12 de agosto de 2017

Déjame Salir (Get Out, 2017)



Un artículo de Mike Sanz.
Es el momento de que Chris, un joven fotógrafo afroamericano, conozca a los padres de su novia, una familia de blancos acomodados que viven en una casa gigantesca en medio del campo. Mientras intenta superar esta dura prueba para su relación, Chris se va dando cuenta de que el extraño comportamiento del servicio de la casa, de los padres de su novia y de los invitados blancos esconde un secreto terrorífico.

Déjame Salir es la primera película que escribe y dirige el neoyorkino Jordan Peele, que ganó reconocimiento a raíz del programa de televisión Key & Peele (2012-2015), que escribió y protagonizó junto a su amigo, Keegan-Michael Key. Aunque apenas se conoce en nuestro país, donde lo emitió Comedy Central, Key & Peele fue un programa de sketches que se dedicó a retratar la era Obama, de modo que los autores exploraron su condición de estadounidenses bi-raciales y hablaron, en clave de humor, de temas que abarcan desde el racismo institucional hasta el fenómeno de masas de Juego de Tronos. Para poner punto y final a esta hazaña, ambos protagonizaron Keanu (2016), la película en la que un par de primos de clase media se enfrenta al submundo criminal de Los Ángeles.


Mientras que Key se ha centrado en la interpretación, Peele ha dado el salto a la dirección con Déjame Salir, una modesta película independiente que se ha convertido en uno de los fenómenos de la primera mitad de 2017. Con un presupuesto de apenas cinco millones de dólares, un grupo reducido de actores y escenarios limitados, Peele construye una versión tenebrosa de Adivina Quién Viene Esta Noche (Guess Who's Coming to Dinner, 1967) que supone una renovación de las convenciones del género del terror en la línea de lo que ofreció La Cabaña en el Bosque (Cabin in the Woods, 2012). Así, el pobre Chris se ve envuelto en una trama de suspense que recuerda a la tensión de Posesión infernal (The Evil Dead, 1981) o Misery (1990) en la que se ofrecen interesantes reflexiones veladas acerca del racismo institucional y de la discriminación y prejuicios a los que se enfrentan los afroamericanos. El resultado es una película aterradora a varios niveles, una mezcla refrescante y provocadora que ha conquistado al público y a la crítica por igual.

La puesta en escena es sencilla y efectiva, Peele demuestra un manejo inteligente del ritmo, del suspense y de la selección musical, además de que aprovecha al máximo el pequeño grupo de actores, entre los que destaca la “familia” principal: Daniel Kaluuya (Sicario), Allison Williams (Girls), Bradley Whitford (La Cabaña en el Bosque) y Catherine Keener (Show Me a Hero). 


El triunfo cinematográfico de Peele y su talento no han pasado desapercibidos y son varios los estudios que le han ofrecido dirigir proyectos de cientos de millones de dólares, entre ellos alguna que otra película de superhéroes. El cineasta se ha negado en rotundo y, mientras piensa en su próxima película, ha anunciado que se ha aliado con JJ Abrams y la HBO para escribir la adaptación de Lovecraft Country, la reciente novela de Matt Ruff que cuenta el viaje de un joven afroamericano que parte en busca de su padre en los años cincuenta y se enfrenta a los horrores del escritor de Providence así como a la segregación racial. Desde luego, los espectadores estaremos bien atentos a los próximos proyectos de Jordan Peele, artífice de la interesantísima Déjame Salir. 

29 de julio de 2017

Bond 25... ¿Qué sabemos realmente?


El pasado día 24 de julio, Eon Productions emitió un comunicado en que se oficializaba la fecha de estreno en Estados Unidos del nuevo film de la saga 007. El proyecto, ya bajo el nombre provisional de Bond 25, llegará el 8 de noviembre de 2019 a las pantallas americanas. Como es tradicional, en el Reino Unido y en otros países europeos verá la luz un poco antes. Los responsables del guión son los habituales Neal Purvis y Robert Wade, una pareja de libretistas que llevan casi veinte años vinculados a la franquicia puesto que iniciaron su andadura con El Mundo Nunca es Suficiente (The World is Not Enough, 1999). A lo largo de este tiempo, han participado en los guiones de seis películas Bond aunque en los últimos años habían perdido algo de peso específico tras la entrada de Paul Haggis (Casino Royale, Quantum of Solace) y John Logan (Skyfall, Spectre). El rodaje de Bond 25 empezará a finales de 2018.

Esta es la única información oficial y firme tras casi dos años de constantes especulaciones y rumores que, por ahora, no han hallado corroboración. La razón por la que Barbara Broccoli y Michael G. Wilson han decidido anunciar la fecha de estreno cumple dos propósitos: calma a los fans ante noticias que auguraban un parón más prolongado y postula el film en el aparador hollywoodiense. Tras la finalización del contrato de distribución entre Eon / MGM y Sony Pictures, se busca nueva major y poner fecha de estreno incita a acelerar las negociaciones para asegurar nuevo partner. Al parecer, Warner Brothers es la que estaría más cerca de la meta.

Los scoops continúan y, tras el anuncio oficial, los medios vuelven a la carga con más fuerza tratando de alargar el culebrón sobre la continuidad o no de Daniel Craig. Al final del artículo que escribí sobre Spectre, explicitaba como idónea la presencia de Craig en una película más. Sigo suscribiendo esta aseveración. En cualquier caso, nos espera un año de rumorología constante y nuevos comunicados oficiales.

19 de julio de 2017

La Guerra del Planeta de los Simios (War for the Planet of the Apes, 2017)


Tras el estreno de La Guerra del Planeta de los Simios (War for the Planet of the Apes, 2017) ya se puede afirmar con rotundidad que se trata de la mejor trilogía reboot realizada hasta la fecha. El conjunto de las tres películas constituye una obra sólida, profunda, impactante y espectacular. Se agotan los calificativos a la hora de agradecer todo lo bueno que ha aportado esta trilogía al género de ciencia ficción moderno. 

Visto ahora, resulta curioso que, en 2010, el reinicio no fuera bien recibido por la crítica especializada. El rodaje de El Origen del Planeta de los Simios (Rise of the Planet of the Apes, 2011) transcurrió paralelo a la publicación de una serie de artículos que calificaban el proyecto como innecesario e intrascendente. No obstante, todos esos especialistas escépticos tuvieron que retractarse cuando se estrenó el primer filme. 20th Century Fox había dado instrucciones precisas para que las películas de esta saga se construyeran a partir de guiones bien trabajados. Además, entregó las riendas creativas a profesionales que sentían aprecio por el legado de la cinta original y querían rendirle homenaje a través de la realización de películas sólidas, bien interpretadas y dotadas de grandes efectos digitales. 

El Origen sentó las bases, pero El Amanecer del Planeta de los Simios (Dawn of the Planet of the Apes, 2014) elevó aún más el nivel de calidad. La llegada de Matt Reeves a la franquicia dotó a la película de un naturalismo agreste que hacía un uso preciosista de los escenarios naturales para crear un entorno en que la tensión dramática nos situara ante el caos de una civilización y el origen de otra.


La conclusión de esta trilogía, de nuevo dirigida por Matt Reeves (responsable de títulos como Monstruoso o Déjame Entrar), acrecienta los elementos positivos precedentes y además insufla corazón y alma a la trama.

En esta tercera entrega, César (Andy Serkis), líder supremo de los simios, se ve obligado a volver a combatir cuando su familia sufre la ira atroz de un coronel interpretado brillantemente por Woody Harrelson. El Coronel ve venir el final de la humanidad y está dispuesto a aniquilar a todos los simios que le sea posible para asegurar la posición de los humanos como especie dominante del planeta. El conflicto que surgirá removerá las conciencias de todos los implicados y tendremos oportunidad de conocer las motivaciones de unos y otros mientras el mundo avanza inexorablemente hacia el cambio.

17 de julio de 2017

Girona y Juego de Tronos: "The Winds of Winter"


Llegamos a la conclusión de esta serie de artículos sobre las localizaciones de Juego de Tronos en Girona. Hemos hablado profusamente sobre los enclaves que representaron Braavos y Desembarco del Rey. Sin embargo, existe una tercera ciudad que encontró cabida en el rodaje gerundense.  

Justo en el último capítulo de la sexta temporada, Samwell Tarly (John Bradley) y Gilly (Hannah Murray) llegan a la ciudad meridional de Antigua (Oldtown). Sam va a estudiar en la Ciudadela para convertirse en maestre y prestar servicios en el Castillo Negro. No obstante, deberá invertir varios años y asegurar el bienestar de Gilly y su hijo durante ese tiempo.

Cuando llegan a las cercanías de Antigua observan como, desde la torre de la Ciudadela, se han liberado cientos de cuervos blancos para que extiendan la noticia de la llegada del invierno a todo Poniente. Ya en el gran templo del conocimiento, Sam se dirige hacia el engreído maestre que guarda el acceso. Tras comunicar que el Castillo Negro ha quedado sin maestre después de la muerte de Aemon Targaryen (Peter Vaughan), Sam queda bajo la potestad del archimaestre. Mientras espera a la suprema autoridad, puede visitar la descomunal biblioteca aunque Gilly y su bebé deberán permanecer fuera de esas paredes.


La nave central de la Abadia Monestir de Sant Pere de Galligants fue el lugar escogido para rodar la secuencia interior. Esta abadía benedictina es una joya románica del siglo XII. El ábside central, iluminado de forma tenue, sirvió a la producción para situar la mesa del maestre y el conjunto dio enjundia a una escena que se complementó con la recreación digital de la gran biblioteca. 

Sant Pere de Galligants es la sede, en Girona, del Museu d'Arqueologia de Catalunya y está considerada bien cultural de interés nacional por la Generalitat. Se encuentra en la parte norte del Barri Vell, al otro lado de la Plaça dels Jurats.