9 de noviembre de 2009

The Big Chill (Reencuentro)



Lawrence Kasdan (Miami, 1949) es un guionista y director que ha creado proyectos importantes para el cine de los últimos 30 años.

Tras intentar varias aventuras profesionales que no le acabaron de convencer, decidió probar suerte en el mundo del cine, a mediados de los 70, con un guión propio cuyo título era El Guardaespaldas. Warner Brothers fue el estudio que decidió comprarlo y tenía previsto que lo protagonizara Steve McQueen y Diana Ross. Al final, las negociaciones no llegaron a buen puerto y el proyecto estuvo en el limbo durante bastantes años hasta que fue recuperado por el propio Kasdan en el film de 1992, que contó con Kevin Costner y Whitney Houston encabezando el reparto.

El cine fue finalmente el lugar idóneo para Larry Kasdan y su trabajo llegó a oídos de George Lucas. El cineasta de Modesto se encontraba preparando El Imperio Contraataca y necesitaba completar un guión que Leigh Brackett había dejado a medias tras su muerte en 1978. Lucas vio en Kasdan a un guionista idoneo para retomar el trabajo y completar el libreto. Su trabajo fue excelente y eso le permitió ser nuevamente el elegido para desarrollar el guión de un argumento que habían creado Lucas y Philip Kaufman. Se trataba de En Busca del Arca Perdida. El resto de la historia es bien conocido. Kasdan escribió junto a Lucas el guión de El Retorno del Jedi (1983) pero ya para entonces había empezado su carrera como director.

En 1981 firmó su opera prima, un autentico clásico del género del thriller: Fuego en el Cuerpo (Body Heat). Protagonizada por William Hurt, Kathleen Turner, Richard Crenna, y Mickey Rourke, la película fue un impacto por las escenas tórridas que poblaban su metraje y por el fuerte contenido dramático que recogía elementos de clásicos como El Cartero siempre llama dos veces, aunque los llevaba a otra dimensión adaptada a los tiempos.

El éxito de esta película aupó a Kasdan que tuvo la oportunidad de llevar a la pantalla otro de sus guiones. Se trataba de Reencuentro (The Big Chill, 1983), un film coral que se centraba en la reunión de unos amigos que, tras años sin verse, volvían a coincidir tras el suicidio de uno de ellos. Las relaciones que se establecen de nuevo, a lo largo de un fin de semana, eran el núcleo de la historia. Kasdan nos presentaba con rigurosidad a cada uno de ellos. Veíamos cuales habían sido sus éxitos, sus fracasos, y quedaban a flote sus debilidades e inseguridades.


Un guión espléndido y una puesta en escena acorde a las circunstancias que permitió a Reencuentro convertirse en un film de culto. Como anécdota recordar que Kevin Costner interpretó al suicida que provoca, con su muerte, el reencuentro de los antiguos amigos. Pero el metraje era largo y Kasdan tuvo que recortar las escenas iniciales en que aparecía para aligerar la duración.

El reparto fue de gran nivel con actores que estaban al inicio de sus carreras y que se han consolidado a lo largo de los años. Allí encontrábamos a Tom Berenger, Kevin Kline, William Hurt, Glenn Close, y Jeff Goldblum, por citar a los que más han destacado posteriormente.

Lawrence Kasdan se ha caracterizado por ser un director al que le gusta colaborar mucho con un grupo de actores. Es el caso de Kevin Kline (ha trabajado con él en cinco películas), William Hurt (tres), Kevin Costner (tres), y Kathleen Turner, Danny Glover, Jeff Goldblum, Jason Lee, y Jeff Fahey (con dos cada uno).

La carrera de Lawrence Kasdan continuó en los 80 con Silverado y El Turista Accidental. Posteriormente dirigió Te Amaré hasta que te Mate, Grand Canyon, Wyatt Earp, French Kiss, Mumford, y la adaptación de la novela de Stephen King, El Cazador de Sueños, que ha sido, hasta ahora, su último trabajo detrás de la cámara. Durante su carrera ha recibido tres nominaciones en la categoría de guión original y una en la de mejor película por El Turista Accidental.

También se le ha podido ver como actor interpretando al psiquiatra de Melvin Udall (Jack Nicholson) en Mejor Imposible (As Good as It Gets, 1997), de James L. Brooks.

Reencuentro es, pues, una película a tener en cuenta. Una de las mejores de los años 80, un producto de su tiempo con un guión que representa muy bien a la clase media-alta americana de la era Reagan. Un retrato del momento como lo fue, años después, Peter's Friends de Kenneth Branagh, que hacía lo mismo desde la perspectiva británica.

Una película que engancha, que siempre gusta ver y que, además, tiene una banda sonora poblada de clásicos de la música americana de los 60 y los 70 con una canción que destaca especialmente: "I Heard it Through the Grapevine", una pieza emblemática del soul interpretada por el gran Marvin Gaye. Lo dicho, un film para recordar.