miércoles, 15 de abril de 2009

Frases de Cine. Terminator 2: El Juicio Final (James Cameron, 1991)

Guión de James Cameron y William Wisher.





Sarah Connor: [voz en off] Tres mil millones de vidas humanas se apagaron el 29 de Agosto de 1997. Los supervivientes del fuego nuclear llamaron a aquella guerra el día del juicio final. Sólo vivieron para hacer frente a otra pesadilla: la guerra contra las máquinas. La computadora que controlaba las máquinas, Skynet, envió a dos Terminators a través del tiempo. Su misión, destruir al líder de la resistencia humana, John Connor, mi hijo. El primer Terminator fue programado para destruirme en el año 1984, antes de que naciera John... fracasó. El segundo fue enviado para destruir al propio John cuando aún era un niño. Igual que antes, la resistencia pudo enviar a un sólo guerrero, un protector para John, la única incógnita era cual de ellos llegaría antes a él.




John Connor: No has venido a matarme... eso lo he deducido yo sólo. Bueno... ¿ de qué vas ?
Terminator: Mi misión es protegerte.
John Connor: ¿ Sí ? ¿ Quién te envía ?
Terminator: Tú, dentro de 35 años me reprogramaras para ser tu protector aquí, en esta época.
John Connor: Menuda pasada...





John Connor: Después, pasamos algunos años en Nicaragua y sitios así. Durante un tiempo convivió con un ex boina verde bastante loco, vendían armas, luego estuvo con otros hombres. Se iba a vivir con cualquiera de quien pudiera aprender algo para poder enseñarme cómo ser un gran jefe militar. Entonces, la trincaron y me dijeron "lo siento chico, tu madre está loca ¿ no lo sabías ?". Es como si todo lo que te hubieran enseñado a creer estuviera lleno de mierda. La odié por eso. Sin embargo, todo lo que dijo era verdad. Ella lo sabía y nadie la creyó... ni siquiera yo.





Sarah Connor: John, fue una estupidez ir a buscarme. Maldita sea, tienes que ser más listo !! Ha faltado poco para que te maten. ¿ En qué estabas pensando ? No debes arriesgarte por nadie, ni siquiera por mí ¿ lo enteiendes ?. Eres demasiado importante. ¿ Lo comprendes ?
John Connor: Tenía que sacarte de ese horrible lugar. Lo siento...
Sarah Connor: No necesitaba tu ayuda, sé cuidar de mí misma.



John Connor: No, no, no, no, no... tienes que escuchar como habla la gente. Nadie dice "afirmativo" ni chorradas como esa. Se dice "no problemo" y si alguien viene hacia tí desafiandote le dices "cómemela" y si quieres pasar de ellos entonces les dices "sayonara baby".





John Connor: ¿No lo lograremos verdad ? Me refiero a la gente...
Terminator: Está en vuestra naturaleza destruiros mutuamente.





Sarah Connor: Necesito saber cómo se construye el Skynet. ¿ Quien es el responsable ?
Terminator: El hombre directamente responsable es Miles Bennett Dyson.
Sarah Connor: ¿ Quien es ?
Terminator: Es el director de proyectos especiales de la empresa Cyberdyne Systems.
Sarah Connor: ¿ Y por qué él ?
Terminator: Dentro de unos meses creará un modelo revolucionario de microprocesador.
Sarah Connor: Continúa, ¿ qué ocurrirá ?
Terminator: En tres años, Cyberdyne se convertirá en el mayor proveedor de sistemas de computadoras militares, todos los bombarderos antiradar se modernizaran con esas computadoras y ya no necesitaran tripulantes. De ese modo volaran con un funcionamiento operativo perfecto. Se aprovará el presupuesto del Skynet. El sistema se conectará el 4 de agosto de 1997, se eliminaran las decisiones humanas en la defensa estratégica. Skynet aprenderá en progresión geométrica, tendrá conciencia de sí mismo a las 2:14 de la madrugada del 29 de agosto. Los humanos, aterrados, intentaran desconectarlo.
Sarah Connor: Sin embargo Skynet se defenderá.
Terminator: Sí, lanzará sus misiles contra los objetivos en Rusia.
John Connor: ¿ Por qué atacar Rusia ? Ahora son nuestros amigos.
Terminator: Porque Skynet sabe muy bien que el contraataque ruso eliminará a sus enemigos de aquí.





John Connor: Ojalá hubiera conocido a mi padre.
Terminator: Le conocerás.
[...]
John Connor: Mamá y él sólo estuvieron juntos una noche. Ella aún le quiere. A veces la veo que está llorando. Ella lo niega, claro, y actúa como si se le hubiera metido algo en el ojo.





Sarah Connor: Observando a John con la máquina, de repente, lo vi claro. El Terminator jamás se detendría, jamás le abandonaría, y jamás le haría daño ni le gritaría o se emborracharía y le pegaría. Ni diría que estaba demasiado ocupado para pasar un rato con él. Siempre estaría allí y moriría para protegerle. De todos los posibles padres que vinieron y se fueron año tras año, aquella cosa, aquella máquina era el único que daba la talla. En un mundo enloquecido, era la opción más sensata.





Sarah Connor: Dyson escuchaba mientras el Terminator le iba exponiendo todo: Skynet, el día del juicio final, la historia del futuro... no descubres cada día que eres responsable de tres mil millones de muertes.




John Connor: Se acabó.
Terminator: No, aún hay otro chip y tambien debe ser destruido. Ten, yo no puedo autoterminarme, debes bajarme hasta la caldera. [le entrega el mando de la grúa a Sarah]
John Connor: No !!!!
Terminator: Lo siento, John, lo siento...





Terminator: Ahora sé por qué llorais, pero eso es algo que yo nunca podré hacer.





Sarah Connor: El futuro desconocido rueda hacia nosotros. Por primera vez lo afronto con un sentimiento de esperanza porque si una máquina, un Terminator, puede aprender el valor de la vida humana, tal vez nosotros también podamos.

4 comentarios:

  1. te dejaste la de

    -me has llamado a moi enano coñón? XD

    SithWolf

    ResponderEliminar
  2. A mi me encanta cuando Silverman, el psiquiatra la está interrogando y Sarah lo esta viendo en un video grabado, que Sara dice:

    - El ....de.....de.....(aqui dice la fecha del día del Juicio pero no me acuerdo) quien no tenga una crema solar factor dos millones va a pasar un mal rato.

    Me encanta este blog

    Sed Felices

    ResponderEliminar
  3. Probalemente no salte a los anales del cine como una pelicula de autor. Es cine comercial y de acción. Perfecto vehículo de lucimimento de Mr. Schwarzenegger.

    Pero hay DOS cosas que no se le pueden revatir a tamaña empresa:

    La PRIMERA. La pelicula más cara de la historia del cine. Puede que sí puede que no. Para tal fin se lograron usar con exito cantidad de efectos especiales de última generación (me refiero en aquella época, 1991). Amén de todas las localizaciones, extras, material, BSO, etc...

    Y, la SEGUNDA. No hay nadie como JAMES CAMERON para hacer SEGUNDAS PARTES. Me explico, TERMINATOR suponía una pelicula de culto, de bajo presupuesto, algo cutre (ARNOLD sacandose el ojo en el baño) pero que partía de una premisa interesante (futuro apocalíptico) para dar lugar a un film inquietante en el que las máquinas eran el vencedor de una guerra hipotética que podían llegar a ganar.

    El miedo y la incertidumbre estaban sembrados.

    Es entonces cuando CAMERON nos vuelve a sacudir otra vez a todos con una segunda parte llena de acción como ya lo hiciera en otra ocasión (ALIENS EL REGRESO) en la que el futuro sombrío y la desconazonadora visión del mal por llegar se convierten en una rebelión en toda regla, en un "si caemos, lo haremos luchando".

    Todo ello sazonado con la música de GUNS n' ROSES, GEORGE THORGOOD (entre otros).

    EN cuanto a los personajes, se hacerca a ellos desde un punto de vista en que rozan la marginalidad.

    Lo que en la primera era paz y relativa harmonía, con SARA con un trabajo luchando por ganarse el pan de cada día como cualquier hijo de vecino ahora se encuentra recluída en una institución mental de alta seguridad. JOHN, el muchacho sobre cuyas espaldas pesa el futuro de la raza humana, un muchacho marginado que vive de casa de acojida en casa de acojida hasta que se convierta en un vulgar ladronzuelo o estafador de poca monta.

    Un futuro muy esperanzador hasta la llegada de nuestro buen amigo T-800 dispuesto a lo que sea con tal de proteger a JOHN al precio que sea (recordemos que una opción era la que convertía a SARAH en prescindible puesto que la consideraba como poco viable). Y por el lado de los malos a un recién ascendido a PRIMERA DIVISIÓN comercial ROBERT PATRICK como la imparable némesis de los protagonístas.

    En definitiva una película que supone la excepción a aquello de "jamás segundas partes fueron buenas".

    Si debo recomendar un momento de de esta pelicula, sin duda es la reflexión que hace SARAH cuando llegan a Méjico y sobre lo que supone el TERMINATOR para JOHN (jamás le gritará, jamás le pondrá la mano encima, se sacrificaría por él...) una reflexión nihilista y pesimista sobre el futuro.

    Un futuro que no está escrito, so lo existe el que nosotros hacemos.

    ResponderEliminar
  4. Si bien es cierto, que T3 no pasa a la historia por sus guiones.

    Esta, T2 si que por lo menos deja el listón muchísimo más alto de lo que hace su predecesora.

    Un ambiente nihilista, unos diálogos cargados de filosofía existencial y pesimista que reflejan hasta que punto el futuro es sombrío, descorazonador y amenazante. Los diálogos entre un niño que ha crecido en un ambiente familiar desestructurado cargado a su pesar con la tarea de salvar el mundo a su pesar, cuando a diferencia de otros, todos sus referentes han estado llenos de mierda y le han fallado constantemente.

    No es más que un crío rebelde y con muchas carencias afectivas que ahora carga con el peso de salvar a la humanidad en sus jóvenes espaldas.

    El T-101 Modelo 800 que de máquina destructiva, logra por momentos reflexiones lúcidas propias de un ser humano como cuando habla con John respecto de como los seres humanos estamos destinados a destruirnos mutuamente.

    Sarah, mucho "guerrera", pero también comedida. Un soldad que tras el terror inicial recupera la compostura intentando proteger a su "cachorro" como toda una leona (el diálogo tras la huida de la Institución Mental de Pescadero en que le da la razón al Terminator diciéndole a John que era muy peligroso volver a por ella) y recordando en cada momento lo importante que es él para el futuro de la raza humana, así como las dudas y temores que experimenta cuando está a punto de acabar con la vida de Miles Dyson o las recurrentes pesadillas sobre el holocausto nuclear.

    Un producto comercial, si. Una película de acción, si.

    Pero dentro de ella, subyace un producto aún más profundo de lo que en un principio queremos ver.

    ResponderEliminar