25 de junio de 2013

"Mhysa": recapitulación final de Juego de Tronos


Concluye una fantástica tercera temporada de Juego de Tronos. Y lo hace apostando, una vez más, por un escenario anticlimático después del fuerte impacto que supuso la “Boda Roja” en el capítulo previo. Pero eso no quiere decir que este final de temporada sea  desalentador sino todo lo contrario. Al igual que ocurrió el año pasado, los guionistas utilizan el capítulo final como espacio para cerrar tramas y presentar nuevos argumentos mientras empiezan a preparar a los personajes para las nuevas situaciones que deberán afrontar a partir de ahora. Volvemos a las localizaciones múltiples y presenciamos momentos sublimes de interacción entre personajes. El episodio se convierte en un vendaval de emociones que se consume con una rapidez inusitada y nos deja con muchas ganas de más.
 
En Desembarco del Rey, las noticias de la macabra caída de los Stark en “Los Gemelos” son recibidas con un júbilo mordaz por parte de Joffrey, cuya ignorancia supina y arrogancia detestable no le permite ver que es una simple figura decorativa en un escenario que le supera. El plan de Tywin Lannister ha sido un éxito y nombrar a Walder Frey como señor de Aguasdulces y a Roose Bolton como Guardián del Norte, le ha permitido contar con su inestimable colaboración en la cruel destrucción del enemigo que más le atormentaba en Poniente.


Cuando la suprema imprudencia del niñato Joffrey se materializa en burdas palabras durante la sesión del Consejo, resulta encomiable la reacción de Tywin (y ya van… muchas). Su forma de deshacerse de la impertinente presencia del niño Rey es una nueva lección de experiencia y distinción. Tywin es astuto, hábil, majestuoso, y sus miradas pueden intimidar más que una espada bien afilada. Cuando se queda a solas con Tyrion, vuelve a dejarle sin palabras en una discusión en la que vuelven a salir a la palestra temas controvertidos: deber y supervivencia de un linaje, honorabilidad manchada de sangre, matar para minimizar daños, asesinar para seguir gobernando. Cuando Tyrion le recrimina que todas las grandes decisiones que ha tomado para proteger a la familia sólo son el reflejo de su ambición y deseo  personal, Tywin responde:

TYRION

When have you ever done something that wasn't in your interest but solely for the benefit of the family?

TYWIN

The day that you were born. I wanted to carry you into the sea and let the waves wash you away. Instead, I let you live. And I brought you up as my son. Because you're a Lannister.

 
Una respuesta demoledora que cierra la charla de un plumazo. Charles Dance ha realizado una interpretación soberbia y probablemente nos ha ofrecido las sentencias más brillantes de esta temporada.
Cersei demuestra que su actitud cruel y despótica responde, en parte, a la desgracia que siempre la ha acompañado. Reconocer que sin sus hijos ya habría puesto fin a su vida es otro instante culminante del capítulo. La vuelta de Jaime y la reacción de Cersei no puede ser valorada de igual forma ya que los guionistas cortan la escena muy abruptamente. ¿Se habrán contagiado de la villanía de Walder Frey?.
Al inicio de la temporada, asistimos a conversaciones entre los mismos miembros de la familia Lannister pero ahora, tras todo lo acontecido, la amargura está haciendo mella. Ese lamento de Tyrion en el que se pregunta “¿cuándo terminará todo esto?” es un ejemplo de la desesperación que empieza a cundir ante un conflicto donde los enemigos caen pero otros nuevos ocupan su lugar.


El sufrimiento de Arya, en su travesía por Poniente, adquiere un nuevo nivel cuando contempla horrorizada el cuerpo decapitado de su hermano Robb, al que han añadido la cabeza de su lobo huargo, Viento Gris. El ejecutor de esta humillación recibirá su ira mientras ella y el “Perro” cabalgan hacia otras tierras. Observando la moneda que Jaqen H’Ghar le entregó tiempo atrás, la niña pronuncia las palabras “Valar Morghulis”. Más pronto que tarde tendrá la oportunidad de usar este recurso para continuar con su huida.
En el Fuerte de la Noche, uno de los castillos abandonados en el Muro, Bran se encontrará con Sam y Gilly. Las advertencias del joven Tarly no causan dudas en Bran puesto que su voluntad de adentrarse en las inhóspitas tierras de “más allá del muro” es firme. El vidriagón que Sam rescató del Puño de los Primeros Hombres podrá servirle al joven Stark en esta complicada ruta hacia lo desconocido.


Ygritte alcanza a Jon Snow en su huida y, devorada por la decepción, asesta varias flechas en el cuerpo del bastardo que, aún así, consigue por fin llegar al Castillo Negro donde las advertencias de Sam sobre la amenaza que piensa desatar Mance Rayder, provocan la reacción inmediata del Maestre Aemon Targaryen. Todos los cuervos disponibles son enviados a los reinos de Poniente con mensajes que imploran ayuda. Pero sólo uno de ellos llegará a ser tomado en consideración gracias a Davos Seaworth quien, como Mano del Rey Stannis, utilizará dicha carta para persuadir a su señor.
Stannis es un rey debilitado por su irracional confianza en la arcana magia de la sacerdotisa roja. Habiendo convivido con el fracaso durante toda su vida, ve en las profecías de Melisandre una motivación para seguir adelante y coronarse como el soberano de Poniente, un puesto que él cree que merece más que nadie. Davos sigue siendo el hombre que le mantiene cuerdo ante tantos fuegos de artificio y, tras liberar a Gendry, es capaz de jugar muy bien sus bazas. La propia Melisandre comprende que la predicción, realizada tiempo atrás, sobre una gran batalla en el hielo que encumbraría a Stannis, se puede cumplir ahora. Sin duda, se hallan ante una oportunidad única para resarcirse del fracaso cosechado en la batalla del Aguasnegras.

El torturador que ha convertido a Theon Greyjoy en una ruina humana resulta ser Ramsay Snow, el bastardo de Roose Bolton. Su crueldad, forjada tras una infancia de penumbra y restricciones, sólo ha empezado a vislumbrarse y Theon ha sido el primer receptor de la misma. Pero su intento de desarticular la oposición de los Greyjoy no surge efecto porque la hermana de Theon, Yara, moviliza a la flota para zarpar al rescate del que ahora recibe el nombre de “Hediondo”.

Y en Yunkai, Daenerys es aclamada y venerada por la población liberada gracias a su llegada. La turba le llama “Mhysa”, una palabra ghiscari que significa “madre”. Cada vez son más los hijos que rodean a la “madre de dragones” en su recorrido por Oriente. Pero una nueva ciudad se divisa al horizonte, Meereen, y quizá allí la joven deberá afrontar retos inesperados y lidiar con problemas dentro de sus propias filas.

1 comentario:

  1. Ahora que ya he visto la tercera temporada, no me podía faltar mi comentario a esta gran serie.

    Aún hoy me estoy recuperando de la impresión y de la conmoción del final del noveno capítulo...a punto estuve de llorar...no me lo podía creer.

    Es normal que salgan antiguos personajes para que se incorporen otros nuevos, eso es precisamente lo que hace viva a esta historia, que nadie es sagrado y que los cambios de 180 grados están a la orden del día, lo que te hace afrontar cada capítulo con una curiosidad immensa para ver qué pasará.

    Simplemente...genial.

    Gran artículo Néstor, has resumido lo imprescindible en tu texto y das ánimos para ver la cuarta que, seguro, traerá no pocas sorpresas y muertes inesperadas de sus protagonistas. A mí, al menos, gente que se ha leído los cinco libros me han dicho que aún faltan dos nuevas sorpresas...pero que muy fuertes... ya veremos, jejejeje.

    ¿En algún momento eliminan a Goffrey? jejejeeee...

    ResponderEliminar