15 de julio de 2009

Dos hombres entran, uno sale !!!



Durante la semana pasada, estuve repasando las tres películas de Mad Max. Tras verlas de nuevo, después de bastante tiempo, me reafirmo en que la segunda entrega es la más completa ya que el bajo presupuesto perjudica a la primera que, a pesar de tener una buena historia, transmite demasiada sensación de cine amateur.

Mad Max: Más Allá de la Cúpula del Trueno (1985) fue, sin duda alguna, la que contó con un mayor presupuesto cosa que se dejó notar en el despliegue de medios al alcance de George Miller de cara a hacer una película más potente. De hecho, Warner Brothers, se puso al frente de su distribución.

Miller (con la ayuda del co-director, George Ogilvie) quería aprovechar el enorme empuje financiero para hacer la mejor película sobre Max Rockatansky, pero no lo consiguió. En la primera parte del film, hasta que Max es desterrado después de su paso por la Cúpula del Trueno, asistimos probablemente a lo mejor de la saga. Pero la introducción de los "niños perdidos" lastra el film que ya no se recupera hasta el climax final.

Actualmente lo que más se recuerda del film es la sensacional canción de Tina Turner (We Don't Need Another Hero), aunque su participación como actriz en la película, en el papel de Tía Ama, no pasará a la historia.

El guión tiene algunos buenos momentos centrados, principalmente, en la secuencia de la Cúpula del Trueno. Allí destaca una frase que ya conoce todo cinéfilo: "Dos Hombres entran, uno sale". Aunque también me gustaría mencionar aquí otra menos conocida: "Rompe un trato, afronta tu destino".

En resumen, una película entretenida pero que podía haber sido mejor de haber tenido un guión que profundizara más en los avatares de "Negociudad" y menos en los "niños perdidos".





Esta canción es menos conocida pero es la que suena al inicio del film, con los títulos de crédito.

6 comentarios:

  1. Un clásico sin duda!!! la verdad es que Mad Max nos presentaba una atmósfera especial y unos personajes ciertamente curiosos, guardo un buen recuerdo de la saga... bueno, la verdad es que Mel Gibson siempre es una garantía.


    Un abrazo,

    Chuck

    ResponderEliminar
  2. La discusión sobre cuál de las películas de Mad Max es la mejor la habré tenido decenas de veces… La opinión mayoritaria está dividida entre la primera y la segunda. Yo, aun gustándome las tres, pertenezco a la minoría que se decanta por la tercera. Las elijo en orden cronológico inverso: la tercera, la segunda y la primera. A mi juicio, uno de los aspectos más sobresalientes que tienen las tres son los excelentes villanos con los que cuentan, que además no se parecen en nada entre ellos. Villanos o más apropiadamente enemigos o adversarios, porque ni lord Humungus ni el Maestro-Golpeador me parecen malvados, cosa que sí es el degenerado de Toecutter. Humungus es brutal, despiadado, feroz, pero lo percibo como un caudillo guerrero que lucha por la posesión de riquezas.

    Un dato para los amantes de la aviación: el avión de Mad Max 3 es un Transavia PL-12 Airtruk. Les quedó "de cine" como máquina destartalada en un mundo devastado.

    ResponderEliminar
  3. Un chiste basado en el "dos hombres entran, uno sale" se lo conté a un amigo cuando otro amigo común tuvo que llevar su perro enfermo al veterinario. Dije: "Entran dos (en la clínica veterinaria) y sale uno…". Y así fue. Hubo que sacrificar al animal…

    ResponderEliminar
  4. Desde luego, la presencia de villanos importantes es una característica que distingue a la trilogía de Mad Max.

    No hay duda que la tercera es la más perfecta tecnicamente.

    Es una saga que, además, le sacó un gran partido a Australia como escenario. Sus grandes y desolados espacios fueron vistos por primera vez por el gran público.

    ResponderEliminar
  5. Publicado ya el post sobre Tru-Blood... tarde, pero seguro... te esperamos por allí, un saludo!!

    ResponderEliminar
  6. A mi me impactó el final, despues del vuelo.

    ResponderEliminar