3 de junio de 2009

El concepto de director dictador


A lo largo de la historia del cine ha habido muchos casos de directores que han marcado su autoridad en el set de rodaje de manera implacable. Ha habido y hay realizadores que no mantienen excesivo diálogo con actores y miembros del equipo y marcan unas directrices férreas que aplican con cero flexibilidad.

Podríamos hablar de grandes directores como Orson Welles, Howard Hawks, John Ford, Otto Preminger, Sam Peckinpah, James Cameron, Oliver Stone etc... que, en mayor o menor medida, han sido muchas veces calificados como cineastas inflexibles, iracundos, y poco permeables a influencias o consejos de otros profesionales del rodaje.

La cuestión es ¿ beneficia o perjudica a la película actuar de una u otra forma ?. Porque al final lo que importa es la calidad final del film y no si han hecho más o menos amigos en el set. Revisando las filmografías de los directores "dictadores" hay que rendirse a la evidencia de que han sido extraordinarios y han desarrollado películas, en muchos casos, excelentes. Por tanto es un buen tema sobre el que reflexionar y comentar.

6 comentarios:

  1. Y contra más dictadores sean, mejores directores serán. Estoy totalmente a favor del director-dictador, aunque la palabra dictador no es acertada (la peli es del director y él debe hacerla a su manera y contar lo que quiera, ¿no?). Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Más que dictador "exigente" es la palabra, y a la memória me viene el gran Alfred Hitchcock.

    Casi todos ellos, son genios o visionarios cuyo esquema mental deja poco lugar para que nada quede fuera de él.

    Recuerdo una anécdota del rodaje de "Mayor Dundee" en que el Gran SAM le pidió no sé cuantas veces a CHARLTON HESTON que repitieran una toma de una carga de caballería porque no le resultaba creible. Heston, iracundo, montó en un caballo y literalmente cargó contra el director que después de reponerse del susto le dijo que esa era la forma en que quería que "cargaran".

    Aunque la pelicula sea del director, lamentablemente la "morterada" es de los productores que se creen dioses en el rodaje.

    ResponderEliminar
  3. Ummm, hay algo de connotación personal Nestor? jejeje, noto cierta ira, en las palabras finales.

    Yo creo que se pueden hacer cosas absolutamente brillantes en el cine sin ser un dictador... pero yo creo, y por mi breve experiencia (estuve los 5 años de carrera sacandome unas pelillas haciendo de extra en cine y tele) y es que el director tiene que lidiar con actor, productor, guionista etc etc etc.... Y a veces tiene que volverse mas que tirano.... es que alguien tiene que gobernar el barco....

    Por ejemplo ahi tienes a mi masqueidolatradoyadmiradisimo el Sr Clint Eastwood que por lo visto sus rodajes son una balsa de aceite, y tiene autenticas obras maestras....

    Huelga decir, que esto en un curro normal, por regla general, los jefes suelen ser gente que NO se ha ganado el que le llamen Jefe, y muchas veces es un gilipollas que es hijo de, enchufado de, o que tiene un titulo de, pero no tiene NI PUTA IDEA DE CURRAR.
    Por suerte yo trabajo en una excepción, y mi jefe es un abogado de PM que me ha sabido enseñar casi todo lo que se, con paciencia y sin ser un tirano.... tiene sus momentos, como todos los Jefes, pero SIEMPRE tendra mi respeto, y SI se lo ha ganado.

    SED FELICES

    ResponderEliminar
  4. Otro que creo es de armas tomar es Ridley Scott, y lo digo porque me suena haber leído algo sobre problemas en los rodajes y, también, porque hace poco he visto no sé dónde una entrevista en la que, hablando de los actores, decía que "si entiendes por dónde trabajo estupendo… Pero si no lo entiendes largo de aquí".

    ResponderEliminar
  5. los dires duros veían a los actores como un elemento más necesario para hacer su película. pero hitchcock además era retorcido con las hembras rubias, no sé si para sacar lo mejor de ellas o por regodeo. el resultado de todas formas era excelente.

    ResponderEliminar
  6. A veces, hay que reconocer que cuanto más exigente es un director mayor rendimiento le saca a sus actores.

    Un director hace su trabajo tan bien como sabe, con una agenda marcada por el tiempo y por los achuchones de los productores (verdaderos artifices de que llegue la película a buen/o mal/ puerto). Es por ello que debe lidiar con todo tipo de situaciones, entre ellas el ego de actores/actrices divos.

    Es lo que dice Alfonsus, saber gobernar el barco y, llegar a buen puerto (o llegar a puerto).

    ResponderEliminar