22 de febrero de 2012

Clásicos inmortales: Río Bravo (1959)


Aciago panorama el que se le presenta al sheriff John T. Chance (John Wayne) cuando, después de una reyerta con víctima mortal, detiene a Joe Burdette, el hermano del ranchero más poderoso del Oeste de Texas.

Con el escaso apoyo de un ayudante alcohólico (Dean Martin), un anciano (Walter Brennan), y un joven de gatillo fácil (Ricky Nelson), Chance tendrá que hacerse fuerte en la comisaría ante la furia de Nathan Burdette, que tiene tras de sí a más de 40 pistoleros que responden a sus órdenes.

En esta lucha de voluntades, el sentimiento de justicia se verá ensombrecido por el propio espíritu de supervivencia. Pero cuando un pequeño grupo de hombres nobles decide luchar, no habrá ningún Burdette que pueda salirse con la suya.

Esta es la premisa argumental del que está considerado como uno de los mejores westerns de la historia. El gran Howard Hawks dirigió un film que se ha convertido en película de culto para las generaciones posteriores. Sobre un competente guión de Jules Furthman y Leigh Brackett, Hawks construyó uno de los mejores títulos de su excelsa filmografía. Nos brindó además una de las interpretaciones más icónicas del legendario John Wayne y consiguió que Dean Martin brillara en pantalla asumiendo el complejo papel de Dude, un gran agente de la ley que vive sumido en el alcohol desde que sufrió una tragedia amorosa que le rompió el alma.

A su lado, también nos encontramos con dos de los mejores secundarios de la historia de Hollywood, Walter Brennan y Ward Bond, además de la bella Angie Dickinson y el cantante Ricky Nelson en su debut cinematográfico.

Río Bravo merecería un análisis más detallado pero no es el propósito de este artículo. El objetivo del mismo es reseñar la significación del film como western ejemplar que ha influido en directores posteriores como John Carpenter (su película Asalto a la Comisaría 13 es un remake encubierto) y Quentin Tarantino. Éste último siempre cita a Río Bravo como una de sus películas de cabecera y subraya que la química y equilibrio que consiguió Hawks marcó un estándar casi inalcanzable para ninguna producción posterior. De hecho, el propio Hawks trató de repetir la fórmula exitosa en films como El Dorado (1966) y Río Lobo (1970). Pero nunca consiguió igualar la marca de excelencia que obtuvo con este clásico inmortal distribuido por Warner Brothers en 1959.

El film acumula varios momentos únicos pero hoy querría recordar la escena en que, encerrados en la comisaría mientras esperan el ataque de Burdette, los guardianes de la ley tratan de relajarse interpretando unas canciones. El director tenía claro que con dos cantantes en el reparto había que incluir alguna interpretación musical que sirviera de contrapunto narrativo. Y así fue como Dimitri Tiomkin extendió una pieza que ya se había esbozado en Río Rojo (1948) y que brilló con especial magnificencia gracias a la profunda y melodiosa voz de Dean Martin y a la más ligera de Ricky Nelson: "My Rifle, My Pony, and Me".
Nelson, por su parte, canta también el clásico popular "Get Along Home, Cindy", con el estilo Elvis que tanto le caracterizaba. Momentos únicos y carismáticos para un film de referencia absoluta.

14 comentarios:

  1. Siempre me ha encantado este wenster, desde pequeña. Más tarde, con esto de internet, descubrí que se consideraba una de las obras cumbre del género. Y no me extraña: las intrepretaciones, la ambientación, la historia... De lo más entretenido!!!

    ResponderEliminar
  2. Es un western tan bueno que siempre dan ganas de volver a verlo. Incluye toda clase de elementos que lo hacen interesante y mantiene un ritmo contundente e intenso.

    Saludos !

    ResponderEliminar
  3. El Wester Crepuscular por antonomasia.

    Nacido como respuesta al film HIGH NOON - Solo ante el peligro. John Wayn queria demostrar que aún contando con un ayudante alcoholico, un viejo cojo y un jovenzuelo novato de gatillo fácil podía hacer frente a todo un ejercito.

    Y ahí no queda la cosa. Si en High Noon, el bueno de Cooper se encontraba solo, aqui todo el mundo quiere ayudar, desde el dueño del saloon mexicano con su mujer hasta una muer de dudoso pasado como Angie Dickinson que tiene el valor de mirar cara a cara al Duke y hacerle frente. Todo el mundo le llamaba Chance menos ella, que le llamaba John T. de forma tanto sensual como provocadora y desafiante. Y él la sigue el juego. Él no se hecha atrás. Sabe que es una mujer dura por eso le atrae.

    Dean Martin demostró que servía para algo más que para hacer comedias con el genial Jerry Lewis. Aún recuerdo cuando dice lo de "- La música, esa música. Cuando la oigo, los templores desaparecen". Mágnifico como "Dude" el ayudante alcohólico.

    Stumpy y Colorado (Walter Brennan y Ricky Nelson) son la alegre comparsa. El viejo testarudo y leal ayudante y el jovenzuelo con más valor que sesos, capaz de lanzarse a un tiroteo sin más con tal de ayudar a sus compañeros.

    Un western con MAYÚSCULAS. Siempre se deja ver por mucho tiempo que pase y por muy vieja que se haga la película. Siempre va bien para un sábado al mediodía, al igual que "Duelo de Titanes". Un western imperecedero.

    Aún recuerdo "A Degüello".

    Sigue sonando a muerte.

    ResponderEliminar
  4. Néstor, mejor borra mi último comentario. Como puedes ver, se me ha duplicado.

    ResponderEliminar
  5. Xavi, qué gran momento el de "degüello". Como recuerdan que es la melodía que el sádico general santa Ana hacía tocar a los suyos para hacer ver a los resistentes del Álamo que el destino que les aguardaba era la muerte.
    Precisamente, ya hace tiempo que pienso en la posibilidad de escribir un ar´ticulo de "historia y cine" sobre la epopeya del Álamo.

    ResponderEliminar
  6. El Álamo. Santa Ana hacía tocar a los suyos una tonada para que la oyeran los ocupantes del fuerte. Para que supieran que no había posibilidad de escapar. Para que supieran que los pasarían a cuchillo. Para que supieran que no habría piedad.

    ResponderEliminar
  7. Angie Dickinson está excepcionalmente guapa en esta película.

    ResponderEliminar
  8. Guapa y sobretodo, dura. La tía sabía muy bien como mirar directamente a los ojos al Duke y aguantarle la mirada. La única que le llama por su nombre de pila, John T.

    ResponderEliminar
  9. Si, además se guasea mucho de él, jeje

    ResponderEliminar
  10. Juan, ya estás entre los lectores que más comentan !!!
    Pronto irás escalando más posiciones !!!

    ResponderEliminar
  11. Estoy muy orgulloso de participar en tu blog, Néstor

    ResponderEliminar
  12. En muy poco tiempo, te has convertido en un comentarista de referencia, Juan. Y es un privilegio contar con tus opiniones.

    Gracias una vez más !

    ResponderEliminar
  13. El mejor Western de la historia sin lugar a duda. Lo más curioso,es que cuando a uno le nombran la palabra "western" se imagina planos cortos de fundas de pistolas y de rostros,y en general,una trama tirando a dramatica. Y acá es todo lo contrario,es más,hasta es jocosa por momentos. Y aunque esta película conserva el drama,uno sabe que todo va a salir bien(lo desea sobremanera por que esos personajes que construye Hawks con su genio incomparable son harto queribles)para los muchachos. En resumen,una excelente obra de arte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Arango y bienvenido al blog!!!
      Río Bravo es de esos films que no te cansas de repasar periódicamente. Siempre se descubre algo nuevo y es una gozada disfrutar de la interpretación de su fantástico cast. Cuando todas las piezas encajan a la perfección, el western se convierte en sublime.

      Eliminar