26 de abril de 2014

The Walking Dead: TERMINUS



Rick: "Se sentirán muy estúpidos cuando se den cuenta…" 
Abraham: "¿cuenta de qué?"
Rick: "de que no saben con quién se han metido”


Rick pronuncia estas contundentes palabras al final de la cuarta temporada, dejando en el aire una continuación que promete muchas sorpresas.

En esta última tanda de episodios, nuestro grupo más sufrido de la televisión llega a Terminus, un enclave que dicen los que lo gestionan y anuncian a través de ondas cortas de radio que es seguro y que todo el que llegue a él estará a salvo de la devastación exterior, amparando y dando cobijo a todo aquel que lo necesite.

Pero, una vez se llega, vemos cómo el nombre es más que significativo: Terminus o término de toda esperanza de solidaridad entre humanos de distintos grupos. En este punto tan interesante nos han dejado los creadores de la serie… ¿qué nos encontraremos en Terminus? Ya hemos visto que están prisioneros en un vagón pero el por qué no se verá hasta la siguiente temporada.

Debo admitir que cada vez soy más adicta a esta serie, por no decir ya del cómic en el que se basa. Transmite situaciones que ponen en duda lo que creemos de nosotros mismos y de nuestros vecinos. Y, cada vez más, muestra una radiografía más completa del instinto del ser humano y de sus reacciones cuando se ve en un medio hostil.


Todos los personajes han evolucionado y, cada uno de ellos, nos transporta a una historia diferente de superación personal que, unidas las de todos, nos da como resultado una visión triste pero a la vez esperanzada sobre el destino que les está reservado. Porque, no nos olvidemos, ningún personaje es intocable…

Por fin se han vuelto a reunir la mayor parte de los protagonistas después de caminos muy distintos que los han llevado a confluir en Terminus, el falso Edén.

Personalmente, y siguiendo su evolución en formato papel, Rick Grimes (Andrew Lincoln) es uno de los que mejor representa el tiempo transcurrido desde el inicio de la hecatombe zombie. Todo en él, para mí, es digno de admiración, aun cuando ya quede poco de su apariencia conciliadora del principio. Es un líder que no ha pedido serlo y ha perdido a su mujer y a su supuesta hija recién nacida. Se ha transformado en un animal ávido de sangre al defender a su hijo de un grupo de forajidos que intentan violarlo después de capturarlos. ¿Quién puede juzgarle al abrir la yugular al jefe de ellos con sus propios dientes para poder rescatar a Carl? ¿Quién no haría lo impensable un segundo atrás si viera que un hijo suyo está a punto de ser atacado? Es instinto animal, irracional y racional al mismo tiempo, porque defiendes sabiendo que estás atacando pero por el bien del más indefenso así que… ¿quién puede juzgarlo?

Impactante el capítulo en que Carol (Melissa McBride) se ve obligada a matar a la pequeña Lizzie cuando ella y Tyreese descubren que ha asesinado a su hermana pequeña, Mika, para hacer que se convierta, intentando convencerles de que es natural dicho cambio y que también tiene pensado hacérselo a Judith, la bebé de Rick a la que él y Carl creen muerta en el asalto a la prisión a manos del Gobernador. No quieren matar niños pero Lizzie tiene unos instintos psicópatas en su interior que esta hecatombe solo ha hecho que surjan fuera antes de lo previsto y no pueden permitir que ponga en peligro a nadie más. Fue un capítulo muy emotivo, hasta hermoso dentro de su tristeza. Carol y Tyreese no solo lloran la muerte de Mika sino también la decisión que toman al darse cuenta de que Lizzie jamás podrá estar con nadie más porque su instinto asesino y hasta demencial pondrá en peligro a todo aquel que esté cerca. “No puede Tyreese –dice Carol con lágrimas en los ojos-, no puede estar con nadie más, tendrá que estar siempre sola”. Ahí es cuando, sin palabras, llegan a la difícil resolución de tener que sacrificarla por el bien de los demás.


La escena en que Carol le pide a la niña que mire las flores cuando se la lleva a un rincón del jardín de la casa que han ocupado para dispararle sin que se dé cuenta, es desgarradora y muy delicada a la vez. Solo se intuye su muerte al oir el disparo, nada más. Y las lágrimas en los ojos de Carol son un bello reflejo de la coherencia que la ha dominado por el bien de todos en vez del sentimentalismo que los hubiera sentenciado tarde o temprano.

En cuanto a Maggie (Lauren Cohan) y Glenn (Steven Yeun), su tan ansiado reencuentro es otro de los momentos más emotivos de esta cuarta temporada, cuando se vuelven a encontrar dentro del túnel que los lleva a Terminus. Es de esos momentos que, cuando los ves, te hacen poner hasta contento. Y que lo aprovechen porque aquello de que “fueron felices y comieron perdices” no va a ir con ellos en absoluto si hacemos caso del cómic… pero hasta ahí puedo contar.

Daryl (Norman Reedus), Michonne (Danai Gurira), Tyreese (Chad Coleman), Beth (Emily Kinney), Sasha, Bob, Tara… todos ellos, aun cuando algunos sean secundarios, hacen de sus historias un elemento imprescindible para el desarrollo de todo el argumento. Han evolucionado también y cada vez les estamos cogiendo mayor aprecio pero, como Kirkman dijo y nunca me canso de repetirlo, nadie es intocable así que es más que seguro que sintamos la muerte de más de uno de ellos. En un mundo real esto sucedería sin duda. ¿Son crueles sus creadores al hacernos encariñar con ellos? No, más bien listos, muy listos. Porque cuanto más identificados estemos con ellos más tiempo seguiremos las aventuras de los “Walking Dead”.

Muchas historias ya van encontrando respuesta al final de esta tanda de episodios: qué le pasó al hijo de Michonne y por qué llevaba a modo de amuleto a su novio y a su hermano una vez convertidos; qué sucedió realmente en la huida de la prisión después del ataque; por qué algunos murieron y otros llegaron a escapar; por qué se disgregaron los supervivientes; por qué todos buscan Terminus y siguen la vía del tren…

Poco a poco, los guionistas van desgranando con pequeñas pinceladas muchas respuestas que el espectador necesitaba saber para hacer de lo que veía una historia creíble. Pero aún quedan otras muchas que se irán desarrollando próximamente. En el cómic, salvando las diferencias, más o menos los hechos también se van desarrollando de esta manera casi siempre: con pequeños flashbacks vamos conociendo, a través de sus páginas, qué sucedió con algunos de ellos en situaciones anteriores que los han llevado al punto en que los encontramos ahora.

Como el flashback de Hershel (Scott Wilson) a través de los recuerdos de Rick en el último episodio. Hershel ha sido uno de los personajes más queridos de la serie y fue una tremenda pérdida para el grupo ya que representaba la madurez, la experiencia como anciano en cuanto a moralidad y valores, el raciocinio y la honestidad. Qué nostalgia al verle otra vez después del capítulo en que muere degollado a manos del terrible Gobernador (David Morrissey). Su cabeza transformada, tal como vimos al inicio de esta temporada, fue otro de los momentos más álgidos. Sus palabras en un momento en que todo parecía iniciar un camino de normalidad y transición civilizada en la prisión, suponen un efecto dramático de gran calado cuando comprobamos que todo ello se ha desvanecido ante la crueldad que imperará para siempre en este mundo post-apocalíptico.

Por cierto, ¿dónde está Beth? Su rapto no está tan claro como Daryl cree… ignoro qué será de ella ya que, estos dos últimos personajes, no existen en el cómic.

Otros tres nuevos se han sumado con mucha fuerza: Abraham Ford (Michael Cudlitz), Rosita Espinosa (Christian Serratos), y el científico Eugene Porter (Josh McDermitt), que dice saber qué ha ocasionado la plaga. Por consiguiente, debe ir a un enclave científico-militar en Washington DC, que se supone que sigue en activo, para decirles qué virus ha creado a los zombies y así poder combatir la epidemia. Con ellos sí se ha llevado a cabo una copia exacta de sus personajes en el cómic. Atención a Eugene… en futuros episodios será crucial.


Pero, como siempre me gusta hacer, vayamos a dos aspectos que difieren y mucho del cómic y analicemos para bien o para mal. El primero es que la historia de Terminus no existe en absoluto. Pero, intuyendo y relacionando lo que he leído con lo que he visto en este último episodio, supongo que el grupo humano caníbal que sale en el cómic se ha sustituido por el de Terminus en la serie… ya veremos. De hecho, los acontecimientos que nos hacen ver qué cómics son en los que se han basado para hacer esta cuarta temporada sitúan a nuestro grupo en Washington DC y, en la serie, aún están por llegar así que esta temporada ha sido la adaptación más libre hecha hasta el momento del cómic por parte de sus guionistas; esperemos que no se pierdan en el camino…

Y el último, y como una crítica a la censura norteamericana otra vez, debo quejarme sobre la adaptación de la muerte de Lizzie a manos de Carol. Como he explicado unas líneas arriba, y siempre y cuando no se haya leído el libro, el episodio es magistral y perfecto se mire por donde se mire (¿a quién no le ha impactado ver jugando al pilla-pilla a la niña con una muerta como si fuera su mejor amiga?). Pero, al haberlo leído, una vez más reivindico el lanzarse al ruedo y mostrar el lado más oscuro de todos los personajes, incluidos los niños. ¿Es que si pasara una cosa similar los niños seguirían siendo inocentes? Rotundamente, no. Y en el cómic es el propio Carl quien ajusticia al niño que ha matado a su hermano como si de dos grupos y sus leyes se tratara: el de los niños y el de los adultos. Impacta muchísimo ver con qué crudeza es reflejada la acción que toma Carl (no olvidemos que, en el cómic, es mucho más pequeño que en la serie, a duras penas llega a los 10 años) al ser los adultos incapaces de tomar tal decisión al tratarse de un menor. Él es el único que ve claramente que, con ese niño entre ellos, todos irán muriendo antes o después y hace prevalecer la seguridad del grupo antes que sus principios sobre no querer matar (y menos, a un niño). Es un fragmento del cómic aterrador, descorazonador, pero son estos momentos tan crueles los que creo que generan unos seguidores tan fieles que ya se suman por millones. Es un cómic adulto para adultos y la serie muchas veces no lo acaba de reflejar. Creo que es un error que deberían corregir sus guionistas si desean que sus lectores también se vean identificados con la serie igual que lo están con el cómic.

¿Qué pasará en la siguiente temporada? Si siguen como en este último, y espero que sí, algún personaje importante probará aquello de que nadie es intocable para su creador, Robert Kirkman.


¿Quién será? Vayan apostando señores…