5 de febrero de 2016

Deadpool: orígenes y desarrollo. Por Xavi López



¿Quién es Wade Wilson?

“Una combinación de Punisher, el Universo de los X-Men y X-Force, y los dibujos animados de la Warner Bros."

Más o menos así venía a definir Fabián Nicieza a Deadpool.


Wade Wilson, Wade Winston Wilson. Wade K. Wilson, Mithras, Jack, etcétera. Todos ellos muchos nombres para designar a un solo hombre, un solo ser: DEADPOOL (Masacre en español), el MERCENARIO BOCAZAS (The Merc With a Mouth en el original). 

Creado por Fabián Nicieza y Rob Liefeld, hace su primera aparición en The New Mutants (The New Mutants nº 98 – Febrero de 1991). El personaje fue ideado como parodia/homenaje del letal Deathstroke (Slade Wilson) de DC Comics. Más adelante y como nota curiosa, el propio DEADPOOL sería objeto de parodia/homenaje en la figura del 3er. Ravager (Wade DeFarge) y con su diseño por el personaje de Spider. El nombre fue tomado directamente del quinto film de la saga de Dirty Harry, The Dead Pool (1988). Si bien es cierto que las anteriores influencias son cruciales para la creación del personaje, el propio Nicieza no deja indiferente a nadie al rematar su creación con la siguiente frase: “un imbécil, comparado con el héroe típico”. A eso añade una sentencia taxativa: “no querrías que tu hija se casara con él”.

The New Mutants 98 – Dominó, Gideon y Masacre… ¡Ha nacido una estrella!

Creado además como villano para la colección The New Mutants/X-Force y por extensión al personaje de Cable, con el cual ha compartido más de un cruce y aventura, originalmente tenía un carácter mucho más serio y retorcido sin ninguno de los rasgos que actualmente le caracterizan. No obstante, tras el éxito de dos mini-series que exploraban su relación con otros personajes del Universo Marvel (Deadpool: Circle Chase y Deadpool vol. 2), se decidió apostar por una vertiente más cómica que se puso en liza con el inicio de la serie regular, guionizada por Joe Kelly y Ed McGuinness. La evolución del personaje, desde que fue concebido hasta la actualidad, ha sido una constante fuente de crecimiento, así como los recursos cómicos que se han empleado para ello. Desde el punto de partida hasta su vuelo en solitario, la personalidad de nuestro mercenario favorito ha ido progresando y ganándose el favor del público. 

Wade Winston Wilson, de origen canadiense – o eso dice él – es hijo de un general del ejército. Tras pasar por la milicia y descubrir su especial facilidad para acabar con vidas humanas, decidió convertirse en mercenario. Tras conocer a Vanessa Carlysle (la futura Copycat), de la que se enamoró, descubrió que padecía un cáncer muy agresivo y de carácter terminal. Después de abandonar a la desconsolada chica, fue reclutado por el Programa Arma-X (el mismo que creó a Arma X, más conocido como Lobezno) para que trataran de curarle de dicha enfermedad. En el Programa, tras numerosas operaciones de dudosa ética y moralidad, llevadas a cabo por el Dr. Killebrew, y diversas torturas perpetradas por su asistente, llamado Francis, le inyectaron una dosis del factor curativo mutante de Lobezno. Dicho factor curativo, aún siendo muy potente, pretendía curarle el cáncer agresivo que estaba acabando con su vida pero ocurrió algo no previsto. El factor curativo y el cáncer, al entrar en contacto, se anularon mutuamente causando que el primero vaya eliminando sistemáticamente la enfermedad. El cáncer, en el cuerpo de Deadpool, mata todas sus células mientras que el factor curativo lo evita, aunque no impide que las células muertas o en descomposición revivan. El mismo hecho es aplicable a Lobezno puesto que el factor curativo de éste le permite seguir viviendo sin sufrir envenenamiento por el adamantium de sus huesos. Al ser un cuerpo extraño, el organismo lo rechaza constantemente. Lo mismo ocurre con el cáncer que asola el cuerpo de Wade. 

El “rostro” de Wade y una nada velada referencia a Iñigo Montoya.

Respecto al elemento psicológico. Pues, bueno, ahí está. Debido a las torturas sufridas en Arma-X, el cerebro de Wade quedó tan dañado que prácticamente es alguien total y absolutamente inestable. De ahí que pueda hablar consigo mismo en diferentes viñetas de texto. De hecho, el recurso de las “Little Yellow Boxes” no deja de ser eso mismo, un recurso narrativo que parodia a otros (Lobezno, Punisher o el Batman de Frank Miller) pero de una forma más cínica, cáustica y descerebrada. 

Wade y sus “cajitas amarillas” mostrando sus (desternillantes) monólogos internos.

Otro claro ejemplo de ello…

Deadpool supone la quintaesencia del gamberrismo en el cómic. Si bien LOBO (de Keith Giffen & Roger Sliffer) era la parodia más salvaje del clásico anti-héroe (Lobezno), Deadpool supone la burla al personaje en sí. Deadpool es consciente de que él mismo es un personaje de ficción. Estamos ante un constante ejercicio de metaficción, de ahí que continuamente haga referencias a la ficción/realidad o a la cultura popular, a la vez que lo hace sobre la propia continuidad comiquera. Claro ejemplo de ello es el diálogo que mantiene con Spiderman, en la colección de éste último, y la referencia que hace sobre el famoso/infame “Mefistazo”, algo que el propio Spiderman parece desconocer. Todo ello es lo que se ha conocido como “romper la cuarta pared” en el mundo del cómic.

Así pues, dado el tono marcadamente gamberro y descerebrado del personaje, no es de extrañar que haya logrado un éxito instantáneo y que de ello surja una película con Ryan Reynolds como absoluto protagonista.

Dicho esto, cabe añadir que el mismo Reynolds se ha volcado en la promoción de la película con virales realmente descacharrantes y participando en diversos programas televisivos. 

Así pues, ante el inminente estreno de la película (19 de Febrero de 2016), qué menos que poner en antecedentes a todos aquellos fans del personaje, del cómic en general o a los que simplemente se quieran echar unas risas.

            Wade os recomienda ir a ver “Su” película.

No hay comentarios:

Publicar un comentario