arraigada y nuevas generaciones se incorporan a ella a pesar de tener mayor disponibilidad de formatos. Ir al cine sigue siendo un acto de interacción social y familiar. La fluctuación en la recaudación depende del poder de atracción de los estrenos que se presentan.

Y esto es así porque 2018 deja un récord de recaudación en Estados Unidos que no es atribuible en exclusiva a la inflación porque, respecto a 2017, la venta de entradas ha crecido un 5,2%. Por consiguiente, estamos ante una auténtica recuperación del hecho diferencial que aporta la experiencia ante la gran pantalla.

Estas cifras no han sido una sorpresa para aquellos que vamos siguiendo la evolución durante el año. Prácticamente durante todo el ejercicio las cifras parciales eran superiores a las del 2017. El mes de octubre fue colosal en cuanto a taquillaje y dejó el escenario preparado para que los últimos blockbusters del año colocaran la guinda en el pastel.

En total, la recaudación doméstica se ha elevado hasta los 11,8 Billones de dólares, lo cual mejora la cifra del año anterior en un estratosférico 7,2%. No se veía nada igual desde 2015 (efecto The Force Awakens) y 2009 (Avatar). La subida media de las entradas ha supuesto 17 centavos por ticket, una de las cifras de inflación más pequeñas de la última década. Así pues, la radiografía resultante demuestra que la exhibición cinematográfica en Estados Unidos está en franca pujanza.

Lamentablemente, no existen datos concretos de este tipo para la exhibición mundial. Sin embargo, las cifras globales de taquilla global siempre responden a esta tendencia por lo que todos los cinéfilos podemos estar satisfechos. El futuro inmediato denota buenos augurios, aunque mantendremos la prudencia y analizaremos año a año. La estabilidad de la economía tendrá un peso importante en lo que pueda acontecer en el futuro próximo. En Estados Unidos, el descenso en los datos de paro registrado ha podido tener un claro efecto sobre las posibilidades de las familias de clases populares para ampliar el presupuesto destinado a ocio. Todo es volátil y hay elementos estructurales que pueden hacer tambalear cualquier previsión a largo plazo.

Cuatro películas han superado los mil millones de recaudación en la taquilla mundial y la primera de ellas, Avengers: Infinity War, ha rebasado la mítica cifra de los 2 Billones para colocarse en la cuarta posición dentro de la clasificación histórica de las películas más taquilleras (solamente superada por las imbatibles Avatar, Titanic y The Force Awakens). Dos de las tres películas estrenadas por Marvel Studios han sido las mayores triunfadoras del año. Es importante ver que, en Estados Unidos, la vencedora ha sido Black Panther puesto que ha supuesto un auténtico fenómeno cultural en el país. Las comunidades afroamericanas han encontrado un blockbuster que les habla directamente y les implica partiendo de sus propias raíces y de los injustos conflictos que sufren en el mundo contemporáneo. De hecho, pocas veces se observa que el porcentaje de taquilla doméstico supere al internacional. En este caso, el 52% del montante se ha conseguido en Estados Unidos, lo cual revela su impacto entre el público que más se ha visto tocado por su contenido. Este efecto se ha diluido a nivel mundial ante la colosal épica de Infinity War.

La nueva entrega de Jurassic World ha sido un auténtico bombazo en la taquilla internacional donde ha obtenido el 68% de su recaudación. La presencia de un director extranjero y la fuerte campaña en el mercado asiático ha reforzado su repercusión a nivel global. En Asia siempre están dispuestos a apoyar en masa las películas donde aparecen grandes criaturas destructivas y ésta no ha sido una excepción. En cambio, Incredibles 2 fue más fuerte a nivel doméstico al conectar con el temperamento del público estadounidense. En resumen, presenta unas cifras más equilibradas entre ámbitos.

Venom debe su aclaparador éxito al triunfo allende las fronteras de Norteamérica. Se ha colado en el top ten americano casi rozando el larguero puesto que, en la taquilla internacional, ha obtenido el 75% de su recaudación global. Una cifra resulta muy esclarecedora: Venom ha logrado en China unos 272 millones. Hollywood disfruta de un gran benefactor al otro lado del Pacífico y forma parte esencial en la planificación estratégica de las grandes majors. 

Algo parecido le sucede a Aquaman hasta el momento. Pero en el caso del film de DC/Warner hay que tener en cuenta que se halla en plena exhibición y sus brutales cifras aún se verán incrementadas significativamente durante este primer mes de 2019. Hasta ahora, Aquaman logra el 74% de su taquilla fuera de Estados Unidos. En China, su estreno fue brutal y ha obtenido 261 millones del gigante asiático. En USA su ritmo es más lento y tendrá difícil superar a Wonder Woman como el film más fuerte del DCEU, algo que sí logrará en el global mundial donde a buen seguro rebasará los mil millones al final de su trayectoria en la gran pantalla. En la taquilla, hasta el 31 de diciembre, no se había podido colocar en el top 10. No obstante, con las cifras del 1 de enero, ya lo ha conseguido y se esperan algunos fines de semana más de éxito que le permitirán superar la cifra obtenida por Justice League y Man of Steel en la taquilla doméstica. Sin embargo, el film de James Wan ha hecho temblar las taquillas ante públicos más dispuestos a comprar la propuesta de DC. En Estados Unidos, los recientes fiascos de este universo compartido han dejado una sensación de escepticismo que tardará un poco más en desaparecer. Con una película familiar como Shazam! o un Elseworlds duro e inmisericorde como Joker, DC/Warner puede recuperar credibilidad en 2019.

Gran éxito nuevamente para Tom Cruise en la franquicia que nunca le falla. Mission: Impossible Fallout ha sido el mejor film de acción del año y ha encandilado al público convirtiéndose en una de las entregas más apreciadas de la saga. Casi 800 millones en la taquilla mundial y datos que reflejan que la salud de la saga está mejor que nunca tras seis entregas. 

A diferencia de Mission: Impossible Fallout, que consigue más del 70% de sus rendimientos en el ámbito internacional, vemos como Deadpool 2 mantiene las constantes de su predecesora, demostrando que su arraigo geek está mucho más presente en el ámbito doméstico. El 43,3% de sus ingresos los ha conseguido en la taquilla nacional. Ello la coloca en el quinto puesto, mientras que en el box office mundial baja hasta la octava posición. En un año con grandes películas de superhéroes, Deadpool 2 ha mantenido su cuota alternativa de humor y sátira descarnada y ha servido de contrapeso para un público que prefiere un género superheroico más conectado con la irreverencia. En cualquier caso, es siempre encomiable que películas con la calificación R lleguen tan alto en la taquilla global. Eso siempre es el resultado de un buen trabajo creativo y publicitario. De hecho, Deadpool 2 es la quinta película con más recaudación de la historia entre las calificadas R y solo baja unos 40 millones respecto a su predecesora, lo que demuestra el éxito de la propuesta.

Pasamos ahora a un éxito que revela que no todo depende exclusivamente del público juvenil. Se trata de Bohemian Rhapsody. El espectacular homenaje musical a Queen y Freddie Mercury ha sido capaz de convocar al público adulto entorno al recuerdo y admiración que éste mantiene hacia una de las bandas más grandes de la historia de la música. Como era previsible, una gran parte del éxito de taquilla se debe al ámbito internacional, donde la banda británica caló más hondo puesto que, a partir de 1984, perdieron la opción de actuar en directo en Estados Unidos debido a la canción "I Want to Break Free". Eso limitó sus ventas y su apreciación. En la taquilla doméstica se ha quedado a pocos pasos de entrar en el top ten, pero en la mundial ocupa el noveno puesto con unos impresionantes 702 millones para una película cuyo presupuesto final fue de 52.

Cierra el top ten mundial la nueva entrega de la saga Potteriana Fantastic Beasts. The Crimes of Grindelwald consiguió un mejor boca oreja que su predecesora y ha logrado mantenerse entre las 10 primeras a pesar de la fuerte irrupción de Aquaman en el tramo final del ejercicio. El público familiar ha tenido su cuota de aventuras mágicas en un año donde la animación ha cedido ante el auténtico triunfador a la hora de captar al público de diferentes sectores de edad: el cine de superhéroes.

En Estados Unidos, hemos comprobado sutiles diferencias. Por un lado, la nueva película de animación sobre el personaje de El Grinch se ha colocado entre las destacadas porque es un personaje fuertemente conectado con el imaginario infantil estadounidense. El 57% de su taquillaje es doméstico puesto que, fuera del ámbito anglosajón, se sigue viendo como un producto demasiado alejado de los usos y costumbres navideños.

También se cuela, en la taquilla doméstica, el tercer film estrenado por Marvel Studios, Ant-Man and the Wasp. Su carácter más desenfadado y cómico es percibido por algunos sectores de público como prescindible después del impacto emocional que supuso Infinity War. Sin embargo, sus cifras son muy satisfactorias y demuestran el acierto de la propuesta.

El otro caso a destacar es el de Solo: A Star Wars Story. Lucasfilm tuvo muchísimos problemas con este spin-off, incluyendo cambio en la dirección y reparto. Se filtraron demasiadas noticias negativas a lo largo de su producción y eso tuvo un efecto descorazonador entre el público. Se trata del mayor fracaso comercial en la historia de Star Wars. Obviamente, el fracaso de una película de la franquicia sería un exitazo para muchas otras cintas, pero la repercusión de estos films y sus costes de producción y publicidad exigen bastante más que los 392 millones finalmente obtenidos. En Estados Unidos se cuela en el top ten puesto que allí es donde se encuentra el sector fan más hardcore de Star Wars. Es un segmento fortísimo, capaz de salvar los muebles a una producción que resulta renqueante en todos sus aspectos. El fiasco ha supuesto un fuerte aviso para Lucasfilm, que ya ha decidido poner en espera las otras anthology movies que tenía en cartera. Se abre un  proceso de reflexión que determinará el futuro en los próximos años.

Por otra parte, hay que resaltar otros títulos exitosos cuyos resultados han colaborado decisivamente para hacer de 2018 un ejercicio de taquilla histórico a nivel mundial. Este es el caso de la maravilla fandom de Steven Spielberg Ready Player One (582 millones), la fantástica A Star is Born de Bradley Cooper (389 m. para un presupuesto de 36), Hotel Transylvania 3 (527 m.), Mamma Mia! Here We Go Again (393 m.), The Nun (365 m.), Ralph Breaks the Internet (354 m.), A Quiet Place (340 m. sobre un presupuesto de 17), y títulos recientes como Spider-Man: Into the Spider-Verse (224 m.) y Mary Poppins Returns (200 m.), cuya trayectoria comercial aún está lejos de finalizar.

Existe después otro rango de films exitosos que deben tratarse aparte puesto que son auténticos despropósitos que, sin embargo, tienen su público y, en ocasiones como las siguientes, llegan a obtener grandes éxitos como resultado de una combinación de deseos desengrasantes, pasar un buen rato de verano con aire acondicionado y palomitas, o satisfacer deseos morbosos ocultos. Este sería el caso de títulos como The Meg (530 m.), Rampage (428 m.), Fifty Shades Freed (371 m.), Skyscraper (304 m.), u Ocean's 8 (297 m.).

2019 cuenta entre su repertorio de estrenos con una gran cantidad de películas que pueden mantener el atractivo supremo entre la audiencia. La industria del cine se enfrenta al reto de partir de un ejercicio descomunal. Eso puede ser una ventaja o un inconveniente. Yo no haré previsiones y me limitaré a analizar las dinámicas del público para contároslo el año que viene. Un abrazo y feliz año!

No hay comentarios:

Publicar un comentario