11 de marzo de 2019

Ha Nacido una Estrella (A Star is Born, 2018)


La adaptación del clásico A Star Is Born, (Ha Nacido Una Estrella) de Bradley Cooper, ha destacado en la recién gala de los Oscar. Nominada a ocho estatuillas (mejor película, actor principal –Bradley Cooper-, actriz principal –Lady Gaga-, actor secundario –Sam Elliott-, guión adaptado, fotografía, canción original y sonido), ha sido la melancólica y romántica balada “Shallow” quien, finalmente, se ha hecho con la preciada estatuilla en la categoría musical.

Nos encontramos ante uno de los guiones más versionados en Hollywood, ya que este gran proyecto de Cooper supone la tercera adaptación estadounidense del guión original de 1937, dirigido por William A. Wellman y protagonizado por Fredric March y Janet Gaynor. Fue tal el éxito que alcanzó la historia entre la joven artista catapultada hacia el éxito por una estrella consagrada de la que se enamorará, aun cuando su amor es imposible, que George Cukor la volvió a filmar en 1954, con James Mason y Judy Garland como pareja protagonista. El proyecto vio otra vez la luz a finales de la década de los 70, con la segunda adaptación dirigida por Frank Pierson (1976). Esta vez, los papeles fueron interpretados por Kris Kristofferson y Barbra Streisand.

Cooper no ha dejado indiferente a nadie. Ha sorprendido muy gratamente por sus aptitudes como director (desencasillándose así de su vis cómica en películas taquilleras pero sin sustancia argumental) y nos ha gratificado con la sensibilidad con la que trata a lo largo de toda la historia la siempre delicada realidad de los trastornos mentales (normalmente asociados a problemas varios de drogodependencias), todo ello bien armonizado con números musicales propios de una estrella de rock consagrada, así como de su perfecta puesta en escena dentro de la vorágine que siempre supone un concierto ante miles de fans.

El resultado es una película que conjuga muy correctamente romance, drama y musical en un filme donde ha confiado los papeles principales a Lady Gaga (Ally), Sam Elliott (Bobby Maine, hermano de Jackson), Andrew Dice Clay (Lorenzo) y Dave Chappelle (Noodles), reservándose para él mismo el de Jackson Maine, una estrella de country adicta al alcohol y a las drogas, que refleja en sus canciones la enorme soledad que siente, la cual será su principal arma de autodestrucción imparable.
El guión (adaptado por el propio Cooper, Will Fetters y Eric Roth), narra la historia de una estrella de country rock consagrada (Maine), adicta al alcohol y a las drogas y en estado constante de declive personal, que descubre por casualidad a una joven cantante (Ally) a la que ayudará para que se le reconozca su enorme talento musical. Entre ellos pronto se iniciará una relación amorosa y de admiración mutua, que culminará en un triste final al ser dos almas imposibles de coincidir en una misma realidad personal y emocional.

La película hizo su presentación en el Festival Internacional de Cine de Venecia, en agosto de 2018, y su estreno oficial en EEUU llegó en octubre del mismo año, bajo la distribución de Warner Brothers. Ya entonces fue aclamada por la crítica especializada y se entrevió que tendría un ascenso importante de cara a la carrera hacia los Oscar, elogiando la dirección, el guión, la fotografía, la música y las actuaciones de Cooper, Gaga y Elliott.


Una de las armas con que contó para ir subiendo peldaños (además de su trama romántico-dramática) fue su banda sonora encabezada, sin duda alguna, por “Shallow”, que alcanzó rápidamente la cima de las listas semanales de álbumes más vendidos en diversos países, siendo número uno indiscutible en EEUU, Australia, Canadá, Irlanda, Nueva Zelanda y el Reino Unido y “top 3” en Bélgica, Francia e Italia. Otras piezas de su aclamada banda sonora fueron también laureadas, como “Always Remember Us This Way” y “I’ll never Love Again”.

Una vez que la participación de Lady Gaga fue un hecho, ya se anunció que se grabaría un álbum completo, el cual fue lanzado al mercado simultáneamente con la película, bajo la distribución de la productora musical Interscope Records. Cuenta con un total de 19 canciones y 15 diálogos, compuestos tanto por la cantante como por otros compositores que ya habían trabajado anteriormente con ella en sus álbumes “Artpop” (2013) y “Joanne” (2016).

“Shallow” fue ideada como primer sencillo del álbum y lanzada al mercado en septiembre de 2018, dando muestras de la calidad del filme. Interpretada por los protagonistas, fue escrita por la propia Lady Gaga en conjunto con Mark Ronson, Andrew Wyatt y Anthony Rossomando, mientras que su producción corrió a cargo de la propia cantante junto a Benjamin Rice. Gaga pensó en la canción a partir del sentimiento de vacío constante y nostalgia que, tanto Maine como Ally, experimentan a lo largo de sus vidas, donde las adicciones, el dolor y la soledad son un aspecto común y cotidiano en sus vidas. Nos encontramos ante una de aquellas veces en que una de las piezas musicales de una película cobra importancia por sí sola, hasta tal punto de que desarrolla una vida paralela y es capaz de destacar sin necesitar el total del conjunto del filme. No obstante, marca el momento en el que la protagonista canta frente al público por primera vez, lo cual desencadena su ascenso al éxito.

Su proyección internacional, junto a la calidad de la canción, han hecho que “Shallow” haya ganado el Globo de Oro a la Mejor Canción Original, el Critic’s Choice a la Mejor Canción, dos premios Grammy y, por último, el Oscar a la Mejor Canción Original de esta última edición de los premios de la estatuilla dorada. Asimismo, prestigiosos medios como “The New York Times” y la revista “Rolling Stone” la han definido como una de las mejores canciones de 2018.

A Star Is Born iba a ser, en un principio, un proyecto de Clint Eastwood donde el papel de Ally sería protagonizado por Beyoncé, pero esta idea inicial se retrasó debido al embarazo de la cantante. En los meses siguientes, Will Fetters reveló que ya estaba escribiendo el guión, basándose en el músico Kurt Cobain y se supo, además, que el papel protagonista masculino se le ofreció a actores de la talla de Leonardo DiCaprio, Will Smith, Christian Bale, Johnny Depp e incluso a Tom Cruise, pero todos rechazaron la oferta por diversos motivos. Finalmente, fue la propia Beyoncé quien, en octubre de 2012, se retiró del proyecto al coincidir el rodaje con los ensayos del Super Bowl XLVII y con la grabación de un álbum. En marzo de 2015, la propia Warner Bros. comunicó que Cooper cogía el relevo de Eastwood como director y que, además, protagonizaría la cinta, suponiendo su debut en dirección, guión y producción.


Pronto se supo que Cooper estaba interesado en Lady Gaga para interpretar el papel femenino y también para la composición de la banda sonora después de ver su trabajo en la famosa serie American Horror Story: Hotel y en el documental The Hunting Ground, ambos proyectos de 2015 (éste último le valió un Globo de Oro y una nominación a los Oscar de ese año). En mayo de 2016, Lady Gaga aceptó la oferta y, en agosto de ese mismo año, Warner dio luz verde al proyecto, incorporándose durante los meses siguientes el resto de actores.

El inicio del rodaje se retrasó debido a los diferentes compromisos profesionales de la cantante, lo cual provocó que no se empezara a rodar oficialmente hasta abril de 2017, en California. En noviembre de 2016, la distribuidora anunció que la película se estrenaría en septiembre del 2018 pero justo un año antes, en septiembre del 17, rectificó y adelantó el estreno a mayo del 18 para evitar que se estrenara en plena temporada de verano. El lanzamiento fue nuevamente aplazado, esta vez hasta octubre del 18. Finamente, el primer trailer se lanzó en junio de 2018 y su estreno mundial se llevó a cabo el 31 de agosto en el Festival Internacional de Cine de Venecia del mismo año. Otros célebres certámenes elogiaron la cinta antes de ser lanzada a los cines, como los Festivales Internacionales de Cine de Toronto (Canadá), San Sebastián (España) y Zurich (Suiza).

Rápidamente, A Star Is Born lideró la venta de entradas en las diferentes plataformas en las que fue lanzada, llegando a superar otros éxitos apoteósicos que todos recordamos, como Gravity (2013), Gone Girl (2014) o The Martian (2015).

El aspecto musical ha sido, sin duda, uno de los elementos más importantes de la película hasta tal punto que, cuando en diciembre de 2016 contrataron a Steve A. Morrow como editor de sonido, éste ya anunció que la idea era que toda la música sería interpretada en vivo durante el rodaje por petición de la propia Lady Gaga, para conseguir así la mayor transmisión de emoción posible, siguiendo el ejemplo de la también oscarizada La La Land (2016).

Así pues, para las escenas de conciertos, se contó con la participación real del público de Lady Gaga. La productora invitó a los seguidores de la cantante a inscribirse para el rodaje, con el requisito de que, los seleccionados, debían ir vestidos con vestimenta western al lugar de rodaje para las escenas grabadas en el Valle de Coachella y en el Greek Theatre. El dinero de la entrada que debían pagar los afortunados fue donado a la Born This Way Foundation, organización sin ánimo de lucro que iniciaron la cantante y su madre para ayudar a todos aquellos jóvenes que, por causas de discriminación de diferente tipo, acaban suicidándose al no aguantar el acoso al que se ven sometidos.


El trabajo de Lady Gaga ha sido igual de alabado que el de su compañero Cooper. El escritor del Chicago Tribune, Michael Phillips, elogia la dirección del segundo al asegurar que ha sabido regular a la perfección el tiempo entre las distintas escenas, al mismo tiempo que ha sabido dotar a los personajes de la expresión necesaria para poder enfocarlos de una manera completamente humana y real, sin artificios. De la cantante, asegura que Gaga no sólo ha demostrado dotes como actriz sino que aprovecha cada actuación musical en el filme para dejarnos exhaustos.

Nos encontramos, pues, con una película mundialmente aclamada, tanto en su conjunto, como por la calidad de las interpretaciones que los actores hacen de los personajes. Como algunos especialistas han remarcado, esta película es un recordatorio de que los argumentos ya utilizados anteriormente, si son cuidadosamente elaborados, pueden ser igual de efectivos otra vez cuando se vuelven a contar, opinión que comparte Richard Roeper, del Chicago Sun Times, que califica el filme como la mejor versión que se ha hecho de este clásico hasta el momento y una de las mejores películas de 2018.

Su recaudación de más de 430 millones de dólares, partiendo de un presupuesto inicial de 36, demuestra claramente que A Star Is Born ha conseguido lo que pretendía su director, conectar con el público ofreciendo un producto de la más alta calidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario