5 de septiembre de 2010

El legendario Studio 54


Cuando se habla de la época dorada de la música disco, un lugar aparece siempre en la memoria colectiva de aficionados y especialistas: el Studio 54. Su leyenda se expandió por varios paises, como una especie de franquicia, pero es obvio que todo empezó en el corazón de Manhattan donde el primer y mítico Studio 54 se convirtió en el centro del ocio nocturno de la ciudad entre 1977 y 1986.

Su leyenda fue alimentada desde dos vertientes. Por un lado, el gran número de celebridades que acudían a sus fiestas elevó el prestigio y la significación del local. En segundo término, la crónica negra y las continuas acusaciones de fraude y consumo de estupefacientes le dieron el toque que aumentó aún más su trascendencia mediática.

Entre las grandes celebridades que acudían a la mítica discoteca destacan las siguientes: Warren Beatty, Mick Jagger, Liza Minelli, Frank Sinatra, Mikhail Baryshnikov, Brooke Shields, Cher, Donald Trump, Andy Warhol, Richard Gere, Sylvester Stallone, Jack Nicholson, Diane Keaton, Elton John, Ryan O'Neal, Farrah Fawcett, Arnold Schwarzenegger, Diane Lane, Goldie Hawn, Diana Ross, Woody Allen, Calvin Klein, Gina Lollobrigida, Caroline Kennedy, y un largo etcétera.

Entre 1980 y 1981, el local permaneció cerrado mientras se celebraban varios juicios contra los propietarios por evasión de impuestos. El club volvió a abrir pero, de algún modo, su trayectoria fue dando bandazos y en cuanto se fue perdiendo la confianza de las grandes estrellas, el local se fue marchitando hasta su cierre definitivo en 1986.

Situado en el 254 de la calle 54 Oeste (entre Broadway y la Octava Avenida), el legendario local ha seguido en activo, con otras actividades, después del cierre de la discoteca. Hasta 1998 se estableció como sala de conciertos para grandes artistas.

Pero quiso el destino que, en 1998, problemas estructurales en el teatro Henry Miller (en la calle 43) determinaran un traslado urgente del exitoso montaje de Cabaret que allí se estaba representando. Los productores encontraron la solución en el Studio 54. Trasladaron la obra allí (que contaba con Brooke Shields como protagonista principal), y desde entonces éste ha sido el uso que ha tenido el legendario Studio 54. La Compañía Roundabout Theater compró la propiedad en 2003 por 22,5 millones de dólares estableciendo su sede definitiva y sellando un acuerdo que ha dado estabilidad al negocio.

Miramax produjo un proyecto de biopic en 1998 titulado simplemente 54. Mark Christopher dirigió un reparto formado por Mike Meyers (en el papel del co-propietario Steve Rubell), Ryan Phillippe, Neve Campbell, y Salma Hayek. Fue un intento de revivir, en la gran pantalla, el ascenso y declive de la discoteca combinándolo con el retrato de una época. Pero la película no cumplió con ninguno de sus objetivos y logró situarse como una de las peores producciones del año, llegando incluso a ser una de las mayores nominadas en los premios Razzie.

Para más información y fotos sobre grandes celebridades en el Studio 54, os recomiendo el blog de mi amigo y colega Octopus. Ha hecho un seguimiento muy interesante sobre la historia de la discoteca y dispone de varios artículos entre los cuales destaca el siguiente: Studio 54, la época dorada (1977-1981).

En mi reciente viaje a Nueva York, coincidí con un periodo de cambio de montajes teatrales. La obra musical Sondheim on Sondheim (que estaba protagonizada por Vanessa Williams) dejó paso a Brief Encounter (adaptación de la renombrada película que David Lean dirigió en 1945).

En las siguientes fotos se pueden apreciar estos cambios con un teatro ya cerrado tras el final de las representaciones de Sondheim on... y después con los carteles de Brief Encounter recién colocados. Hay que destacar que en las puertas de vidrio del acceso principal se mantienen los logos del legendario Studio 54. La historia continúa pero el pasado perdura...


 imagebam.com imagebam.com