29 de septiembre de 2017

Hablemos de villanos...

Son oscuros y perversos. En algún momento de su existencia han decidido guiarse por la inmoralidad, el resentimiento vengativo o la psicopatía criminal. El reverso oscuro de todos nosotros se focaliza en una serie de personajes que han impregnado al cine de vileza, a la vez que nos han conquistado precisamente por la posibilidad de contravenir las normas establecidas, actuando con niveles de crudeza que pueden llegar a ser completamente indecentes. Estas almas oscuras conforman una parte esencial de la historia del cine. El séptimo arte, al igual que la literatura, no habría subsistido sin ellos.

Vamos a hablar de algunos de los grandes villanos fílmicos. Es obligado afirmar que no son todos los que están ni están todos los que son. Esta es una selección personal. ¿Cuál sería la vuestra? 

DARTH VADER


La suya es una historia de incomprensión, ambición y tragedia. No obstante, una vez dentro de la armadura negra, Vader se convirtió en un instrumento de venganza, tortura y represión. Tras su fantasmagórico casco, se oculta un devoto seguidor del mal. Sin embargo, con él lo tenemos absolutamente todo ya que el villano más famoso de la historia se acaba redimiendo y regresa a sus orígenes, recuperando una esencia de luz que nunca había desaparecido del todo. 


EMPERADOR PALPATINE


No podemos decir lo mismo de su creador, el perverso Emperador. Estamos ante la encarnación del mal definitiva. Un hombre que usa su inmenso poder como forma de represión y sometimiento. Nada se interpone ante sus insaciables ansias de dominio. Bueno, alguien sí se acaba interponiendo y acabará siendo aquél en el que más confiaba. ¿Lección imperecedera para la audiencia?


HANS GRUBER


Cambiamos de registro y pasamos a la era dorada del cine de acción. ¿Recordáis La Jungla de Cristal (Die Hard, 1988)? El líder del grupo que asalta el edificio Nakatomi en Los Angeles es el germano Hans Gruber. En él tenemos al villano retorcido, con opciones ante todo y dotado de un plan riguroso que controla al detalle. Su clase y distinción chocará contra la vulgaridad de un policía neoyorkino que será capaz de sacarle de sus casillas.


JAWS (TIBURÓN)


Después de Gruber qué os parece si hablamos de un villano que se mueve bajo las aguas... De hecho, ni siquiera se trata de un ser humano. Saquemos a la palestra al tiburón del clásico de Steven Spielberg. Con el escualo surge la amenaza más visceral, aquella ante la cual solamente se puede reaccionar de forma primaria. Sobrevivirá el más hábil pero el océano no es un terreno neutral y el tiburón demoníaco no deja margen a la equivocación.


IVÁN DRAGO


¿Y qué me decís de Iván Drago? Un tipo que se presenta en tu país enarbolando ideales tiránicos; te desafía de forma prepotente; mata a tu mejor amigo delante tuyo; y, además, te reta a luchar contra él en Moscú. ¿No peca de ir algo sobrado? Suerte que Rocky Balboa defenderá nuestra "civilización" de un pérfido gigante que parece surgido de un laboratorio de esteroides.


KEYSER SÖZE


Pasamos del villano de manual al más intelectual. Capaz de engañar al más astuto, el suyo es el triunfo de la manipulación. Es experto en acabar con quien sea sin ensuciarse las manos, solamente tejiendo una red donde caerán las víctimas de su propia ignorancia.


AMON GOETH


¿Y qué os parece Amon Goeth? Como responsable de un campo de concentración en la Polonia ocupada por los nazis, únicamente se cargó a unos "miles" de personas. Asesina a una joven judía simplemente por decir que un barracón estaba mal construido. Era demasiado lista, pensaba con exceso... Goeth representa el triunfo del sadismo y la locura ideológica.


T-1000


Otro que no piensa demasiado es el T-1000. Estamos ante un organismo cibernético muy avanzado que mata siguiendo una plan establecido sin que intervenga ninguna otra consideración. Es la combinación perfecta entre un gran poder y un sentido de la amenaza permanente.


JOKER, de Heath Ledger


En cambio, el que piensa y mucho es el Joker interpretado por Heath Ledger en El Caballero Oscuro (The Dark Knight, 2008). Bajo una apariencia grotesca, se oculta un psicópata de gran inteligencia. Su objetivo es crear el caos para, acto seguido, surgir de las cenizas como nuevo rey del espectáculo. Comicidad, sadismo, paranoia y un deseo destructivo irrefrenable. ¿Que más se le puede pedir a un villano?

No hay comentarios:

Publicar un comentario