10 de diciembre de 2013

Las mejores interpretaciones de Kennedy: representando a un icono


Cincuenta años después del magnicidio de Dallas, la figura de John Fitzgerald Kennedy (1917-1963) mantiene inalterable el magnetismo y carisma que le distinguió durante su vida. Como máximo exponente de la dinastía de "Camelot"JFK ha trascendido a sus logros y, con su precipitada y trágica desaparición, ha visto aumentada la repercusión mediática entorno a su polémica trayectoria personal y política. Durante su breve presidencia no pudo actuar sobre varios temas candentes que estaban en la agenda aunque, a lo largo de los mil días que pasó en el despacho oval, tuvo que enfrentarse a grandes amenazas que habrían podido suponer una escalada bélica devastadora para el mundo.

Son ya varias las generaciones que han sucumbido al poder de fascinación que sigue ejerciendo JFK. Yo me encuentro entre ellos y debo reconocer que he leído e investigado sobre todas las teorías posibles que intentan ofrecer luz sobre su asesinato. Algún día expondré cual es mi visión en este tema aunque debo adelantar algo hoy: a medida que pasa el tiempo y la información crece, las tesis expuestas por Oliver Stone en "JFK (1991)" se resquebrajan cada vez más.

Informarse con rigor sobre los acontecimientos que rodearon al asesinato del Presidente es un proceso que descubre las enormes inconsistencias que pueblan el film. Cuando Stone decidió, en la escena final del juicio, poner en boca de Kevin Costner la retahíla de acusaciones contra todos los estamentos del Gobierno, perdió la credibilidad de todo el discurso. El mensaje que trataba de hacer llegar al público con la película perdió mucha fuerza. Oliver Stone es un gran cineasta y también lo demuestra en JFK. La cinta es una obra maestra en cuanto a tensión narrativa y montaje, no hay duda acerca de ello. Pero, al contrastarlo con los hechos, es evidente que se trata de una lección de cine pero no de historia.

En cualquier caso, el objetivo de este artículo no es entrar en discusiones acerca de un hecho histórico del que nunca conoceremos la verdad definitiva (aunque los amantes de la historia americana seguiremos investigando). De lo que se trata es de intentar discernir cuales han sido las mejores interpretaciones de JFK en cine y televisión. Cuando empecé a pensar en este artículo decidí seleccionar aquellas personificaciones que, además del propio trabajo interpretativo, también han dispuesto de caracterizaciones físicas que nos han recordado, con más consistencia, al hombre que originó el mito.

La lista de actores que han encarnado, con mayor o menor fortuna, al difunto Presidente consta de nombres muy ilustres: Martin Sheen, Stephen Collins, William Devane, Steven Weber, Tim Matheson, Mike Farrell, William Petersen, Cliff de Young, Robert Pine, Martin DonovanGreg Kinnear, y James Marsden, entre otros. Incluso se le interpretó en propuestas que trataban de mostrarnos sus años de juventud en la Marina durante la Segunda Guerra Mundial. Este fue el caso de las versiones que protagonizaron Cliff Robertson y Patrick Dempsey.   

Respetando las aportaciones de este grupo de excelentes actores, creo que todas ellas quedan lejos de las dos que quiero destacar a continuación. Me parece que donde más podemos reconocer a JFK es en las recreaciones de Bruce Greenwood y Rob Lowe.


Bruce Greenwood sobresale en la excelente Trece Días (Roger Donaldson, 2000). Aunque el presunto protagonismo lo ostenta Kevin Costner en el papel del secretario personal del Presidente, Kenny O'Donnell, es Greenwood quien roba las escenas cada vez que interviene dando vida a JFK durante la crisis de los misiles de Cuba. Esos trece días, de octubre de 1962, mantuvieron al mundo entero en vilo mientras se vivía un fuego cruzado entre los despachos de la Casa Blanca y el Kremlin.

Greenwood dispone de una gran apariencia física que, con los retoques de maquillaje y peluquería, le transforman en una buena réplica cinematográfica. Además, borda la gestualidad de brazos y la inclinación de espalda tan característica de JFK. En versión original, podemos apreciar también el enorme trabajo de vocalización y entonación que el actor consiguió tras escuchar decenas de grabaciones públicas de Kennedy. Fue el primero que realmente se preocupó de acercarse al lenguaje vocal y gestual. Magnífica labor para un gran film.


Rob Lowe nunca ha sido un actor de mi predilección. Encasillado en papeles de joven guaperas imberbe, consiguió que le aborreciera soberanamente. Pero hacia finales de los 90, cuando ya no podía seguir sacando provecho de la misma fórmula, Lowe empezó a reciclarse completando dicho proceso con la participación en una de las mejores series de la historia: El Ala Oeste de la Casa Blanca.

Al mismo tiempo, regresó también al teatro donde obtuvo bastante éxito interpretando al teniente Daniel Kaffe en el montaje de Algunos Hombres Buenos que se representó en el Royal Haymarket de Londres.
Su participación en el telefilm auspiciado por National Geographic, Matar a Kennedy (Nelson McCormick, 2013), confirma su capacidad para afrontar papeles exigentes con solvencia a pesar del aire juvenil que aún sigue acarreando. Hay un momento en la película, creo que es su primera aparición, en que se abre una puerta de los despachos del Senado y le vemos bromeando con unos ayudantes y teorizando sobre su candidatura a la Presidencia. En ese instante, casi consigue emular por completo a Kennedy. Resulta sencillamente brillante la recreación. En el primer plano se diferencia mucho de JFK pero, a distancia media, casi consigue engañar a la cámara en todas las escenas. El film, producido por Ridley Scott, tiene un formato semi-documental y utiliza mucho material de archivo pero es destacable como Lowe se acerca al personaje y traslada una imagen al espectador de realidad ficcionada. Muchos creían que no sería capaz de hacerlo pero el resultado les desmiente.  

13 comentarios:

  1. Por partes:

    1. JFK es una gran película. Así la consideré en su estreno y así la considero hoy. Pero en lo que al asesinato de Kennedy se refiere y parodiando el lenguaje de los conspiracionistas, pienso que el Gobierno nos ha dicho siempre la verdad. El informe de la Warren Commission se atiene a la evidencia y proporciona la explicación más plausible de los hechos.
    2. Sobresaliente. Coincido en la brillantez de Bruce Greenwood en Trece Días, otra gran película, otra de Kevin Costner, además.
    3. Rob Lowe… no lo he visto en Matar a Kennedy, aunque sí he visto que se siente bastante orgulloso de su papel. Seguro que me gustará porque siempre he sido fan de Lowe. En todas las películas en las que lo he visto, lo he encontrado bien o muy bien.

    ResponderEliminar
  2. coincido totalmente con Bruce Greenwood. Además de lo que has dicho que, en parte, su actuación es la que más me gusta porque no tiene la carga de un Kennedy que va a morir, si no sólo se preocupa de trabajar una etapa muy concreta de su vida, liberándose de ese momento, el del magnicidio, que podría marcar toda la película.

    ResponderEliminar
  3. Hombre, OCTOPUS. No he leído en Informe de la Comisión Warren, pero la muerte de JFK, clara, lo que se dice clara, no está mucho.

    ¿Cómo un tirador mediocre, desde un punto de tiro nulo, con un rifle de cerrojo, efectuando disparos consecutivos y con una precisión casi perfecta contra un blanco en movimiento logró tal magnicidio? ¿Como es que a las 24 Horas de haberle capturado, ya sabían desde su nombre hasta los hechos más relevantes de su vida? ¿Como puede ser que antes de declarar, le matasen?

    Veo muchas casualidades y ningun hecho claro.

    Además, tampoco creo en lo de las trayetorias de la "bala mágica".

    ResponderEliminar
  4. Para mí, el asesinato de Kennedy es un hecho histórico sin el menor misterio. Oswald acertó dos disparos de tres. La posición era buena, elevada, el blanco iba a poca velocidad y los rifles de cerrojo son los más precisos. Es por eso que los rifles de francotiradores suelen ser de cerrojo. Respecto a la teoría de la "bala mágica" la encuentro perfecta. Encaja milimétricamente con la evidencia.

    ResponderEliminar
  5. Además de las virtudes que habéis citado sobre JFK, destacaría su gran poder de sugestión. Realmente te convence de su teoría, sobre todo si no tienes una opinión muy formada. Sin embargo, parece ser que muchas de las informaciones y datos que se dan en la película son falsos, como algunas webs denuncian.

    Yo no estoy muy conforme con la teoría oficial del asesinato de Kennedy, aunque tampoco la descarto. Digamos que veo difícil tan buena puntería en tan poco tiempo,con un rifle con cerrojo que hay que cargar en cada disparo para volver a apuntar, con un blanco en movimiento y con un árbol entorpeciendo la vista. Yo creo que había otro tirador en el llamado grassy knoll.

    Aunque creo que Oswald estuvo, solo o en compañía de otros, involucrado en el magnicidio, siempre me extrañó que lo negase. Puede parecer lógico que un asesino niegue haber cometido un crimen, pero en un magnicidio hay un trasfondo político; lo normal es que Oswald hubiera reivindicado su autoría y explicase sus motivos.

    Para mí, si Oswald formó parte de una conspiración tuvo que ser de mano de los cubanos. Era un comunista convencido y simpatizaba con la revolución castrista. No me lo imagino asociándose con la mafia o la CIA.

    Estoy de acuerdo con el buen trabajo de Greenwood y el de Lowe (éste último me sorprendio gratamente), pero yo también incluiría a Greg Kinnear, visto en la serie de televisión Los Kennedy. Kinnear tiene un aspecto un tanto frívolo y ligero, pero el eternamente sonriente JFK también daba una imagen desenfadada en contraste con los grises políticos anteriores.

    ResponderEliminar
  6. 1972....

    Si quieres un rifle de francotirador, mira el Barrett L50, el PSG-1, el MSG - 90 o el L96A1.

    OCTOPUS, el "asesinato" de JFK fue o "el mayor acto de PROPAGANDA" o una de "LAS MAYORES CHAPUZAS DE LA HISTORIA DE LOS ASESINATOS".

    A ver, ¿Qué querían? ¿A un idolo o a un mártir?.

    Lo de la "bala mágica" no encaja en ninguna parte. Lo del rifle, menos aún.

    Si el coche iba a poca velocidad, ¿Cómo es que iba descapotado?.

    Hasta un niño de BLACKWATER se daría cuenta de que eso, es UN AGUJERO NEGRO EN LA SEGURIDAD.

    A Kennedy le convirtieron en un mártir a próposito.

    Lo que no sé si realmente es ¿QUÉ QUERIAN REALMENTE LOS AMERICANOS? ¿UN MÁRTIR o UN MISERABLE?

    Piensalo bien, OCTOPUS. Hoy en día es MUY fácil enterrar la carrera política de un hombre. Escándalos, corrupción, sobornos, cohecho, etc...

    Pero en esa época, ¿Qué habia?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo totalmente Xavi, pienso igual: ni es creíble la historia que se montaron ni que una persona del tipo de Oswald (rudo, ignorante) pudiera perpetrar y saltarse a la torera a los servicios secretos y a la CIA... que no, que no es creíble de ninguna manera.
      Yo creo que el agujero negro en la seguridad de aquel día estaba calculado al milímetro y por eso tenían ya toda la información de Oswald preparada para salir a la palestra 24h después solo de "matarlo", estaba todo preparado y organizado a la perfección.
      Es verdad, hoy se pueden hacer muchas campañas de desacreditación de quien sea pero hace unas décadas era o mueres o no puedes estar aquí.
      Todas las producciones que he visto acaban, de una manera u de otra, dando como cierta o casi cierta la versión oficial... a ver cuándo tienen narices de filmar una película que hable sin pelos en la lengua, que ya es hora en los tiempos que corren.
      La serie de "Los Kennedy", con Kinnear y Holmes, la he visto y está muy bien, se centran más en sus quehaceres y logros como Presidente que en el magnicidio (me sorprendió Holmes, lo hace muy bien).

      Eliminar
  7. Hombre, el coche iba descapotado como descapotado había ido una y mil veces en el pasado.

    ResponderEliminar
  8. En la parte trasera del Lincoln había dos agarraderas donde deberían haber ido dos agentes del Servicio Secreto, pero Kennedy pidió que no hubiera nadie allí. Quería tener más contacto con la gente. Por la agarradera del lado izquierdo fue por donde se subió el agente Clint Hill cuando los disparos alcanzaron al presidente.

    En esta foto se puede apreciar lo cercana que iba la caravana presidencial al público. Ese día la seguridad fue muy poco rigurosa.

    http://www.puroperiodismo.com/wp-content/uploads/2013/11/Presidente-Kennedy-minutos-antes-de-ser-herido-de-muerte-en-Dallas-Texas-el-22-de-noviembre-de-1963.-H.Warner-King.-Time.jpg

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias por vuestros comentarios!

    Coincido completamente, y así lo he manifestado en el artículo, en que JFK es un gran film. Lo fidedigna que pueda resultar su información y teorías ya es otra cosa.

    Yo fui un abnegado creyente de sus preceptos hasta que empecé a informarme con más detenimiento. Primero descubrí que Jim Garrison fue un manipulador nato y que su credibilidad cayó en picado cuando instruyó un caso sin tener las bases suficientes. Se acabó convirtiendo en un bufón que era vilipendiado constantemente desde todas las tendencias políticas y sociales. Los testigos que consiguió eran ridículos. En este sentido, la película muestra a un Garrison mucho más riguroso y sagaz que el auténtico.

    Se han realizado múltiples análisis, con la tecnología actual, que demuestran que los disparos fueron realizados desde el almacén de libros. Incluso el brutal disparo a la cabeza del Presidente ha sido analizado concienzudamente y todos los expertos coinciden en que no podía provenir de la valla frontal. El cuerpo de Kennedy va hacia delante. Si el disparo hubiera sido frontal habría caído hacia Jackie. Además, la herida de entrada en el cráneo es en la parte trasera del mismo.

    Las pruebas que se han realizado con el Carcano y el mismo tipo de bala demuestra que es posible lograr este efecto devastador y disparar el número de balas en el intervalo de tiempo que se conoce. Incluso la "bala mágica" ha demostrado ser plausible según los últimos análisis tecnológicos.

    En cuanto al tema de Oswald sí que podría haber más litigio pero el procedimiento de los disparos parece corroborar la versión oficial.

    Y el por qué del asesinato ya es entrar en un terreno imposible de dilucidar.

    ResponderEliminar
  10. Ya estoy aquí para crear polémica otra vez jejeje... yo creo Néstor que nunca se sabrá qué sucedió realmente porque fue un atentado interno del propio gobierno de los EEUU. No interesaba Kennedy, no interesaban sus ideas cercanas a las necesidades del pueblo, a la disgregación de la segregación racial, a intentar evitar la Guerra Fría... no es que fuera un santo, evidentemente, pero quiso dar un verdadero cambio de timón a la democracia y cuando los grandes conservadores (que no tienen por qué ser conocidos pero sí muy poderosos e influyentes) vieron que iba en serio y que el pueblo lo apoyaba decidieron que no podía ser, ¿cómo poder dejar libertad al pueblo, que pudiera tener sus derechos y su propia opinión? Eso jamás y de ahí su muerte. Oswald, evidentemente, el chivo expiatorio... si se demostró que ERA IMPOSIBLE que hubiera disparado él... y que existían más disparos de refuerzo por si el primero no daba en el blanco...
    Igual q a Marilyn Monroe...fue asesinada porque sabía demasiado después de relacionarse con los dos hermanos Kennedy... nadie ha pensado nunca que podía haber sido una espía? No me trago su imagen de ingenua rubia oxigenada...demasiado angelical, yo la hago siempre mucho más inteligente que todo eso (Marlene Dietrich sí lo era y bien que la camuflaron como actriz de cine famosa)...
    A lo mejor he visto demasiadas películas de conspiradores pero es que toda esta historia es demasiado enrevesada... ¿cómo se puede matar a un Presidente de una potencia como lo son los EEUU con las medidas de seguridad que lo rodean? Venga, por favor...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eva, cada vez cobra más veracidad la teoría de que fue la extrema derecha norteamericana la responsable del magnicidio.

      Eliminar
  11. Sí sí, la verdad es que tiene mucha pinta de que sea algo por el estilo.
    Y el propio servicio secreto norteamericano? Mmmmmm, no sé... jejejejejeje ;)

    ResponderEliminar