7 de junio de 2011

La primera generación de los X-Men supera el reto


En el contenido de la siguiente reseña, se citan algunas informaciones consideradas como SPOILERS:

Sobre X-Men First Class se están oyendo toda clase de elogios. Algunos la catalogan como la mejor de la saga y otros sostienen que es la más destacable de las películas de superhéroes recientes. Yo no me pronunciaré en estos términos tan absolutos pero sí diré que la cinta, como pieza cinematográfica al margen del cómic originario, funciona a las mil maravillas.

El director Matthew Vaughn imprime al film un ritmo incesante y el joven reparto aporta mucha frescura e intensidad, revitalizando una saga de X-Men que parecía más bien mortecina. La película se apoya especialmente en una de las dualidades más importantes de la historia de Marvel: la relación entre Charles Xavier y Erik Lehnsherr, dos poderosos mutantes que se convierten en grandes amigos durante una época pero cuyos destinos se acaban separando al tener concepciones completamente opuestas de lo que debe ser el futuro de la coexistencia entre mutantes y humanos. Dos amigos condenados a un enfrentamiento perpetuo aunque siempre mantendrán un enorme respeto entre ellos y un sentimiento profundo de fraternidad capaz de estar por encima de sus propios intereses.



En las películas precedentes pero posteriores en el tiempo cronológico de la saga, fueron los excelentes Patrick Stewart e Ian McKellen quienes dieron vida a estos magníficos personajes. Al proponer esta precuela, los responsables de la cinta sabían que necesitaban a dos intérpretes jóvenes que fueran capaces de asumir la fuerza y la trascendencia de Xavier y Magneto. Y lo consiguieron porque James McAvoy y Michael Fassbender realizan un trabajo impresionante. McAvoy conecta perfectamente con las características reflexivas y de liderazgo propias del fundador de los X-Men mientras que Fassbender está inmenso reflejando el sentimiento de venganza, la fuerza, y la visceralidad de un personaje cuya enorme tragedia personal formará parte de sus principios por siempre jamás.

El resto del reparto resulta también muy efectivo. Los chicos jóvenes cumplen perfectamente gracias a un guión, de tono adulto, que establece situaciones cómicas pero nunca ridículas. En cuanto a los villanos, Kevin Bacon destaca con fuerza en el papel de Sebastian Shaw, un acaudalado magnate de pasado oscuro que lidera, en 1962, el exclusivo y misterioso Hellfire's Club. A su lado, la Reina Blanca del club, Emma Frost (January Jones), brilla con luz propia por su gran belleza aunque la actriz de Mad Men es la que me resultó menos convincente del grupo de actores principales.

La trama argumental es interesante y atrayente. Consigue meterte de lleno en un momento en que el surgimiento de los mutantes coincide con la crisis de los misiles en Cuba, un acontecimiento que puede destruir a la humanidad y que supone, por sí solo, un excelente escenario para ver en acción a la primera generación de los X-Men. Una amenaza global y poderosa, que en el film es el resultado de un siniestro plan que tiene en mente Sebastian Shaw para poner de rodillas a la humanidad en un nuevo amanecer donde el poder recaería en sus poderosas manos.

Sobre la película, pues, se me ocurren pocas reticencias. Es sumamente entretenida y resulta muy grata de ver. Creo que cumple con su propósito sobradamente. Pero todo esto sirve si se considera al film únicamente desde el punto de vista cinematográfico. Si se intenta leer la cinta desde la óptica del cómic, observaremos innumerables cambios, no todos negativos, pero el film perderá parte de su atractivo. Creo que los expertos en la saga deberían dejar al margen estas consideraciones porque estamos ante una película, un producto audiovisual que ha tenido que adaptar el contenido a lo que resultaba mejor desde el punto de vista narrativo en la gran pantalla. El principal objetivo de los guionistas y el director ha sido el de tratar de encajar, lo máximo posible, con las otras cintas de la franquicia y, aunque no lo han conseguido al 100%, sí han obtenido una concordancia óptima.

Yo también veo que la asociación entre Xavier y Magneto se rompe demasiado pronto y que Sebastian Shaw debería haber tenido más recorrido pero hay que valorar el hecho de que una película necesita que la historia se cierre de alguna manera. Ni el mismísimo Chris Nolan pudo evitar someterse a esta regla no escrita cuando en su guión tuvo que eliminar a un personaje tan prolífico como Dos Caras en The Dark Knight. En el cine las tramas siempre son más rápidas porque no se dispone de tanto tiempo como el que tienen los cómics para desarrollar historias y argumentos. Y las víctimas de esta necesaria adaptación siempre suelen ser los personajes.

Es duro ver que el Hellfire's Club, enemigo recurrente de los X-Men, pierde a uno de sus líderes tan rápido pero también hay que comprender que el cine es un medio de expresión muy diferente al cómic y requiere ciertos cánones que, muchas veces, no satisfacen a los aficionados más puristas de los personajes creados por Stan Lee.

En cuanto a los tres cameos reseñables, podemos hablar sobre ellos en el apartado de comentarios.

8 comentarios:

  1. A mí también me ha gustado mucho, y McAvoy y Fassbender están increíbles, parece como si estuvieran destinados a interpretar dichos papeles.

    Puedes ver mi reseña en http://premiosdelpublicotv.blogspot.com/2011/06/critica-de-x-men-primera-generacion.html

    Saludos!!!!

    ResponderEliminar
  2. Definitivamente de acuerdo en el núcleo: Michael Fassbender y James McAvoy (en este orden) están espléndidos y, es fácil deducir, sus personajes de Erik Lehnsherr y Charles Xavier son la propulsión nuclear del film. Igualmente satisfactorio el villano, Kevin Bacon (adoro su forma de caminar) como Sebastian Shaw, impresionante en el prólogo y resolutivo en el conjunto, con un toque de clase que me agrada. En los secundarios, los chicos jóvenes, es donde hallo el desacuerdo. Salvo Jason Flemyng como Azazel, no me han gustado nada de nada, ¡ninguno! Cada vez que salen sufro, hay un bajón del 80% en el grado de interés. Ha habido momentos en los que inconscientemente he desconectado, me he puesto a pensar en otras cosas. Al responsable del casting le pediría explicaciones por Jennifer Lawrence, que lo digo como lo siento, me parece fea, ¡fea!, inaceptable para el papel de Mística. ¡La que sí es guapa es Zoë Kravitz, hija de Lenny Kravitz! Claro que su personaje es mejor reciclarlo, sobre todo en la batalla final, que no está mal pese a las evoluciones aéreas un tanto vergonzosas de la señorita Kravitz y del muchacho de los ultrasonidos, Banshee. ¿Y el aspecto de Bestia? ¡Cómico, creía que era Benicio Del Toro! Muchísimo mejor la Bestia de X-Men 3. Respecto a los cameos, el tercero no lo pillo, ¿cuál es?, pero el de Rebecca Romijn es un tanto ofensivo porque han puesto su rostro conservando el torso y los brazos gordos de Jennifer Lawrence, y así no, ¡Rebecca debe presentar una reclamación!

    Los Efectos especiales regulares. Se podría exigir más. Se debe exigir más.

    Mi conclusión: 6/10. Mejor que Wolverine, peor que X-Men 1, 2 y 3.

    P.D. Nestor, mes a mes, año a año, voy haciéndome fan de Megan Fox. Habrás visto el trailer de Transformers 3, y Rosie Huntington-Whiteley no puede con Megan Fox.

    ResponderEliminar
  3. Saludos Lalo !!!
    consultaré tu reseña.

    Octopus, respecto a los chicos es normal que la tensión del film baje pero podría haber sido mucho peor. Creo que se mantiene en unos límites aceptables.
    Ver a Magneto en su orgía de venganza al principio del film me pareció uno de los puentos fuertes de la película. ¿No crees que podría ser también un excelente Bond?... tiene clase, elegancia y también una dureza visceral impresionante.
    Sobre Jennifer Lawrence es verdad que a veces recuerda un poco a la Peggy de los teleñecos, su cara es demasiado redonda, en ningún momento podría haber evolucionado hacia los rasgos extremados de Romijn, aunque el cameo me pareció muy acertado.
    El tercer cameo es más bien una referencia al resto de la saga. El principal ayudante del director de la CIA es William Stryker senior. Y Xavier, en una reunión que mantienen en Langley, le dice: "está usted pensando en su hijo, William".
    Y ya sabemos lo que hará su hijo posteriormente. Después de armar a Lobezno con el adamantium, emprenderá una cruzada contra los mutantes en venganza por la mutación de su propio hijo. Danny Huston y Brian Cox le interpretaron.

    En cuanto a Megan Fox, ya se te puede considerar oficialmente un converso. Me alegro de que te unas a su club de admiradores.

    Saludos y como siempre un placer recibir tus comentarios.

    ResponderEliminar
  4. Sí. Perfectamente podría ser un excelente Bond.

    ResponderEliminar
  5. En general me pareció muy entretenida y creo que recupera el tono de las primeras entregas, aunque hay detalles de esta Primera Generación que no me terminaron de convencer.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Para ver el esfuerzo encomiable de los actores, si es que no me equivoco y los han doblado, teneis que verla en original.

    Sobretodo cuando Shaw habla con Erik en el campo de concentración y cuando Erik está en el bar, en Argentina.

    ResponderEliminar
  7. Hola de nuevo!!! Siento mucho mi ausencia por estos lares, últimamente no tengo tiempo para nada, pero espero que el verano me ayude a volver a mi ritmo habitual y a las lecturas!

    Respecto a X-MEn First Class, aún no he podido verla, pero tu crítica me anima muchísimo. Además, veo que coincides con la mayoría de análisis, que le dan a Fassbender un sobresaliente en su interpretación de Magneto.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Bienvenida de nuevo, bvalvarez !!!

    Te recomiendo mucho que veas X-Men First Class, es sumamente entretenida, te va a divertir !!!

    Saludos !

    ResponderEliminar