25 de mayo de 2011

Negociaciones agresivas en Union Station

La Union Station de Chicago se inauguró en 1925 sobre el mismo terreno en que había estado su antecesora desde 1881. Su diseño se debe al arquitecto Daniel Burnham y se inscribe en el movimiento artístico conocido como el American Renaissance, cuyos principios se basaban en la combinación de arquitectura tradicional y nuevas tecnologías de ingeniería.

Desde esta magna estación llegan y salen trenes que cubren todo el territorio estadounidense pero el mundo del cine le ha dado una dimensión mediática más amplia gracias a la inolvidable secuencia que Brian De Palma rodó allí para Los Intocables de Eliot Ness (1987).

El veterano Malone (Sean Connery) agoniza en el suelo de su casa tras haber sido tiroteado por Frank Nitti (Billy Drago). Pero aún le quedan fuerzas para informar a Eliot Ness (Kevin Costner) y George Stone (Andy Garcia) acerca de los planes que tiene la banda de Capone para alejar de Chicago al contable Walter Payne.

Sabiendo cual va a ser el tren en el que los gángsters planean colocar a Payne, Ness y Stone esperan en Union Station, dispuestos a todo con tal de conseguir al contable, cuyo testimonio en un juicio podría ser lo único capaz de obtener una condena para el todopoderoso Al Capone (Robert de Niro).

Lo que viene a continuación es una secuencia espléndida, magníficamente estructurada por De Palma quien, a su vez, homenajea la mítica escena de la escalinata de Odessa en el clásico El Acorazado Potemkin (1926).

Esa escalera en la que los últimos Intocables eliminan a varios de los gángsters pese a las diferentes trabas que van surgiendo, ofreció a la ciudad de Chicago un nuevo símbolo. Y así se certifica al haber sido incluido y explicado en los tours turísticos que se desarrollan en la Windy City.




Como olvidar el momento final en que Ness pregunta a Stone (un excelente tirador)... ¿ Lo tienes ? y éste, en el suelo sosteniendo un carrito de bebé, responde... sí, lo tengo. Es magnífico, uno de esos instantes que hacen inolvidable una película.

He recopilado una serie de fotos del enclave real y de la escalera donde se desarrolla la acción. 


imagebam.com imagebam.com

imagebam.com imagebam.com


imagebam.com imagebam.com

4 comentarios:

  1. Creo haber escuchado a Carlos Pumares hace la tira de años diciendo que no le gustaba nada ni la película ni la escena, escena que por otra parte es parodiada en la segunda o tercera parte de Agárralo como Puedas, me parece que en la tercera.

    Los Intocables no me entusiasma, pero reconozco que tiene sus momentos, como cuando reclutan al personaje de Andy García, y Sean Connery le provoca mofándose de sus orígenes italianos. García responde con firmeza, insultando los orígenes irlandeses del personaje de Connery. Cerdo irlandés, o algo así le llama. ¡Jajaja!

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que la escena es buena. Se las trae con la madre y el carrito de las narices.

    El edificio es bonito y espectular. No lo negaremos.

    ResponderEliminar
  3. Un escenón como una catedral.
    El cine de De Palma no suele mostrar guiones brillantes (en este caso sí),pero son ejercicios audiovisuales excepcionales. De su remake de Scarface a Carlito's way, pasando por ésta y Snake Eyes (con una de las mejores secuencias de la historia del cine), De Palma muestra la violencia de un modo ritualizado, la encumbra como si de un ritual cinematográfico se tratara. Y esto es más que suficiente para llamar genio a este cineasta.

    ResponderEliminar
  4. es buena también la escena filosófica , justo antes de reclutar a Andy García y cuando dicen...." si tienes miedo de coger una manzana que esté podrida no vayas al cesto , cógela del árbol" y se van a la academia de policía.

    ResponderEliminar