8 de enero de 2014

La vida secreta de Walter Mitty: un salto al vacío hacia la esencia humana



Walter Mitty (Ben Stiller), un tímido empleado de la revista Life, vive en un mundo ideal donde sus proezas imaginarias (gracias a las cuales se abstrae de su aburrida vida personal) son el magnífico escenario para dar rienda suelta a su fabulación como héroe de la humanidad y protagonista de grandes hazañas.

Cuando los accionistas de la editorial deciden cerrar la revista para conservar solo su comercialización digital, el fotógrafo freelance Sean O’Connell (Sean Penn) le envía al editor fotográfico y responsable del departamento de negativos (Mitty) la que será la última foto de portada de la revista en edición papel, convirtiéndose esta (en principio) insignificante tarea en la más grande proeza a la que se haya enfrentado jamás nuestro protagonista. Cuando Mitty y su compañero del departamento fotográfico descubren que el negativo 25, escogido por O’Connell,  no está en el paquete que reciben junto con otras fotografías, se ponen en marcha una serie de acontecimientos que harán que Mitty viva, realmente, su verdadera aventura: la de encontrarse a sí mismo y vencer sus temores a través de un viaje por el mundo.


  
Así pues, de una manera un tanto precipitada e improvisada, forzada por el miedo a perder el trabajo, Mitty decide ponerse en marcha para ir a buscar a O’Connell a Groenlandia (donde se le supone en un principio) para continuar viaje por Islandia (donde el fotógrafo acaba de inmortalizar un volcán en erupción momentos antes de que Mitty llegue) para, por último, acabar encontrándole en el Himalaya y pedirle que le vuelva a dar ese negativo que debe cerrar como broche de oro el último número de la publicación.
   Todas las aventuras que vive para encontrar al fotógrafo acaban haciendo de este viaje un maravilloso umbral que le hará abrir los ojos a Mitty sobre qué es lo que desea en realidad de la vida, sometiéndole a diferentes pruebas que le demostrarán hasta qué punto puede confiar en sí mismo y hasta dónde puede ser capaz de llegar gracias a su propio esfuerzo fuera del sótano donde trabaja todos los días, incluido el amor.
   
Este remake del film homónimo de 1947 (dirigido por Norman Z. McLeod), está inspirado en un relato de James Thurber. La cinta del propio Stiller (la quinta que dirige) ya ha sido catalogada por los “National Board of Review” (NBR) como una  de las 10 mejores películas del año y también ha sido nominada en los “Satellite Awards”, en las categorías de mejor fotografía y banda sonora. 
Vista como una película cómica más de Ben Stiller por muchos críticos, otros definen “La Vida Secreta de Walter Mitty” como una pequeña joya para descubrir. Porque nos ofrece una visión muy emotiva sobre la capacidad que tiene el ser humano de forjarse sus propios límites y vivir su propio destino, opinión a la que yo me sumo.

Completada con un gran reparto, esta película que nada tiene que ver con la comedia surrealista pronto conmueve por su mensaje de clarísimo canto a la vida y a la superación personal.
   
Es, quizás, lo que más me ha gustado de ella: que se convierte en una ventana que te deja ver desde el cómodo asiento del cine que puedes, realmente, dar ese paso que tanto te has negado a ti mismo bajo las falsas etiquetas del clásico “no puedo”. Se trata de una historia que te hace sentir bien contigo mismo de tal manera que sales contento de la sala de cine. Y eso ya es mucho hoy en día.

Recomiendo ir a verla solo si aún se tiene espíritu de niño indomable dentro. Si no, se puede convertir en una cinta no entendida y mal valorada por su gran carga de fantasía.
“La Vida Secreta de Walter Mitty” o… como soñar y no perderse en el intento, una agradable fábula para todo tipo de público que no hay que perderse.     

El himno de David Bowie, "Space Oddity" encaja perfectamente con el tono y el mensaje de la película.

3 comentarios:

  1. Fantastic article Eva. El Néstor i tu feu un "gran equip".
    A mi m'ha agradat molt la pel.lícula. He sortit, com dius tu, amb una molt bona sensació del cine. He sortit pensant: "no em digueu el que no puc fer". Els canvis i els riscos fan que haguem de sortir de la nostra zona de confort. Però si no sortim no sabem que hi ha a fòra i que ens estem perdent.
    Fantastica la intervenció curta però intensa de Sean Penn. I com m'agrada el que fa: fixar la imatge a la seva memòria.
    Us segueixo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cristina!
      Sí, la veritat és que a mi m'ha agradat i molt. Penso com tu: no m'agrada que em diguin què he de fer o per a què no estic preparada... això només es pot saber si es prova per a veure si es pot aprendre o no.
      Una de les seqüències que més m'han agradat és la de quan ell va en monopatí per la carretera... quina sensació de llibertat més gran!!
      I tens raó: el sean Penn està fantàstic en tot els articles en els que hi surt, molt bo quan fixa la imatge.
      Me n'alegro molt que t'hagi agradat, moltes gràcies!!!
      Siiiiii el Néstor i jo fem un tàndem fantàstic!!! :)
      Petons!!

      Eliminar
    2. Perdó, volia dir que el sean Penn està fantàstic en totes les seves intervencions, no articles jejejeje... a aquestes hores ja una no és la mateixa que pel matí... jejejeje

      Eliminar