10 de noviembre de 2011

Señas de identidad: Al Pacino (I)


Al Pacino es uno de los grandes actores de nuestro tiempo. Tiene el reconocimiento del mundo cinematográfico y teatral pero su personalidad, lo que piensa acerca de su profesión, su actitud fuera de escena, es algo no tan conocido para el aficionado al cine.

El propósito del siguiente artículo (dividido en dos entregas) es el de reflejar la personalidad de un hombre en voz propia y ajena. Así pues, profundizemos en las señas de identidad de uno de los grandes del celuloide:

"Siempre prefiero asesorarme conociendo a personajes auténticos, es la mejor forma de crear una base de trabajo que sea objetiva, realista, y posible. Hay que limar la propia imagen y buscar ante todo la identificación con el tipo de personajes que vamos a interpretar."


"El hecho de haber debutado como actor en un escenario es significativo, te otorga una especie de instinto natural y aunque pase el tiempo y esté años sin pisar un teatro, es allí donde realmente te sientes más cómodo. En el cine, lo que ocurre es que llega un momento en el que te das cuenta de la necesidad de trabajar regularmente. Es necesario ponerse a menudo delante de las cámaras porque sino cada vez que inicias un rodaje es como si tuvieras que afrontar un desafío. No existe la experiencia propia como en el teatro. Cada nueva película es la primera."



"Siempre me he considerado un actor de teatro, pero últimamente tengo la sensación de mantener con el cine unas relaciones semejantes. Cada vez me involucro más, sobretodo después de haber aprendido muchísimas cosas sobre el cine al haber desarrollado un proyecto propio como director."


"No pienso demasiado en el estatus. Suelo presentarme en el plató y cumplir con mi trabajo. Pero, al mismo tiempo, uno trata de mantener siempre el mismo entusiasmo. Mientras uno se mantenga entusiasmado por el trabajo todo va bien, pero en cuanto se vuelve una obligación, ya nada tiene sentido. Yo, por ahora, siento que cada film es una aventura, algo nuevo. Sigo aprendiendo con cada trabajo, con cada personaje, y eso es lo que me anima a seguir adelante."

"Hay muchísimos papeles que me gustaría interpretar. Pero yo, como tantos actores, pienso que de una forma u otra, algo va a aparecer en el futuro. Un papel está siendo escrito para mí en este momento y yo no lo sé. Hay un libro que se está escribiendo donde hay un papel para mí, sin que yo me lo imagine."

"Nunca había podido entender la experiencia de ganar un Oscar, porque nunca me había tocado. El hecho de que me hubieran nominado tantas veces y que me hayan invitado a tantas ceremonias ya me parecía un honor. Yo me sentía muy orgulloso con cada nominación que me tocaba. Pero ganar el Oscar es muy especial, porque la entrega de ese premio es algo que ve muchísima gente en el mundo. Tiene una tremenda resonancia posterior aunque la sensación de ganar es algo que sólo dura un par de semanas. Aún así, es innegable que conseguirlo supone una gran satisfacción."

"Muchas veces me siento muy honrado de que la gente quiera saber cosas sobre mi vida privada, porque eso demuestra un interés hacia mi trabajo, y de la única manera en que puedo entender ese fenómeno es tratando de pensar que a mí, a veces, también me interesa saber sobre la vida de otras personas."

"Es muy difícil saber qué película tendrá éxito o no. Las leyes del mercado no son nada estrictas en este sentido. Siempre se espera que sea un éxito el trabajo que uno ha hecho, lógicamente, pero en todo caso es una responsabilidad global. En una película están implicadas muchas más personas, cada una tiene su parte de culpa o acierto en que un film funcione. De todas formas, yo nunca he participado en productos que hayan sido grandes taquillazos, y esto no te obliga a seguir en la misma línea con el siguiente film. Esa sí que es una situación insostenible y que te hace estar más pendiente de las repercusiones comerciales que de tu propio trabajo como actor."

"El Padrino es la película de mi vida porque es un film muy especial, irremplazable. Todo en ella es increíble. Lo que hicieron Francis Ford Coppola y Mario Puzo fue maravilloso, porque lograron plasmar lo que se propusieron explicar desde un principio. Esta película cambió mi carrera, cambió mi vida, aunque no me cambió como actor."

"Durante años Bobby De Niro y yo estuvimos buscando un proyecto en el que pudiéramos trabajar juntos. Todo lo que nos llegaba no nos interesaba demasiado y la cosa se fue alargando. La situación cambió cuando Michael Mann nos presentó su guión de Heat. En principio la acción se situaba en el Chicago de los años 60, aunque ya entonces Michael pensaba en trasladarla al Los Angeles de los 90. Nuestra opinión fue favorable al cambio y así se acabó haciendo. La verdad es que era un proyecto irrenunciable: buena historia, buenos personajes, magnífica propuesta de desarrollo...; Así pues, no había dudas, tenía que filmarse."


"De Niro y yo no tenemos demasiadas escenas conjuntas, debido a la naturaleza de la historia, pero fue muy interesante la conexión que se estableció. Nos veíamos frecuentemente en el set y tuvimos oportunidad de hablar sobre como evolucionaban los personajes etc...; Somos amigos desde hace mucho tiempo y eso se notó en nuestra colaboración."


"Casi siempre se habla de las relaciones que entablas con otros actores con los que has trabajado antes. Bob y yo somos amigos desde hace más de 30 años y existe una gran confianza entre los dos. Creo que nuestra relación en la vida personal y la familiaridad que hay entre nosotros nos ha servido a la hora de trabajar juntos."



"Creo que es fabuloso trabajar con alguien a quien conoces desde hace tiempo; es como trabajar con un miembro de tu familia. Es comprensible que muchas familias de actores hayan hecho cosas juntos porque existe una especie de subtexto por el que dirigirte, que no es otra cosa que la confianza que te inspira actuar con tu gente. Este es el caso de Bob De Niro y yo. Aunque no aparezcamos juntos demasiadas veces en la película, me siento muy afortunado de haber podido trabajar con él."


"Las películas siempre estuvieron alrededor, pero las consideré sólo una opción. Y fue la suerte, sin duda, la que puso en mi camino a directores como Coppola, Brian de Palma, Lumet, Pollack, Friedkin... Pero, me hubiera sentido totalmente realizado si toda mi vida se hubiera desarrollado en el teatro de repertorio. Aunque no sé cuán lejos habría llegado."


"Como padre, intento apartar lo más posible a mis hijas de las películas demasiado violentas, pero las tiendas de vídeos están por todas partes y no podré evitar que algún día las alquilen. De todas formas, la violencia siempre ha estado con nosotros. Es parte de la naturaleza humana, pero también hay otros muchos aspectos en ella que pueden ser casi tan contraproducentes o más en los menores."

15 comentarios:

  1. Aunque la primera vez se me hizo larga, hoy estimo a Heat como una de las mejores películas de los 90, un peliculón notable con un desenlace sobresaliente en el que, seguramente, la mayoría habríamos querido que ganara el malo. Tuve un shock en una escena en concreto, esa en la que haciendo honor a su filosofía, si bien con esfuerzo, De Niro abandona a su novia cuando llega la policía. Menudas mujeres Amy Brenneman y Ashley Judd, no sabría con cuál quedarme (en la peli, en la vida real con Judd). Vuelvo a De Niro y al detalle de que, en mi opinión, Heat es la película en la que más sexy está en toda su carrera. Pero lo que es la vida, si hoy tuviera que filmarse una secuela, Pacino, el que peor aspecto tenía de todos, sería el único mínimamente reconocible... De Niro y Kilmer parecen otras personas.

    ResponderEliminar
  2. A mi lo que me ocurre con Heat es que no me colmó el final. Es contundente, sí, pero me hubiera gustado una resolución diferente. Neil McCauley no se merecía ese final entre containers del aeropuerto.
    El film tiene, eso sí, un muy buen desarrollo en el contexto urbano de un Los Angeles magníficamente capturado por la cámara de Michael Mann.
    Y la escena del tiroteo en el centro es brillantísima.

    ResponderEliminar
  3. Es curioso, pero alguna de las opiniones que expresa Al Pacino reflejan un poco contrario a lo que he leido en otras entrevistas.... Ve el rol de Actor, como un "trabajo" y sin embargo en una entrevista me llamo la atención que contaba que se llevaba el personaje muchas veces consigo, y contaba la anecdota que según estaba metido en el rodaje de Serpico, una vez paró a un ladron al grito de Alto Policia o algo asi.

    Y también contó algo parecido respecto al PAdrino II,en la que le dijo a alguien que el se encargaria de resolver un problema.. al estilo Padrino, y que eso le comía mucho por dentro jejeje.

    A lo mejor fué en sus papeles jovenes y luego ya dejo de hacerlo.

    Desde luego es un actor que se come la pantalla cada vez que sale. Desde luego sus primeros-grandes trabajos con Scarface, Tarde de Perros, Serpico y Justicia para todos.... A cada cual mas impresionante.
    La escena del restaurante en el Padrino I, es .... puffff, me acuerdo que la primera vez que la vi creo que deje de respirar.

    Heat, desde luego es una pelicula increible, y ya esta.... Poco se puede decir que no haya analizado, coincido con Nestro en que la escena del tiroteo, es que puedes contar cada bala, y seguir su trayectoria.

    ResponderEliminar
  4. Todos los presentes estamos de acuerdo en algo. Cuando hablamos de Al Pacino, estamos hablando de un grandísimo actor.

    Actor que ha evolucionado, si de papeles primerizos ya sea en papeles corales (EL PADRINO 1, PARTE 2 y EL PADRINO3) a papeles protagonistas (SERPICO, SCARFACE, Etc.)

    Es un actor que imprime su sello en cada actuación, a veces histriónico y a veces más contenido sin perder un ápice de seriedad o profesionalidad.

    Lo que apuntaba ALFONSUS en su comentario, un actor hace suyo el personaje y siempre se queda con algo de éste. En su caso, eran papeles primerizos, al inicio de su ya extensa carrera.

    A mi, personalmente, como comentabamos con un amigo común, de EL PADRINO destaco de todo el reparto coral a dos figuras, el propio Don Corleone cuyo carísma y magnetismo le convierten en una figura casi mítica. Y Michael, el propio Pacino. La evolución de Michael es notable. De hijo menor, destinado a convertirse en una figura legal a nuevo Don de la família. De ser alguien aparentemente insignificante pasa a tener el poder sobre la vida y la muerte tanto de amigos (Freddo, su hermano) como de sus enemigos (Sollozzo, MCluskey, y un larguísimo etc...). Compone a un hombre que a pesar de luchar contra un destino que no es el suyo, tiene que hacerle frente y acabar aceptándolo pero siempre consiciente de las fuerzas con las que juega, los poderes que esgrime y que no puede cambiarlo por nada del mundo.

    Heat por su parte es buena, pero no deja de ser la típica película de policías y ladrones pero con matices.

    Ves la acción, los personajes, sus motivaciones, sus sentimientos.

    A mi tampoco me gustó el final, me pareció desángelado. Hubiera preferido que De Niro se hubiera escapado con la chica (igual es que soy demasiado romántico al respecto). Claro que, la cara que pone ella cuando él le dice a lo que se dedica...

    ResponderEliminar
  5. A la actriz española Inma de Santis, le preguntaron en 1975.

    —¿Qué actores o actrices te han enseñado a ser actriz?
    —Quizá Al Pacino. Me gustan los hombres-actores. No los actores guapos.

    El final de Heat me encanta. Es directo. Con las florituras justas. Un casi final que no me gusta de una película que sí me gusta, es la muerte de Katsumoto en El Último Samurai. El tío no termina de morir nunca. Además, creo haber contado que recibe un lanzazo y nueve balazos a lo largo de la batalla.

    ResponderEliminar
  6. Un actor al que el calificativo de "grande" se le queda pequeño.
    Muy interesante el artículo, espero con ganas nuevos proyectos de Pacino, especialmente la nueva película que ha dirigido.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  7. ¿Qué os parece The Recruit? Tiene un pase para mí.

    ResponderEliminar
  8. Cuando se estrenó Heat se comentaba que De Niro y Pacino no se llevaban bien y que la escena en la que conversaban en una cafetería la habían rodado por separado. Como era un plano/contraplano la duda persistió hasta la edición en DVD de la película, en la que puede verse a los dos actores juntos durante el rodaje de esa escena.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios !

    Yo me habría quedado con Brenneman. Judd es más guapa pero la personalidad del papel que interpreta Brenneman me hubiera cautivado instantáneamente. Casi de la misma forma en que el misántropo McCauley (De Niro) decide romper su tradicional aislamiento y acercarse a ella en la barra del bar. Una gran escena.

    A ver qué os parece la recopilación de frases que he reunido de otros actores sobre Pacino.

    ResponderEliminar
  10. Y estoy claramente de acuerdo con Xavi respecto al final de la película. McCauley debía poder escapar con la diseñadora.
    En cambio Shiherlis (Kilmer) tenía que haber palmado.

    ResponderEliminar
  11. Retomando lo que dice OCTOPUS de "El Último Samurai".

    La parte que más me gusta es cuando Cruise habla con Watanabe (y mira que hablan), y el primero le pregunta al segundo - Entonces si no tienes un Señor Feudal, por que no te rindes?" Watanabe le contesta: "- Si el viene y me lo pide, me rendiré".

    Estoy seguro que de darse el caso, lo hubiera hecho.

    Lo más hermoso de la película es como explica deja entrever entre tanta rámpula y grandilocuencia comercial, es la mentalidad, devoción, disciplina y autocontrol de un samurai.

    ResponderEliminar
  12. ¿Es que te caía mal el personaje de Shiherlis o sólo Val Kilmer?

    Haw, Haw, Haw...

    ResponderEliminar
  13. Es mi actor favorito, le hice una entrada muy completa en mi blog http://plegariasdesatendidas.blogspot.com/
    Me gusta en todas y cada una de sus cintas pero sobre todo en Panic en Needle Pack, que por cierto es su peli preferida.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Debo decir en su descargo que me encantó en TOMBSTONE. Le daba cierto empaque y muchísimo refinamiento y carísma con ciertos toques de nobleza al tuberculoso John "Doc" Hollyday.

    Claro que Kirk Douglas compone un Doc Hollyday duro, apasionado e incluso noble a veces.

    Mira, TOMBSTONE, otra posible entrada para el blog. O "Gunfight at OK CORRAL" - que gran Banda Sonora de Dimitri Tiomkin...

    Mira que no será por falta de ideas.

    ResponderEliminar
  15. Sí Xavi, la verdad es que yo creo que Shiherlis llevaba escrito en la cara su eliminación en Heat. Además, hubiera sido más acertado y mejor para su familia. Habría cudrado mejor en la historia que Mann planteaba.
    Eso no quiere decir que considere a Kilmer un intérprete interesante aunque quizá los directores dirían algo más contundente. especialmente Stephen Hopkins tuvo que sufrir lo suyo por la mala conducta profesional de Kilmer en el set de "The GHost and The Darkness".

    Susan, bienvenida de nuevo al blog. He visitado tu bitácora y me parece que está srealizando un trabajo magnífico.

    Saludos !

    ResponderEliminar