15 de abril de 2013

El fuego se extingue: Spartacus llega a su fin (Spoilers)



Spartacus:
The same one that saw
my innocent wife torn from grasp
and condemned
to slavery and death.

 
Crassus:
And now you
would lead thousands
to join her in futile attempt.
 
Spartacus:
Whatever happens to my people
it happens because
we choose for it.
We decide our fates.
Not you.
Not the Romans.
Not even the gods.
 
Crassus:
You choose but time
and place of journey's end.

 
Spartacus:
Better to fall by the sword
than by the master's lash.
 
Crassus:
And will
it balm festering wound?
If the Bringer
of Rain heralds miracle
and defeats Crassus
and his legions,
will he withdraw
from the Republic?
Content that he's brought those
who so injured him to justice?
 
Spartacus:
There is no justice.
Not in this world.
 
Crassus:
At last.
A thing we agree upon.
 

En las horas previas a la batalla final, los dos grandes antagonistas intercambian unas palabras que cierran meses de hostilidades, escaramuzas, y persecuciones que han acabado llevando a los personajes hacia el camino que nos cuenta la crónica histórica. En este encuentro queda claro que ambos contendientes sienten respeto mútuo. Craso incluso le admira y llegará a reconocer que le hubiera gustado tenerle a su lado. Pero estas intenciones no pueden pasar por encima de la enemistad visceral que les separa y que  responde a algo más grande que todo ello: a su honor de guerreros.

Espartaco está dispuesto a asumir la tragedia, la derrota. Tras lo sucedido en los dos últimos años, ha decidido que la huida termina ahora. Hacer frente, en batalla abierta, a Craso y sus legiones es lo que debe hacer para honrar a aquellos que no han podido llegar a este momento tan ansiado. Porque vivir en libertad, decidir tu propio camino y defenderlo, es algo que pesa más en la horda rebelde que la mismísima supervivencia. Es necesario dejar un mensaje que resuene en la eternidad. Una idea que inspiró a sus seguidores y que Espartaco debió asumir en sus propias carnes, compartiendo el destino de la mayor parte de ellos.
 
La captura y muerte de Sura, unida a su caída en desgracia, fueron el motor para la venganza de un hombre que no se conformó con castigar a los directos responsables sino que quiso golpear el corazón de la República Romana reclutando para ello a quienes habían sido víctimas de su tiranía: los esclavos. Hombres y mujeres que eran los rostros anónimos de una institución básica en el esquema social y productivo. Por consiguiente, un elemento imprescindible que iba a ser defendido a ultranza mientras los ideales de conquista y expansión seguían alimentando el orgullo de senadores, patricios e incluso de los plebeyos que sobrevivían en las calles al frente de sus pequeños negocios. Mientras los líderes seguían conspirando e incluso eliminándose para conseguir el poder máximo, el pueblo llano disfrutaba de una falsa impresión de estabilidad. Espartaco hizo temblar esos cimientos durante un breve periodo de tiempo y su rebelión acabó siendo un símbolo al que otros libertadores acudieron cuando, en siglos posteriores, trataron de derribar otros órdenes establecidos.
 
Por su parte, Craso no sale indemne de tan dura y extenuante campaña en el mismo corazón de la península itálica. La muerte de su hijo, la traición de su adorada amante esclava, y la pérdida de valiosos colaboradores, le dejan huella. Sin embargo, el hombre más rico de Roma volverá a la capital habiendo vislumbrado el futuro que Julio César, nublado por la impetuosidad de su juventud, aún no es capaz de percibir. Dejar que Pompeyo se atribuya gran parte del crédito en la sofocación de la rebelión, es un cálculo estratégico que Craso está dispuesto a afrontar y que demuestra su enorme sagacidad. Entrar en un conflicto interno no traería nada bueno. Por contra, tener un gesto hacia Pompeyo, tras su vuelta de Hispania, puede situarle en la mejor posición para, en colaboración con la imparable irrupción de Julio César, empezar a construir una alianza que, con el tiempo, se convertirá en el primer gran triunvirato de la historia de Roma. Craso ha mostrado también su lado más humano aunque, ante todo, es un patricio romano y eso implica que no concederá el perdón final a Kore. Una amnistia hacia ella no sería entendida conociéndose públicamente su traición. El perdón más personal, más íntimo, no le servirá para preservar la vida. Sin duda alguna, estamos ante uno de los momentos más contundentes del capítulo final. Y, por añadidura, la enésima constatación de la compleja y apasionante personalidad de uno de los mejores villanos de la historia reciente de la televisión.
 
Steven S. De Knight no ha hecho concesiones en la conclusión de la serie. Muchos seguidores creíamos que, en último termino, existiría un halo de esperanza aunque eso podria modificar los hechos históricos. Nada de eso, el final es devastador y está dotado de una fuerza dramática que incluye momentos de conmoción muy potentes. Las lágrimas pueden inundar los ojos del espectador más sensible y, aunque existe una vía de luz al final del camino, muchos personajes emblemáticos que hemos llegado a admirar, no consiguen pervivir. También es cierto que mueren como habrían deseado: en el campo de batalla y luchando contra el opresor.
 
Se ha cumplido con la historia una vez más. El cuerpo de Espartaco nunca fue descubierto y eso ha permitido a los creadores idear una despedida que toca la fibre sensible como nunca pensamos que podría ocurrir cuando, en 2010, empezamos a ver una serie que casi todos los expertos definían como "simple orgia de sangre y sexo".
 
No ha sido así. Spartacus, a través de sus tres temporadas y su excelente precuela, nos ha dejado momentos, personajes y situaciones inolvidables. Y ha cambiado la forma de mostrar la acción y la violencia, haciendo evolucionar la técnica visual y situándose como un producto revolucionario, dotado de la misma actitud guerrera y combativa que han demostrado sus protagonistas.
 
La serie ha ido creciendo, aumentando la complejidad de sus tramas y la repercusión de su propuesta. Al mismo tiempo, ha ido acostumbrando a la audiencia adulta a una nueva formulación de la narrativa visual, reflejando una época brutal sin concesiones y llegando más lejos que cualquier otro drama histórico previo. Romper fronteras, atreverse a pisar nuevos terrenos, debería premiarse y no denostarse.
 
Tal como afirma Espartaco casi al final de su conversación con Craso, la justicia que persigue no pertenece ya a este mundo. Lo que importará es como él y sus seguidores hayan vidido, luchado, y perecido y eso ha dejado una huella en la historia que, incluso en 2013, ha resonado entre una audiencia mundial. Tal es la fuerza de una historia que ha demostrado su inmortalidad.

Así pues, cuando concluye esta trayectoria televisiva, hay que reconocer los méritos. Gracias Steven S. De Knight, Robert Tapert, Aaron Helbing, Todd Helbing, Jed Whedon, y Jeffrey Bell. Gracias por recrear tan apasionantes historias y por construir grandísimos personajes: Batiato, Lucrecia, Illythia, Glabro, Ashur, Enomao ("Doctore"), Varro, Mira, Tulio, Solonio, Tito, Agron, Melitta, Naevia, Gannicus, Crixo, el taimado Craso, y el indomable Espartaco.

Y gracias también a los maravillosos actores que han dado vida a esas líneas de guión: John Hannah, Lucy Lawless, Viva Bianca, Craig Parker, Nick E. Tarabay, Peter Mensah, Jai Courtney, Katrina Law, Stephen Lovatt, Craig Wrightson, Jeffrey Thomas, Dan Feurriegel, Marisa Ramírez, Lesley Ann Brandt, Cynthia Addai-Robinson, Dustin Clare, Manu Bennett, Simon Merrells, Liam McIntyre, y el nunca olvidado Andy Whitfield, forjador del origen del éxito de la propuesta por su valiente y atronadora interpretación del tracio indómito. Una valentía y bravura que también exhibió en su lucha contra la enfermedad que, en último término, acabó con su vida. Magnífico el recuerdo-homenaje que los productores han concebido en los títulos de crédito finales del capítulo. Un detalle emotivo y conmovedor.


 
Tres años de narración palpitante llegan a su fin haciendo justícia a la historia que quedó grabada con sangre y fuego hace casi 2100 años. Otros proyectos épico-históricos llegarán en el futuro. Y algunos tratarán de seguir la estela marcada por Spartacus. Que todos aquellos que lo intenten tengan el mismo talento, suerte y acierto que han demostrado De Knight y su equipo. Y esperemos que también dispongan de una mayor comprensión por parte de importantes sectores de la crítica.

3 comentarios:

  1. La verdad es que siempre que una buena serie acaba nos deja un vacío particular que, aunque vengan otras igual de buenas, no se va a volver a llenar. Como dices Néstor, Spartacus ha sido una serie ejemplar por lo que ya comentábamos en otro artículo tuyo sobre la serie: porque se ha tratado de otra manera de enfocar la Historia, desde un punto de vista riguroso y maduro.

    Ante quienes critican este tipo de filmación les diría que dejen atrás obsoletos tabúes y se dejen llevar por la magia de la pantalla propia del siglo XXI.

    En relación a una de tus frases, para mí esta serie no es de sangre y violencia gratuita; como ya dije también, ¿cómo creen estas personas que era la vida en aquella época? ¿Qué les tiraban a los gladiadores, flores? Y tanto criticar la "violencia gratuita" de la serie pero... ¿qué pasa con los espectáculos sangrientos e inhumanos de hoy en día, como las corridas de toros? ¿Es que acaso no se reúne gente también en las plazas vitoreando y llamando la muerte a través de un espectáculo lleno de sangre y de sufrimiento? Pues entonces...

    Por lo que dices de la rigurosidad histórica estoy contenta de que haya sido respetada hasta el final. Si se trataba de reproducir la vida de este gladiador en la época tan convulsa de poder y tramas políticas en la que vivió, entonces se tenía que ser fiel a los acontecimientos tal y como sucedieron. Me alegra que haya sido así, que lo hayan sabido ver.

    Y, como dices, es verdad que muchos de ellos acabaron mal, pero murieron bajo el honor y la lucha por la libertad de los oprimidos. Y fue tan grande su hazaña que, citándote otra vez, 2100 años después se les sigue recordando y reproduciendo su historia, fuente de inspiración para la industria del cine anterior y actual.

    Gran serie y gran final pues.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Gracias de nuevo por tu gran aportación, Eva!!

    Creo que esta serie debe ser reivindicada y, finalmente, esos "gafapastas" y autoproclamados "expertos" acabarán reconociendo el valor de la propuesta. Lo mismo ocurrió, durante los años 80, con las películas de acción. Fueron denostadas y, sin embargo, ahora se reconoce su valor e incluso se organizan seminarios para analizar cómo se rompieron fronteras en la visualización de la violencia en pantalla.

    Con Spartacus, nos encontramos con una repetición del mismo fenomeno.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo con el comentario de Néstor relativo a la excelencia cinematográfica de "Spartacus". Me considero tan cinéfilo como el que más...y procuro no perder de vista que , el cine, es un arte de apreciación subjetiva, lo que implica que nadie tiene "el monopolio del buen gusto". En mi humilde opinión la serie ha sido ..espléndida , espectacular para cualquiera y llena de "mensaje". Siempre he pensado que la sangre y el sexo explícitos..son los "anzuelos" del espectáculo. Pero que tras de ellos hay cine del bueno. De ese que..lo único que hay que hacer es: mirar, callar, escuchar y aplaudir con las orejas cuando aparece el "The End". Yo lo veo así.

    ResponderEliminar