26 de febrero de 2013

Oscars 2013: breve reflexión

 
La 85 edición de los premios Oscar se ha caracterizado por el reparto de galardones. Seguimos añorando esas galas pobladas de "películas del año" que eran capaces de alzarse con el mayor número de estatuillas marcando un impacto mediático durante los siguientes meses.
 
Pero hay que adaptarse y cuando los premios se reparten quiere decir que tenemos un plantel de films amplio, que ha seducido de diferentes maneras al cada vez más heterogéneo y multinacional colegio de académicos.
 
El premio a la mejor película para Argo es acertado porque además supone un importante reconocimiento para el cine que está desarrollando Ben Affleck desde que decidió abordar la dirección. Su ausencia como mejor realizador, francamente extraña, seguramente no se habría producido de no ser también productor de la cinta. Saber que podía obtener la estatuilla por Argo, calmó la injusticia por estar ausente de la categoría de mejor director. En cualquier caso, lo ocurrido la pasada noche no sucedía desde hacía 23 años. En la gala de 1990, Paseando a Miss Daisy se alzó con el Oscar al mejor film mientras que su director, Bruce Beresford, no estaba nominado en su categoría.
 
Daniel Day Lewis asciende al Olimpo de la historia del cine con su tercer Oscar como intérprete principal. Se iguala a auténticos gigantes como Ingrid Bergman, Walter Brennan, Jack Nicholson, y Meryl Streep. Sólo queda por encima la mítica Katharine Hepburn, con cuatro estatuillas.
 
En cuanto a Lincoln, debo manifestar mi descontento por el hecho de que no se haya alzado con más premios. Pienso que el reconocimiento a la insulsa fábula La Vida de Pi y a su sobrevalorado director no contribuye demasiado a la credibilidad de unos premios que, por otra parte, siguen demostrando que tienen una salud de acero manteniendo su lugar de privilegio como el evento cinematográfico más importante del planeta.
 
Insistir en el hecho de que la visión ofrecida sobre un gran personaje de la historia de los Estados Unidos, no ha satisfecho a los académicos es una irresponsabilidad porque la composición actual ha variado mucho y son pocos los dinosaurios conservadores que siempre recibían las críticas por una dinámica de votación previsible y unidireccional. Lo que tenemos ahora es una presencia relevante de nuevos progres que están variando, poco a poco, la tendencia de votación. Lincoln habría obtenido mayor reconocimiento hace años. Pero, actualmente, la corriente general de la Academia no navega por estas aguas. Por suerte, existe un comité directivo que trata de equilibrar la balanza para que los Oscar no pierdan su esencia. Son unos premios concebidos por la industria en beneficio de la industria. Y así debe seguir siendo.
 
Es por esto que la victoria de Argo supone un acierto ya que, al menos, nos encontramos con un producto bien realizado que no perderá impacto en el futuro. No podemos decir lo mismo de algunos otros films que han logrado el éxito en las últimas ediciones.
 
Los reconocimientos a Jennifer Lawrence y Anne Hathaway expresan también el creciente interés por apoyar a la nueva generación de actores de Hollywood. Un grupo enormemente talentoso y diverso que será capaz de garantizar el nivel de la Fábrica de los Sueños en las próximas décadas.
 
Finalmente, reconocer que la fantástica Zero Dark Thirty no ha obtenido lo esperado. Yo no lo atribuyo a las razones clásicas y rutinarias pronunciadas por varios especialistas. Me parece que la dinámica de votación hacia La Vida de Pi y Amour (una película que no encaja en la dimensión de estos premios) han restado puntos a un film cuya contundencia ha podido incomodar visualmente pero no políticamente. Porque hay que mencionar, una vez más, que la película de Kathryn Bigelow no adoctrina ni abandera, de forma clara, una determinada tendencia política. Es una sucesión de hechos, con un formato semidocumental, brillantemente estructurado para impactar al espectador.
 
En cualquier caso, la diversidad de opiniones y criterios es algo que va íntimamente ligado a cualquier concesión de premios. En los Oscar esta virtud se acrecenta por su enorme trascendencia mediática. Cuanta más grandeza, mayor será la controversia. Discutiremos estos días y también lo haremos dentro de un año cuando otros protagonistas poblarán la alfombra roja en Hollywood Boulevard

9 comentarios:

  1. A raíz de los Oscars y como todavía no lo había hecho, ayer vi Argo. Es mejor tarde que nunca, raro era que no lo hubiera hecho con un film que transcurre en un contexto histórico y político de mi interés. Me ha parecido una película estimable, que no extraordinaria. No ha despertado pasión ni emoción. No he notado vibración. A mi gusto, Zero Dark Thirty es mucho mejor. Y me he reído cuando he visto que Kyle Chandler hace un papel relativamente similar en ambas. De Lincoln no opino porque no la he visto aún. Sospecho que me aburrirá.

    ResponderEliminar
  2. Estamos de acuerdo en que Zero Dark Thirty ha supuesto una experencia global mucho más potente. Y s curioso ver que arrancó muy bien en la temporada de premios para progresivamente ir perdiendo fuelle inexplicablemente.
    Resulta una constatación terrible ver como una película que a ambos no nos interesa, En Tierra Hostil, obtuvo toda clase de reconocimientos mientras que Zero, siendo muy superior, concluye su trayectoria con un Oscar técnico compartido y algún Globo de Oro.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. En descargo de lo que ha ocurrido con Ben Affleck, puedo decir que eso, no puede hacer sino que trabaje más duro como director. En The Town creo que da buena muestra de ello. Por lo que a mi respecta, ha dado un salto cualitativo desde la interpretación a la dirección.

    En cuanto a los otros, a ver, sobre gustos, ya se sabe. Lo de La vida de Pi, no me extraña, puesto que ya llevan en "La Academia" una temporada en dar premios a reconocidos directores que se dedican a contar "historias" con trasfondo (¿huano?, ¿moral? no sé como calificarlo). Pero se olvidan que hay directores fuera de USA e incluso fuera de Europa que ya tratan esos temas con mayor profundida o carga dramática y ni siquiera les dan una oportunidad (Bueno, en los festivales independientes y en Europa, si).

    A modo de despedida me alegro por lo del OSCAR a Christoph Waltz, eso si, creo que FRITZ se merecía otro...

    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  4. A ver, lo de ZERO DARK THIRTY, puede darse ¿porque es una película "propagandística"?

    ResponderEliminar
  5. Interesante comentario. Yo creo que fue un reparto bastante justo salvo por Brave & el maquillaje, y que permitió que nadie se fuera de vacío (ni siquiera La noche más oscura, aunque tenga solo medio premio...). Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo con Néstor en que ben Affleck no está reconocido, ni mucho menos, por la industria americana de cine. ¿Se puede deber a que, para ellos, es "políticamente incómodo"? Yo creo que sí rotundamente. Siempre he visto todo el negocio que se mueve alrededor de los Oscar como una pequeña-gran sociedad muy influyente dentro de los EEUU y también, por rebote, en el resto de países. Puedo parecer muy "política" pero siempre lo he visto igual, lo que no quita que me guste la parafernalia de la fiesta: el desfile por la famosísima alfombra roja debe ser espectacular verlo en directo. Pero una cosa es la estética de todo este tipo de acontecimientos mediáticos y, otra muy distinta, es el trasfondo político que siempre se ha vivido en ellos.
    Encuentro que Affleck, que ha tenido una trayectoria para mi gusto espectacular y muy acertada, ha sido el gran ignorado en estos premios y Zero Dark Thirty también. No la he visto pero me han explicado que es fantástica. Tú Néstor ya sabes que siempre "leo" entre líneas en lo que nos quiere transmitir una película y ya sabes qué pienso de esta... puede estar genialmente realizada y sus interpretaciones ser fantásticas pero sigo sin creerme que sea real lo que se explica en ella. Nunca se ha demostrado que la captura de Bin Laden fuera de esta manera; es más, se ha llegado a poner en duda bastante por parte de especialistas en el tema. Bigelow ha construido una buena película pero ¿sobre informes verídicos o sobre lo que se pretende hacer creer? Por eso estoy de acuerdo en que no se la haya premiado en demasía, se plantea como hechos reales y no parece que haya ido así...
    Perdonad mi "teoría de la conspiración" jeje, nada más lejos de ofender a nadie, pero es que siempre me expreso así.
    Y, sobre las películas que transmiten humanidad... hombre Néstor, no las llames insulsas... en un momento como el que estamos viviendo creo que son muy necesarias en vez de tanto filme bélico. Es mi humilde opinión, claro.
    Y la que sí creo que debería haber sido mucho más reconocida es la de "Los miserables", auténtico canto a la justicia y a la libertad.
    Pero como nos dice Néstor, todos los gustos deben poder convivir en una sociedad tan plural como la de hoy en día.
    Ya criticaremos la siguiente gala, solo queda un año :D

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Buena reflexión. También me sorprendió el reparto de los premios y la ausencia de una clara vencedora, además del olvido que han tenido con Zero Dark Thirty y con Spielberg, pero me alegro mucho por Jennifer Lawrence y sobre todo por Ben Affleck, sin duda lo merecían.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Eva, gracias por tus aportaciones que son cada vez más interesantes y siempre apreciadas.
    Con lo de isulsa me refería que ante la potencia de las otras competidoras no se ha entendido demasiado la opción de premiar a una película como La Vida de Pi que, en condiciones normales, sólo debería haber aspirado a dos estatuillas en categorías técnicas.

    El Oscar a Ang Lee ha sido particularmente anodino. Su labor es meritoria pero carece del nivel de profundidad que sus otros colegas han demostrado.

    Gracias a todos por vuestros comentarios!!!

    Sigamos debatiendo!!!

    ResponderEliminar
  9. Respecto del "no reconocimiento" al que se refiere EVA, recuerdo un caso similar y más flagrante que muchas veces me habries visto comentar MARTIN SCORSESE.

    Como ya sabeis, tiene en su haber grandes films, y sólo le reconocen como válido para una estatuilla uno de sus films menores.

    De ZERO DARK THIRTY, digo lo que digo porque se trata de cazar a BIN LADEN, el enemigo público nº1 de Estados Unidos, si se hubiera tratado de otro caso, igual cuela, pero siempre hay ese trasfondo político. De lo de la película, ya hay un documental en que se explica como fue la operación e incluso creo que se graba en todo momento como la junta de jefes de Estado con Obama y Clinton presencian el momento mientras escuchan la retransmisión del informe de operaciones del comando.

    En Tierra Hostíl, sin haberla visto creo que toca temas más comunes como es el trabajo de los soldados.

    De lo de ANG LEE, bueno, tras lo de SLUM DOG MILLIONAIRE, tampoco me extraña nada. Bueno, ya puestos, que miren el cine iraní, el coreano (de terror no, de AUTOR) y otras clases. Ya puestos.

    Hollywood de un tiempo a esta parte ha tocado temas comerciales de forma más descarada sin importarles la calidad.

    ResponderEliminar