1 de enero de 2015

La apesadumbrada existencia de un joven en la Louisiana del siglo XVIII



La vida es un sinsentido para el terrateniente Louis de Pointe du Lac (Brad Pitt) tras la muerte de su esposa e hijo. En la Louisiana francesa de 1791, el joven hacendado no halla consuelo a su desdicha y su errático comportamiento acabará llamando la atención de un cazador nocturno.

"Hacía menos de un año que la había enterrado a ella y al bebé. Hubiera sido feliz de unirme a ellos, no podía soportar el dolor de su pérdida. Deseaba librarme de él... 
Quería perderlo todo... el dinero, la hacienda... y la cordura. Más que nada deseaba la muerte. Ahora lo sé, la buscaba como un alivio para el dolor de vivir. Mi invitación era extensible a cualquiera... desde la puta que estaba a mi lado hasta el chulo que la seguía. Pero fue un vampiro el que aceptó..." 

En sus confesiones privadas ante el reportero Daniel Molloy (Christian Slater) en el San Francisco del siglo XX, Louis trata de exorcizar sus demonios. Revelarlo todo de forma pública puede liberarle de nuevo tras doscientos años de existencia en las tinieblas. Sin embargo, su historia es tan fascinante que no consigue el efecto deseado en Molloy. Louis siempre ha rechazado su condición de vampiro y la inmortalidad asociada pero el fracaso se repite cuando se da cuenta que en la época actual sus palabras generan deslumbramiento y no repudio. La filosofía de su creador, Lestat de Lioncourt (Tom Cruise), se impone.

En 1994 llegó a las pantallas Entrevista con el Vampiro (Interview with the Vampire), adaptación del bestseller escrito por Anne Rice dieciocho años antes. Esa rotunda novela inició la saga The Vampire Chronicles, un conjunto de relatos caracterizados por una contundencia atroz y un tono ineludiblemente adulto. El productor David Geffen se interesó por la historia desde el primer momento y, finalmente, consiguió comprar los derechos de adaptación a Rice tras aceptar la condición de que ella misma se encargara de la escritura del guión. 

Geffen y Warner Brothers dotaron al film de un presupuesto de 60 millones de dólares y esperaban un gran éxito en la taquilla. Tras contratar al irlandés Neil Jordan como director, se pusieron manos a la obra para configurar un reparto de grandes nombres. Rice no compartía esa idea pero no podía impedirlo. Llegó a criticar la elección de Tom Cruise para el papel de Lestat con las siguientes palabras: "Cruise se parece tanto a mi Lestat como Edward G. Robinson a Rhett Butler". Pero esa afirmación precipitada y tendenciosa fue rectificada cuando la propia Rice cambió completamente su opinión al ver la película. Llegó a declarar lo siguiente: "Desde el momento en que apareció en escena, Tom se convirtió en Lestat para mí".

Recordemos también que el papel del entrevistador debía ser para River Phoenix pero éste murió súbitamente cuatro semanas antes de iniciar sus escenas. Christian Slater fue contratado para sustituirle y éste donó todo su sueldo a las ONG's con las que Phoenix colaboraba. 

El film se rodó en Londres, San Francisco y en varias localizaciones de Louisiana. Una de ellas fue Oak Alley Plantation, que en la película representó la mansión de Louis. Esta bella hacienda, reminiscente de la imagen icónica que asociamos con el sur burgués de Estados Unidos, se encuentra adyacente a la ribera sur del Mississippi, dentro del condado de Vacherie, a unos cincuenta kilómetros de Nueva Orleans.

En octubre de 1993 se rodaron escenas en su espléndido paseo de acceso y también frente al río donde el equipo de dirección artística recreó un muelle maderero. Oak Alley había sido construida en 1839 y debe su nombre a los 28 robles que se agrupan a ambos lados del paseo de entrada. Desde 1972, forma parte del patrimonio de Louisiana y está administrada por una fundación cuyo objetivo es dar a conocer su historia a las nuevas generaciones. Además de Entrevista con el Vampiro, Oak Alley también ha acogido el rodaje de Primary Colors (1998) y Abraham Lincoln: Cazador de Vampiros (2012), entre otras. Es importante hacer constar que los interiores de la mansión de Louis fueron rodados en otra hacienda cercana, la Destrehan Plantation (construida en 1787, la más antigua en el sur del Mississippi).






4 comentarios:

  1. La criada negra de Brad Pitt es Thandie Newton, entonces su novia en la vida real. Veo Interview with the Vampire como una obra irregular: magnífica en su primera mitad, lenta durante el viaje a Francia y decepcionante en su final. Además, vuelvo a insistir en mi teoría de que Pitt debería haber interpretado a Lestat y Cruise a Louis.

    ResponderEliminar
  2. Coincido con tu apreciación Octopus. La primera parte en Louisiana es magnífica pero el cambio de escenario no está tan bien resuelto. Lo del teatro de los Vampiros no acaba de funcionar bien así como también la entrada en escena de Antonio Banderas y Stephen Rea. Es un apunte interesante el que aportas con esta idea de intercambiar los personajes. Brad Pitt es bastante siniestro cuando se lo propone. Como muestra sus primeras escenas con Christian Slater.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Banderas no me disgusta. Es su cohorte de vampiros más de circo que de teatro lo que me chirría.

      Eliminar
  3. No coincido con vosotros. Respeto lo que decís pero yo veo esta película como una pieza magnífica desde que empieza hasta que acaba. He leído la trilogía de Anne Rice y esta película sigue muchísimo la trama tal y como se desarrolla en el libro. Veo un ritmo bueno y un final que da pie a que pensemos que no ha acabado, ni mucho menos...como se puede saber si se han leído los libros. De todas maneras, la que menos me gustó fue la tercera parte de los libros, "La reina de los condenados".
    En cuanto a cambiar los actores en sus papeles... nooooooooo, Cruise es un perfecto Lestat y los rasgos dulces de Pitt encarnan a la perfección la inmadurez suya del principio y la honestidad, aun siendo vampiro, de su personaje a lo largo de los siglos.
    En cuanto a Banderas, supongo que estaba en su época de máximo esplendor lo que equivalía a que le dieran un papel en todas las películas importantes que se hacían. Aunque tampoco lo hace mal, la verdad.
    No coincido contigo, Néstor, en lo del teatro de los vampiros...es una escena brutal, inquietante, desasosegante...que da reflejo de cómo pueden llegar a ser y a hacer. En el libro se parece mucho y, realmente, pasas unas páginas de bastante intranquilidad. No sé por qué piensas que no acaba de funcionar, realmente reflejan lo crueles que son con los espectáculos que montan.
    Por cierto! Una magnífica Kirsten Dunst como la pequeña y "angelical" Claudia...soberbia. ¡Cómo se llega a hacer odiar su personaje!

    ResponderEliminar