13 de enero de 2011

La mansión de Jack Woltz


El productor Jack Woltz (John Marley) reinaba en Hollywood e imponía su ley en sus proyectos. Creía estar por encima del bien y del mal y se consideraba capaz de hacer frente a cualquiera que se atreviera a interponerse en sus planes.

Pero eso estaba a punto de cambiar. La visita de un abogado de Nueva York iba a abrir un proceso que culminaría con Woltz doblegándose a la voluntad de alguien más poderoso que él.

Y es que nadie puede "tocar" a un miembro del clan Corleone y salir indemne. Resulta curioso que quien desencadena toda esta historia sea el ahijado y protegido de Don Vito Corleone (Marlon Brando), el cantante y actor Johnny Fontane (al que da vida el también cantante Al Martino).

Woltz despide a Fontane de su película al enterarse de que mantenía relaciones con la estrella del film causando una gran desestabilización en el rodaje y en la propia estrella. Tras arruinar el proyecto, Woltz hace uso de su influencia para vetar a Fontane en toda la industria de Hollywood.

El atribulado cantante y pseudo-actor acude lloroso y derrotado ante su protector, Don Vito Corleone. Éste, tras reprenderle por su falta de gallardía y entereza moral, le promete que hará algo para solucionar su situación.

Y así es como envía a otro de sus hijastros, el abogado Tom Hagen (Robert Duvall), a Los Angeles para que mantenga una reunión con Woltz.


Hagen es recibido de forma bastante descortés por Woltz en su enorme mansión de Beverly Hills. Cuando el productor descubre que viene a mediar por el conflicto con Fontane, le echa de la casa sin contemplaciones. Pero, tras hacer unas llamadas y conocer el poder de la familia Corleone, le invita a volver y muy amablemente se ofrece a enseñarle la propiedad y también el mayor tesoro que posee, un insigne corcel que colma de satisfacciones a su dueño al vencer en todas las carreras a las que se enfrenta.

Hagen le ofrece a Woltz la posibilidad de utilizar las influencias de Don Corleone para evitar una previsible huelga de actores. Pero, cuando el tema de Fontane vuelve a salir a la palestra, Woltz se enfurece y le asegura al abogado que nunca le volverá a contratar.

La negativa del productor activa el plan B. En la madrugada siguiente, Woltz parece dormir incómodo. Se despierta y comprueba que hay sangre bajo las sábanas. Pero esa sangre no es suya ni mucho menos. observa algo aterrador y enormemente frustrante para él. La cabeza de su flamante caballo yace en el fondo de la cama mientras la sangre inunda el espacio.

Asistimos a una de las escenas más impactantes de la historia del cine, una secuencia que permanece en la memoria de aquellos que, incluso, han visto la película de forma tangencial.


En la película, la visita nocturna del ejecutor Luca Brasi a la mansión, permite que Fontane vuelva a tener las puertas abiertas en Hollywood. La voluntad de Don Corleone siempre debe cumplirse incluso para alguien tan importante como Jack Woltz.

La mansión en la que se rodaron estas secuencias de El Padrino había pertenecido al magnate William Randolph Hearst, que murió allí en 1951. Es una de las propiedades más lujosas de Beverly Hills y está situada en el 1011 de North Beverly Drive.

Obviamente, no está abierta a las visitas por lo que mis fotos tuvieron que ser tomadas desde fuera y es poco lo que se podía ver más allá de la reja. En cualquier caso, una localización histórica y memorable que merece ser reivindicada.

imagebam.com imagebam.com

17 comentarios:

  1. Que buena la entrada que publicaste Nestor, El Padrino es mi película favorita, una obra meastra única en todo sentido. Y esa escena es impresionante, te deja helado viendo la pantalla. No hay nada que se le compare a El Padrino.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. —Padrino, ¿qué voy a hacer?
    —¡Aguantar como un hombre!

    Esta escena debería considerarse asignatura obligatoria en la formación "moral" de cualquier alumno.

    Jack Woltz comete el mismo error que cometerá el senador Pat Geary, burlarse del origen italiano de los Corleone.

    De la mansión, ¿qué voy a decir? No entra en mi presupuesto.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Christian !

    Es cierto, Octopus. Pat Geary se atreve a insultar a Michael Corleone en su propia casa de Tahoe. Y ahí le tenemos después, indefenso, despojado de cualquier atisbo de autoridad, y sollozando tras creer que ha matado a aquella prostituta.
    Resulta muy curiosa su siguiente aparición en Cuba, donde ya ha asumido su papel y parece un amigo de la familia de toda la vida.

    ResponderEliminar
  4. Pufff, el Padrino...la pelicula mas sobrevalorada del cine...
    Que NOO, que es coña jejeje, solo quería ver como saltabais de la silla jejeje.

    Desde luego la escena es con MUCHO, de las mas impactantes, sobre todo por el realismo, y la simbología.
    Es curioso, pero a raíz, de esa escena, me acuerdo que rulaba una especie de leyenda popular o algo asi, que decían que la mafia hacia eso mucho, si te ponían una cabeza de caballo es que ibas a morir jjajaja, que estupidez. Solo hay que ver la pelicula, para entender porque le ponen esa cabeza a su lado.

    Y la de cientos de veces que ha sido parodiada(homenajeada) esa escena, desde Los Simpson hasta en pelis de Serie B.

    Que P E D A Z O de casa!!!

    ResponderEliminar
  5. Es cierto Alfonsus. El número de parodias ha sido enorme.
    En Catalunya, incluso se hizo una recreación en el programa de humor político "Polonia". El protagonista de la escena era el mismo José Montilla. Pero su falta de temperamento y personalidad le impedían hacer el clásico grito.

    ResponderEliminar
  6. Gran artículo!!! eres la mejor enciclopedia que jamás he conocido!!!

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  7. Una escena historica. Leí que Mario Puzo tuvo la idea de la cabeza de caballo al ver una reproducción de "Guernika" de Picasso. Borgo.

    ResponderEliminar
  8. Que buenas fotos del lugar. Y que lástima de caballo, el pobre Hartoum....

    ResponderEliminar
  9. La paródia que se hace en Los Simpson es genial.

    ¿Cómo demonios logra Homer meter al caballo en la cama de su hija?

    Que demonios, es Homer....

    ResponderEliminar
  10. OCTOPUS, ¿y lo que le dice después?

    "Un hombre de verdad siempre está con su família"

    ResponderEliminar
  11. Imagino que es la casa que uno espera ver en Hollywood. Buenas fotografías.

    ResponderEliminar
  12. Para mí, la escena más poderosa de toda la saga es la del falso perdón de Michael a Fredo en el funeral por su madre.

    ResponderEliminar
  13. En Cuba, cuando Castro está a las puertas de La Habana, Michael estrecha la cara de su hermano y pronuncia esa frase mítica: "Me rompiste el corazón Fredo, me rompiste el corazón !!!"

    Qué gran momento. Y después, ciertamente, en Tahoe cuando supuestamente le perdona pero mira a su ejecutor, Al Neri, como gesto inequívoco de que ha llegado el momento.

    A mí me gusta también la escena que muestra una de las últimas conversaciones de Michael con su padre y éste último le da un consejo que nunca va a olvidar: "ten cerca a tus amigos pero más cerca a tus enemigos".

    ResponderEliminar
  14. Y las peores son un par de ataques histéricos de Talia Shire, en la primera, aunque en la segunda mejora bastante. En la escena en que pide a Michael que perdone a Fredo está bastante bien.

    ResponderEliminar
  15. TODA la película está llena de momentos memorables.

    ¿Quién no recuerda la ya "celebre" charla con Amerigo Bonasera?

    ResponderEliminar
  16. Pertenecía a Randolph Hearst? XANADÚ?

    Me parece que me confundo.

    ResponderEliminar
  17. Saludos Xavi, esta mansión fue la última en que vivió Hearst. A la que te refieres tú es al Hearst Castle, que está a las afueras y que sirvió de inspiración a Orson Welles, tal como bien expresas.

    ResponderEliminar