16 de diciembre de 2013

Abordaje en el Índico: reseña de Capitán Phillips


Captain Phillips, película basada en el libro autobiográfico “A captain’s duty: Somali Pirates, Navy Seals, and Dangerous Days at Sea”, narra la historia del capitán Richard Phillips y su tripulación al ser secuestrados por piratas somalíes mientras surcan las aguas del Índico a bordo del buque de carga MV Maersk Alabama. 

La historia está dirigida soberbiamente por Paul Greengrass (United 93El Mito de BourneGreen Zone: Distrito Protegido), realizador británico que debutó con la película Resurrected en 1989. Con Bloody Sunday, en 2002, se dio a conocer al gran público iniciando el estilo semi-documental que es característico en muchos de sus proyectos.  Su mayor éxito internacional hasta el momento ha sido El Ultimátum de Bourne (2007).

Debutando en el Festival de Cine de Nueva York, en septiembre de 2013, y en los cines estadounidenses el 11 de octubre del mismo año, Capitán Phillips ha llegado este año a nuestras carteleras contando una historia basada en hechos reales que ha sido duramente criticada por la tripulación real: aseguran que, en su momento, el capitán no actuó tan heroicamente como Greengrass nos cuenta en la cinta.

El auténtico capitán Richard Phillips y su alterego en la gran pantalla.

Protagonizada por Tom Hanks (en el papel de capitán), al que acompañan Barkhad Abdi, Barkhad Abdirahman, Faysal Ahmed, y Mahat M. Ali (en los papeles de piratas que atacan el buque), la película pone de relieve una vez más que aquellos que atacan, la mayoría de veces, se ven obligados a delinquir debido a su extrema pobreza. En la película de Greengrass vemos que los piratas no son los típicos villanos egoístas sino que son personas extremadamente pobres que no tienen nada que perder. Su extrema ignorancia les lleva a pensar que la fortuna que consiguen de cada navío que secuestran, y por el que piden un rescate, está más que justificada que se la quede aquél que los ha contratado mientras ellos se quedan con escasísimos beneficios.

De esta magnífica película habría que resaltar dos aspectos que, desde mi punto de vista, la hacen genial: el primero, que Greengrass apueste por actores no profesionales para encarnar a los piratas (de entre los cuales, destaca Abdi en el papel de Muse, el único de los cuatro que se preocupa realmente por lo que les pueda suceder) y que, en un segundo plano muy presente a lo largo de toda la cinta, se esté tratando y denunciando los efectos negativos de la globalización y el abandono por parte de las primeras potencias de las naciones pobres del planeta.

El dúo Hanks-Abdi otorga a la película una tensión dramática intensa gracias a escenas brillantes donde los dos saben qué lugar ocupa el otro, dándose en todo momento ciertas concesiones de respeto dentro de su obvio antagonismo. El primero entiende cuál es la situación desesperada del segundo para poder sobrevivir y, este último, sabe que el capitán hará todo lo necesario para salvar a sus hombres. Solo les une un pensamiento: creer la misma idea de que el Gobierno de los Estados Unidos puede solucionar la situación favorablemente para ambos. 

A  lo largo de sus magníficas interpretaciones (algunos ya barajan el nombre de Abdi como posible candidato a los Oscar como actor secundario), vamos viviendo con ellos la puesta en escena que lleva a cabo Greengrass: la de una historia basada, ante todo, en el vínculo de rivalidad-respeto que mantienen estos dos hombres que provienen de orígenes tan sumamente diferentes y qué les ha hecho llegar hasta donde están en el momento en que se narra en la cinta.


Valorada como “inteligente, potentemente actuada e increíblemente intensa” por los críticos norteamericanos, Capitán Philllips le da la posibilidad a Abdi de empezar una muy prometedora carrera como actor y a Hanks le brinda otra oportunidad para añadir otra gran interpretación a su ya extensa trayectoria, cada vez más regida por papeles sobrios y perfectamente estructurados.

¿Quién ganará? ¿Quién perderá? ¿Realmente el gobierno estadounidense quiere salvar a sus hombres o quieren solucionar el problema para evitar conflictos en aguas internacionales?

Greengrass dirige excelentemente esta trama real, dura, y a la vez emotiva a través de sus dos protagonistas. Nos hará cuestionar en más de una ocasión qué es lo que le está pasando al mundo para que algunos de sus habitantes acaben pirateando para poder seguir vivos y otros deban poner en juego su vida cada vez que, simplemente, cumplen con su trabajo. Un interesante debate.

4 comentarios:

  1. ¡La virgen! ¡Con ese mostacho, Hanks parece MAURICIO COLMENERO (su amigo el posadero)!

    ResponderEliminar
  2. Gran reseña, Néstor.
    Greengrass me gusta bastante como director, y su nueva película desde luego que no ha sido ninguna excepción.
    Lo más interesante para mí fue el retrato de sus protagonistas, el de uno piratas que no son villanos como tales, y el de un protagonista más cercano a ser un tipo corriente que un héroe. También me gustó mucho la interpretación de Hanks, que ha demostrado seguir en forma y nos deja un papel a la altura de las interpretaciones que le hicieron famoso.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Gracias Mike aunque te las doy en nombre de Eva Buendia que es la autora del artículo. Eva lleva tiempo colaborando en el blog pero ahora ya lo está empezando a hacer como autora acreditada en blogger.
    Estoy seguro que ella te comentará muy pronto en respuesta a un film que a ambos nos encantó.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Hola a todos!!
    Perdón por el retraso en contestar!!

    Sí Mike, yo también creo que esta película tiene un gran trasfondo reivindicativo que, a primera vista, puede no parecerlo: la globalización, el sacrificarse por los compañeros (aunque dicen que en la realidad no sucedió así), la desesperación por intentar sobrevivir en los dos lados protagonistas (en el papel del Capitán y en el de los piratas), el ver que no todos los "malos" lo son sino que entre todos tal vez que hayamos contribuido a hacer que no tengan tantos tabúes y actúen como ellos piensan aun cuando hagan daño a los demás... es, realmente, una cinta muy comprometida con según qué aspectos de la moralidad humana y la dignidad mundial.

    Tienes razón Néstor, el film me encantó!

    Jajajaja Xavi... es verdad, parece Colmenero jejeje....

    ¡Saludos a todos!

    ResponderEliminar