14 de enero de 2011

El valor de un Oscar


¿ Cual es el valor de un Oscar ? ¿ qué consideración le atribuyen aquellos que han sido galardonados ? ¿ qué ocurre con las estatuillas cuando los premiados fallecen ?...
Varias preguntas que, en no pocas ocasiones, han cruzado mi mente.

Para casi todos los premiados, la estatuilla se convierte en un símbolo a preservar puesto que son muchos los genios del séptimo arte que nunca consiguieron uno. Por tanto, obtenerlo sigue siendo el reconocimiento más grande que se puede obtener cuando alguien se dedica profesionalmente al cine.

En cuanto al destino final de los propios Oscar, es lógico pensar que la mayoría de ellos quedan en herencia para los descendientes de los agraciados una vez éstos expiran. Pero a lo largo de estos más de ochenta años hay algunas anécdotas mencionables que han salido de la lógica habitual.

Y esto nos lleva a hablar, una vez más, de Steven Spielberg. Aunque esta vez no para analizar ninguno de sus films sino para reconocer su labor filantrópica y de enorme respeto por la industria hollywoodiense.

El mítico director ha impedido, en dos ocasiones, que las estatuillas fueran a parar a manos de especuladores. En diciembre de 1996, los herederos de Clark Gable decidieron poner a subasta el Oscar que ganó el "Rey" en 1934 por su interpretación en Sucedió una Noche. Spielberg entró en la puja, de forma anónima, y se aseguró de ganarla llegando a pagar 607.000 dólares (más del doble de su valor de salida). Tras dicha compra, el realizador de Ohio cedió la propiedad de la estatuilla a la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas que agradeció, de forma muy solemne, la donación a través de su entonces Presidente, Arthur Hiller.


Pero éste no fue el único caso en que Spielberg ofició de buen samaritano. Cuando la familia de la emblemática Bette Davis decidió vender los dos Oscars de la actriz, el director volvió a aparecer para hacerse con ambas estatuillas. Pagó 207.000 dólares por el que Davis obtuvo en Dangerous (1935), y 578.000 por el de Jezabel (1938).

Tras entregar los premios a la Academia, Robert Rehme (Presidente en 2001), declaró lo siguiente:

"Que Spielberg lo hiciera una vez fue impresionante, pero que lo haga otra es increíble. Es un acto de nobleza y gran generosidad".

El Rey Midas de Hollywood respondió:

"El Oscar es el mayor reconocimiento al trabajo realizado que nuestra industria puede ofrecer. Y me parece un triste signo de nuestros tiempos que este icono pueda ser confundido con un tesoro comercial."

Tras alabar la filantropía desinteresada, hay que mencionar otros casos como el que protagonizó Michael Jackson que, en 1999, adquirió la estatuilla obtenida por el productor David O. Selznick en Lo que el Viento se Llevó (1939). Jackson llegó a pagar la imponente cifra de 1,54 millones de dólares

Otro suceso relacionado con la venta de galardones se dio en 1992 cuando el actor esporádico Harold Russell, ganador del Oscar en 1946 por Los Mejores Años de Nuestra Vida, decidió vender la estatuilla para solucionar sus problemas económicos. Evidentemente, su desesperada situación y la poca relevancia de su carrera interpretativa no le permitió obtener una gran cantidad. La transacción privada se cifró en 60.000 dólares.

En conclusión, anécdotas curiosas y trascendentes que forman parte de la trama poco conocida de la historia de Hollywood.

21 comentarios:

  1. Antes de comentar. Id a la foto de la entrada anterior, en la que se ve la escena del Padrino de la cabeza de caballo. Y fijaos en el alfeizar de la ventana,a la izquierda... eso es un Oscar no? jejejee

    Que curioso, hasta ahora mismo JAMAS me habia preguntado que pasa con un Oscar una vez entregado... Había odio muchas anecdotas,o leyendas sobre quien los tiene, como por ejemplo que creo que Meryl Streep (ponganse de pie) los tiene en el cuarto de baño, pero nunca me había dado por pensar que claro, cuando un ganador del Oscar muere, que es lo que pasa con su premio... Nose, me imgainaba que se heredaba como cualquiier otro objeto que se puede heredar....

    En fin, que tio mas majo es Spielberg... Os recomiendo mucho un Documental que encontré hace poco que se llama "Spielber por Spielberg" en el que a modo de entevista a si mismo nos hace un repaso a su vida y cinematografia...

    Un Saludo y BUEN FINDE!!

    ResponderEliminar
  2. Pues qué interesante, la verdad nunca me pregunté qué pasaba cuando un actor fallecía, imaginaba como Alfonsus que pasaba a sus herederos. Lo de Spielberg es increíble realmente y denota el valor real que le da a su propio oficio.

    ResponderEliminar
  3. Deben de tener un gran valor más sentimental que económicos, puestos en plan romántico. Pero lo que para mi tiene cero o ningún valor son las decisiones de los miembros de la "Académia". Un claro ejemplo es es caso de la foto que demuestra una hipocresía total como ya he comentado en otras ocasiones.

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo con Mario Puzo que escribió en El Padrino que un Oscar te asegura trabajar en Hollywood durante 10 años, depende de cadauno si se aprovechan para seguir en la cima o dedicarse a vivir de rentas.

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante artículo, yo pensaba que las estautillas se las quedaban los heredoros.

    ResponderEliminar
  6. Si yo fuera actor, preferiría ser la estrella de una película oscarizada como Ben-Hur y no ganar el Oscar al mejor actor, que ganarlo por una película de esas que al año siguiente ya nadie recuerda.

    ResponderEliminar
  7. Gracias a todos por vuestros comentarios.

    En general, los herederos son los que reciben los Oscars y normalmente se quedan en el patrimonio familiar. Pero siempre hay familias que prefieren sacar tajada económica y de ahí las estatuillas que han entrado en subasta y que seguirán entrando en el futuro.

    Octopus, estoy de acuerdo con tu aseveración. Hay muchos actores que nadie recuerda como ganadores de Oscars por la poca trascendencia de las películas en las que los obtuvieron.

    También hay películas que ganan el Oscar al mejor film del año por delante de otras y después son olvidadas con facilidad.

    Uno de los ejemplos más claros se dio en 1999 cuando ganó "Shakespeare in Love" por delante de "Salvar al Soldado Ryan". Ahora bien, ¿ cual es la película que se recuerda ?

    ResponderEliminar
  8. Yo recuerdo que Fiennes no ha hecho ni el huevo desde entonces, en cuanto a la "Salvar al Soldado Ryan" es espectacular pero prefiero "Band of Brothers" para mi retrata mejor este período además de estar igual.

    ResponderEliminar
  9. Es cierto, Xavi. Aunque no olvides que Joseph Fiennes protagonizó la fallida serie FlashForward que, en buena parte, se canceló por la falta de carisma y liderazgo de este actor.

    ResponderEliminar
  10. Interesante esa historia de Spielberg y los óscars. Por cierto que Spielberg con "El color púrpura" consiguió el record de la película más nominada que sin embargo se fue de vacio. Si no recuerdo mal: once nominaciones y ningún óscar. Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
  11. Los lectores reclaman un comunicado urgente de EL CINE DE HOLLYWOOD sobre la fotografía publicada del nuevo Spiderman...

    ResponderEliminar
  12. Cierto, Miquel. El Color Púrpura ostenta un curioso record y amplió el maleficio que corría por Hollywood sobre que la Academia seguía ignorando al mejor director del momento. Por suerte, eso se corrigió en 1993 y se afianzó en 1998.

    Octopus, no tenía previsto hablar demasiado del nuevo Spiderman pero ante la petición prepararé algo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. yo me pregunto donde irán a parar los de Garci , Almodovar etc.... ¿a la SGAE?

    ResponderEliminar
  14. ¡Jajaja! No es necesario, Nestor. No vale el esfuerzo.

    ResponderEliminar
  15. Octopus, hay un interesante análisis de la foto del nuevo spidey en el blog de superhéroes:

    http://blogdesuperheroes.es/2011/01/14/cine-%c2%bflleva-el-nuevo-spider-man-lanza-telaranas.html

    ResponderEliminar
  16. Peor me lo ponen. A mi juicio, sustituir el lanzaredes mecánico por uno orgánico, por una mutación consustancial a los poderes arácnidos, fue una buena idea, por supuesto dentro de una trilogía que considero deleznable. Pero da igual. El fondo de la cuestión es Andrew Garfield. Este tipo perdería un combate de boxeo con Natalie Portman.

    ResponderEliminar
  17. Jajajjajaja, verdaderamente estamos ante un spidey muy escuálido...

    Las redes orgánicas fueron una brillante aportación que se deben a James Cameron quien, a mediados de los 90, escribió un libreto para un nuevo Spiderman que después fue recogido para el guión de la primera entrega de los films de Raimi.

    ResponderEliminar
  18. Puestos a a hblar del tema, prefiero los lanzaredes que creó. Digamos que le da pie a la vertiente de científico de Peter Parker, a més de la creación del fluido arácnido que también creó él.

    OCTOPUS tiene razón en que hasta la Portman podría vencerle de un guantazo. Esa es la esencia del personaje, un tipo tirillas que aparentemente no podría ni con el más cachas pero que se las ha tenido con algunos de los pesos pesados de la MARVEL y ha sobrevivido al encuentro.

    ResponderEliminar
  19. Parece ser que los Oscars que han sido concedidos a partir de 1950 ya se entregaron con un contrato vinculante que impedía la venta de la estatuilla por parte del ganador o sus herederos sin antes consultar con la Academia, que tendría un derecho de tanteo que en la práctica le asegura la adquisición ya que recuperaría los premios por el valor simbólico de un dólar.

    No fue este el caso de los Oscars de Gable y Bette Davis, obtenidos en los años 30.

    ResponderEliminar
  20. Muy curioso el artículo y muy interesante este blog que he descubierto en "What´s the rumpus"; me lo añado ya a mi lista de blogs para seguirte. Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Lo que yo opine no importa mucho, pero en CINEMANÍA se refleja claramente:

    "los méritos de la Academia de Hollywood, y de sus responsables, no es tan alto como cabría desear. De hecho, la institución que entrega los Oscar se compone principalmente de varones blancos y sexagenarios, que llevan años sin acercarse a un plató (porque desempeñan trabajos de despacho en la industria) y cuya membresía, además, es vitalicia"

    ResponderEliminar