21 de junio de 2012

Invocando a un vengador


Tras la destrucción del poblado minero en el que vive, la joven Megan Wheeler (Sidney Penny) se encomienda a Dios y le pide ayuda ante el acoso constante que sufren a manos de los hombres del terrateniente Coy LaHood (Richard Dysart). Asistimos, pues, a una invocación clara y diáfana que, canalizada a través de la inquietante partitura musical de Lennie Niehaus, nos emplaza hacia un escenario montañoso del que surge un misterioso jinete, una especie de "ángel vengador". Respondiendo a la llamada, cabalgará decidido en ayuda de una pequeña comunidad de buscadores de oro al mismo tiempo que zanjará unas deudas de su propio pasado.



El Jinete Pálido (Pale Rider, 1985) es uno de los mejores westerns de Clint Eastwood y también destaca por ser uno de los más inquietantes y sugerentes de la historia del cine. Su enorme fuerza de atracción se mantiene inalterable al paso del tiempo y sigue teniendo una atracción casi sobrenatural, parecida a la que ejerce el misterioso personaje del "Predicador".

Eastwood controló la gestación de la película desde sus inicios y suya fue la idea inicial de revisitar uno de los westerns más interesantes jamás realizados: Raíces Profundas (Shane, 1953). Contactó para ello con los guionistas Michael Butler y Dennis Shryack, con quienes ya había trabajado en Ruta Suicida (The Gauntlet, 1977), para que crearan un argumento basado en Shane pero que se centrara especialmente en el aspecto sobrenatural del protagonista. Las indicaciones fueron claras y los guionistas poblaron el script de referencias bíblicas que hallan su mayor representación en la escena de la invocación. Como si estuviera imbuido por el carácter del "Predicador", Eastwood creó un film turbador e inquietante, que sugiere más que explica, y que concluye sin resolver la auténtica identidad del protagonista. 

La idea de localizar en un entorno montañoso (varios escenarios del estado de Idaho) le otorga al film un aura especial, lo cual le permitió a Eastwood manifestar, de una forma más clara, su personalidad como director. Con esta película, empieza a alejarse del estilo de su maestro, Don Siegel, para empezar a mostrar un sello de clasicismo autoral que llegó a la cumbre con la visión crepuscular que caracterizó a su último western: Sin Perdón (Unforgiven, 1992)

En este sentido, si comparamos El Jinete Pálido con El Fuera de la Ley (The Outlaw Josey Wales, 1976), vemos claramente que la violencia es ahora más contenida y que consigue sacarle más partido a la mínima expresión, sin necesidad de mayores alardes. Su rostro curtido y su figura icónica le permiten definir una expresividad muy personal que el público recibe de una forma muy directa. Gracias a su presencia y a sus miradas, la audiencia siempre percibe que hay mucho más de lo que muestra, reforzando el aura sobrenatural que caracteriza al "Predicador".


La película está llena de set pieces inolvidables. pero yo me quedo con toda la secuencia final del duelo entre el protagonista y el grupo del Comisario Stockburn (interpretado por John Russell, un actor clásico de westerns a quien Eastwood concedió la opción de realizar uno de sus últimos papeles en cine). Resulta sensacional la planificación visual de la escena y, en el aspecto dramático, Eastwood nos reserva la sorpresa inquietante final. Es aquella en que Stockburn le reconoce y grita desesperadamente: "You !!!"
Stockburn habría acabado con él en el pasado acribillándole el torso (en un momento de la película vemos que el Predicador tiene marcas de salida a lo largo de toda su espalda) pero éste habría vuelto del más allá para tomar cumplida venganza del cruel mercenario aplicándole el mismo castigo. Todo es sugerido, nunca se explica, y ello convierte a El Jinete Pálido en una película que trasciende el western tradicional para dejar una profunda huella en una década en que el género estaba más que acabado.

Eastwood no es un hombre religioso pero resulta encomiable como utiliza el aspecto trascendental para sus propios fines dramáticos, siendo muy consciente que eso le podía dar la dimensión épica que necesitaba para construir una buena historia. El grito final del jovencito Brandon De Wilde en Shane es sustituido aquí por el "We all love you Preacher, I love you, Thank You", a cargo de Megan. La razón se impone a los sentimientos pasionales en esta conclusión puesto que el misterioso jinete acaba desapareciendo en la espesura mientras que la colonia aurífera podrá ahora florecer tras haber barrido del mapa a LaHood y su gente.

24 comentarios:

  1. El mismo tema empleado en "High Plains Drifter" ("Infierno de Cobardes"). Pero aqui es una explotación minera con trabajadores desamparados.

    John Russell. Si me acuerdo de la cara que pone. Que lástima que no explicaran su relación.

    ResponderEliminar
  2. Es de lamentar el escaso partido que el cine le ha sacado a Sydney Penny..

    ResponderEliminar
  3. Excelente post sobre una excelente película que tuve ocasión de ver en el cine y que, con intención o sin ella, nunca me pierdo cada vez que la echan en televisión. Me engancha. Me crea adicción.

    La introducción, la invocación, es una pequeña obra maestra en sí misma. La música… La imagen de Clint Eastwood cabalgando. Fantástico. Sobresalientes los personajes del propio Eastwood, de Richard Dysart como el terrateniente, y de John Russell como el "comisario" cazarrecompensas. El de Michael Moriarty, el minero medio tonto amigo de Eastwood, podría haber sido mejor, y el de Carrie Snodgress, la mujer de hecho y no de derecho del minero, es el flanco débil del film, una señora molesta que no me despierta el menor atractivo y que, por consiguiente, me cuesta creer que pueda provocar atracción en el predicador.

    El duelo final es épico. ¿Y la escena en que Eastwood se presenta en medio de la discusión familiar, a la hora de comer o cenar, y se quedan todos sin habla al ver que es un predicador? Una pasada. Estamos ante un peliculón. Le doy un 9/10 pese a que, en general, me aburren los westerns.

    Como Néstor habrá anticipado, no puedo concluir este comentario sin hablar de Sydney Penny. Lo describiré de la forma más breve y precisa posible: esta actriz, en esta película, es una de las chicas más sexys que he visto en mi vida. Te recreas simplemente contemplándola. Es algo más artístico que sexual. Os regalo a la madre y me quedo con la hija. Me importa un pepino lo que digan las feministas…

    ResponderEliminar
  4. Gracias a todos por vuestros comentarios y un saludo en especial a Octopus por su también excelente aportación.

    Que razón tienes con lo de Snodgress. Es una mujer de nulo atractivo !!! que además siempre ha parecido vieja incluso cuando era joven. Es una actriz ideal para interpretar a una beata de aquellas que recorrían el Oeste tratando de captar almas para su causa.

    La escena final es memorable y la presencia de Clint Eastwood brilla en cada plano.

    En cuanto a Sidney Penny, no puedo negar que esperaba ansiosamente tu comentario, Octopus. Su belleza es pura y etérea, despierta una atracción sensible, pausada. He visto unas fotos recientes de ella y parece conservarse bastante bien.

    Saludos !

    ResponderEliminar
  5. Una maravilla de la narración tranquila pero contenida de Clint Eastwood (por favor ponganse en pie)

    Poco puedo añadir a tan estupendo artículo... Que gran inicio Nestor.. literariamente hablando, magnifico. Y gran aporte el de Octopus, asi que como digo, poco mas se puede decir.

    Curiosamente vi el Jinete Palido, después de Sin Perdon... y además practicamente la vi sin querer.. me acuerdo perfectamente, y quedo grabada en mi memoria después de haber devorado Sin Perdon, descubrir El Jinete Palido, me senti como si viera la semilla inicial, tras haber visto ya el arbol.

    El tiroteo final... una maravilla.

    Sydney Penny, lo siento pero no comparto la belleza pura... porque a mi me desperto un APETITO.... deseaba corromperla, viciarla, que callera una y otra vez en el pecado y siempre me pidiera mas...

    ResponderEliminar
  6. Eastwood, al que considero uno de los escasos genios del cine en activo, tiene en su haber cuatro o cinco obras maestras. Pero nunca he considerado que "EL JINETE PÁLIDO" sea una de sus realizaciones más acertadas. De hecho, me parece una película extraña y equivocada.
    Un western oscuro y triste, discutible en su diseño, con algunas salpicaduras de la escuela Leone (sobre todo, en el último segmento) y que sólo logra interesar a ratos.
    En cierto modo, ya lo apuntáis vosotros, podría pensarse que estamos ante una caprichosa revisitación en clave fantasmagórica de “RAÍCES PROFUNDAS”.
    El western de George Stevens sí era una fascinante, inolvidable obra maestra. ¿Por qué rehacer lo inmejorable?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tu aportación, Teo. Respeto muchísimo tu visión aunque no la comparta. Creo que El Jinete Pálido transita por unos senderos de fuerte intimismo y provoca opiniones muy distanciadas. Creo que Eastwood toca una parte de la fibra sensible que provoca rechazo o aclamación.
    Y en estos comentarios, hemos visto la representación de ambas posiciones.

    Saludos !

    ResponderEliminar
  8. ALFONSUS eres terrible...

    Si, es mona, si, tan inocente (cayendo en la tontería a veces) tan pura...


    OCTOPUS, ¿Duelo Final? Joder, si parece una masacre. Los pistoleros de Stockburn (ayudantes de Sheriff¿?) no tienen ninguna oportunidad contra él. Lo dicho la cara de Stockburn es IMPAGABLE. Nunca se llega a explicar su relación, lo dejan a la imaginación del espectador.


    Eso si, el momento de justicia social llega cuando los demás mineros tirotean a LaHood (despiadado Richard Dysart).

    ResponderEliminar
  9. Alfonsus, si recuerdo bien lo mata un solo minero, el amigo de Eastwood.

    ¡Ah! Nos hemos olvidado del fallecido Chris Penn, muy joven y delgado (porque hay que ver cómo se puso después...), que interpreta al hijo de LaHood, el que intenta violar a nuestra querida chica.

    ResponderEliminar
  10. Cierto, mea culpa, OCTOPUS.

    Pero queráis o no, al igual que "EL GRAN SILENCIO" de Corbucci, ésta tiene un trasfondo social, revestido de conotaciones bíblicas y violentas.

    ResponderEliminar
  11. Creo que Victoria Justice debería intervenir en algún western. La imagino en el papel de Claudia Cardinale en una nueva versión de "Los Profesionales" o, como ya comentamos una vez, en el rol de Sacagawea en la épica epopeya de Lewis & Clark.

    ResponderEliminar
  12. ¡Interesantísimo! Y muy bien expuesto.

    Sorprende, además, ver el parecido entre el personaje que encarna Russell aquí y el Lee Van Cleef de los westerns de Leone.

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Pero el personaje de Stockburn y su relación con el "Predicador" queda muy a la imaginación del espectador.

    ResponderEliminar
  14. "Creo que Victoria Justice debería intervenir en algún western. La imagino en el papel de Claudia Cardinale en una nueva versión de "Los Profesionales" o, como ya comentamos una vez, en el rol de Sacagawea en la épica epopeya de Lewis & Clark"

    Y por que no en el papel de Claudia Cardinale en un remake de "Hasta que llegó su hora" - Once Uppon A Time In The West"?.

    Mucho me temo que creo que la he cagado al afirmar esto último.

    La pregunta del millón es:

    ¿SE PUEDE HACER UN REMAKE DE ALGÚNA PELICULA DE SERGIO LEONE?

    ResponderEliminar
  15. Xavi, estaría espléndida en la película que planteas pero no puedo estar más de acuerdo en lo que afirmas sobre lo innecesario de un remake sobre films de Leone. De hecho, también veo innecesario un remake de "Los profesionales", película que considero entre los mejores westerns jamás realizados. Lo que pasa es que mi interés, enormemente compartido con Octopus, de ver a Victoria Justice en un gran papel on screen me hace cometer excesos verbales.

    Saludos !

    ResponderEliminar
  16. Siempre podeis ver ZOEY 101 en la cual sale una pequeña Victoria Justice, que mona.... Madre mía, que son menores...... (que vergüenza...)

    Claro que, igual como lo que pasaba con Natalie Portman en LEÓN.

    Dos hermosas sirenitas que se han convertido en unas bellas mujeres...

    ResponderEliminar
  17. ¡Vergüenza ninguna! Ese es el sentimiento que, a modo de pecado original, el totalitarismo feminista y —en menor medida— un sector del conservadurismo religioso quiere implantar en los hombres. Conmigo no funciona. ¡Si son guapas y delgadas me gustan de cualquier edad! Y en lo que respecta a Victoria Justice, pienso que de niña no era tan guapa como ahora.

    ResponderEliminar
  18. "... Y vi un caballo pálido. El nombre de quién lo montaba era Muerte y el Infierno le seguía...." - Apocalipsis 6:8.

    ResponderEliminar
  19. Lo mejor es el único café que se toma en la película.( Un café ,que sabe a muerte)

    ResponderEliminar