22 de abril de 2013

Recreando Sicilia en Las Salinas de Almería


En 1969, Franklin J. Schaffner dirigió una ambiciosa producción de la 20th Century Fox sobre la figura del General George S. Patton (1885-1945). Con un presupuesto de más de 12 millones de dólares de la época y disponiendo de un guión firmado por Edmund H. North y Francis Ford Coppola, Schaffner formó un reparto en el que George C. Scott realizó la interpretación más conocida y alabada de su carrera en el papel de Patton. Karl Malden (General Omar Bradley), Karl Michael Vogler (Mariscal Erwin Rommel)Michael Bates (Mariscal de Campo Bernard Montgomery), Stephen Young (Capitán Chester B. Hansen), y Michael Strong (General de Brigada Hobart Carver) completaron el resto del casting principal.
 
El film consiguió reflejar la compleja personalidad de un gran estratega militar, cuya genialidad siempre estuvo acompañada por la polémica y la constante rebeldía ante la autoridad del Comandante en Jefe de las Fuerzas Aliadas en Europa: el todopoderoso General Dwight D. Eisenhower. La cinta arranca a principios de 1943 cuando Patton llega al Norte de África para tomar el mando de unas demacradas tropas norteamericanas, al borde de la derrota ante las Afrika Korps de Rommel. Bajo su mando, el signo de la batalla cambia por completo y concluye con el control total de la región. Tras esta gran victoria, se le concedió el mando conjunto de las operaciones en la campaña de reconquista de Sicilia. Al frente del Séptimo Ejército, plantea una estrategia mucho más agresiva que la de Montgomery y pronto se asegura el control de Palermo, llegando antes al Puerto de Messina.
 
Pero sus constantes desafíos y una serie de incidentes de tipo disciplinario, con alguno de sus subordinados, le condena al ostracismo en la gran operación del Día D. Siendo el General más temido por los alemanes, se le asigna el mando de un ficticio Primer Ejército en Inglaterra sólo para despistar al enemigo. Sin embargo, la contraofensiva de Hitler en las Ardenas, obliga a Eisenhower a volver a confiar en él para que rompa el frente enemigo en Bélgica y permita el avance hacia el interior de Alemania.
 
Una película brillante que, ya desde el primer minuto, con el poderoso discurso de Patton, bandera norteamericana al fondo, y ante un numeroso auditorio que nunca vemos, ya te seduce hasta los créditos finales. Fue la gran triunfadora en la gala de los Oscar de 1971 al recibir siete estatuillas: mejor película, dirección (Franklin J. Schaffner), actor principal (George C. Scott, que rechazó el premio porque consideraba ridícula la competencia entre actores por premios), guión adaptado (Edmund North y Francis Ford Coppola), montaje (Hugh Fowler), equipo de dirección artística (Gil Parrondo, entre ellos), y sonido.
 
La película rodó algunas escenas en Inglaterra y Marruecos pero el grueso de la producción tuvo lugar en localizaciones españolas. En la provincia de Segovia se rodaron todas las escenas pertenecientes a la campaña de las Ardenas y, en tierras almerienses, tuvo lugar la filmación de los exteriores en las secuencias del Norte de África y Sicilia.

Mi amigo Xavi, en su reciente viaje por la provincia de Almería, tuvo oportunidad de visitar un enclave utilizado en la película. En la parte occidental del Parque Natural del Cabo de Gata-Níjar, se encuentra la zona de Las Salinas. Siguiendo la carretera que separa Las Salinas del Mar Mediterráneo, se llega a la entrada de la Almadraba de Monteleva, al principio de la cual se alza solitaria la Antigua Iglesia, que ha sido recientemente restaurada.

En el film, esta Iglesia sirve como telón de fondo para ilustrar el avance de las tropas de  Montgomery mientras coordina los esfuerzos de su ejército en Sicilia. En la escena, recibe las noticias del parón en la progresión de Patton y se muestra convencido de poder llegar antes a Messina.

Aquí tenéis una imagen de la película en el mismo enclave que después podéis admirar en las fantásticas fotos tomadas por Xavi. Almería tiene muchos tesoros fílmicos ocultos. Los iremos descubriendo poco a poco.
 
 
imagebam.com
 
 
imagebam.com
 
 
imagebam.com

8 comentarios:

  1. Buena película, me gustó más la última vez que la vi, hace cosa de un año, que en ocasiones anteriores en las que, según avanzaba, me aburría un poco. Mi escena favorita es una cerca del final, acabada la guerra, cuando Patton habla por teléfono con el general Walter Bedell Smith y le dice que Ike y él son demasiado blandos, que se mantengan al margen y le dejen a él sacar a los bolcheviques de Alemania y enviarlos a Rusia a patadas. ¡Jajaja! Todos los tanques de la peli son M47 y M48 del Ejército español. Un gusto ver estas fotos de Xavi. Han dejado la iglesia como nueva.

    ResponderEliminar
  2. Realmente, Patton ha sido unamuy buena película sobre alguno de los protagonistas de la II Guerra Mundial, tema que siempre me ha interesado mucho.

    Esta película la he visto dos veces, la última hará unos dos años y siempre he disfrutado viéndola.

    La primera vez te tengo que confesar Néstor que me dejó un poco "extraña" no por la película, maravillosa, sino por lo que transmitía del general. Haber estudiado que los americanos salvaron la guerra y cambiaron su final y conocer a los artífices de ello, en concreto Patton, tenerlo casi como un héroe antinazi y, en la película, darte cuenta de qu éra también un ser humano de carne y huesos, como nosotros, y por lo tanto con cosas que gustan y cosas que no... me dejó un poco "huérfana" de idealismo. Pero claro, era una adolescente.

    Más tarde, con la experiencia de los años y los ideales intactos, me di cuenta de que era lo obvio: luchó contra el mal encarnado por los nazis pero no dejaba de ser un ser humano, con todo lo que ello significa. Y fue entonces cuando lo valoré más que nunca. Este tipo de películas tienen ese riesgo: que se nos enseñe alguna característica de los personajes históricos que nos hemos idealizado a nuestra manera y esto puede hacer tambalear nuestra fe después en ellos. Pero nada más lejos de la realidad cuando te das cuenta de que, precisamente, ahí radica la fuerza del ser humano: en que cualquiera de nosotros puede hacer el bien si se lo propone.

    Filosofía aparte, jaja, a Patton lo comparo con su paralelo inglés, Churchill. Ambos dieron no pocos dolores de cabeza a sus superiores porque había veces en que se creían con la verdad absoluta. Es lo que suele suceder: cuando te sabes bueno en una cosa puedes pecar de soberbia. Pero a las estrategias de los dos podemos agradecer que hoy en día no estemos viviendo en una Europa "Alemanizada"... ¡hubiera sido terrible!

    Gran película y gran personaje.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, magníficas fotos Xavi, debe ser fantástico visitar en persona enclaves cinematográficos y ver que están tan cerca.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Gran artículo, si señor. Como no podía ser de otra forma.

    Gracias OCTOPUS, cierto, los tanques de la película SEGURO que eran españoles puesto que algunos extras de la película eran soldados que estaban haciendo la mili en ese momento y les pidieron si podían participar como soldados alemanes.

    Muchas gracias EVA. Cierto, todos esos parajes son magníficos para rodar determinado tipo de películas y por supuesto para veranear. Algo digno de verse, te lo recomiendo encarecidamente.

    Una lástima que no se exploten como antes este tipo de localizaciones por todo nuestro país ya que sería una buena forma de incentivar las inversiones de capital extranjero.

    ResponderEliminar
  5. Xavi, ahora se explotan pantallas verdes o azules...

    ResponderEliminar
  6. Si, OCTOPUS, para lo que sirven....

    Y mira que en TDK se fueron hasta Hong Kong para filmar exteriores, eso, y demostrar que BATMAN "no tiene limites jurisdiccionales", HAW HAW HAW...

    Como te decía, sabe mal, porque al igual que hacía JOHN FORD, todo esto, se ha echado a perder.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por vuestros comentarios!

    Sin duda alguna, Patton fue un personaje muy controvertido, con derivas mesiánicas muy marcadas. Algo que comparten todos aquellos que son geniales en sus campos. Aunque un militar de carrera brillante, conocedor de la historia bélica, contaba con bastantes elementos más para creerse investido por los augurios y talentos de sus predecessores en los campos de batalla del mundo.

    Almería fue testigo de la reconstrucción histórica de uno de los mejores estrategas militares que ha existido y lo retrató con luces y sombras.

    ResponderEliminar