19 de febrero de 2015

The Walking Dead: "What Happened and What's Going On" (SPOILERS)


Interesante inicio del segundo ciclo de episodios en la quinta temporada de The Walking Dead. Una vez más, nos deja uno de los protagonistas principales a manos de una criatura zombie de no más de 15 años de edad.

Tyreese (Chad Coleman) ha cumplido de sobras con el grupo; los ha protegido, los ha salvado en más de una ocasión y ha ido venciendo sus dudas y miedos personales al lado de Rick y los demás. Pero su personaje, no obstante, ya ha llegado a su fin.

En este capítulo, vemos cómo Tyreese realiza una introspección desde el punto de vista de una persona que se sabe moribunda. Ante el fatal desenlace, hace una recapitulación de los últimos acontecimientos que ha vivido. Es muy significativo que salgan otra vez, como si fueran ecos de su memoria, personajes que han vivido con él muy de cerca y que, de una manera u otra, han influido en su vida: las pequeñas Lizzie y Mika, Beth, Bob e, incluso, el Gobernador (David Morrissey)Todos ellos no hacen, sino, que confirmar su propia existencia de los últimos meses para que haga frente definitivamente a si está preparado para morir o si ha valido la pena luchar como lo ha hecho.

Creo que este comienzo da pie a que nos paremos a pensar no solo en cómo van a continuar sino en cómo están los personajes de esta historia una vez llegados a este punto. ¿Qué piensan? ¿Qué factura les ha pasado hasta el momento esta supervivencia diaria y extenuante a la que están sometidos desde el inicio de la hecatombe zombie?


Los creadores están dando un giro a la forma de enfocar The Walking Dead que a mí, personalmente, me está gustando mucho. No solo es una serie donde se matan muertos vivientes y donde nos regodeamos con el morbo de ver personas en estado de descomposición sino que, cada vez más, es una serie de culto dirigida a hacer introspecciones de cada uno de los personajes para que nos acerquemos más a ellos y nos identifiquemos totalmente con el producto final, que no es otro que el de hacernos replantear cómo actuaríamos nosotros delante de una situación dantesca como la que viven ellos a lo largo de los capítulos.

Muchos no lo ven así y piensan que es una paranoia de los guionistas de la serie el ir por estos caminos pero, si se lee primero el cómic, se darán cuenta de que la historia NO es de los zombies, sino de los vivos. Precisamente porque el título de la serie se refiere a los segundos y no a los primeros. Los “muertos que andan” son los humanos que han sobrevivido pero que están condenados tarde o temprano a convertirse ya que al morir, tanto si se han infectado como si se trata de una muerte natural, todos se convierten en zombies. Si solo se quiere ver escenas de combates y de vísceras, entonces The Walking Dead no es la serie que buscan estas personas.

Un argumento de calidad se caracteriza, precisamente, por la lógica en el curso de sus acontecimientos, además de la creación de personajes maduros y consecuentes con sus actos. Y esta serie ha reflejado ambas sobradamente. Con este capítulo, en concreto, nos centramos en Tyreese para ver cómo ante unas fotografías de unos muchachos gemelos baja la guardia y es atacado por uno de ellos de una manera tan feroz que acaba perdiendo la vida por ello. Todo en este capítulo resulta casi poético: el cuadro de la casita apacible en el suelo (como el reflejo de una realidad perdida para siempre), la sangre que gotea de su brazo encima de la bandera americana situada en la entrada de la casita (como el sueño de una población que ya no existe), la pena que transmiten sus ojos al estar contemplando las fotografías que causan su muerte (como una macabra ironía de la vida)… todo nos hace ver que, por muy atentos que estemos siempre o por muy fuertes que seamos o nos creamos, un momento de debilidad nos puede hacer dar un giro de 180º en el momento en el que menos lo pensemos. A Tyreese le ocurre y todo acaba para él en pocos minutos.


Piensa en sus adoradas niñas, en la dulce Beth (Emily Kinney), en el novio de su hermana y en el Gobernador, a quien servía hasta que se dio cuenta del monstruo que era. Todos ellos le hacen realizar un último análisis de su propia conducta en los últimos tiempos para ver si está en paz consigo mismo o no. Busca redención, perdón, y es a través de ellos que la consigue cuando ya sabe que el final se acerca.

Como he comentado en más de una ocasión, Robert Kirkman ha dicho siempre que ningún personaje es imprescindible y que, en cualquier momento, cualquiera de ellos puede desaparecer. Es como la vida misma: si estuviésemos nosotros en ese contexto, ¿cómo podríamos esperar que no muriera nadie que nos importara? Sería imposible pretenderlo, todos estaríamos expuestos en cualquier momento. Entonces, esta serie es la plasmación de lo que ocurriría en la vida real, en la que nadie tendría un papel indefinido en la historia. Los personajes de esta serie se merecen mucho más de lo que pretenden algunos de sus seguidores en el formato televisivo (que consistiría en matar y descuartizar continuamente); se merecen evolucionar como tales, demostrar la capacidad humana que tienen en su interior y hacer posible que la esperanza y la vida puedan seguir teniendo lugar en un planeta dominado por una especie nueva, aterradora y letal.

Quien no vea aún este mensaje después de estas cinco temporadas, es que no ha entendido nada. Y una serie como esta no se lo merece.

3 comentarios:

  1. Debo reconocer que la frase que formulas dentro del párrafo:

    "Los “muertos que andan” son los humanos que han sobrevivido pero que están condenados tarde o temprano a convertirse ya que al morir, tanto si se han infectado como si se trata de una muerte natural, todos se convierten en zombies".

    Es un resumen más que perfecto para lo que representa el cómic y su espíritu. Lo que demuestra que no estamos ante otro spin - off de los muchos que se han hecho de la obra original de George Romero.

    Un saludo, EVA.

    ResponderEliminar
  2. Hola Xavi!
    Pues sí, me parece una idea esencial de toda la trama de esta historia. Es normal que a los que solo ven la serie se les haya pasado por alto pero, a los que hemos leído el cómic, nos ha quedado grabada la viñeta en la que Rick dice justamente esto porque se da cuenta de que ellos son los primeros condenados. Es algo que debería tener todo el mundo presente, si no se puede caer en la confusión.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando lo leí en el cómic (La cárcel, 3º Tomo, creo) es cuando me dí cuenta de la verdad de la frase. Eso y cuando resucita Shane.

      Entonces es cuando cobra sentido todo el camino que se ha recorrido hasta allí.

      No creo que se les haya pasado por alto en la serie, es que va por otros derroteros.

      Y, ojo, no me parece mal. Quiero decir que, dentro de lo que cabe no se está haciendo mal papel a diferencia de otras series.

      Eliminar