26 de abril de 2012

La epopeya de Steve Rogers. Análisis de Capitán América: el Primer Vengador



Marvel Studios ha presentado este año a Thor y al Capitán América y los ha introducido, con éxito, en el universo que ellos mismos iniciaron con Iron Man y Hulk. Cada una de estas películas ha sido una pieza de un puente que nos acerca cada vez más a Los Vengadores, el macroproyecto más exigente en la corta historia de esta joven compañía.

Las dos películas estrenadas este año comparten una valoración similar. Son films bien realizados, con repartos muy cuidados y acertados, buenas localizaciones, y un amplio despliegue de medios. Pero las dos cintas irradian la sensación de ser meros capítulos de una saga. Ambas producciones tienen dos caras diferenciadas en sus respectivos metrajes. Disponen de fases sumamente trenzadas y estructuradas pero también manifiestan amplios bajones de ritmo. Al mismo tiempo, la falta de capacidad conclusiva de sus argumentos les otorga una cierta sensación de películas inacabadas. Consiguen que el público aumente su expectación por Los Vengadores pero, como películas aisladas, resultan demasiado episódicas.

El plan de Kevin Feige (el hombre al mando en Marvel Studios) siempre me ha parecido brillante y deben seguir por este camino pero creo que Iron Man y El Increible Hulk funcionan mejor como películas independientes que las tres últimas que han producido (Iron Man 2, Thor, Captain). Quizá el hecho de que cada vez nos acercamos más a la reunión de los diferentes personajes en The Avengers, provoca que estos films recientes asuman un papel excesivo de antesala hacia lo que vendrá en perjuicio de su propia individualidad.

Entrando ya en la valoración de Capitán América (que contiene algún spoiler), tengo que hacer constar lo fantástica que me resultó la primera parte del film. La presentación de Johann Schmidt alias Cráneo Rojo (Hugo Weaving), la conexión con el universo cósmico de Asgard a través del Teseracto; y las peripecias de un débil Steve Rogers (Chris Evans) en su vano intento de alistarse para combatir en la Segunda Guerra Mundial, suponen una magnífica experiencia cinematográfica que destaca por el equilibrio de un argumento en constante tensión dramática.

El diseño de producción y vestuario de la cinta resulta excelente. Desde el primer momento, te sientes immerso en los años 40 tanto sea en una fría Noruega como en las calles de Brooklyn o en la exposición tecnológica en Corona Park (Queens), donde un joven inventor y empresario llamado Howard Stark (Dominic Cooper) hace su aparición abriendo una tradición familiar que su hijo continuará setenta años después. Viendo a Howard en acción, es más que evidente de quién ha heredado Tony su carisma y encanto.

La inoculación del suero de supersoldado a Rogers y su primera actuación convertido ya en un magnífico ejemplar físico supone el final de esta espléndida introducción de cincuenta minutos. Coincido con mi amigo Octopus en la sensación recibida. Yo también pensé en aquel momento que estábamos ante una de las mejores películas de superhéroes jamás realizadas. La experiencia en el cine estaba resultando apasionante y ver al Capitán en un escenario de guerra parecía que prometía aún más.

Pero la siguiente hora del metraje supone un tremendo bajón en la expectativa creada. Lo que hasta el momento había sido una crónica argumental pletórica de ritmo e interés, se convierte en una sucesión de escenas de combates poco relevantes que nos conducen hacia una conclusión que recupera parte del temple y que, finalmente, consigue dejarnos con ganas de mucho más cuando Rogers irrumpe en el Nueva York de nuestros días.

El desarrollo de los personajes que, también en la primera parte había rayado a gran altura, se disuelve en el nudo del film. Es importante destacar la labor de Stanley Tucci como Abraham Erskine, un judío alemán creador del suero de supersoldado. Un personaje con un interesantísimo pasado que otorga a la película algunas de sus mejores frases. Hugo Weaving, por su parte, demuestra, nuevamente, su gran categoría interpretativa y consigue más de lo que su papel le permite.

Tommy Lee Jones y Hayley Atwell también realizan un fantástico trabajo y Chris Evans cumple en su papel consiguiendo que nos olvidemos completamente de las payasadas de Johnny Storm en los 4 Fantásticos. Asume el papel del idealista y abnegado Steve Rogers y lo caracteriza como debe. En este sentido, su elección supone un acierto.

Joe Johnston fue elegido para dirigir la película por su background previo en películas de época (Rocketeer, October Sky) y realiza un buen trabajo mientras el guión mantiene un ritmo alto. Pero cuando el libreto pasa a ser una crónica de sucesos, Johnston falla y se deja llevar sin equilibrar las escenas de acción con otras de mayor profundización en los personajes. Su irregularidad como realizador se corresponde con la sensación final que transmite la película.

Aún así, la cinta es interesante y recomendable. Es una buena incorporación a la galería de personajes de Marvel Studios y ofrece posibilidades de futuro muy notables. Las reticencias que se observan proceden de los espectadores que tenían expectativas demasiado elevadas.

19 comentarios:

  1. ¡Estoy de acuerdo! Nada que añadir a la valoración general. La infiltración tras las líneas enemigas, alocada y confusa como poco, es el talón de Aquiles de esta película, y me recordó por momentos a Inglourious Basterds, cuando en las que me habría gustado pensar sería en Apocalypse Now y Firefox. ¡Ah! Hay un momento en que más que Captain America se diría que estás viendo Namor the Sub-Mariner...

    ResponderEliminar
  2. De alguna manera, el esmero y el cuidado presente en la primera parte del film se banaliza por completo a partir de la mitad del metraje. La película deambula por terrenos de cierta ramplonería y toso se resuelve de la forma más rutinaria posible, sin creatividad.

    ResponderEliminar
  3. Parece que ha gustado más en USA que en Europa. Con las buenas críticas la gente se ha animado y le ha decepcionado. La veré este fin de semana.

    Un abrazo Néstor.

    ResponderEliminar
  4. ¡De acuerdo con tu valoración! Me pareció una pelicula muy entretenida que arranca muy bien, reflejando a la perfección la personalidad de Steve Rogers, pero que en su segunda mitad se pierde en escenas de acción y el ritmo decae, dejando la sensación de ser más un prólogo a Los Vengadores que una película que funcione por sí sola.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Saludos Emilio !
    ya me dirás qué te parece la película.

    Mike, como buen conocedor del mundo de los cómics ya has citado algunos elementos para una posible secuela del Capi. Pero lo que no vi fue el cameo que dices de la primera Antorcha Humana. Cuando se produce ?

    ResponderEliminar
  6. Yo la verdad es que ando un poco harto de pelis de superheroes, desde IronMan ninguna me convence del todo.
    Chao!.

    Camisetas

    ResponderEliminar
  7. En lo personal me decepciono la película, no me gusto nada la alta tecnología de lasers que usan (es la segunda guerra mundial por dios). Para mi gusto pudieron haber usado mejor el cubo cósmico y coincido contigo nestor la primera parte es muy buena pero después se pierde totalmente

    ResponderEliminar
  8. En la exposición de Howard Stark aparece un tubo que contiene a la primera Antorcha Humana, un androide capaz de estallar en llamas que luchó junto al Capitán América en la Segunda Guerra Mundial.
    Aparece en esta imagen http://superheroshows.blogspot.com/2011/07/spoilery-reuters-review-reveals-captain.html

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Los lasers funcionan gracias a la energía del cubo cósmico. Dentro de la ficción, no es una idea descabellada. ¡En la Segunda Guerra Mundial se emplearon armas nucleares!

    ResponderEliminar
  10. Anónimo, la opinión sobre el ritmo de la película es muy compartida. En muchos blogs se ha valorado la película en los mismos términos.

    Muchas gracias, Mike ! Recuerdo el momento pero no conocía al personaje.

    Octopus, a mi tampoco me pareció mal el tipo de armas que usa Hydra con la energía del Teseracto. Tenían que usar un armamento potente y espectacular y estuvieron acertados los guionistas al pensar en esta posibilidad.

    ResponderEliminar
  11. Muy valida la opinion de cada uno, mas bien yo esperaba una pelicula mas situada en los campos de batalla de la segunda guerra mundial, con armas de esa epoca, me viene un poco a la mente la pelicula de rescatando al soldado Brian pero en fin esperemos que la de Avengers sea un gran hit

    ResponderEliminar
  12. El CUBO CÓSMICO puede hacer de TODO. Simplemmente está sujeto a la voluntad e imaginación de aquél que lo sostiene en sus manos.

    Con él se puede reescribir el mundo y la realidad misma a su propio antojo.

    La ambientación de época es buena. Hayley Atwell me gusta, es una de "los chicos". La tia se mueve muy bien. Dura y sexy sin dejar de ser femenina. El tocar a Rogers en el pecho y la escena de la "prueba del escudo" son muy buenas.

    Evans hace olvidar tanto a la Antorcha Humana como a Jensen de Los Perdedores .

    Lee Jones y Michael tucci, salen muy bien pero poco. Weaving, excelente.

    El que me falla es el que hace de Barnes. James Buchanan Barnes, Bucky, es mucho más joven que Rogers.

    La relación entre ellos es la de hermano mayor - hermano pequeño pero Rogers - Barnes, no al contrario.

    El punto negativo lo veo en el momento de usar al Capitan America como simple símbolo propagandístico.

    Realmente lo usaron para cazar espías en America y luego le desplegaron en pleno conflicto.

    Al menos, en lo que dice en la contuinuidad original.

    ResponderEliminar
  13. Debo recordar a los presentes que uno de los creadores de Captain America fuer Jack "The King" Kirby, un hombre que no se cortaba a la hora de dibujar cualquier tipo de armas futuristas en plena II Guerra Mundial y que parecían sacadas de cualquier film futurista.

    ResponderEliminar
  14. Cierto, Mike.


    Los esquemas del androide humano creado por el Prof. Phineas T. Horton. La Antorcha Humana Original que luchó junto a Namor, the Sub-Mariner y Captaijn America!

    Es verdad.

    ResponderEliminar
  15. De Kirby, me encantaban de niño los comics de 2001: A Space Odyssey. ¡Cómo volaba mi imaginación!

    ResponderEliminar
  16. Gracias por aportar tu gran conocimiento en la historia de los cómics, Xavi. A mí también me pareció que Bucky Barnes fallaba aunque no tuve en cuenta que ciertamente hay una reseñable diferencia de edad entre ellos. En el aspecto de los personajes secundarios a mí me gustó bastante la personificación de Howard Stark.

    Octopus, desconozco totalmente la colección a la que te refieres. Presiento que me perdí algo bueno.

    ResponderEliminar
  17. Capitán América y Iron Man son las mejores películas sobre superhéroes que he visto en los últimos años. Estoy de acuerdo con tu análisis, Néstor.

    ResponderEliminar
  18. oerRealmente la diferencia de edad entre el Capitan y Bucky no es tan grande. En los comics antiguos si que era así (como Batman y Robin) pero como el guionista Brubaker dijo, en realidad el Capitan tambien era bastante joven, unos 19 años, mientras que Bucky contaba con 16.

    ResponderEliminar