6 de abril de 2014

Capitán América: El Soldado de Invierno


Dos años después de vencer a Loki y a sus hordas en Nueva York junto al resto de Vengadores, Steve Rogers (Chris Evans), el mejor soldado de la historia, se ha convertido en un líder operativo de SHIELD. En Washington DC continúa su adaptación a una sociedad que él ayudó a perpetuar en su momento. Pero corren tiempos difíciles y las amenazas cósmicas han dejado paso a una serie de peligros internos que disparan todas las alarmas de seguridad. La intervención preventiva se está implantando en las decisiones estratégicas de SHIELD y en el desarrollo de su poder armamentístico. La incipiente doctrina despierta el recelo de Rogers y así lo manifiesta ante Nick Furia (Samuel L. Jackson).


Pero esta política intervencionista y autoritaria, que entra en contradicción con todo lo que el Capi representa, es la antesala al surgimiento de viejos enemigos del pasado que Steve conoce bien. En la lucha que se librará, serán más importantes que nunca los valores de justicia y libertad. Y el Capitán América se encargará de defenderlos y fomentarlos allá donde se encuentre.

Con Capitán América: el Soldado de Invierno, Marvel Studios logra regresar a la esfera de calidad que tanto pareció peligrar tras el estreno de Iron Man 3. La fase II se asienta ahora sobre las mejores bases y la hoja de ruta hacia Los Vengadores: la Era de Ultrón es apasionante. Gracias a un film que transcurre en buena parte dentro de los cánones del thriller político, los hermanos Joe y Anthony Russo han creado un espectáculo de primer nivel que combina hábilmente intriga, desarrollo de personajes, y grandes dosis de acción siempre integrada en la trama argumental.


Me gustaría destacar también que las notas de humor presentes en la película son las mejores y más ajustadas de la historia de Marvel Studios. No solo divierten al público en su justa medida sino que complementan el desarrollo narrativo sin saturar. La inclusión de nuevos personajes resulta también un acierto total y el ritmo de la película no decae en ningún momento.

A partir de este momento necesito comentar más profundamente algunos aspectos de la película y sólo puedo hacerlo incorporando numerosos SPOILERS. Por consiguiente, informo a todos los lectores que se abstengan de seguir leyendo si no han visto aún la cinta. Los SPOILERS empiezan en 3, 2, 1...




El universo cinematográfico de Marvel ha recibido un fuerte empujón con el guión escrito por Christopher Markus y Stephen McFeely. Responsables de la primera entrega de Capitán América, han colaborado también en el de Thor: el Mundo Oscuro. Y ahora culminan su apuesta con un script que es una antología de referencias al material original de los cómics y a su vez una aportación fresca al cine de superhéroes. La combinación es francamente buena y se nota que ambos poseen una gran conocimiento acerca de la larguísima trayectoria del Capi en las viñetas, cosa que se traduce en un respeto total a las bases fundacionales del personaje. Aquí no hay salidas de tono ni ridiculeces que destripan la herencia de los personajes. Todo lo contrario, Markus y McFeely se aprovechan del inmenso bagaje de los mismos para situarlos en un escenario de rotunda actualidad. Veremos como todos ellos responderán ante la situación de conflicto y se reflejará quienes han sido antes y lo que son capaces de llevar a cabo cuando tanto se les necesita.

Atreverse a crear un argumento en que el giro principal de la trama se produce al descubrir que HYDRA ha seguido existiendo como una célula durmiente dentro de la propia estructura de SHIELD, es algo que podría fracasar de no trabajarlo bien. Los guionistas han ido más allá de lo que en los cómics se había, en alguna ocasión, esbozado. SHIELD había caído en las viñetas y Nick Furia había pasado a ser un rogue agent pero la conspiración interna, labrada durante muchas décadas, que se acaba convirtiendo en un auténtico golpe de estado, refleja una audacia que se sale de las tablas. Y la forma como guionistas y directores la han mostrado en pantalla demuestra el acierto de dicha iniciativa. Han logrado colocar al Capitán y a sus aliados en el marco de un enfrentamiento que cambiará completamente el estado de situación en el futuro. Y ese es un camino por el que será interesante seguir transitando.


Descubrir como la conciencia de Arnim Zola (Toby Jones) se había transferido a una instalación tecnológica en red no es solo una magnífica adaptación de la trayectoria del personaje en el cómic, sino el acicate para descubrir que su inmoral pero brillante intelecto había conseguido desarrollar un algoritmo capaz de detectar a enemigos potenciales que pusieran en peligro el resurgimiento de HYDRA como nuevo dominador del escenario mundial. La expansión de la organización criminal se asemeja a un virus con múltiples infiltraciones en las esferas de poder: desde el secretario general de SHIELD, Alexander Pierce (Robert Redford), hasta el senador Stern (al que conocimos en Iron Man 2), o el hasta ahora entregado y fiel agente Jasper Sitwell. Todo el engranaje encaja y las décadas de espera han llegado a su fin con la construcción de tres poderosos helitransportes que serán capaces de hacer posible el golpe de timón que complete los planes de la organización.


Además del acierto en la premisa principal de conflicto, la película también funciona bien en el desarrollo del personaje del Capi. Durante la primera parte, asistimos a una solapada radiografía del Steve Rogers de la actualidad. Le vemos completando su adaptación y manifestando que no encuentra ese espíritu de nobleza y dedicación en sus compañeros del presente. Claramente demuestra que el cambio temporal no ha sido un simple despertar y que quizá nunca llegue a comprender del todo a sus colegas y a su país. Su breve conversación con Peggy Carter (Hayley Atwell), enferma debido a su extrema vejez, logra describir más a Rogers que si los creadores hubieran dedicado una hora a explicar sus hazañas. Chris Evans se siente ya tan integrado al personaje que es el perfecto canalizador de un mito.


Conocer a Sam Wilson, ex-soldado paracaidista que se dedica ahora a ayudar a otros veteranos en su esfuerzo por dejar atrás los traumas y reinsentarse en la sociedad, le recordará a Rogers el espíritu de altruismo y la voluntad de servicio que tanto distinguió a la gente de su generación. Será el candidato perfecto para ocupar el puesto del gran amigo al que perdió setenta años atrás.

Pero no solo asistimos al buen desarrollo del protagonista sino que los otros personajes nos dejan tambén grandes momentos. El carisma de Samuel L. Jackson en el papel de Nick Furia es de sobras conocido aunque en esta ocasión se le pide que rivalice con un grande como Robert Redford, quien en su papel de Alexander Pierce aporta prestigio y una solvencia incuestionable. Es bueno seguirle viendo en el cine como actor y además aportando nuevas facetas a su prolífica carrera. 


Scarlett Johansson sigue cumpliendo como Natasha Romanoff y explota más su faceta como espía. Destacaría el momento en que habla acerca de su experiencia previa con el Soldado de Invierno. Y en cuanto a Bucky Barnes (Sebastian Stan) decir que su caracterización, reminiscente de las últimas entregas del personaje en la viñeta, es un acierto total. Su presentación en la película, derribando el SUV de Furia resulta impresionante como lo es también toda la secuencia previa en que el director de SHIELD elude a los operativos de HYDRA. La acción cuerpo a cuerpo en la película, a la vieja usanza, es otro de los grandes aciertos de la puesta en escena. 

La reflexión también está presente y los guionistas han hecho buen uso de algunas de las polémicas recientes en el devenir de la seguridad en Estados Unidos. El plan de HYDRA y la utilización que hace de la tecnología para marcar a sus objetivos, no es sino la traslación extrema de lo que hemos vivido en cuanto a los casos de espionaje cibernético realizados por la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense. En virtud de la seguridad, se han implementado muchos procedimientos que, en ocasiones, atentan contra la libertad individual de las personas y su derecho a la intimidad. En el mundo real existen muchos mecanismos para controlar y derogar, en caso necesario, esos procedimientos. Pero es interesante resaltar que, en la ficción, muchos de estos planes pueden desarrollarse hasta más allá de lo posible. Hay que remarcarlo porque nos hacen pensar acerca de los peligros que las nuevas tecnologías pueden entrañar si caen en malas manos. ¿Quién decía que el cine comercial de masas no podía ser reivindicativo? 

La ruta hacia la nueva entrega de Los Vengadores está bien definida y el producto previo que se entrega a Joss Whedon es prometedor a más no poder. El propio Whedon ha dirigido la secuencia que tiene lugar a mitad de los créditos finales. En ella, el Barón Wolfgang Von Strucker (Thomas Kretschmann) promete seguir con su labor conspirativa a pesar de la caída de HYDRA y cuenta con dos gemelos que han sobrevivido a sus múltiples experimentaciones. La primera aparición de Wanda (Elizabeth Olsen) y Pietro Maximoff (Aaron Taylor-Johnson) no defrauda a nadie y ojalá pudiéramos seguir con sus aventuras de forma inmediata. Habrá que tener paciencia hasta el año próximo.



El fin de SHIELD y la reconstrucción de los servicios de inteligencia norteamericanos permite crear una oportunidad para recolocar a Los Vengadores en una nueva situación. Todo hace pensar que, a partir de ahora, el gran benefactor e impulsor del grupo será Tony Stark. Teniendo en la Torre Stark de Nueva York el cuartel general, es de esperar que el supergrupo se asemeje más a los cómics donde la entidad no tiene vínculos directos con SHIELD y opera en base asamblearia, respetando las decisiones de sus miembros que, por otro lado, realizan idas y venidas configurando alineaciones muy diversas.

Ultrón, un magnífico villano, se encargará de volver a movilizarlos pero, de momento, deleitémonos con las múltiples referencias al Universo Marvel presentes en Capitán América: el Soldado de Invierno. Y ese Stephen Strange que cita el agente Sitwell... ya podemos concluir que definitivamente le veremos en la fase III. 

El epitafio que consta en la falsa tumba de Nick Furia reza: "El camino del hombre recto..."
Solo en un film que funciona eficientemente y que crea el entorno adecuado, cabe una broma interna de estas características sin que resulte risible. Y así es como, por una vez, hasta Nick Furia puede mezclarse con Jules Winnfield.

20 comentarios:

  1. ¿Como afectará todo esto a "Agentes de...."?

    ResponderEliminar
  2. Me encantan tus reseñas.
    Como concluiste mencionando lo de la tumba de Nick Fury que hace referencia a su personificación de Jules en Pulp Fiction me pareció increíble.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sergio Leon, gracias por tus palabras y bienvenido al blog!!!
      La verdad es que resulta espeluznante la referencia a Pulp Fiction. Es contundente pero queda muy bien. Saludos!!!

      Eliminar
  3. Xavi, pues tal como comentamos en su momento, se supone que esta fallida serie que seguramente continuará una temporada más, explorará la vida de los agentes tras la caída y los colocará como operativos independientes mientras Nick Furia trata de recomponer algún tipo de estructura.
    Quizá ese golpe de timón ayude un poco a mejorar la serie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejoraría con un guionista competente como Wheddon o Geoff Jons. Y ahora que he visto en Wikipedia que están tirando de cantera... Pero lo hacen tarde.

      El Universo Marvel (Tierra - 616) al igual que el Universo DC (Tierra 1) son una fuente inagotable de ideas y de personajes.

      Si se explotan debidamente pueden dar mucho juego.

      Pero el hecho reside en "explotarlos debidamente".

      Eliminar
    2. Lo curioso Xavi es que Whedon es el productor ejecutivo de la serie y el autor del libreto. Pero, curiosamente, no se atisba en este proyecto ninguna de las características que le han distinguido como gran hacedor de productos televisivos y tampoco su gran facilidad para la creación de personajes. Sin duda que se tomó el encargo como un trabajo muy superfluo porque, de otra manera, no se entiende como haya podido crear un argumento entorno a un grupo de agentes juniors que no descubrirían nada ni aunque lo tuvieran delante. Está claro que hubo órdenes del estudio para crear un divertimento procedimental muy ligero que no ha acabado logrando ninguno de sus objetivos.

      Eliminar
    3. No se atisba NADA. A diferencia de FIREFLY o BUFFY, VAMPIRE SLAYER. Lo más "aberrante" es que NO se usa, se prescinde de toda la base, de todo el background todo el trasfondo y todos sus entresijos y recovecos. SE OBVIA una cantidad de información increble de la que se podría hacer un uso valosísimo. Y eso, es lo que hace la serie ARROW. Ese es el contrapunto entre ARROW y AGENTS OF S.H.I.E.L.D., incluso en las películas de IRON MAN y en ésta, hay más referencias para que los fans de toda la vida nos deleitemos.

      Dicen las malas lenguas que AGENTS OF.... no era más que un favor para el hermano y la cuñada de Wheddon.

      Yo, hubiera contratado a Geoff Jons, Roger Stern o Jean Marc De Matteis (por no mencionar a Kurt Busiek o Mark Waid) antes que permitir este atropello.


      Eliminar
    4. Xavi, yo también oí lo de que la serie estaba hecha para dar trabajo a Jed Whedon y Maurissa Tancharoen. En cualquier caso, un auténtico estropicio. Dar protagonismo a personajes tan endebles ha lastadro la serie.

      Eliminar
    5. Pues a mi me parece de vergüenza, tener las llaves de todo un reino y contentarse con "migajas sobre una mesa bien puesta".

      Es una forma de desperdiciar ARGUMENTOS, PERSONAJES, LUGARES CONOCIDOS y TRAMAS. Así como las GRANDISIMAS referencias que se llegan a perder.

      REFERENCIAS, que por su parte ARROW si que aprovecha. Y las aprovecha desde el Minuto 1. ARROW ha demostrado que con una premisa simple. La historia de Oliver Queen, con un buen guionista o grupo de guionistas se pueden hacer muy buenas cosas. Y de SMALLVILE no hablemos.

      Las referencias, no necesariamente han de meterse con calzador, sino que (personalmente) creo que han de poder articularse y ajustarse en el momento, lugar y modo oportunos.

      A "mirakuru" me remito, por poner un ejemplo.

      Eliminar
  4. Una película satisfactoria, seria, con alto rendimiento de Scarlett Johansson y Sebastian Stan, y profesionalidad del resto excepto de Anthony Mackie, no por él sino por su personaje, Falcon, que de haberse suprimido, pienso que el conjunto habría salido ganando. Su tiempo en pantalla lo habría repartido a partes iguales entre Johansson y Winter Soldier. Disfruté especialmente la parte del Dr. Arnim Zola computerizado. Y me ha complacido ver a Jenny Agutter otra vez por ahí. Heil HYDRA!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Octopus, cual es tu valoración de thomas kretschmann como von strucker en la secuencia de midcredits?

      Eliminar
  5. Sin lugar a dudas, el cambio entre la primera parte del Capi y esta segunda ha sido brutal. De ser una introducción "vintage" del personaje a las mafias y conspiraciones de/sobre SHIELD. Después de ver series como Homeland, se ve todo posible! Me han fallado algunas cosillas que no me puedo creer, como (SPOILER) la entrada en el helicóptero desde la planta 41 (SPOILER) y como que siempre termina con el escudo en la espalda, aunque esté volando a no sé cuántos metros y el escudo se caiga ... Eso sí, han rectificado! El Capi ya no usa en ningún momento armas de fuego, buen detalle del uso de SU arma auténtica. Faltará por ver, como dicen otros, como se verá afectado el guión de la serie Agentes of SHIELD... aunque yo soy partidario que tendrían que suprimirla :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido con tu apreciación en la escena concreta, Manri. Es el único pero en esa magnífica pieza deacción que inunda la conclusión de la película. Saludos!!!

      Eliminar
  6. Pues entonces, y sin ánimo de equivocarme, pasaría (o debería pasar) lo que ocurre al final de NICK FURIA vs. S.H.I.E.L.D.. Es decir, Furia, al mando de un grupo de especialistas (Kate Neville, Alphonso "Mac" MacKenzie, Valentina Allegra Di Fontaine y Alexander Pierce entre otros) de reducido tamaño luchando contra las amenazas de HYDRA, el ZODÍACO, IMA, ULTIMATUM y por su puesto WOLFGANG VON STRUCKER.

    Y a partir de ahí, ir reformando un S.H.I.E.L.D.mucho más fuerte, "limpio" y más eficaz. Teóricamente lo que ocurrió en el Universo Marvel y en el Universo Ultimate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias de nuevo por tu gran conocimiento con datos concretos Xavi!!!
      Nos ilustras siempre en el complejo universo de los superhéroes!!!

      Eliminar
  7. Gran reseña, Néstor.
    Acabo de verla y me ha gustado mucho, desde luego ha sido la película más acertada de lo que llevamos de Fase 2. Creo que han captado la esencia del Capi, tanto su personalidad como su estilo de lucha, aprovechan los detalles del Universo Marvel cinematográfico que van creando y desarrollan una trama de espionaje con destreza que despierta el suficiente interés por los personajes, quedan muy bien retratados La Viuda, Nick Furia o El Halcón, aunque eché de menos un poco más de la Agente 13.
    Ahora esperemos la gamberrada que prometen ser Los Guardianes, y en cuanto a Agentes de SHIELD, desde luego perdieron su oportunidad conmigo hace tiempo.

    ¡Saludos, Néstor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mike!!!
      La fase II ha ido claramente de menos a más y además en Marvel Studios han demostrado que quieren diversificar las tramas para abordar diferentes géneros dentro del cine de superhéroes. En Iron Man 3 asistíamos a una trama cibertecnológica de conspiración. Después pasamos a la épica cósmica de Thor y finalmente al thriller político en Capi 2. Ya solo queda la comedia de acción en Guardianes de la Galaxia para mostrar un gran abanico de propuestas narrativas. Lástima que agentes de SHIELD ha sido todo lo contrario.
      Saludos!

      Eliminar
  8. Sorprende que después de cierta sorpresa en Iron Man 3, en que la saga comenzó bien para los amantes del cine, pero en cambio a los amanates del cómic sucedió todo lo contrario. Es de admirar y de decir la capacidad que tiene Marvel para hacer un cambio de rumbo, con el poco margen de mejora que tenían después de las críticas recibidas de Iron Man 3. La Fase 2 se caracteriza, mucho por películas de acción, suspense, un poco de drama (la supuesta muerte pepper pots, loki y Nick Furia) hace que nos planteemos de que Marvel está cambiando poco a poco a un nuevo estilo de película más oscuras, pero que siempre mantendrán ese sentido del humor que les caracteriza. Felicidades por la reseña Néstor!!!

    ResponderEliminar
  9. La verdad es que este filme ha sido de los pocos en su género que tienen calidad. Es una trama que no es fácil de seguir sin embargo consigue generar una película inteligente y recomendable, demostrando que los superhéroes pueden ser algo más que fantoches disfrazados. A decir verdad todo indicaba que Los vengadores la era de ultron, era la cinta que realmente pudiese discutir el cetro de mejor película Marvel a su primera entrega, viéndose a títulos como 'Capitán América: El soldado de invierno' como un mero trámite hasta que llegase lo realmente bueno. Pues bien, ya podemos ir olvidándonos de esa idea, porque la segunda entrega de las aventuras del Capitán América es lo mejor que hemos visto de Marvel hasta el momento. Con 'Capitán América: El primer vengador' se apostó por un afortunado cruce entre cine bélico y de aventuras para introducir a un personaje en 'Los Vengadores', lo cual fue solo un simple trámite. Ahora esta entrega es espectacular de principio a fin, rodada con personalidad y enriquecida con una interesante reflexión política sobre la clásica disyuntiva jeffersoniana entre seguridad a cambio libertad.

    ResponderEliminar