29 de enero de 2015

Star Wars. Planetas: Kamino, Kashyyyk, Mustafar y Naboo

Más allá del Borde Exterior se encuentra un espacio abierto e inexplorado cuyos misterios siguen siendo desconocidos para el resto de la galaxia. Uno de los pocos mundos con el que existe un leve contacto es Kamino. Pertenece a un sistema de trece planetas que orbitan alrededor de una estrella decadente. 

El planeta tuvo en el pasado grandes zonas terrestres pero los glaciares del interior continental se derritieron debido a un cambio climático. Prácticamente todo el terreno quedó sumergido bajo las aguas. Los Kaminoanos tuvieron que adaptarse a un medio cambiante y levantaron ciudades sobe pilotes formando grandes colonias que recuerdan la forma de las antiguas poblaciones continentales en las que utilizaban la altura para evacuar el agua de lluvia. Se trata de una raza con un intelecto muy desarrollado y se han distinguido siempre por su habilidad como clonadores.
Pero el gran diluvio les obligó a agudizar aún más su ingenio y a perfeccionar métodos que les ayuden a conseguir recursos para importar las materias primas y tecnologías que les son indispensables para sobrevivir. Perfeccionaron la técnica de clonación y practicaron la cría selectiva para asegurar la pervivencia de su raza. Aunque su carácter es austero y poco materialista, deben vender su producto como única forma de superar las adversidades que el clima les ha otorgado. 
Cuando un caballero Jedi llamado Syfo-Dyas les encargó la creación de un gran ejército clon, los Kaminoanos se lanzaron al mayor proyecto de clonación que la galaxia había conocido. Utilizando como modelo al cazarrecompensas Jango Fett, los espigados seres iniciaron una larga tarea para la cual invirtieron diez años: generar un colosal ejército de clones humanos.
El Primer Ministro de Kamino, Lama Su, siempre fue consciente de las consecuencias globales que provocarían en toda la galaxia pero la política interplanetaria no le interesa. Ellos solo cumplen con lo que se les pide sin importar el desenlace. Su aislamiento es fundamental para el trabajo que realizan.

Regresamos al Borde Exterior para hablar sobre Mustafar. Este pequeño planeta volcánico se encuentra en el sector Jenenma y es lo más opuesto a Kamino. Se trata de un mundo en volatilidad constante. Sus numerosos volcanes han creado un mundo incandescente en el que la lava se reparte por todos lados generando un clima infernal.
Pero no siempre fue así. Antaño Mustafar fue un planeta verde, surcado por frondosos bosques. Durante el apogeo de la República Galáctica, se alojaban allí numerosos templos Jedi y muchos aprendieron los caminos de la Fuerza en sus dominios. Pero los Sith creyeron que podían exterminar ese centro de aprendizaje. Los Sith utilizaron el poder del Lado Oscuro para desplazar la posición de uno de los gigantes gaseosos que rodean a Mustafar. Eso generó un cambio climático radical que forzó la evacuación de los templos Jedi. La acción del núcleo gaseoso de Jestefad cambió las constantes gravitatorias y reactivó el núcleo magmático de Mustafar con lo que los afloramientos de lava empezaron a surcar el planeta.
Desde ese momento, los mustafarianos se dedicaron a aprovechar estos brutales recursos de lava para crear grandes fundiciones que, con el tiempo, serían utilizadas por la Confederación de Sistemas Independientes para fabricar droides de combate durante las Guerras Clon. De hecho, Mustafar fue la última capital de los Separatistas antes de ser destruidos por el sable láser del que fuera un prometedor caballero Jedi y que ahora responde al nombre de Darth Vader, un poderoso Sith.
Tras acabar con el último cuartel general Separatista, Vader vio llegar una nave de transporte. En ella viajaba su esposa Padme Amidala y un invitado no esperado: Obi-Wan Kenobi. Mustafar fue el lugar del enfrentameinto final entre ambos cuyo resultado final determinó las características físicas del Vader que siempre hemos conocido.

Entramos ahora en la región de la Franja Media para hablar de Kashyyyk. El conocido popularmente como “mundo de los wookies” se encuentra en el sector Mytaranor y es un planeta de vegetación exuberante y frondosa. De hecho, se le considera el mundo más selvático de la galaxia puesto que sus árboles (llamados wroshyr) pueden llegar a medir varios kilómetros de altura. El entorno general es de jungla cerrada, surcado por grandes ríos y lagos. Su inclinación axial y la órbita perfectamente circular determina que no tenga estaciones y que el clima sea extraordinariamente cálido. Hay también grandes mares e islas repletas de arrecifes de coral y playas de arena. 
La especie dominante del planeta son los wookies, una especie de peludos humanoides cuyo miembro más conocido es el entrañable Chewbacca. Los wookies han establecido sus comunidades en los árboles wroshyr. Su extraordinaria altura y fuerza les permite sobrevivir en un ecosistema muy agreste plagado por una fauna muy diversa que, especialmente, se concentra en las partes bajas de la jungla. Por ello los wookies siempre han vivido en las partes altas de los árboles, como forma de defensa natural ante otras especies.
A pesar de su apariencia contundente y salvaje, los wookies siempre han tenido una gran vocación pacífica y se han integrado en las grandes instituciones de la República Galáctica. Con el auge del Imperio, se les consideró enemigos del régimen y la mayor parte de ellos fueron confinados en Kashyyyk bajo vigilancia. El objetivo de los mandos imperiales era asegurar que una raza de la competencia, habilidad y fuerza de los wookies no se uniera en masa a la Alianza Rebelde. Con el advenimiento de la Nueva República, los wookies volvieron a los centros de poder.

Concluimos este recorrido con uno de los planetas más bellos de la galaxia: Naboo. Se encuentra en la Franja Media, dentro del sector Chommell. Se trata de un planeta en el que dos civilizaciones conviven de forma simbiótica. Por un lado, tenemos a los humanos que habitan la superficie, conocidos como los naboo. Tiene su capital en la ciudad de Theed. Por otra parte, tenemos a unos seres amfibios conocidos como los gungan. Los gungan habitan en el núcleo acuático del planeta y su capital recibe el nombre de Otoh Gunga.
Naboo es un planeta de estructura curiosa y única. Su núcleo es poroso y acuático. No tiene un centro magmático ni una corteza o manto pétreo. Los continentes de la superficie son piezas de tierra en suspensión. En el núcleo acuático viven toda clase de depredadores a cual más mortífero. Los gungan y los naboo llevan tiempo distanciados pero los acontecimientos relacionados con el bloqueo comercial al cual son sometidos por la Federación del Comercio, determinará que vuelvan a unirse para hacer frente a una invasión droide que pretende generar una gran crisis en la Antigua República.
Los naboo forman una sociedad pacifista, dialogante y amante de la cultura y las artes. Su compromiso con la Democracia es intrínseco a su historia y se articulan entorno a un sistema monárquico de elección democrática donde el máximo periodo de gobierno del Rey o Reina se limita a ocho años. Durante el reinado de Padme Naberrie Amidala, el planeta tuvo que afrontar su desafío más importante. Superada esa amenaza, Padme concluyó su mandato y posteriormente fue elegida para representar a Naboo ante el Senado Galáctico. 
El compromiso democrático de Naboo con la República es incuestionable aunque el que fuera su senador y posterior Canciller Supremo, Palpatine, tenía unos planes muy diferentes a los que consagra su pueblo.

Star Wars. Manual de Supervivencia es un proyecto de LASDAOALPLAY? y El Cine de Hollywood

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada