20 de junio de 2013

La génesis de Cadena Perpetua (The Shawshank Redemption): la visión de Frank Darabont


"Sit there and listen. This is not a place for idle viewing, this is a place of worship."

Con semejante declaración de intenciones, queda clara la condición de cinéfilo de Frank Darabont. Sin embargo, nada hacía presagiar un destino vinculado a la "factoría de los sueños". Sus padres eran activistas libertarios húngaros que huyeron de su país tras la revolución de 1956. Él nació, tres años después, en un campo de refugiados en Montbeliard (Francia). Posteriormente, la familia emigró a Estados Unidos donde, tras una breve estancia en Chicago, decidieron establecerse definitivamente en Los Angeles.

Para que el pequeño Frank pudiera familiarizarse más con el idioma, su hermano mayor le llevaba una y otra vez al World Theatre, uno de esos palacios del séptimo arte que inundaron Hollywood Boulevard hasta la década de los setenta. Allí, en la oscuridad de la sala, Darabont se convirtió en un auténtico cinéfago porque asistía a proyecciones de toda clase de géneros. Desde reposiciones de los clásicos de terror de la Universal hasta superproducciones de David Lean. También la incipiente sci-fi de los sesenta, los clásicos del western, y los legendarios musicales de la Metro, por poner sólo algunos ejemplos de todo lo que llegó a consumir. Hay un caso muy ilustrativo acerca de su voracidad visionadora: llegó a ver hasta doce veces The Omega Man (1971), un auténtico referente en la historia de la ciencia-ficción cinematográfica, cuyo  remake protagonizó Will Smith bajo el nombre I Am Legend (2007).

Esa pasión insaciable por el séptimo arte se vio complementada por el seguimiento a una serie de escritores pertenecientes a épocas muy diversas: Charles Dickens, Edgar Allan Poe, Mark Twain, Raymond Chandler, Ray Bradbury, Richard Matheson, Harlan Ellison... a los que se añadió, a mediados de los 70, un prometedor autor del remoto estado de Maine llamado Stephen King...


Darabont estaba adscrito a un servicio de intercambio de libros por correo que permitía recibir obras de forma periódica, leerlas, y devolverlas. También había la posibilidad de comprar dichas novelas pero un joven estudiante, con pocos recursos, siempre solía retornarlos incluso sin llegar a leerlos. Esto le ocurrió en varias ocasiones hasta que un día recibió un ejemplar de El Resplandor (The Shining). La portada ya captó su atención y decidió darle una ojeada. Uno de los primeros párrafos que leyó fue uno en que se describía como el jovencito Danny descubría el cadáver de una mujer en la bañera. Darabont que, por aquel entonces era un estudiante de secundaria, quedó irremisiblemente atraído por la novela y, aunque no tenía dinero para comprarla, decidió alargar todo lo posible el préstamo y devoró el libro con fruición.

Tras esta experiencia de conexión total con el material, decidió hacerse con otras novelas del autor y así fue como leyó con prontitud Carrie y Salem's Lot. Con el paso de los años, se convirtió en un fan incondicional del escritor de Maine y leía todas sus obras, incluso las menores o los relatos cortos. Así fue como descubrió The Woman in the Room, un relato breve que le inspiró para realizar un cortometraje que atrajo la atención del propio King (tal como vimos en un artículo anterior).

Y así fue como, rebuscando entre la inmensa obra literaria de Stephen King, descubrió otro relato corto cuyo título era Rita Hayworth and the Shawshank Redemption. En este intenso libreto que se centra en la amistad de dos reclusos, forjada durante décadas en una penitenciaría de Maine, Darabont encontró una historia con la que conectó a un nivel emocional sin precedentes. Y empezó a pensar en la idea, por entonces imposible, de adaptarla en formato de largometraje.


Su sueño se hizo finalmente realidad por la inmensa suerte que tuvo al llamar la atención de King y poder establecer un contacto con él que se prolongó durante varios años hasta que finalmente llegaron a conocerse. La enorme generosidad que distingue al autor es lo que le garantizó los derechos de adaptación porque, en el fondo, lo que quiere el escritor superventas es devolver a la sociedad algo (mucho o poco) de lo que él ha disfrutado. Y su amparo a nuevos escritores y cineastas se encuadra en esta premisa.

El agradecimiento que Darabont transmite a su mentor es algo que siempre hace constar en las entrevistas que concede. Considera que nunca podrá retribuirle por la amabilidad y generosidad recibida aunque se conforma con la satisfacción que el escritor sintió al ver proyectada la película. Saber que Stephen King bendecía el film y afirmaba que había captado plenamente el espíritu del relato original, fue algo muy importante para el director. Al fin y al cabo, esta fue la forma de retribuirle: realizar una película que a King le entusiasmó sobre un material que Darabont amaba.

De alguna manera, autor y guionista estaban destinados a encontrarse. Y un relato en que el póster de Rita Hayworth ocultaba los deseos de libertad que nunca se apagan, fue la clave para conseguirlo.

5 comentarios:

  1. ¡Qué bien sabes captar la esencia de Stephen King a través de Frank Darabont, Néstor! No todo el mundo sabe hacerlo y suelen catalogar al escritor de cada manera...totalmente injusta y desproporcionada a lo que realmente transmite en sí. Para sus admiradores es muy gratificante ver que en tu blog se le hace la mención justa y merecida, siempre fiel a la verdad, con rigor y siempre contrastando la información que tienes... construyes con cada artículo una nueva forma de llegar al mundo del cine de una manera totalmente rigurosa y fidedigna, donde sabes que vas a encontrar información de primera mano y de calidad indiscutible.

    Ya Darabont me ha encantado con su adaptación de los "Walking Dead" y saber gracias a ti que siempre ha sido un fiel seguidor de King, escritor que me apasiona... ¡tengo el cóctel perfecto!

    No me extraña que se sientiera atraído por "El Resplandor", creo que es una de las mejores obras de King (la cual queda un poco floja en su versión cinematográfica, según mi opinión claro). Es un libro que, aparte de los momentos de miedo que te hace pasar, habla de las relaciones humanas de sus protagonistas y de la diatriba interna que siempre suele atormentar a sus protagonistas principales, con los que hasta llegas a sentirte identificado en algún punto medio de las novelas. King siempre lo consigue: que el lector se identifique con lo que le sucede al protagonista de turno porque, en definitiva, a todos nos puede pasar...y de lo difícil que es salirse airoso de la situación en la que acaba desembocando todo y de lo fácil que es juzgar libremente a los demás cuando son ellos los que tienen el problema y no nosotros. King siempre apela a la gran fuerza de voluntad de sus protagonistas, al enorme esfuerzo que deben hacer para intentar salvar a los que tienen al lado aunque eso suponga su propia muerte. Esa capacidad de sacrificio personal de sus personajes es la que atrapa desde un principio a sus lectores y es lo que, normalmente, suele no gustar a aquellas personas a las que no les gustan sus novelas. Porque, para adentrarnos en ese mundo tan personal del protagonista, para poder entender qué siente y qué le ha llevado a esa situación, hay que realizar debidamente un viaje muy largo hacia ese mundo interior, ponernos en contacto con su psique y su alma y, a partir de ahí, empezar a "leer" al personaje desde dentro. Y claro, para todo ello hacen falta muchas páginas de la novela si se quiere hacer de la manera clara, ordenada y lógica como lo hace siempre King. Y es esta profundización de los pensamientos, dudas, temores, deseos...del protagonista la que suele no gustar por su larga extensión a veces. Por eso me han gustado tanto estos dos artículos que has hecho sobre este magnífico escritor de Maine Néstor, porque he visto en ellos un respeto hacia su obra totalmente identificada al respeto y a la admiración que siempre sentimos sus lectores.

    ResponderEliminar
  2. Para una fan de King y de Darabont, resulta muy gratificante Néstor conocer cómo se llegan a forjar estas cooperaciones dentro del mundo del celuloide y literario, qué ha suscitado esta colaboracion, con qué visión se ha pretendido plasmar lo que han sentido para llevar a cabo esta unión de ideas y poder compartirlo con sus millones de fans...

    "Cadena Perpetua" es uno de los libros de Stephen King (y tiene varios así, quien piense que solo se dedica al terror está muy equivocado) que te llegan al alma y te hacen conectar de inmediato con los protagonistas, por los que llegas a sentir empatía y tristeza. Porque King siempre tiene muy en cuenta los sentimientos de sus personajes, que no dejan de ser la causa siempre de que acaben protagonizando las historias tremendas y desesperantes que viven en sus obras.

    No sabía que "I Am Legend" fuera un remake... ¡con lo que me gustó la de Will Smith estoy obligada a ver la original! ¡¡Gracias por enseñar tantas cosas que conoces del mundo del cine Néstor!!

    Sin tu blog no creo que me hubiera llegado a enterar nunca de esta colaboración entre ellos dos, es genial aprender tantas cosas tan bien contrastadas y de una forma tan amena!!!

    Una vez más, ¡genial Néstor, has sabido plasmar a King como se merece a través de su colaboración con Darabont!

    ResponderEliminar
  3. Estupenda y documentada entrada, aunque no soy muy fan de King, si lo soy de Cadena perpetua, aunque me gusta más el nombre en inglés "The Shawshank Redemption" una pena que darabont no hiciese practicamente nada más destacado despuès de esta maravilla. Intentó de nuevo la fórmula con La milla verde...but...

    Saludos
    Roy

    ResponderEliminar
  4. Eva, muchísimas gracias una vez más. Qué extraordinario, en especial, el primero de tus comentarios. Como conoces a King y como interpretas el sentido de su creación literaria.
    Muchas gracias una vez más!!!

    Roy, gracias también por tus palabras! A mí me gustó mucho también "La Milla Verde". Creo que mostraba una historia humana de gran calado, con momentos bastante desgarradores.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  5. Estimado Néstor, ya está abierta la inscripción para la 2da edición de la Maratón de Cine Film Focus. La misma se desarrollará del sábado 20 de julio al 4 de agosto y tendrá la misma dinámica que el año pasado. El cierre de inscripción es el Domingo 30 de junio. Para sabes más te dejo el link de la maratón (filmfocus-la.blogspot.com.ar/p/blog-page.html)
    Saludos y buen fin de semana.

    Sebastián

    ResponderEliminar