12 de mayo de 2009

Star Trek (2009)


Tras ver esta nueva entrega de Star Trek, uno se queda con la sensación de que los implicados han realizado un trabajo sensacional. Muchas eran las dificultades que tenía cualquiera que osara retomar una saga que se consideraba acabada y finiquitada para el cine. Los resultados económicos de los últimos títulos estrenados presagiaban lo peor pero esas dificultades enormes de partida han sido pulverizadas por el equipo creativo dirigido por un auténtico visionario, JJ Abrams.

En primer lugar hay que decir que, para realizar un nuevo film de Star Trek, era imprescindible hacer un reboot que reiniciara la franquicia en términos creativos y de reparto. Era por tanto previsible pensar que la película supondría un nuevo comienzo pero JJ Abrams ha llevado más lejos este concepto al haber confiado en un guión que establece la creación de una línea temporal alternativa que va a llevar a Kirk, Spock, y al resto de la tripulación del Enterprise, a iniciar una nueva trayectoria en sus vidas, diferente a la que conocíamos hasta ahora. Este audaz movimiento creativo es, a la vez, una forma de respetar las historias y argumentos de las series y películas previas ya que no se pretende negar lo que ocurrió anteriormente sino que, a partir de un acontecimiento cósmico que ocurre en este nuevo film, los personajes inician un camino alternativo en sus vidas que cambia la continuidad de la trayectoria vital de los personajes. Digamos que se mantiene un esquema general obvio pero, a partir de aquí, el nuevo argumento permite a la saga seguir con su propio camino y redefinir y relanzar una franquicia como nunca antes se había visto.

Pero para que todo esto tuviera legitimidad y sentido hacía falta la presencia de un personaje carismático de Star Trek, que supondría un enlace con lo que conocíamos hasta ahora y a la vez le daría credibilidad y solidez a la nueva apuesta argumental. Y quien mejor para hacerse cargo de esta misión que Leonard Nimoy interpretando nuevamente a su personaje emblemático, el embajador vulcaniano Spock.

JJ Abrams y sus habituales guionistas, Alex Kurtzman y Roberto Orci, estudiaron perfectamente cómo podrían realizar un gran reboot de Star Trek. Tuvieron en cuenta todos los elementos y conjugaron perfectamente tradición y modernidad para desarrollar un argumento que cierra un capítulo anterior y abre otro nuevo que va a ser capaz de seguir entreteniendo en los próximos años.

Evidentemente, la jugada maestra de Abrams no es sólo creativa puesto que Paramount sólo aceptó continuar con la franquicia cuando se le aseguró que esta propuesta iba a enganchar a una nueva generación de espectadores, condición indispensable para conseguir mejorar unas recaudaciones sin las cuales no sería posible mantener la franquicia viva.

Y es en este sentido que, con los primeros resultados de taquilla cosechados, se puede hablar de que la nueva cinta va a ser la película de más éxito de la franquicia. En los primeros tres días de exhibición en Estados Unidos, ha recaudado casi 80 millones de dólares, superando las expectativas de los más optimistas. Recordemos que el último film de la saga, Star Trek Nemesis, acabó su carrera comercial con sólo 43 millones. La nueva entrega casi ha doblado los resultados en sólo tres días. Las cifras no haran más que subir puesto que la cinta está siendo muy bien recibida por público y crítica y el tan indispensable boca-oreja está funcionando extraordinariamente con lo cual durante las próximas semanas las recaudaciones seguiran siendo importantes. Este es el fenómeno inverso a X-Men Origins Wolverine, que consiguió unas buenas cifras en el primer fin de semana pero se ha venido abajo rapidamente porque las opiniones negativas de los espectadores estan provocando que el resto del público opte por no verla.

Los registros de recaudación en Europa, a lo largo del primer fin de semana de exhibición, también estan siendo espeluznantes y tqambién han sido los mejores en la historia de la franquicia (se calcula que se han recaudado 36 millones de dólares en tres días). Con toda seguridad, dentro de unos meses veremos al film aupado en un buen puesto en la tabla de las películas más taquilleras.

Los ejecutivos de Paramount, viendo las reacciones enormemente positivas del público en los pases de prueba, ya hace algunas semanas que dieron luz verde para una secuela. Y JJ Abrams ya se apresuró a confirmar que para el guión iba a contar con su colaborador en la serie Lost, Damon Lindelof, para que se uniera a Kurtzman y Orci en la elaboración del argumento.

El éxito del film viene dado, pues, por la calidad del nuevo planteamiento argumental, y la sensación de haber olvidado el funesto pasado de la saga. Pero está claro que el trabajo de JJ Abrams ha sido absolutamente fundamental para proponer una película que tiene una gran intensidad, emotividad, grandes dosis de acción, y personajes carismáticos. Abrams ha demostrado que ha acertado con la fórmula que podía hacer de Star Trek un producto para todo tipo de público, alejandose por tanto de anteriores propuestas que sólo eran capaces de seducir a los hardcore fans o trekkies, cosa completamente insuficiente en el panorama del cine actual. Pero su mayor logro es haber conseguido generalizar la saga sin haber caído en un espectáculo vacío de contenido o poco trascendente. Su mérito ha sido que ha podido llegar al gran público con un buen argumento y grandes personajes. Star Trek (2009) es una película con fundamentos, no es un blockbuster más.

El gran trabajo de Abrams se revela también como excelente cuando hablamos de los actores que ha elegido para dar vida a personajes tan carismáticos que estan en la mente del público desde hace décadas, y que aquí han sido revigorizados y actualizados de forma que conectan de una forma impresionante con la nueva audiencia.


Chris Pine como James T. Kirk y Zachary Quinto como el joven Spock, son un acierto total. Al primero le va como anillo al dedo el papel del impetuoso, rebelde, intrépido, y mujeriego, Jim Kirk. Por su parte Quinto, con su habitual estilo interpretativo misterioso e inquietante es la mejor opción posible para dar vida al vulcaniano (y obviamente lógico a la par que bastante insensible) Spock.
Zoë Saldana es una bellísima e interesante Uhura, que en esta nueva línea temporal mantiene una relación mucho más cercana con Spock, mientras que John Cho es un solvente Ikaru Sulu. Karl Urban aporta prestancia y mucha naturalidad al siempre imprescindible doctor Leonard McCoy alias Bones.
Simon Pegg está fantástico dando vida al ingeniero jefe Montgomery Scott alias Scotty y Anton Yelchin le da también mucho impulso y frescura al personaje de Pavel Chekhov. Yelchin parece estar abonado a asumir papeles que han sido importantes en el pasado puesto que en Terminator Salvation encarna a Kyle Reese, un personaje trascendental en la línea argumental de la saga creada por James Cameron.
Tanto Pegg como Yelchin se reservan las notas de humor más interesantes del film. Resulta muy curioso ver a Chekhov debutando en un puente de una nave estelar con 17 años, y experimentando dificultades a la hora de pronunciar determinado tipo de palabras debido a su acento ruso tan cerrado.

En fin, esta nueva Star Trek es una gran película de ciencia ficción. Aprovechando unos personajes que podían dar más de sí de lo que habíamos visto hasta ahora, JJ Abrams construye un film compacto en el que todas las piezas cuadran, y transforma la saga en una franquicia muy potente que va a llevar a Star Trek "donde nadie ha llegado hasta ahora".

11 comentarios:

  1. Hola, Nestor!

    por fin volvemos a encontrarnos en nuestros caminos cruzados XD

    Aquí tienes mi crítica, alejada totalmente de la tuya... llegó el debate!!!

    http://lacenadelosjueves.blogspot.com/2009/05/star-trek-2009-los-chicos-de-sensacion.html

    SithWolf

    ResponderEliminar
  2. Hola de nuevo SithWolf !!!

    es verdad, no coincidimos casi nunca en nuestras opiniones cinematográficas. Me parece que sólo estuvimos de acuerdo en Pozos de Ambición y El Increible Hulk.

    Lo demás, discusion y enfrentamiento total. Y con Star Trek no podía ser menos. Bienvenido de nuevo a la blogosfera !!!

    ResponderEliminar
  3. totalmente de acuerdo con tu crítica. saludos!

    ResponderEliminar
  4. Amigo Nestor;

    yo creo que lo que ha hecho el cine grande es la gente que se arriesga. Gente como Ridley Scott, James Cameron, George Lucas o mi queridísimo Indiana Jones han sido creadores y en muy raras ocasiones han cogido el trabajo de los demás, y si lo han hecho siempre ha sido bajo su batuta. Gracias a esto han salido trabajos como el de Blade Runner, Alien, Terminator, la primera saga de StarWars, etcétera (todas símbolo de la ciencia ficción y la aventura). Que hubiera pasado si en vez de crear Indiana Jones, el señor Spielberg hubiera tirado de nombre y hubiese hecho "Allan Quatermain en busca del Arca Perdida? afortunadamente no fue así.

    Hoy en día las grandes industrias cinematográficas creen que es mejor tirar de franquicia que crear y se gastan chorropotocientos millones de dólares para hacerlo, ya que las franquicias no suelen ser baratas y StarTrek no es una excepción.

    Con tal desembolso de dinero, sin aún haber trabajado, ni haber hecho una sola toma, pide una película con un amplísimo abanico de espectadores, y eso es lo que mata la película, ya que una película de culto, por definición, no es para todos los públicos, después a lo mejor sorprende y la va a ver mucha gente, pero no es un producto creado para tal fin.

    StarTrek 2009 si lo es. Es una película diseñada para que la vaya a ver el máximo de personas, sin importar el valor del producto, lo único que importa es el envoltorio y ahí es donde reside el problema.

    Un comité de la empresa en cuestión da los puntos principales sobre los que se debe diseñar la película sin contar con el director ni los guionistas. Deben haber chicos, deben ser chachiguays rebeldes y que expliquen chistes y hagan gracia, debe haber un malo muy malo que tenga una nave muy fea, deben salir monstruos, deben haber peleas y deben haber combates entre naves superespectaculares...

    a partir de ahí, ala, a trabajar, y cada idea es normalmente anulada por la gran productora. Por trabajar de esta manera, ni Kevin Smith, ni Tim Burton acabaron haciendo Superman, porque no estaban dispuestos a trabajar así.

    Hollywood ha encontrado en JJ Abrams el cachorro perfecto, alguien con las tragaderas tan grandes y con tanta ansia de poder y dinero que no le importa pasar por el tubo, y gracias a eso... ha salido un subproducto como el de ST 2009.

    Una película superespectacular, con un guión flojísimo que además no se sostiene por si mismo, y que la única manera de aguantarlo es mediante a espectaculares y carísimas escenas de acción.

    Una pena, ya que si realmente quieren hacer algo nuevo, que lo hagan, si realmente JJ Abrams quiere hacer historia que intente ser como Ridley Scott o James Cameron, el director autor es el único que tiene libertad para crear; pero que no toquen lo que pertenece a una generación que encumbró esa historia a lo más alto de la ciencia ficción para acabar convirtiéndolo en un disneyland resort para toda la familia.

    Eso es injusto y cobarde.

    SithWolf

    ResponderEliminar
  5. Saludos de nuevo SithWolf,

    tras haber tenido intercambios de opiniones previos sobre otras películas, parece que se abre otro nuevo con Star Trek. Yo no quiero contribuir a polemizar demasiado porque entiendo que cuando hay dos posturas muy diferentes, que cada uno defiende con rotundidad, poco más hay que añadir.

    Sin embargo, dado que estamos en mi blog voy a exponer mi réplica en un intento de dejar más claros mis argumentos y desde la cordialidad más absoluta.

    En primer lugar JJ Abrams ha sido y es un creador, no alguien que realiza encargos. En televisión todos sus proyectos llevan su marca personal y ha creado argumentos desde la nada. En cine, está empezando y en Star Trek ha creado un reinicio completo de la saga, no por cumplir ordenes de estudio. Lo ha hecho porque sino hacía estos cambios no estaba dispuesto a ponerse al frente del proyecto.
    Y, en Star Trek, JJ Abrams no es sólo director sino también productor. Ha tenido el mando total y ha supervisado todo. Su visión para renovar la saga ha coincidido completamente con el interés de todos los implicados por hacer la película para un espectro más amplio de público, y a fe que lo ha conseguido. Es, sin duda alguna, la mejor película de Star Trek. Y es que ver ahora las películas de Kirk y los suyos de los años 80 es poco recomendable. Esos films estan desfasados, son muy ridículos, y carecen de interés.

    Naturalmente que hacer dinero es importante. Faltaría más. Sin el dinero que dan las grandes producciones la industria no tendría capacidad para producir también otro tipo de películas, más minoritarias pero de gran calidad artística. Sin los grandes estrenos la industria de cine no existiría y se necesitan varios taquillazos al año por parte de los diferentes estudios para seguir manteniendo la máquina del cine.

    En cuanto al guión de Star Trek se sostiene mucho más que otros argumentos de la saga. En cuanto a los 25 años de Nero en la nueva línea temporal, hay que recordar que los pasó detenido en una prisión Klingon, que fue atacada por el Narada siendo él liberado. Este hecho lo cita Uhura cuando aún estan en la Academia Estelar. Esas escenas se rodaron pero Abrams tuvo que cortarlas al comprobar que sólo hacían que crear más confusión y alargaban innecesariamente la cinta. En cuanto a los Romulanos, viven muchísimos años al igual que sus primos-hermanos vulcanianos. Y en la franja central de su vida apenas envejecen.

    Mejor que Tim Burton no dirigiera Superman. Porque el hombre de acero no es un personaje oscuro. El estilo y estética de Burton no hubiera cuadrado para nada con Superman. Los dirigentes de Warner Brothers estuvieron muy acertados al retirar el "encargo" a Burton aunque después fallaron estrepitosamente al confiar en Bryan Singer y en los guionistas Dan Harris y Michael Dougherty para Superman Returns, una película tremendamente aborrecible.

    El guión de Kevin Smith para Superman era espléndido pero ya se sabe que cuando llega un nuevo director se suele empezar de cero. Por cierto, JJ Abrams escribió un guión para Superman (en aquella época en que se buscaban ideas para relanzar la franquicia) que era incluso mejor que el de Smith. Lamentablemente, ni la visión de uno ni la del otro pudo llevarse a a la práctica. Esperemos que, si en el futuro, se vuelve a poner en pie una nueva entrega del hombre de acero, se cuente con la gente adecuada y con el mejor guión posible.

    ResponderEliminar
  6. Alguien sabe como se llama el personaje verde que como solo un frijolito jajaja?? que tierno el pobre...pls diganme.

    ResponderEliminar
  7. Publimark, el personaje como tal no tiene nombre específico. En el listado del reparto se le llama, de forma general, "Long Face Bar Alien".

    ResponderEliminar
  8. First Contact es la mejor película de StarTrek hasta la fecha... y de lejos!!! :-D

    Sithwolf

    ResponderEliminar
  9. Es la mejor del resto de la saga, no hay duda. Pero en mi respuesta yo me refería a las películas de los 80 de Star Trek, es de cir a todo aquello de La Ira de Khan, etc... resultan ridículas por su guión y por lo mal hechas que estan.

    ResponderEliminar
  10. ¡Vaya piernas las de Zoe Saldana! Espero que las luzca en Avatar aunque sea en la forma de una especie alienígena, que creo es lo que va a ser.

    Hay una constante que para alivio de los puristas no ha variado: la USS Enterprise (o todas las de su clase) sigue siendo la peor nave de todas. La de los romulanos se la come con patatas.

    De las pelis antiguas yo me quedo con la primera de todas.

    ResponderEliminar