31 de octubre de 2011

Criadas y señoras (The Help)


Jackson (Mississippi), a principios de la década de los 60, seguía representando un modelo de segregación racial estricto. La población de raza negra vivía completamente separada de las clases altas burguesas aunque, eso sí, se mantenía la tradición de contratar a las mujeres como criadas en las casas familiares. Además de ocuparse de todas las tareas domésticas, realizaron durante décadas una gran labor al criar a los hijos mientras sus verdaderas madres se dedicaban a eventos sociales y demás actividades de ocio. Este reverso oscuro del idílico "American Way of Life" es el foco de atención de Criadas y Señoras.

Basándose en el best-seller de Kathryn Stockett, el director y guionista Tate Taylor sorprende agradablemente construyendo una cinta que rezuma pasión, emotividad, y sensibilidad. Un ejemplo de cine social bien construido que, sin pretender convertirse en referente exclusivo de una época, es capaz de retratar una serie de características en el marco de una etapa histórica del sur de los Estados Unidos.

Taylor, que prácticamente debuta con este largometraje, se apoya también en un excelente reparto de actrices, capaces de llevar en volandas la narración de la película. El cuidado cásting consigue ofrecernos algunas de las mejores interpretaciones del año. Resulta impecable el trabajo de Viola Davis en el papel de la sufrida Aibileen Clark (atención a la escena en que recuerda la muerte de su hijo, sencillamente impresionante) y también el de Octavia Spencer dando vida a la indomable Minny Jackson.

Emma Stone continúa confirmando su status de actriz en alza, capaz de asumir papeles de exigencia, y no se puede decir menos de la gran Sissy Spacek (memorable en su papel de la señora Walters), y de Bryce Dallas Howard, sobre la que recae el rol de "villana" de la función. Tampoco podemos olvidar a la poliédrica Jessica Chastain, que también se sigue confirmando como una intérprete a tener muy en cuenta en el futuro.

Tate Taylor ha sido capaz de integrar este enorme caudal interpretativo dentro de un guión equilibrado, con importantes dosis de humor en un contexto dramático, y que se caracteriza por mantener un pulso narrativo constante que logra mantener la atención del espectador a lo largo de los 137 minutos del film. Por consiguiente, creo que estamos ante una de las películas revelación del año. Viendo sus datos de taquilla, no cabe duda de que se está convirtiendo en un sleeper o éxito sorpresa, y todos los que han estado implicados en ella van a beneficiarse de un fuerte impulso en sus carreras.

Es difícil obtener un grado de emotividad tan grande como el que consigue Criadas y Señoras. Y esto lo consigue a base de pinceladas, de momentos muy bien dosificados a lo largo del metraje. Cuando hay tal grado de involucración y entrega, resulta más fácil tocar la fibra sensible porque las situaciones y las interpretaciones trascienden más y ese es el éxito de una película que nunca trata de ser un film que sente cátedra en el retrato de una época. Su objetivo no es otro que contarnos la historia de una serie de personajes en un contexto concreto. No busca adoctrinar ni ofrecernos la enésima versión sobre cómo se vivieron los conflictos raciales en los 60. Lo que vamos a presenciar es lo que sucede entorno a unas personas que tratan de vivir dentro de un sistema separador sin perder la entereza ni el amor propio. La película es un reflejo del enorme poder que posee el espíritu humano para superar y derribar cualquier obstáculo.

Quizá por todo ello, lo único que eché en falta en la película fue que se llegara al momento en que se firmó el Acta de Derechos Civiles (1964), una ley federal histórica que barrió para siempre la segregación racial y la discriminación en los estados del Sur. Un momento clave en la mejora social de un país que seguía dividido en los derechos de las comunidades y que, gracias a la implementación de esta legislación, inició un camino de reconciliación sin vuelta atrás posible.

10 comentarios:

  1. Por lo que he odio respecto del film, parece ser que ha tenido buenas críticas.

    ResponderEliminar
  2. No conocía esta peli.

    Bryce Dallas Howard se parece a Jessica Chastain.

    ResponderEliminar
  3. Tiene muy buena pinta, además de que el reparto promete y ya suena para futuros premios.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Debe de haber algún problema, Néstor, pero los últimos comentarios que he hecho no se han publicado

    ResponderEliminar
  5. Parece que blogger vuelve a tener problemas con los comentarios. Lo he vuelto a cambiar para evitar la ventana emergente. A ver si ahora funciona mejor. Saludos Juan y lamento que algunos de tus comentarios no hayan salido.

    ResponderEliminar
  6. Ya han aparecido!!!! Debe ser que tardaron más de la cuenta en publicarse. Iba a publicar un comentario sobre Daniel Craig, pero voy a esperar a volver a Quantum of solace; en contra de la creencia generalizada en este blog a mi no me gustó. Voy a volver a verla

    ResponderEliminar
  7. Juan, sobre lo que dices de los otros doble cero.. has consultado el artículo que forma parte de este blog ?

    http://nestorcine.blogspot.com/2008/01/los-otros-doble-cero.html

    ResponderEliminar
  8. Siiii!!! a ésto me refería. No conocía este post. Jolín, desde luego este blog es una joya!!

    ResponderEliminar
  9. Yo sólo he visto la película, no leí el libro. Y la película es interesante (por momentos me recordaba a la gran Tomates Verdes Fritos), aunque desde mi punto de vista, demasiado pastelona (en todos los sentidos posibles). La excusa que pone para denunciar el racismo (creo que para eso no hace falta excusa) de que el servicio utilice un cuarto de baño distinto al de los dueño de la casa, flojea un poco. Hay miles de motivos de mayor peso y menos comprensibles. Es cierto que si alguien es bueno para cuidar de tus hijos, también debería serlo para hacer sus necesidades en tu excusado, pero ¡cuanta gente no hay que es incapaz de hacer nada en un baño público o fuera de su propia casa!. Mucho más importante me parece y, apenas se esboza, el hecho de acusar a las criadas negras de robar, por ejemplo.

    ResponderEliminar
  10. Tiendas muebles: no estoy de acuerdo con tu aseveración. Criadas y Señoras no busca convertirse en un film de referencia en la explicación de la segregación. Pero lo que explica lo hace bien porque hace referencia a los elementos más humanos y concretos que se derivaban de aquel modelo de organización.

    ResponderEliminar