2 de septiembre de 2013

Islandia y el cine: una asociación muy fructífera (I)


Islandia, nación de volcanes y géisers. Un país repleto de parajes inhóspitos que parecen pertenecer a un planeta distante. Tierra casi polar que se alza en el Atlántico Norte como si fuera la última parada hacia el Ártico. Una isla de gran extensión que ha seducido a cineastas y location managers desde hace bastantes años, condición que sigue manteniendo de una forma muy activa albergando varios rodajes de grandes producciones cada año. También la aclamada serie de TV, Juego de Tronos, saca partido de sus gélidos escenarios para representar las tierras de más allá del muro. Sin duda alguna, los buenos incentivos fiscales que ofrece el país y también la facilidad para trasladar equipos de rodaje, están permitiendo que Islandia se haya revalorizado ante otros competidores norteños en la lucha por captar proyectos audiovisuales.

Mi amigo Xavi ha visitado recientemente estos territorios remotos y ha disfrutado de la variedad de paisajes y de la explosión natural que caracteriza a la isla. Suya es la frase que encabeza este artículo y le agradezco enormemente el haberme facilitado un material fotográfico de primer nivel sobre varias localizaciones que hemos visto en películas recientes que todos recordamos. 

Empezamos con Muere Otro Día (Die Another Day, 2002). ¿Recordáis la escena en que Bond (pierce Brosnan) y Zao (Rick Yune) se enfrentan, a bordo de sus respectivos coches (el Aston Martin Vanquish y el Jaguar XKR), sobre un impresionante lago helado? Pues bien, buena parte de dicha escena se rodó en Jökulsárlón, al sur del Parque Nacional Vatnajökull. No era la primera vez que Bond recorría estas tierras porque en Panorama para Matar (A View to a Kill, 1985) también se filmó buena parte de la escena inicial en la misma zona. 

Durante el rodaje de Muere Otro Día se consiguió parar la entrada de agua al lago lo cual facilitó la congelación del mismo y ayudó en la realización de unas tomas que fueron coordinadas por uno de los mejores directores de segunda unidad que han existido: Vic Armstrong.


imagebam.com imagebam.com imagebam.com imagebam.com imagebam.com

Un año antes, en 2001, el mismo lago fue escenario de rodaje del primer Tomb Raider que protagonizó Angelina Jolie. En esta ocasión, representaba una distante laguna siberiana a la que llegaba Lara Croft acompañada por una delegación de los Illuminati, liderada por Manfred Powell (Iain Glen), a la que también se había agregado un arqueólogo cazatesoros llamado Alex West (Daniel Craig).

Así lo vimos en Lara Croft: Tomb Raider

En el próximo artículo, continuaremos viendo localizaciones. Nos centraremos en Batman Begins y Prometheus.

1 comentario:

  1. Uauuu! Qué paisajes más diametralmente opuestos a los que tenemos aquí... son fascinantes.

    Qué gran idea Néstor de hacer posible que las fotos se hagan más grandes, para poder apreciar más en detalle sus características.

    "Muere otro día" la he visto ("Tomb Raider" no) y sí que recuerdo la escena que nos comentas; al leerte, he intentado imaginarla al mismo tiempo y, como siempre me sucede, es increíble cómo me impacta ver los escenarios reales de imágenes que he visto en el cine o por televisión.

    Realmente Xavi, imágenes increíbles... ¡qué frío debía hacer!

    Es muy interesante Néstor ver cómo creas un artículo (genial, como siempre) a partir de fotografías que reflejan parajes naturales reales para rodar escenas de películas conocidas... me ha gustado mucho conocer más a fondo Islandia, tierra como decís los dos inhóspita e impactante.

    ¡Ya estoy esperando ansiosa la segunda parte jajajaja!

    La primera... me ha encantado.

    ResponderEliminar