25 de enero de 2011

Un Terminator en el Tech Noir

El downtown de Los Angeles ofrece multitud de enclaves cinematográficos. Lo hemos visto anteriormente en los artículos sobre el edificio Bradbury, o el L.A. Departament of Water and Power.

Hoy nos centramos, nuevamente, en Terminator (1984) para recuperar otra imagen icónica del clásico de James Cameron. No muy lejos del Bradbury encontramos un establecimiento que, en 1984, fue convenientemente tuneado para representar el interior de un club nocturno llamado Tech Noir. Allí se refugiaba una desesperada Sarah Connor (Linda Hamilton) ante el acoso del Terminator (Arnold Schwarzenegger). Y era también donde Kyle Reese (Michael Biehn) hacía uso de la contundencia de su fusil para ganar algo de tiempo y salvar a Connor de la criatura cibernética del futuro.

En el magnífico especial que Hervé Attia realizó sobre las localizaciones de rodaje, podemos ver que el establecimiento es, actualmente, una joyería (en el minuto 3'55" del video). Esta es la foto interactiva de Google Maps y también podemos ver las imágenes comparadas con la película. El local se sitúa en el 718 de South Hill, paralelo con Broadway.



Ver mapa más grande



Precisamente en Broadway, entre las calles 6 y 7, encontramos el callejón que aprovechó Cameron para rodar la llegada de Kyle Reese a nuestra época y también la fuga posterior de Reese y Connor. Aquí está la imagen interactiva de Google Maps y la comparación con lo visto en la película.


Ver mapa más grande



El downtown angelino es un distrito de grandes contrastes. Podemos encontrar un cuadrante elitista presidido por el Walt Disney Concert Hall o el Dorothy Chandler Pavillion y otro sector al sur, dominado por los negocios al por mayor, y la acumulación de tiendas modestas destinadas a obtener el favor de las clases más humildes. Cameron encontró en esta zona el entorno ideal para una parte del film en la que necesitaba ambientes oscuros y poco transitados de noche. Curiosamente, en esta zona del downtown se encuentra también uno de los teatros más antiguos y simbólicos de Estados Unidos: el Orpheum (Broadway, entre las calles 8 y 9).
Inaugurado en 1926, fue objeto de una intensa restauración en 1989, y sigue albergando conciertos de artistas de primer nivel. Pero en el cine también ha sido aprovechado. El caso más relevante es el de otra película de Schwarzenegger: El Último Gran Héroe (1993). Presentado en el film como un decrépito cine a punto de cerrar, el film centra la acción en su interior donde el joven Danny Madigan tendrá la oportunidad de conocer a su gran ídolo de la gran pantalla, Jack Slater. Esta es la foto que obtuve en agosto pasado, durante mi visita a Los Angeles.


imagebam.com