8 de febrero de 2016

Superbowl TV Spot de Batman v Superman: conoce Metropolis y Gotham


Los espacios para anuncios en la Superbowl son los más codiciados del año gracias a la enorme audiencia potencial que aseguran. Las grandes majors también hacen un buen uso de los mismos y, en ocasiones, buscan fórmulas diferentes para presentar unos avances que deben tener una duración máxima de cuarenta segundos. La limitación de tiempo obliga a innovar y quizá este año hemos visto algo especialmente interesante. Warner Brothers y Turkish Airlines son socios comerciales y se han aliado para presentar unos spots que permiten promocionar la imagen de marca de la aerolínea y el título más potente del estudio en el futuro más próximo: Batman v Superman Dawn of Justice. 

La propuesta nos coloca en el DC Extended Universe (DCEU) mientras Lex Luthor (Jesse Eisenberg) y Bruce Wayne (Ben Affleck) nos invitan a visitar las ciudades de Metropolis y Gotham. La voz en off nos pone en antecedentes sobre el contexto de ambas y las imágenes hacen llegar un background de información que genera expectativa hacia la película. Una fantástica idea, excepcionalmente realizada.




6 de febrero de 2016

Desde Hollywood: entrevista a Lauren Cohan (The Walking Dead)


Además del valor inherente que representa formar parte de The Walking Dead, la serie también favorece una mayor visibilidad para aquellos intérpretes que, en su carrera previa, no habían gozado de buenas oportunidades. Uno de los casos más relevantes es el de Lauren Cohan (New Jersey, 1982). En el papel de Maggie Greene, ha logrado empatizar con la audiencia gracias a su carácter decidido e impetuoso. Ha asumido un rol femenino fuerte en el que la relación sentimental que mantiene con Glenn Rhee (Steven Yeun) configura sólo una parte de su registro. 

Cohan ha aprovechado el tirón mediático para reactivar su carrera más allá de la popular serie. Tras participar en el drama Reach Me (2014), presenta ahora su primer film protagónico: The Boy. Estamos ante una cinta de terror sobrenatural, de producción independiente, en la que Lauren comparte cartel con Rupert Evans. 

Próximamente la veremos en Batman v Superman: Dawn of Justice (dará vida a Martha Wayne en un flashback) y en All Eyez on Me, biopic sobre la figura del rapero Tupac Shakur, donde también ha coincidido con Danai Gurira (Michonne en The Walking Dead).

Mi colega y amigo Nestor Bentancor, referente hispano en cuanto a información hollywoodiense, ha entrevistado a Lauren Cohan en el marco de la promoción de The Boy. Os dejo con ella y aprovecho para recordaros que podéis encontrar más información en la web y en el canal Youtube de DH Movie News.





5 de febrero de 2016

Deadpool: orígenes y desarrollo. Por Xavi López



¿Quién es Wade Wilson?

“Una combinación de Punisher, el Universo de los X-Men y X-Force, y los dibujos animados de la Warner Bros."

Más o menos así venía a definir Fabián Nicieza a Deadpool.


Wade Wilson, Wade Winston Wilson. Wade K. Wilson, Mithras, Jack, etcétera. Todos ellos muchos nombres para designar a un solo hombre, un solo ser: DEADPOOL (Masacre en español), el MERCENARIO BOCAZAS (The Merc With a Mouth en el original). 

Creado por Fabián Nicieza y Rob Liefeld, hace su primera aparición en The New Mutants (The New Mutants nº 98 – Febrero de 1991). El personaje fue ideado como parodia/homenaje del letal Deathstroke (Slade Wilson) de DC Comics. Más adelante y como nota curiosa, el propio DEADPOOL sería objeto de parodia/homenaje en la figura del 3er. Ravager (Wade DeFarge) y con su diseño por el personaje de Spider. El nombre fue tomado directamente del quinto film de la saga de Dirty Harry, The Dead Pool (1988). Si bien es cierto que las anteriores influencias son cruciales para la creación del personaje, el propio Nicieza no deja indiferente a nadie al rematar su creación con la siguiente frase: “un imbécil, comparado con el héroe típico”. A eso añade una sentencia taxativa: “no querrías que tu hija se casara con él”.

The New Mutants 98 – Dominó, Gideon y Masacre… ¡Ha nacido una estrella!

Creado además como villano para la colección The New Mutants/X-Force y por extensión al personaje de Cable, con el cual ha compartido más de un cruce y aventura, originalmente tenía un carácter mucho más serio y retorcido sin ninguno de los rasgos que actualmente le caracterizan. No obstante, tras el éxito de dos mini-series que exploraban su relación con otros personajes del Universo Marvel (Deadpool: Circle Chase y Deadpool vol. 2), se decidió apostar por una vertiente más cómica que se puso en liza con el inicio de la serie regular, guionizada por Joe Kelly y Ed McGuinness. La evolución del personaje, desde que fue concebido hasta la actualidad, ha sido una constante fuente de crecimiento, así como los recursos cómicos que se han empleado para ello. Desde el punto de partida hasta su vuelo en solitario, la personalidad de nuestro mercenario favorito ha ido progresando y ganándose el favor del público. 

Wade Winston Wilson, de origen canadiense – o eso dice él – es hijo de un general del ejército. Tras pasar por la milicia y descubrir su especial facilidad para acabar con vidas humanas, decidió convertirse en mercenario. Tras conocer a Vanessa Carlysle (la futura Copycat), de la que se enamoró, descubrió que padecía un cáncer muy agresivo y de carácter terminal. Después de abandonar a la desconsolada chica, fue reclutado por el Programa Arma-X (el mismo que creó a Arma X, más conocido como Lobezno) para que trataran de curarle de dicha enfermedad. En el Programa, tras numerosas operaciones de dudosa ética y moralidad, llevadas a cabo por el Dr. Killebrew, y diversas torturas perpetradas por su asistente, llamado Francis, le inyectaron una dosis del factor curativo mutante de Lobezno. Dicho factor curativo, aún siendo muy potente, pretendía curarle el cáncer agresivo que estaba acabando con su vida pero ocurrió algo no previsto. El factor curativo y el cáncer, al entrar en contacto, se anularon mutuamente causando que el primero vaya eliminando sistemáticamente la enfermedad. El cáncer, en el cuerpo de Deadpool, mata todas sus células mientras que el factor curativo lo evita, aunque no impide que las células muertas o en descomposición revivan. El mismo hecho es aplicable a Lobezno puesto que el factor curativo de éste le permite seguir viviendo sin sufrir envenenamiento por el adamantium de sus huesos. Al ser un cuerpo extraño, el organismo lo rechaza constantemente. Lo mismo ocurre con el cáncer que asola el cuerpo de Wade. 

El “rostro” de Wade y una nada velada referencia a Iñigo Montoya.

2 de febrero de 2016

La Gran Apuesta (The Big Short, 2015). Por Juan Pais



Siempre que se produce algún tipo de crisis, analistas e historiadores estudian sus orígenes con el propósito de evitar que vuelva a suceder. Sin embargo, eso rara vez funciona. El hombre tropieza una y otra vez con las mismas piedras, solidificadas a partir de duros minerales como, en el caso de las crisis económicas, la codicia. 

La crisis económica originada en 2007, cuyas consecuencias aún padecemos, es abordada en La Gran Apuesta, película dirigida por Adam McKay. El film no es sólo una crónica semidocumental de la actividad bursátil en las vísperas del estallido de dicha crisis sino también un análisis lúcido – y de descorazonadoras conclusiones - de las psicologías de diferentes inversionistas y gestores que viéndola venir no sólo no advirtieron de su inminencia y gravedad, sino que aprovecharon para sacar partido. Estamos hablando, en definitiva, de buitres sobre el moribundo capitalismo reciente.

La Gran Apuesta arranca en los años 80 cuando se decide ofrecer al mercado bursátil productos más atractivos que los bonos de la época. Es el prólogo de lo que sucedió a continuación. Ya en el presente siglo, el personaje al que interpreta Christian Bale, un médico metido a gestor de fondos y aquejado de un tipo de autismo conocido como síndrome de Asperger, descubre el alarmante estado del mercado inmobiliario. De ese descubrimiento se aprovecha el personaje de Ryan Gosling - un tiburón al estilo del oliverstoniano Gordon Gekko -, el inversor interpretado por Steve Carell y dos jóvenes inversores que son asesorados por un banquero retirado, Brad Pitt. Como se puede ver, los actores son todos muy conocidos y valorados y brillan a gran altura en la película, en la que también vemos cameos de estrellas como Margot Robbie o Selena Gómez, que añaden momentos de distensión, ya que el humor está muy presente. Adam McKay rueda La Gran Apuesta con pulso firme. Es una película entretenida y ágil, una de las mejores que se han realizado sobre el tema de la crisis, y superior, por ejemplo, a la excesiva El Lobo de Wall Street y al romo documental Inside Job. McKay, curtido en comedias, le da un tono sarcástico a La Gran Apuesta, que la convierte en producto finalmente agridulce, algo muy adecuado. Resulta cómico ver a estos personajes, un tanto frikis y outsiders, jugando a las finanzas como si lo hicieran al Monopoly, aunque no estuvieran jugando con fichas sino con seres humanos.

Se ha criticado mucho el constante uso de términos financieros. En principio puede parecer un error porque es fácil para el público desconectar de la película abrumado por tanto tecnicismo. Sin embargo, eso es en gran medida necesario para mostrar como los ejecutivos se escondían tras palabras como swaps, cdos etcétera, para hacer ininteligibles e inaccesibles sus manejos a los clientes; además, los árboles de la jerga financiera no evitan que se vea el bosque de La Gran Apuesta, una fábula moral en la que habitan zorros y buitres y que finaliza con una perversa moraleja: si robas sales indemne, los perjudicados son los robados y estafados. Así ha sido la historia del capitalismo reciente. Y seguramente se volverá a repetir.