27 de marzo de 2012

Regreso a Camelot


La dinastía de los Kennedy ha inspirado multitud de telefilms, documentales, y algún que otro largometraje de gran formato. Su larga trayectoria, que cubre gran parte del siglo XX, está repleta de historias y vivencias que insuflan un material muy interesante para cualquier proyecto puesto que su devenir camina intimamente ligado a la historia contemporánea de los Estados Unidos y eso siempre tiene interés para la audiencia.

La llamada "familia real norteamericana" o "dinastía de Camelot" ha tenido una influencia directa sobre la historia política estadounidense. A día de hoy, una cuarta generación sigue expandiéndose y haciendo valer su inalterable peso específico. 

Los Kennedy no hubieran llegado hasta tan altas cotas de poder sin el impulso de su patriarca, Joseph Patrick Kennedy Sr. (1888-1969). La biografía del fundador de la dinastía merecería varios artículos monográficos puesto que nos encontramos ante un personaje cuya trayectoria es, como mínimo, apasionante. Hijo de inmigrantes irlandeses, forjó su inmensa fortuna desde la nada. Dominado por una absoluta falta de ética, estuvo metido en toda clase de negocios y siempre salió ganando mientras la lista de damnificados por sus acciones crecía y crecía.

Tras su periplo como mecenas en Hollywood, donde mantuvo una relación sentimental con Gloria Swanson, regresó a la costa Este a principios de los 30 con una ambición política desmedida. Gracias a sus buenas relaciones con el Presidente Franklin Delano Rossevelt, consiguió ser nombrado Embajador Estadounidense en Londres. Pero le perdió su enorme ambición y sus eternas intenciones de medrar en el contexto político internacional. Representando la voz de Estados Unidos en el viejo continente, comprometió la posición internacional de su país al propugnar la idea de conciliación y entendimiento con el régimen nazi e influyó directamente en la política de apaciguamiento que caracterizó a la administración del Primer Ministro Neville Chamberlain y que, consecuentemente, finalizó con un rotundo fracaso.

Salpicado por las continuas acusaciones de derrotismo y sumisión al ascenso de Hitler, Roosevelt forzó su dimisión como Embajador y el nuevo Primer Ministro británico, Winston Churchill, aplaudió la decisión.

Habiendo dañado enormemente su prestigio político, Joe Kennedy se dedicó a partir de ese momento al objetivo de que sus hijos ascendieran a las más altas cotas de poder en las instituciones federales. Cuando el primogénito, Joseph P. Kennedy jr., murió en una misión aérea durante la guerra, el foco de atención del patriarca se centró en el segundo de sus hijos varones, John Fitzgerald, apodado familiarmente "Jack".

Y así fue como puso todo su poder económico sobre la mesa para sostener la carrera política de su hijo, primero en las sucesivas candidaturas al Congreso y al Senado, y finalmente en la campaña presidencial de 1960. 

Y es en ese momento, en la noche electoral de 1960 en la sede central de campaña en Hyannis Port (Massachusetts), cuando empieza la miniserie The Kennedys.

Escrita por Stephen Kronish y dirigida por Jon Cassar, esta propuesta de Muse Distribution para The History Channel ofrece muy diversas sensaciones al espectador. El tono general y la reconstrucción de escenarios es impecable y se aprovecha muy bien el presupuesto limitado de una miniserie para caracterizar todo tipo de situaciones y acontecimientos. Ahora bien, como en todo proyecto biográfico, hay luces y sombras que vale la pena detallar de una forma más precisa.

Puntos fuertes:

- La huella que deja en la serie Tom Wilkinson interpretando a Joseph Kennedy. El guión de Kronish se centra muy especialmente en él y lo utiliza como hilo conductor para descubrirnos los antecedentes de la familia y su influencia decisiva en el destino de los miembros de la familia. Se profundiza bastante en varios de los momentos cumbre de su propia carrera y, en mi opinión, no cabe duda alguna de que es el auténtico protagonista y el que sostiene la serie con la gran credibilidad que le aporta Wilkinson a su interpretación. 

- Aunque no llega a los niveles de Tom Wilkinson, la presencia de Barry Pepper como Bobby Kennedy es otro de los grandes aciertos de la serie. Sigo pensando que Steven Culp es el que más logró acercarse físicamente a él en Trece Dias (2000) y Linus Roache fue el mejor a la hora de aproximarse al retrato ideológico y político en el telefilm RFK (2002). Pero Pepper nos ofrece su faceta más humana y familiar y combinado con sus sucesivas atribuciones políticas, construye un personaje completo y regular. El Emmy que le fue concedido es un notable reconocimiento a su labor.

- Más allá de las interpretaciones, resulta importante valorar la ausencia de barreras a la hora de reproducir algunos de los elementos más controvertidos de la biografía familiar. En ningún momento hay un tratamiento superficial de los personajes principales. Se les retrata con sus defectos y con muchas de sus derivas morales y eso es positivo para hacer que el proyecto se diferencie de los demás que le han precedido. Se habla sin tapujos de la conducta disoluta y mujeriega de Joe Kennedy y también de JFK. Se trata de manera desacomplejada aunque de forma breve el affaire entre el Presidente y Marilyn Monroe e incluso tiene un gran peso el presunto acuerdo al que llegó el patriarca con el capo mafioso Sam Giancana para que le ayudase a conseguir los votos suficientes que aseguraran la victoria de su hijo en el decisivo estado de Illinois. Otro de los momentos cumbre que hasta ahora había sido tabú para los proyectos precedentes se rompe también aquí. Me refiero a la decisión de lobotomizar a Rosemary, la hija primogénita, tras demostrar una conducta psicótica. La decisión, tomada exclusivamente por Joe, contribuye enormemente a caracterizar el temperamento del personaje.

- Diana Hardcastle aporta dignidad y temple al sufrido personaje de la gran matriarca, Rose, y se reserva una serie de momentos de gran fuerza dramática cuando la apoplejía de Joe le deja, por primera vez, en las manos de su esposa. Katie Holmes, por su parte, es un auténtico acierto de casting puesto que, aún siendo más bella que la auténtica Jacqueline Bouvier, logra reproducir su espíritu resultando siempre muy creíble.



Aspectos menos logrados:

- Greg Kinnear nunca consigue entrar de lleno en el personaje de JFK y no se libra de la imagen ligera que tanto ha dominado su carrera. Su interpretación está a años luz de la de Bruce Greenwood en Trece Días, por poner un ejemplo.

- En el afán de cubrir un gran periodo de tiempo y muchos acontecimientos, la serie no tiene margen para al menos citar a otros hermanos cuyas vidas fueron ciertamente relevantes. No hay ni rastro de Edward, el tercero de la familia en dedicarse a la carrera política y tampoco llegamos a tener conocimiento de Eunice y Patricia.

- El final es difuso dramáticamente y necesita explicar demasiadas cosas en una serie de textos finales. De alguna forma, no consigue tratar de forma igualitaria los principales acontecimientos y, de nuevo, tenemos que lamentar la presencia de muchos personajes que son representados de forma muy simple (Frank Sinatra, Peter Lawford, John Edgar Hoover...) mientras que, por otra parte, se obvia a otros que podrían haber aportado elementos interesantes a la serie.

- Resulta bastante increíble que una serie que toma riesgos a la hora de explorar determinadas situaciones de la vida de los Kennedy, sea tan liviana y convencional a la hora de tratar el asesinato de JFK. Ya no resulta aceptable para la audiencia actual que se recurra, una vez más, a la teoría oficial del magnicidio con un asesino solitario que realizó unos disparos extremadamente precisos desde una mala posición y con el peor rifle de repetición que jamás haya existido. Todo ese pasaje es absolutamente prescindible. 

Así pues, estamos ante una serie que ofrece luces y sombras pero que, en general, consigue un tono aceptable y recomendable en varios de sus capítulos. No será la última vez que veamos a los Kennedy en pantalla pero creo que se puede afirmar, sin temor a equivocarse, que esta miniserie de producción canadiense ha logrado trascender más que otras propuestas sobre la dinastía de Hyannis Port.           

12 comentarios:

  1. ¡Buen post! No soy aficionado a las series y nada puedo comentar de esta, pero quiero señalar mi coincidencia en el excelente trabajo de Bruce Greenwood en Trece Días. Creo no exagerar si digo que es el verdadero protagonista de la peli. Kevin Costner es una comparsa.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Octopus !
    Completamente de acuerdo. El personaje de Kevin Costner en Trece Dias fue enormemente magnificado y se le dieron unas atribuciones y presencias excesivas para poder ubicar al actor en la película. Pero la cinta es tan buena y tiene un ritmo tan intenso que todo eso pasa a segundo término ante la fuerza de la narración y la poderosísima e infravalorada interpretación de Greenwood.

    ResponderEliminar
  3. Si, por lo que tengo entendido, Greenwood hizo un trabajo encomiable en el asunto de la Crisis de los Misiles.

    Supongo que lo de Kostner es para darle más relevancia a su papel cuando el peso lo tenía Greenwood. Además, en JFK, sí que tenía empaque su personaje, no en esta en la que el "presidente" aún sigue vivo.

    A ver las comparaciones son odiosas. Lo que creo es que a Kinnear le han de dar papeles como el de padre en Little Miss Sunshine, que le ayuden a madurar y no estancarse en figuras paternalistas o de adolescente como le hubiera pasado a Leonardo DiCaprio (que me sigue pareciendo un ejemplo de superación a la madurez al aceptar papeles como el de J. Edgar Hoover o su papel en The Departed)

    Lo que me sorprende es que como bien apuntas, Néstor, y ya me comentáste en su momento, se de tan poca trascendencia a según que hecho y personajes.

    Lo del "magnicidio" supongo que es porque han seguido la linia oficial.

    De Tom Wilkinson, después de verlo en su debut comercial en FULL MONTY no me inspira ninguna duda, es un profesional como la copa de un pino.

    ResponderEliminar
  4. No la he visto.

    La que sí vi hace mucho fue la nminiserie que produjo la NBC en el 20 aniversario del asesinato, con Martin Sheen y Blair Brown al frente del reparto.

    ¿Es esta mejor o peor?

    ResponderEliminar
  5. Saludos Antxon !!!

    esta es mejor en contenido que la versión de Martin Sheen aunque el señor Estevez me gustó más como JFK que Kinnear.

    Felicidades, una vez más, por la excelente cobertura que realizas de las primarias republicanas.

    ResponderEliminar
  6. Es que, sin haber visto el resultado, sorprende bastante la elección de Kinnear.

    Ahora recuerdo también a William Devane que hizo de JFK en una especie de telemovie de los 70 o por ahí sobre la crisis de los misiles.

    Coincido en que Greenwood encontró el equilibrio perfecto entre el parecido físico y la esencia del personaje, aunque tal vez algo serio, seguramente funcionó bien porque el relato era muy político y no se detenía en aspectos más personales.

    Por cierto, ahora que se acerca la Semana Santa podrías hacer una entrada valorando los diferentes Jesuses que ha dado Hollywood. Jeffrey Hunter, Max von Sydow, Jim Caviezel, Ted Neeley, etc. Ahí también cada uno tiene su favorito.

    ResponderEliminar
  7. Hablando de tal. Rey de Reyes o Ben Hur?

    Las dos son magnificas superproducciones.

    ResponderEliminar
  8. Ben-Hur. Es más épico y la carrera de cuádrigas supera el paso del tiempo como ninguna otra cosa tan vertiginosa que haya visto en el cine clásico.

    'Rey de Reyes' también me gusta mucho, destacando el sermón de la montaña y la aparición de Cristo resucitado a los pescadores del mar de Galilea.

    Pero mi Cristo es Max von Sydow.

    ResponderEliminar
  9. Eso sí, no hay que olvidar que ambas son dos Superproducciones no exentas de épica.

    La verdad es que las dos están muy bien para los años que han pasado.

    Y me dejo Los Diez Mandamientos.

    Creo que para Semana Santa son las tres de visionado obligatorio:

    - Ben Hur.

    - Rey de Reyes.

    - Los Diez Mandamientos.

    ResponderEliminar
  10. Y 'La historia más grande jamás contada' de George Stevens que tiene un reparto espectacular.

    ResponderEliminar
  11. Estoy de acuerdo con la opinión de Octopus y Néstor sobre la magnificación del personaje de Kevin Costner en Trece días. Kenny O'Donnell fue un estrecho colaborador y amigo de Kennedy, perteneciente a la "mafia irlandesa" de colaboradores suyos y su vida estuvo tan ligada a la familia que a la muerte de Jack y Bobby sucumbió al alcoholismo y murió joven, pero hay momentos en Trece días en que parece que era él quien le daba órdenes a los Kennedy.
    Algo que eché de menos en la serie Los Kennedy es que no se nos muestra la peripecia de Jack Kennedy con la patrullera PT 109 en el Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial, que se nos muestra de manera casi elíptica. Es posible que hacerlo se saliese del presupuesto pero fue un episodio muy heroico por parte del futuro presidente y también muy cinematográfico. Hubiese dado mucho juego en la serie.

    ResponderEliminar
  12. Por cierto, los actores que interpretan a Joe y Rose Kennedy, Tom Wilkinson y Diana Hardcastle, son también matrimonio en la vida real.

    ResponderEliminar