17 de diciembre de 2010

Avatar, un año después


Transcurrido un año del estreno cinematográfico de Avatar, he pensado en aportar una serie de ideas que proceden de una conferencia que se ha realizado estos días en la universidad donde trabajo.

Las siguientes visiones son el resultado de resumir y compactar lo mucho que se dijo en un seminario que tenía como propósito analizar en profundidad la película para descubrir aspectos que es mucho más fácil identificar con el tiempo, cuando ya nos hemos alejado del enorme impacto visual que provocó el film por su alto valor técnico y su puesta en escena tan arrebatadora.
Este es un artículo que busca abrir un debate. Es una incitación a la participación de todos vosotros.

El mejor de los escritores, William Shakespeare, acuñó una sólida sentencia que reza así: "No temáis la grandeza".

Creo que, en el caso de Avatar, esta máxima puede aplicarse perfectamente. Porque, a pesar de ser una película destinada al gran público y por tanto poco profunda y con un guión narrativo muy básico, es innegable que visualmente ha aportado grandes cosas al mundo del cine. No ha sido una revolución como se pensaba pero sí ha supuesto un impacto. Y, como tal, debemos reflexionar a partir del legado que la cinta de Cameron nos ha ofrecido:


- Avatar supone la constatación del desprecio absoluto por el ser humano. El mensaje que se transmite es el del rechazo a la humanidad ejemplificado en el protagonista, que tiene que convertirse en un Na'vi para ser amado.

- Se dimite de la humanidad. Se parte de una concepción débil de la propia identidad. Es mucho mejor la oferta del neotribalismo, que representan los habitantes de Pandora, que la civilización que sólo buscar conquistar, requisar, y destruir. El mensaje ecologista conecta directamente con la tradición posmoderna que se define por la prevalencia de lo sentimental a lo real.

- Avatar gusta porque no provoca. Gracias a su esquema narrativo tradicional y maniqueo, se asegura cubrir las expectativas del pensamiento dominante. Es políticamente correcto arremeter contra la explotación de una sociedad consumista. Una sociedad empresarial y capitalista que trata de subyugar a una raza primitiva que, por supuesto, es más sabia a pesar de que se vistan con harapos...

- De esta manera se conecta con otras películas que ya han abusado de esta propuesta: Bailando con Lobos, Pocahontas etc...

- Cameron, por tanto, propone una visión que ataca la concepción antropomórfica del mundo en un intento de extrapolar a Pandora lo que sucede en nuestro planeta con respecto a la preservación del medio ambiente frente a los intereses de desarrollo de la propia sociedad.

- Apocalypto, de Mel Gibson, sí es políticamente incorrecta porque, al final de la cinta, la llegada de los colonizadores españoles supone la extinción de una cultura basada en la crueldad y el sadismo. Así pues, Avatar es una película correcta desde el punto de vista moral ya que conecta con el anhelo de mucha gente aunque después, en la intimidad de sus hogares, no crean ni defiendan ninguno de esos valores de respeto por el medio ambiente. Pero, en cualquier caso, es un mensaje que siempre queda bien y que no ofrece ningún riesgo de crítica.

- El público necesita la épica maniquea tras una etapa en que los papeles en el cine estaban más diluidos. No había héroes o villanos claros, sino que se buscaban personajes con fisuras en ambos bandos de la moralidad. Cuando una película como Avatar llega a la cartelera y muestra una línea clara entre el bien y el mal, la audiencia responde en masa. Necesitamos este enfrentamiento. Está impreso en nuestro código genético.


Queda abierto el debate. Que broten las ideas !!!

10 comentarios:

  1. Siento volver con más fuerza que nunca como "troll del foro", pero creo que Avatar es una de las películas más nefastas que existe y justamente por estos "valores" que señalas con acierto.

    "Avatar supone la constatación del desprecio absoluto por el ser humano." Así es, el desprecio por lo real, el desprecio por lo diferente. En cambio, con los Na'vi, nos encontramos una raza de cuerpos delgados, fuertes y atléticos, gente mayor que parece joven.

    Los Na'vi de Pandora no tienen gordos, ni feos, y mucho menos tullidos. Un individuo incapaz de utilizar sus piernas por un trágico accidente no tendría cabida en esa sociedad y sería sacrificado, dejado de la mano de Dios, junto a un árbol, como hacían los indios americanos.

    Los humanos, en cambio, dan oportunidad, tanto a gente de distintos colores (no hay que olvidar que los Na'vi son todos azules), como a personas de movilidad reducida, que a pesar de eso se dejan embelesar por las tradiciones de una sociedad en la que en realidad sólo tiene cabida porque la naturaleza en su caprichosa injusticia en vez de elegir a alguien de su propias raíces, decide dar esos poderes a un clon vacío y sin alma pilotado por un ser de otro planeta.

    Avatar es mala por simple y nefasta por sus valores más cercanos al fascismo que a la defensa de la naturaleza.

    ResponderEliminar
  2. Totalemente de acuerdo con SithWolf, los Na´vi son nazis alienigenas mientras que los humanos son igual de gilipollas que en el mundo real.
    Cuando la vi se me caia la baba con el entorno de los humanos, parecía una secuela de lo mostrado en Aliens, pero no, el señorito Cameron se ha vuelto (en teoria) políticamente correcto.
    Esta Pocahontas Hi-Tec es mala y aburrida de cojones.
    Me alistaria en lo marines coloniales para volar por los aires a esos gatos de 2 metros.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu aportación Sithwolf. Tu visión siempre es bienvenida.

    Debo confesar que, a lo largo de este año, mi apreciación por Avatar ha cambiado. Al igual que me sucedió con Titanic, una vez caido el envoltorio y la sorpresa inicial, he descubierto un film de ciencia ficción muy brillante en el aspecto visual pero cada vez menos interesante en el tema narrativo.

    En cada visionado, mi valoración ha ido bajando y las reflexiones que expreso en este artículo diseccionan bastante bien la apuesta de Cameron por una película de entretenimiento que oculta unas ideas que no comparto desde ningún punto de vista.

    La destrucción del ser humano, el mensaje conservacionista, etc... me parecen una propaganda política que no lleva a ningún sitio y que, además, está muy trillada.

    Y es cierto, los idealizados Na'vi nunca hubieran aceptado a un tullido. En cualquier caso, podemos seguir intercambiando opiniones en este foro. Puede ser muy interesante a la par que edificante.

    Kinski: yo también estoy claramente del lado de los humanos. Y creo que mi amigo Octopus va a suscribir esta opinión cuando se sume al debate.

    ResponderEliminar
  4. Como siempre un gran artículo del gran maestro pero esta película aún no la he visto, la tengo pendiente desde hace tiempo pero no acabo de animarme.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. En la pésima The Day the Earth Stood Still (2008) lo señala acertadamente Kathy Bates, la secretaria de defensa, que explica que cuando dos civilizaciones se encuentran, normalmente es la más avanzada la que termina dominando a la más atrasada. ¡Es la ley de la naturaleza! A mí no me escandalizó en absoluto que a los humanos les tocara (por una vez) el papel de invasores y malos de la película, aunque sostengo que ninguno de los dos teóricos villanos, Miles Quaritch y Parker Selfridge, lo son realmente. El primero es un militar duro pero honesto, que responde a la palabra que da; el segundo es un administrador que debe rendir cuentas ante los directivos de la compañía, pero tampoco es un hombre malvado y, recordemos, le concede una última oportunidad a Jake Sully para regresar a su avatar y convencer a los na'vi de que abandonen el árbol madre antes del ataque. Ninguno de estos hombres es un ser despreciable, como lo son los soldados que golpean a Kevin Costner en Bailando con Lobos. Si se me pide un análisis político, la invasión de Pandora está más que justificada: la humanidad necesita el unobtainium y posee el derecho de la fuerza. Si se me pide un análisis sentimental, deseo la victoria de los na'vi solamente por Neytiri. Los na'vi me importan un pimiento. Sobre Apocalypto y los sacrificios humanos en la América prehispánica, siempre he dicho que la Alemania nazi era infinitamente más humana que las civilizaciones maya, azteca y demás. En serio. Los nazis sacrificaban a sus enemigos con métodos relativamente asépticos, con gas, como los americanos a los criminales. ¡Y los nazis no sacrificaban a sus propios hijos para mejorar el tiempo, las cosechas y cosas por el estilo!

    ResponderEliminar
  6. Parchando una de polemica en salsa jejeje.

    Pufff, Avatar,.... Lo que no logró entender es porque le buscais (no tu Nestor, sino todo el mundo en general) un contenido politico, o una disección narrativa a Avatar.
    Es como buscarsela a una peli (de las antiguas) de Van Dame.

    Avatar es ENTRETENIMIENTO puro y duro, y el guion es una mera escusa, manida y mil veces contada en el cine, pero con unos efectos especiales FLIPANTES, y un tratamiento del 3D que hasta ese momento ninguna peli habia hecho (o eso creo yo) y FIN... no le deis mas vueltas. Dentro de 50 años, cuando las pelis sean... pufff, de realidad virtual o que se yo, Avatar se la considerará como una de las pioneras o mas vanguardistas de su época, pero NADIE se acordará de que iba ni su mensaje.

    A mi solo me sobró la escenita de las pelusas brillantes cayendo del arbol y todo eso....por lo demas me pareció una peli MUY entretenida.

    ResponderEliminar
  7. No puedo dejar de expresar mi más ferviente "admiración" por aquellos directores que gastan millones de euros para conseguir los efectos especiales más novedosos y se olvidan de contratar a un guionista medio decente. Los arboles no les dejan ver el bosque. Digo.

    ResponderEliminar
  8. YouTrailer, te olvidas de aquellos que en lugar de contratar a un guionista sin una sola idea original, contratan a ¡Tres! guionistas mediocres sin una sola idea original.

    Luego, claro está, pasa lo que pasa.

    ResponderEliminar
  9. Pues a mi un año después me sigue gustando.
    Como bien dice Alfonsus Avatar es "entertaiment" puro y duro, y además muy bien acabado. Visualmente apabullante y con unas secuencias de acción como muy pocos se las saben currar.

    ¿Qué el guion es menos complejo que el de un capítulo de codigo Lyoko? Pues vale es sólo una historia de buenos y malos. Con unos buenos ecológicos y tribales a los que se alía uno del otro bando porque ve la luz... Que no habremos visto esto infinidad de veces en infinidad de pelis.
    En un buen puñado de westerns en los que el blanco de turno se va con los indios (Bailando con lobos, Un hombre llamado caballo, Pequeño gran hombre...), hasta en "La misión" o en las pelis de Tarzán.
    Vamos que es puro marketing, que el gran público se pone siempre a favor del débil y más si es guapo, puro y new age.

    ResponderEliminar
  10. Un año después, no volví a ver Avatar ni lo voy a hacer pero supongo que sigue siendo la misma mierda mal guionada que hace un año y con los mismos efectos que cautivan durante cinco minutos y después los odiás ¡y la película dura más de dos horas! Además, Cameron tiene muchas escenas autocopiadas de sí mismo, como de Aliens, por ejemplo. Ya.
    En su momento, cuando la vi en el cine, reseñé la peli: supongo que sigo pensando lo mismo: http://monosbobos.blogspot.com/2010/02/avatares-del-3d-me-la-re-jugue-con-el.html

    ResponderEliminar