3 de mayo de 2017

Mickey’s Revue (1932)



Un artículo de Francesc Marí.


Una vez más, la pandilla de Mickey —Minnie, Clarabelle, Horace y un amplio grupo de animales—, aúnan fuerzas para llevar un espectáculo de música y variedades a su fiel público. Mientras Mickey se encarga de dirigir a la orquestra, Minnie actúa como hada, Clarabelle y las demás vacas son las bailarinas, y Horace es el tramoyista. Como es habitual, el equipo de Disney ofrece un corto en el que se juega con la música y los gags visuales, como la invasión de los gatitos, o las inoportunas intervenciones de Pluto que causan más estragos que otra cosa.


Este corto no tendría mayor importancia en la larga lista de espectáculos improvisados de la granja de Mickey, sino fuera porque da la bienvenida a uno de los personajes más emblemáticos de la factoría, Goofy.


A pesar de ello, es una versión muy primaria del personaje, ya que si bien ya se atisban ciertos rasgos que se mantendrán al largo de los años, visualmente difiere bastante del Goofy que todos conocemos. Por un lado, es llamado Dippy Dawg, y tiene el aspecto de alguien mayor, con una barba blanca, pocos dientes y unas gafas encima de la nariz; mientras que, por el otro, es un personaje un tanto pesado, ya que no para de hacer ruido, molestar al resto del público del que forma parte y reírse escandalosamente.


Precisamente es esta risa —cedida por el actor de voz y animador Pinto Colvig—, el elemento que se mantendrá, sobre todo porque fue lo que llamó más la atención a Walt Disney, y a raíz de la cual se promocionó el personaje en los subsiguientes cortos de Mickey. Sin embargo, poco podrían imaginar los responsables de este corto que un mero recurso humorístico como un público escandaloso, daría lugar a un personaje clave en la filmografía de Disney.


Ficha técnica

Director: Wilfred Jackson. 
Productor: Walt Disney. 
Intérpretes: Walt Disney (Mickey), Marcellite Garner (Minnie), Pinto Colvig (Dippy Dawg / Pluto).

Estreno: 25-V-1932.


No hay comentarios:

Publicar un comentario