2 de noviembre de 2011

Los rostros de Bond (VI): Daniel Craig


"It's over to you, kiddo"

Con estas palabras, Barbara Broccoli le confirmaba a Daniel Craig que el papel de Bond era suyo.


Tras dieciocho meses de especulaciones, en octubre de 2005 se confirmaba la contratación de Daniel Craig. Lo que se vivió a partir de entonces fue uno de los casos más esperpénticos conocidos en el cine reciente. Una serie de pseudo-aficionados iniciaron una injustificada campaña contra la decisión de Eon productions, afirmando que Craig no se ajustaba al canon del personaje. Esta repulsa sin precedentes al nombramiento de un nuevo actor se mantuvo durante algo más de un año, aunque fue perdiendo relevancia a medida que iba llegando material promocional y trailers de Casino Royale (2006).

Cuando la película se estrenó, la polémica no sólo se terminó sino que asistimos a un fenómeno prácticamente unánime de aplauso a la interpretación de Craig y a su idoneidad para representar a James Bond en la nueva etapa que Michael G. Wilson y Barbara Broccoli habían abierto en la franquicia. De alguna manera, quedó evidenciado, una vez más, que ciertos juicios y valoraciones deben realizarse tras ver los resultados de un trabajo, nunca antes.

Lo cierto es que Daniel Craig siempre fue el preferido de Barbara Broccoli para sustituir a Pierce Brosnan. Pero Michael G. Wilson insistió en hacer pruebas de cásting con más candidatos y así fue como el croata Goran Visjnic casi logró el papel. Lo que al final le dejó fuera fue su incapacidad para reproducir el acento británico. También les resultó interesante Henry Cavill pero, a los 22 años, se le consideró demasiado joven para dar vida a 007.

Barbara quería anunciar el fichaje de Craig en mayo de 2005 pero estos últimos cástings demoraron el proceso y no fue hasta el 14 de octubre cuando el actor nacido en Chester fue presentado oficialmente en una rueda de prensa cerca del Tower Bridge. La pre-producción del film llevaba tiempo en funcionamiento, con Martin Campbell de nuevo al frente de las operaciones, así que todo estaba dispuesto para reiniciar la franquicia con la adaptación de la primera novela de Ian Fleming.

En esta tema no soy objetivo. Creo fervientemente que Casino Royale es uno de los mejores títulos de la saga y sitúo a Daniel Craig al mismo nivel que Sean Connery. Los guionistas del film colocaron a Bond al inicio de su carrera en el MI-6 y definieron el devenir de 007, en su primera misión importante, mostrándonos el proceso que éste realiza a medida que va aprendiendo lo que implica ser un agente secreto con licencia para matar.

Sobre esa base, Daniel Craig realizó un magnífico trabajo ofreciendo diferentes facetas del personaje, no conocidas previamente. Le vemos aprendiendo a disfrutar de los privilegios que su puesto implica a la hora de disfrutar de los mejores alojamientos, vuelos, y coches. También muestra dudas y se equivoca en algunas de sus decisiones, producto de una gran autoconfianza que no se sustenta aún en una experiencia previa. Se mueve más que nunca por impulsos y es incontrolable y devastador cuando entra en acción.

El Bond de Craig recupera lo mejor de la esencia literaria del personaje. Su contundente perfil de sicario del Gobierno Británico está representado mejor que nunca. Resulta curioso ver su rechazo inicial a vestir el legendario tuxedo, o la poca importancia que concede al hecho de pedir su bebida preferida. Bond sigue comportándose como un ex-miembro de los cuerpos de élite de la Marina Británica y aún no ha aprendido a a disfrutar de los momentos que le ofrece su nueva posición.


En este sentido, es extraordinariamente relevante el rol que juega Vesper Lynd (Eva Green). Su relación con ella ayudará a construir al personaje que todos conocemos. Vesper es su primer interés sentimental como agente 00, y su traición final provocará que Bond se proteja más en el futuro y mantenga siempre sus defensas elevadas, prefiriendo evitar la implicación emocional.

Estos nuevos elementos hicieron de Casino Royale una gran aportación para la franquicia. El film insufló aire fresco a la saga y Daniel Craig se convirtió en el símbolo de una nueva etapa que prometía ser apasionante.

En cierto sentido, el siguiente film supuso un cierto desazón puesto que la expectativa que se había creado era muy grande. Quantum of Solace fue una película plagada de sensacionales escenas de acción y la ola de venganza que Bond desataba era un motor narrativo muy potente. Pero, en el marco de esa propuesta, los guionistas parecieron olvidar que la evolución de 007 debía continuar. Y al no tratar eso, la cinta se convirtió en un buen título pero quedó muy lejos del nivel que Casino Royale había establecido.

8 comentarios:

  1. Yo mismo recibí el fichaje de Craig con cierto escepticismo... Escepticismo liquidado sin contemplaciones tras ver Casino Royale. La idoneidad de Craig quedó establecida más allá de toda duda razonable.

    Quantum of Solace no está a la altura de Casino Royale, pero me quedo con Olga Kurylenko, pese a ese horrible acento que le pusieron en la versión doblada.

    ¡Ah! Por condición física, Craig es el número 1 indiscutible, mejor que Connery.

    ResponderEliminar
  2. Dicho sea de paso, la semana pasada vi Defiance (2008). Un 5/10, pero Craig muy bien, es un fenómeno interpretando a tipos duros, como ya comprobamos en Munich (2005).

    ResponderEliminar
  3. No sólo el acento, Octopus, ese look mestizo no me gustó mucho, y eso que Olga es un bellezón, pero me gusta más con un look digamos más eslavo, jeje. A mi Quantum of Solace no me gustó demasiado, pero voy a volver a verla antes de pronunciarme.

    Daniel Craig si me parece un buen Bond, se ajusta mucho a la descripción citada varias veces por Nestor de "cold, bloody, son of a bitch killer, aunque mi favorito es Connery

    ResponderEliminar
  4. A Craig, no es que lo conociera a fondo, pero si me fije en él en Road To Perdition, the Jacket, y sobretodo en Munich, que ya hace de "apisonadora" como le describe M en CasinoRoyale.

    Cuando surgio yo era de los que DESEABA una vuelta de tuerca a la saga Bond, y a mi el fichaje ME ENCANTO, y los comentarios que se vertieron sobre el fueron.... en fin, me vais a disculpar el tono, pero de GILIPOLLAS PA ARRIBA. Me acuerdo leer uno que le criticaba porque Craig dijo en una entrevista "que no le gustaban las armas", Y otro que decia que Nunca le sentaría bien el Esmoquin (espero que se le atragantara las palomitas cuando le vio como le quedaba) Por no mencionar las genialidades que se escucharon respecto al personaje en si, sobre que "vaya un Bond, que no pide su martini con vodka como debe ser"..... en serio?? James Bond se reduce a eso? pues que pena.

    Desde luego la pelicula hizo tragar MUCHAS lenguas, y Casino Royales se encuentra entre las mejores....y sobre todo y es lo que siempre defiendo... ES MODERNA!!! Si hoy en día se rodase un DrNO... SERIA INFUMABLE, el cine como toda ARTE, que para un servidor, según quien lo haga, lo es (*Lease Clint Eastwood*) hay que entenderlo en la época en la que se hace.... Y Casino Royale, y por añadido Daniel Craig, aporto esa modernidad que sin duda inició Pierce Brosnan... pero que supo clavar Craig.

    Saliveo cual Homer ante la nueva de Bond, porque cierto es que Quantum me dejó un regustillo amargo.

    Ansio noticias, y atentó estaré pese a mis anginas como pelotas de golf....

    ResponderEliminar
  5. Gracias a todos por vuestros comentarios !

    Sobre la época en que Daniel Craig fue anunciado como nuevo Bond recuerdo que se llegó a decir que era más apropiado para hacer de villano que de 007.
    En una charla que mantuvieron en verano Craig y Jon Favreau, el actor británico reconoció que antes del estreno estaba nervioso después de haber sido víctima de tantos ataques. Pero sus dudas se resolvieron cuando comprobó que el público se quedaba enganchado a la pantalla y aplaudieron al final de la proyección en la premiere de Londres. Había empezado una nueva era.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, creo que me toca pronunciarme sobre el 6º y (por ahora) último BOND.

    Incertidumbre. Así es como se presentaba el panorama de la franquicia Bond tras la marcha de Pierce Brosnan.

    Multitud de castings, multitud de nombres que se barajaban pero ninguno parecia colmar las expectativas de los productores.

    Fue entonces en 2005 cuando la EON se puso en contacto con un actor nacido en Chester y de ascendencia medio galesa. Les debía haber convencido tras sus papeles en "Road To Perdition" y "Layer Cake".

    Craig sabía perfectamente a lo que se exponía puesto que asumía el rol de un mito del celuloide y pasaba a encabezar una franquicia que de tener un completo éxito generaría miles de millones en beneficios.

    Muchos, muchísimos fueron muy críticos con la elección de Craig. Y eso que cuatro actores que habían hecho de Bond, Connery, Moore, Dalton y Brosnan estaban a favor de él, incluso una opción tan plausble (y no del todo mal encaminada) como lo fue la del actor Clive Owen pareció brindarle su apoyo y hablando en defensa de Craig.

    Curioso, a mi no me importó el hecho que fuera rubio. De hecho, pensé "espera a ver que pasa". El trailer no me decepcionó.

    Curioso porque, nadie apostaba por él y muy pocos le daban crédito. Craig estaba muy nervioso por las críticas y los ataques pero el hombre cumplió con solvencia.

    A destacar el Bond que compone en CASINO ROYALE. Un BOND primigenio, nuevo en el mundo del espionaje, recién ascendido a su nuevo y flamante estátus de Doble 0 tras su paso por el Special Boat Service y numerosas misiones en el extrangero como miembro de las fuerzas especiales británicas. Aún no se ha quitado ese "bastedad" (si me permitís la licencia) aún sigue pensando como un soldado cuya misión es la de proteger a los civiles en lugar de obedecer órdenes y cumplir con su misión.

    Es, como dice M, un instrumento "bruto" no está pulido, no está afilado. Un hecho que se destaca en la persecución inicial en la que Sebastien Foukan, experto en parkour se mueve de forma más fluida y suave que él. Bond parece más bien un ariete abriéndose paso entre los obstaculos.

    En el terreno emocional, es más apasionado, no es frío ni racional. Siente, ama a Vesper Lynd, sufre, siente ira y una rabia poco (o nada) contendia cuando pierda ante Le Chiffre, se siente engañado no sólo por Vesper sino por Mathis.Se cuestiona sus motivos, desobedece ordenes explicitas es arrogante y egocéntrico (marca de la casa).

    Físicament, como ya he dicho, es rudo y sangra. Sangra mucho. Eso le humaniza.

    No es hasta el final de la película que vemos en él cierta evolución, cierto refinamiento.

    Pero eso es algo que lamentablemente se pierde en QUANTUM OF SOLACE. En ésta última se ignora la evolución del personaje, la más que interesante premisa de la organización en la sombra y un villano carismático (Mathieu Amlaric me gustó bastante) en favor de una trama directamente orientada a la acción y presentando a Bond como un remedo de Jason Bourne. Sigue sudando y sangrando pero no pasa a ser más refinado. Cuando de todos es sabido que entre los dos personajes no hay ni punto de comparación. Incluso se volvió al tema de que Bond usara de nuevo la Walther PPK (ya en desuso) en detrimento de la Walther P99, todo un anacronísmo.

    Un nuevo Bond para un nuevo siglo.

    Ahora esperemos que dure y que los argumentos y guiones de posteriores adaptaciones (Skyfall) estén a la altura y permitan ver más de la evolución del personaje.

    Ahí queda eso.

    ResponderEliminar
  7. Espero que te haya gustado mi comentario, Nestor. Ya sabes lo que dicen "You never know when inspiration might strike"
    - SIR EDDIE VAN HALEN.

    ResponderEliminar
  8. Por supuesto que me ha gustado, Xavi. Tus comentarios en esta serie de artículos de Bond han sido espléndidos, aportando muchos datos de interés. Has enriquecido muchísimo el debate.
    Eres un gran amigo Xavi.
    Gracias por tu constante apoyo !

    ResponderEliminar