30 de octubre de 2016

Johnny Cash y su versión de "Hurt"


En 1994, Trent Reznor compuso la canción "Hurt" para su grupo Nine Inch Nails. La pieza se convirtió en una de las más destacadas de la banda y encabezó el álbum "The Downward Spiral". El "Hurt" original mantiene las constantes del rock industrial de los 90: letra depresiva y ritmo fluctuante.

Ocho años después de su salida comercial, la canción llamó la atención de una leyenda viva de la música: Johnny Cash (1932-2003). El gran intérprete, nacido en Arkansas, llevaba años alejado de los escenarios pero nunca había dejado de publicar álbums de estudio. Cuando su manager le pasó una nueva lista de canciones para versionar, "Hurt" captó rápidamente la atención del artista y se decidió a convertirla en el buque insignia de su álbum "American IV: The Man Comes Around".

Los arreglos introducidos en la canción acentúan si cabe la tristeza y el sentimiento melancólico. También se realizaron pequeños cambios en la letra para sustituir las blasfemias y acomodarla al legado profundamente cristiano de Cash. Pero no nos engañemos, el ingrediente fundamental para convertir esta versión en una canción para la historia lo aportó el mismísimo cantante con su sentida y desgarrada interpretación. 

Johnny Cash llevaba casi cincuenta años de carrera cuando afrontó la grabación del single. Su ecléctica trayectoria se balanceó constantemente entre el country, el rock & roll, el folk, el rockabilly e incluso el gospel. Pero además de su probada versatilidad, Cash destacó por ser el más alternativo y oscuro del grupo de cantantes solistas que surgieron del estudio Sun Records de Memphis, que dirigía en ese momento el legendario productor Sam Phillips. A mediados de los 50, coincidieron allí futuras estrellas como Elvis Presley, Jerry Lee Lewis, Roy Orbison y Carl Perkins, entre otros. Johnny Cash compartió con ellos movidas de todo tipo, adicciones a sustancias y giras interminables por todo el país. No obstante, siempre guardó en lo más profundo de su alma unos demonios interiores, originados en el seno de su familia durante su niñez y adolescencia, que poco a poco fueron saliendo para dotar a su producción musical de un carácter sombrío y enigmático. Todo ello no estuvo reñido con el éxito puesto que Cash es uno de los cantantes más exitosos y laureados de la historia (18 premios Grammy, más de 90 millones de discos vendidos en todo el mundo). Además, también destacó como actor tanto en cine como en televisión. 

No obstante, esa dura carga emocional, siempre estuvo presente en su trayectoria. Su psique torturada se añadía a su talento natural y la voz grave inconfundible que traía de fábrica. Con el tiempo, permitió que la música y las adicciones al alcohol y a las drogas fueran su vehículo para exorcizar sentimientos reprimidos de frustración que procedían de diversos frentes: un autoritario padre, las duras condiciones de vida en el campo en plena depresión económica, y especialmente, la trágica muerte de su hermano mayor mientras trabajaba en los campos de maíz de Arkansas.

Cash grabó "Hurt" a finales de 2002 y se puso ante las cámaras para filmar el videoclip en febrero de 2003. Su estado de salud era ya muy precario tras verse aquejado por dolencias que eran el resultado de los excesos cometidos durante su juventud y madurez. Él era consciente de que su final se acercaba y vio en esta canción la posibilidad de tejer una parte inestimable de su testamento musical. El contenido de la letra se ajusta tan perfectamente a su momento vital que cualquiera podría decir que parece compuesta por él mismo. Cash se funde con el material para, a través de su voz, incrustarse en el significado de la letra y hacer balance de su vida y del estado actual que preside su conciencia ante un final próximo. El primer párrafo es enormemente paradigmático:

I hurt myself today 
To see if I still feel 
I focus on the pain 
The only thing that's real 
The needle tears a hole
The old familiar sting 
Try to kill it all away 
But I remember everything

El viaje constante al pasado para revivir recuerdos es otra de las características de la canción pero en el siguiente párrafo irrumpe también la amargura y la ausencia de aquellos que han compartido un mismo camino:

What have I become 
My sweetest friend 
Everyone I know goes away 
In the end 
And you could have it all 
My empire of dirt 
I will let you down 
I will make you hurt

El párrafo final antes del estribillo final alude al inexorable paso del tiempo y a las heridas abiertas que no han podido llegar a cerrarse. La vida es compleja y las personas cometen errores con los que se debe seguir conviviendo:

I wear this crown of thorns 
Upon my liar's chair 
Full of broken thoughts 
I cannot repair 
Beneath the stains of time 
The feelings disappear 
You are someone else 
I am still right here

A tenor de este poderoso mensaje, el director del video-clip, Mark Romanek, decidió situar a Cash entre sus propios recuerdos grabando gran parte del contenido en la casa museo del cantante, que llevaba años cerrada. Recuerdos de una vida que se marchitan mientras el protagonista de los mismos reivindica su poderoso legado desde la asunción de la decrepitud.

Mientras las imágenes de la vida de Cash inundan la pantalla, vemos también a la que fue el gran amor de su vida, su segunda esposa y gran cantante country June Carter. June le observa acentuando la pesadumbre y el sentimiento crepuscular que inunda la escena.

Especialmente simbólicas resultan las imágenes en las que un joven Cash visita lo que queda de la pequeña granja de Arkansas en la que nació y creció. Mientras el éxito le llegaba por doquier, no podía separarse de un lastre emocional que siguió estando muy presente a lo largo de su vida.


Desgraciadamente, los más tristes augurios se cumplieron cuando, tres meses después de la grabación, murió June Carter y posteriormente el propio Cash. El cantante siguió grabando hasta el final y así fue como se publicaron tres álbums de forma póstuma en 2006, 2010 y 2014. Entre las grandes canciones que pueblan dichos discos podemos encontrar versiones de piezas de Bruce Springsteen, Willie Nelson, Kris Kristofferson, Sheryl Crow, Hank Williams y anthems inmortales como "Ain't no Grave", a partir del tradicional de Claude Ely.

La canción que nos ocupa ha tenido una presencia importante en el cine de la última década. Ameniza la conclusión del thriller de acción Colombiana (2011), protagonizado por Zoë Saldana y producido por Luc Besson. También apareció una versión cómica de la misma en The Hangover Part III (2013), cuando el actor Ken Jeong hace su particular versión en un karaoke de Tijuana. Y, más recientemente, "Hurt" acompaña el trailer de Logan (2017) para resaltar el sentido crepuscular que aportará la última interpretación de Hugh Jackman como Lobezno. No es casualidad que haya sido elegida puesto que James Mangold, responsable de Logan, fue también el principal impulsor del biopic sobre Cash que se estrenó en 2005 con el título Walk the Line, uno de los grandes hits en la carrera del hombre de negro. Joaquin Phoenix interpretó brillantemente al cantante y estuvo acompañado por Reese Witherspoon en el papel de June Carter. Walk the Line obtuvo cinco nominaciones a los Oscar obteniendo Witherspoon el premio de mejor actriz.

1 comentario:

  1. Buen artículo, si señor. El "hombre de negro" imprime su propio y personal sello ("the needle tears a hole" - ¿alusión nada velada a su adicción a las drogas?) a composiciones que no son suyas para, de algún modo, hacerlas suyas.

    Y no es la primera. "Ain't no Grave", "God's Gonna Cut You Down" o "Personal Jesus" son algunas de ellas.

    Cash ha sabido no sólo reinventarse sino darse a conocer a un publico más joven y mostrar su vena más romántica y melancólica.

    Puro Blues.

    ResponderEliminar