9 de enero de 2014

The Walking Dead season 4: balance a mitad de temporada


   El final de la cuarta temporada ha llegado. Muchas son las respuestas que nos han dado después de esta primera tanda de ocho capítulos.
   La aparente e irreal sensación de vuelta a la vida normal que nuestro grupo había experimentado en la prisión se ha desvanecido, volviendo cada uno de sus miembros a correr suertes muy distintas. Mientras unos han podido escapar (como hemos visto con Rick y su hijo, Carl), otros ya no volverán a aparecer.
   Este es el caso del anciano Hershel. El “abuelo” y voz de la conciencia del grupo muere a manos del Gobernador, como no podía ser de otra manera. El enemigo por excelencia de Rick y de los demás no deja de comportarse de manera cruel e injusta hasta su último aliento. No tiene límites, no hay nadie que le plante suficiente cara y no tiene nada que perder, puesto que ya perdió a su mujer y a su hija tiempo atrás a manos de los caminantes.
   Aún así, es un personaje que ha dado mucho juego a la trama en general. Es el villano por excelencia: despiadado, sádico y, al mismo tiempo, con un halo de bondad que engaña a los que tiene al lado. De ahí su fuerza devastadora. El Gobernador ha hecho mucho daño pero ha dado un ritmo más que interesante a la serie. Este personaje malvado nos ha hecho identificar más si cabe con Rick y los demás; ha permitido que nos demos cuenta de que, aún en tiempos apocalípticos como son los que están viviendo a raíz de la epidemia zombie, también quedan personas buenas, comprensivas, capaces de volver a “formar” una sociedad que les mantenga unidos y les haga posible sobrevivir intentando encontrar un poco de la vida de antes en todo ello. Veremos si, como en el cómic original, la figura del Gobernador ha llegado a su fin porque, como en todo, otros nuevos villanos están por llegar.
   
Esta cuarta temporada, por otra parte, no me ha defraudado en absoluto. Siguiendo bastante fiel a su origen en formato papel, “The Walking Dead” mantiene el tono de historia triste y angustiante que podemos seguir gracias a los personajes que salen en ella, tanto los principales como los que no lo son tanto. 
   He visto reflejada, en estos capítulos, una sobriedad y un crecimiento maduro de sus protagonistas que no tenía muy claro al principio si sabrían trasladarlo en pantalla. Todos los personajes han pasado (y pasarán los que hayan sobrevivido al ataque del Gobernador y de su grupo) por un crecimiento interior fuera de toda previsión al inicio del cómic (o de la serie, en este caso) que les ha hecho mucho más adultos. Su toma de decisiones, sus prioridades, han tenido que cambiar a la fuerza ante la situación dantesca que están viviendo y, esta madurez, ha quedado sobradamente reflejada en esta temporada.
   Hay quien se ha quejado de que ha habido capítulos muy aburridos, lentos, sin emoción… y, desde aquí, reivindico que no estoy nada de acuerdo con tales puntos de vista (aunque los respeto) porque precisamente este “no pasa nada” era un preludio de lo que iba a venir a continuación: un cambio  radical en cuanto a dramatismo y crueldad.
   Kirkman siempre ha dicho que, en sus cómics, el factor sorpresa tenía que ser una constante que no iba a faltar nunca y que ninguno de sus personajes era imprescindible. Quería plasmar una evolución de la historia lo más ajustada posible a si hubiera sido real, en la que nadie tiene un guión donde se le diga hasta dónde va a vivir.
   En esta temporada, pues, lo he visto sobradamente reflejado. Los personajes necesitaban de algunos capítulos para situarse dentro de la historia que les confiriera de un realismo real, válgase la redundancia. No hubiera sido creíble (que es como Kirkman ha reflejado y defendido siempre en el cómic) que, capítulo tras capítulo, hubiera habido siempre matanzas, desapariciones de personajes principales, complots… Todo lo que ha acabado pasando ha sido fruto de una gestación larga y bien pensada que ha hecho que el resultado final haya sido impactante y sumamente creíble. Es decir, se necesitaba un poco de “ponernos a los espectadores” en situación para que este impacto nos calara lo más hondo posible.  Ha sido fantástico ver cómo la aparente situación idílica en la prisión ha explotado por los aires y ha deshecho sin compasión todo aquello por lo que Rick y los demás han estado luchando durante meses, muy comparable a la calma que precede a la tormenta.

  
Personalmente, echaré mucho de menos a Hershel aun cuando no siempre compartiera sus decisiones o planteamientos. Pero era la voz anciana del grupo, la de la sabiduría y la de la coherencia, siempre regida por los valores del respeto, de la comprensión y del diálogo.
   No sabemos muy bien qué ha pasado con los demás: Carol (dónde debe estar), Maggie y su hermana, los que han podido subir al autobús y marchar, Daryl, Tyrese... y los niños… ¿qué habrá pasado con ellos?. Y con Judith, ¿qué habrá sucedido?. Este punto es bien diferente del cómic porque el grupo de niños no existe (ahí va toda una innovación en esta fantástica serie) y la hija pequeña de Rick muere junto con su madre en el ataque del Gobernador y de su grupo a la prisión (argumento muy diferente a como se desarrolla en la serie) y no, se supone, en la sillita de bebé ensangrentada donde estaba sentada en el momento del ataque (que es como se la encuentran Carl y su padre, deduciendo así su muerte ya que el cuerpo no está). Así pues… ¿han muerto los niños que no han podido subir al autobús? O, por el contrario, ¿habrán podido coger los mayores a Judith y se habrán refugiado en alguna celda de la prisión? Solo lo sabremos cuando empiece la nueva tanda de capítulos, prevista para febrero.
   Cada vez me reafirmo más en mi opinión de que, el formato televisivo, es una excelente versión del formato en papel de esta maravillosa serie que, mientras dure, tendrán en una servidora a una fiel seguidora.
   Ya estoy deseando ver cómo ha acabado todo después del ataque y si, tal como me temo, nos daremos cuenta de que ha habido más muertes de personajes importantes de las que creemos en realidad.
   ¿Qué harás ahora sin tu grupo, Rick?


7 comentarios:

  1. ¿Es cosa mía o me parece raro que no sigan la continuidad de la serie?

    ResponderEliminar
  2. ¿A qué te refieres Xavi, a que no siguen el orden del cómic?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me refiero a que por lo que leo, muchos de los eventos del comic no siguen la linia argumental establecida por Kirkman. O eso me parece.

      Eliminar
    2. Efectivamente Xavi, la línea argumental de la serie en algunos aspectos difiere bastante de la del cómic.
      Como he ido comentando a lo largo de mis artículos sobre esta serie, vemos cómo hay aspectos que coinciden totalmente pero, otros muchos, son completados o cambiados o, directamente, inventados. La razón, como siempre nos dice Darabont, es que no quieren crear solo un público para la serie al considerar que esto sucedería si los lectores del cómic no siguiéramos la serie al aburrirnos de ella si se nos explica lo que ya hemos leído. En su adaptación televisiva, "Walking Dead" nos ofrece una versión paralela y perfectamente compatible con el cómic al hacer posible que, los seguidores del mismo, tengamos también un interés por la serie al reflejar esta aspectos novedosos que no hemos visto reflejados en su versión en papel.

      Habrás visto Xavi que, en esta última temporada, hay muchos aspectos que difieren, sobre todo en el aspecto físico de Rick... y eso está bien porque hay cosas que yo creo que no se pueden adaptar muy bien. También es verdad que el ritmo argumental de la serie es mucho más rápido que el del cómic y que éste, en contra, puede profundizar mucho más en según qué aspectos...

      A mí no me parece raro sino que es necesario hacer estos cambios por el buen funcionamiento de los dos formatos.

      Eliminar
    3. Pero es que en el cómic, tienen más preeminencia las situaciones "entre vivos". Me explico. Los zombies son parte del escenario, como un holocausto nuclear, son parte del problema, pero el mayor problema, son los propios humanos.

      En la serie, por narices necesitan de los zombies para darle algo de vidilla. Lo de la carcel, de por si ya suponía en el cómic una situación angusitiante y rara.

      No sé si me explico.

      Eliminar
  3. Muy buen análisis. Yo por lo pronto no sé bien qué pensar de la 4ta temporada, porque si bien estuvo muy buena y respetó la esencia de la serie, por momentos me pareció que no sabían para dónde ir, siendo que el comic ofrece una historia muy rica y detallada del periplo de estos sobrevivientes.
    Los primeros tres capítulos me gustaron mucho, pero hay ciertas "licencias" -digamos- que se tomaron (como la plaga gripal o el comportamiento de Carol y su exilio de la prisión) no quedaron muy bien resueltos respecto al desenlace de esta primera mitad. ¿Me explico? O sea, quizás todavía queden secuelas de esta enfermedad (sin ir más lejos, Glenn se fue de la prisión en un bus lleno de gente enferma), pero no entiendo bien cuál fue realmente la necesidad de esa subtrama.
    De por sí la serie nunca respetó a rajatabla el comic, por diferentes factores (la 2da temporada y su excesiva cantidad de tiempo en la granja de Hershell, lo mucho que vivió el Gobernador y la forma de ser de éste, y ahora esta enfermedad), pero en esta 4ta temporada creo que es como peor les salió esa licencia.

    En fin, ahora pinta bien la 2da parte. A ver con qué nos salen.

    "DON'T LOOK BACK" :)

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pablo por tus palabras.
      Sí, es cierto lo que dices de que en esta temporada el ritmo ha ido bastante más lento pero sigo defendiendo que era muy necesario para crear ese clima de "calma antes de la tormenta" que ya se les ha venido encima... y lo que les queda una vez separados todos. No me quiero avanzar al cómic por si algunos de vosotros no lo seguís pero seguirán sucediendo muchas cosas desencadenadas de todo lo que hemos visto en estos capítulos...

      De hecho, Carol es un personaje que en el cómic ya hace tiempo que se ha suicidado y su hija es adoptada por Andrea...cambios ha habido muchísimos pero para no hacer que los lectores perdamos interés en seguirla también después del cómic.

      Sí sí, como bien dices, la segunda parte viene... fuerte (según el cómic)... ¡a ver cómo la adaptan en la serie!

      "No mires atrás y sigue hacia delante...que ya verás lo que te encuentras"... jejejeje.

      ¡Saludos!

      Eliminar