30 de enero de 2011

Una voz insegura ante el micrófono


Las virtudes del cine británico han sido tan extensamente glosadas que ya no tiene demasiado sentido añadir más reconocimientos. Este año tenemos en la película "El Discurso del Rey" al último ejemplo de esta maestría caracterizada por la exquisita narración de historias, el clasicismo visual elegante tan propio de dicha factoría, y por supuesto, la maravillosa calidad interpretativa de sus actores protagonistas.

Tom Hooper en la dirección y David Seidler, con su calculado guión, nos adentran en un pasaje de la historia inglesa del siglo XX que fue silenciado durante décadas pero que resultó un acontecimiento importante y significativo. La tartamudez e incapacidad del Duque de York y futuro Rey, Jorge VI, para pronunciar sus discursos, en una época en la que todo el pueblo inglés seguía las alocuciones radiofónicas buscando inspiración y fortaleza ante las adversidades, nos permite hacernos a la idea del gran problema que, para un futuro monarca, representaba esa debilidad.

El especialista en dicción, Lionel Logue, ayudó durante casi veinte años a Jorge VI y personalmente le prestó su inestimable colaboración guiando los discursos del monarca inglés durante la Segunda Guerra Mundial.

La película, por obvias necesidades artísticas, condensa acontecimientos y situaciones para conseguir el ritmo deseado pero sus responsables realizaron varias correcciones en el guión, antes de rodar, hasta asegurarse que habían obtenido una representaciíon honesta de los hechos principales.

Tengo una dualidad importante sobre Colin Firth. Es un magnífico intérprete pero, por otro lado, siempre le veo en una determinada línea de personajes en los que muestra su excepcional contención y sobriedad como principal rasgo interpretativo. Pero, en esta ocasión, debo admitir que logra salirse, en varias ocasiones, de ese esquema para otorgarnos algunos trazos iracundos que, a mi entender, le confieren aún mayor entidad como actor. Su trabajo es magnífico y están plenamente justificadas las albanzas que ha recibido y que puede obtener próximamente.

Sin embargo, debo reconocer también que Geoffrey Rush consigue ser mejor en el papel de Lionel Logue. Con su particular físico y, disponiendo de una mirada que traspasa la pantalla, Rush es un intérprete de enorme jerarquía. Es un actor supremo precisamente por su discreción, por insinuar más que hacer, por representar todas las emociones sin lujos ni artificios. Le ocurre como a todos los grandes directores, que son buenos porque no dirigen, porque en base a unas consignas tienen tanto conocimiento que supervisan una escena y la dan por válida sin necesidad de gritar. Porque consiguen conectar con los actores a un nivel que no todos pueden lograr. Rush es un fenómeno tanto en momentos de solemnidad como cuando se puede conceder más alardes. Es capaz de ofrecer todas las emociones con credibilidad y es justo que la película termine con un primer plano suyo.

Independientemente de lo que suceda en las próximas entregas de premios que culminaran con los Oscar, tenemos en "El Discurso del Rey" un film que gustará a muchos, incluso a aquellos que, en ocasiones, desdeñan el cine británico por considerarlo excesivamente pausado. Y, como es obvio, Hollywood ha puesto su granito de arena en el proyecto con la producción de los hermanos Weinstein. Un gran título que abre un año en el que el sello de calidad puede superar con claridad al obtenido en 2010.

9 comentarios:

  1. Todavía no la he visto. Pero tiene toda la pinta de ser una de esas buenas producciones británicas.

    Gracias por la información.

    ResponderEliminar
  2. Dicen que Firth está mucho mejor aqui que no en los últimos papeles de sosainas que le ha tocado interpretar.

    A ver si hay suerte y desbanca a "La Red Social", más que nada porqué ésta última es la típica película que amas odiar.

    ResponderEliminar
  3. ¡Tengo ganas de verla! Mi instinto me dice que me gustará mucho. A Colin Firth lo sitúan en casi todas partes como favorito al Oscar, con James Franco como número 2. Me llevaré una alegría gane quien gane el Oscar al mejor actor, salvo que gane Jesse Eisenberg, y no porque tenga nada contra él.

    ResponderEliminar
  4. Vamos, ni de coña se lo dan a Jesse Eisenberg....

    Este mismo finde me he visto 127 horas y el discurso del rey... ambas dos en VOS, y creo poder afirmar, casi sin equivocar que seguro le dan el oscar a Colin Firth.

    Es una maravilla lo que hace Firth con el papel del Monarca... Y aunque es cierto que Geoffrey Rush SE SALE pero es que ya estamos acostumbrados a que eso pase....porque desde que le ví en Shine... pufff, me quede con ese nombre para siempre.

    Pero a lo que ibamos. La pelicula es genial, sencilla, dulce, elegante. De esas peliculas que cada minuto de la pelicula ocurre algo, pero ese algo ocurre a base de una mirada, un gesto, una sonrisa.... Y eso para cualquiera que deguste el buen cine es una gozada.

    Helena Boham Carter, tb me parece que esta magnifica, y le da una presencia a su personaje, que incluso le hace sombre a Geoffrey Rush en los pocos momentos que salen juntos.

    Os recomiendo tb 127 horas, en la que igualmente James Franco se chupa el solito mas del 90% el solo toda la peli...muy buena, distinta, pero buena.

    Mi apuesta, es que a Firth, seguro que le dan el Oscar (y ya era hora) ... aunque con la "academia" nunca se sabe...

    ResponderEliminar
  5. James Franco es el actor más sexy de la actualidad, en mi opinión heterosexual...

    ResponderEliminar
  6. Bueno, James Franco ya empezó a despuntar un poco en Spider-Man (la trilogía) si bien era un secundario.

    ResponderEliminar
  7. Para mí, esta película consigue combinar a la perfección sencillez con valores universales.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  8. La vi ayer. Me gustó menos que The Queen. Me reí con Guy Pearce.

    ResponderEliminar
  9. Acabo de ver no hace mucho la película y es fantástica... No cabe duda, como bien dices Néstor, de que la calidad de las producciones inglesas es incuestionable.

    Es verdad que muchos critican tanta sobriedad y contención, hasta lo tachan de aburido, pero creo como tú que es de una elegancia y un saber hacer fuera de toda duda. Su sello británico no he visto aún que lo hayan conseguido en ningún otro lugar.

    Colin Firth es maravilloso y te secundo completamente en que siempre se rige por papeles muy contenidos y de una gran introspección pero hay que reconocerle que es, precisamente esta caractrística, la que lo define como muy buen actor. No sé por qué, pero yo creo que debe ser en realidad bastante tímido y que, a través de sus papeles en el cine, puede mostrarse un poco más hacia los demás. Imaginaciones mías claro... Y te sigo dando la razón en que en los momentos en que en la película explota y se enfada son auténticas gotas de interpretación sublime.

    Y en cuanto a Geoffrey Rush... solo puedo decir que me encanta!! Encuentro que tiene tanta personalidad y que la demuestra continuamente ya sea hablando o mirando... que es un verdadero don el que tiene para interpretar. Lo he visto en varias películas y siempre, siempre, me ha cautivado desde su gran personalidad y buen hacer. Si existiera la perfección en alguna vertiente, en este caso interpretativa, para mí serían perfectos él, Samuel L. Jackson, Morgan Freeman, Anthony Hopkins, Helen Mirren, Meryl Streep, Clint Eastwood, Alan Rickman, Maggie Smith, Emma Thompson, Brad Pitt (sigo insistiendo en que Pitt es muy buen actor)... son auténticas leyendas actuales del cine que con su simple presencia, ya llenan la pantalla.

    Y desde el momento actual en que escribo se le debe reconocer a la película que arrasara en la entrega de los Óscar...

    ¡Gran artículo Néstor! Realmente iba leyendo tus líneas y parecía que expresaras en voz alta lo que yo pienso de "El discurso del rey"... mejor que como lo has expuesto tú no lo puedo expresar yo.

    Simplemente... una película sublime, genial.

    ResponderEliminar