2 de diciembre de 2014

Star Wars. Organizaciones: República Galáctica

Tras las guerras de unificación, en los mundos del núcleo, se decidió poner fin a la beligerancia con la creación de una institución que rigiera los destinos de la galaxia bajo una fórmula democrática. Con la firma de la Constitución Galáctica, dio inicio un periodo de estabilidad que duraría 25.000 años. El camino no ha sido fácil puesto que, durante este enorme espacio de tiempo, la Antigua República ha superado varias amenazas y conflictos internos. Pero siempre ha conseguido prevalecer. 

Además, ha sido la garante de un sistema central de gobierno democrático que ha unido a miles de mundos. Cada uno de esos mundos elige democráticamente a sus representantes ante el Senado Galáctico, la gran cámara legislativa y de debate que rige los destinos de la galaxia. 
El Senado se reúne en el gran auditorio rotonda de Coruscant donde 1024 plataformas, con elevadores de repulsión, se configuran como los escaños móviles de los Senadores cuando toman la palabra. Cada plataforma representa un sector de la galaxia y en ella se sitúan los Senadores de los planetas que forman parte del sistema. Y también ocupan un lugar los gremios y las corporaciones como la Federación de Comercio. En el centro de la gran rotonda se encuentra el podio del Canciller Supremo.

El Canciller es elegido por votación de los Senadores y no debe ejercer su cargo más allá de dos mandatos de cuatro años. Aunque, como bien sabemos, cuando el Senador Palpatine sucede a Finis Valorum como Canciller, algunas de estas prerrogativas empiezan a cambiar…

El Senado siempre trata de solucionar los conflictos con diplomacia y negociación pero, cuando eso falla, recurre a la Orden Jedi. El Alto Consejo Jedi depende del Departamento Judicial de la Cancillería y su compromiso con la libertad, la justicia y la Democracia está fuera de toda duda.

Pero los preceptos fundacionales de la República están en crisis. La corrupción y la autocomplacencia han hecho mella en los integrantes del Senado. La excesiva burocracia ha traído parálisis al sistema. Las decisiones se demoran excesivamente y los intereses creados empiezan a dominar las acciones de los Senadores. La expansión administrativa de la República ha provocado un déficit fiscal incipiente. Y el surgimiento de la corrupta Federación del Comercio pone en jaque la seguridad de las rutas de transporte. Por todo ello, se han impuesto unos aranceles en las zonas de libre comercio que no harán otra cosa que ahondar el conflicto latente.

Los senadores están investidos de grandes poderes y privilegios. Y quizá por todo ello, muchos de ellos han sucumbido a la vida ociosa de Coruscant. Los ciudadanos de la República esperan cada vez menos de sus representantes y tienden a buscarse las soluciones por otras vías. Mientras el caos se apodera de la galaxia, los Senadores disponen de una gran número de ayudantes y consortes que multiplican el gasto público.

Los representantes electos se alejan cada vez más de las necesidades de los pueblos que los han elegido. La República se enfrenta a la peor crisis de su historia. Una crisis nacida en el seno del propio Senado...

Star Wars. Manual de Supervivencia es un proyecto de LASDAOALPLAY? y El Cine de Hollywood.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada