2 de noviembre de 2010

The Cloisters


En una ciudad tan cosmopolita, ecléctica, y llena de contrastes como Nueva York, no puede sorprender la presencia de una abadía románica en el norte de Manhattan.

Tal enclave, que muchos eruditos elitistas consideran una aberración ("Norteamérica no merece ni debe albergar semejantes construcciones que no corresponden a su historia..."), es el resultado de una serie de negociaciones que empezaron con John D. Rockefeller Jr. (1874-1960). El segundo de la estirpe donó, en los años 20, la mayor parte de su colección de arte medieval al Metropolitan Museum of Art. Además, regaló un terreno de 260.000 metros cuadrados para que se construyera allí el anexo que era necesario para poder ubicar la colección.

Esa localización se sitúa entorno al Fort Tryon Park y es adyacente al río Hudson, dentro del distrito de Washington Heights. Allí, el arquitecto Charles Collens ensambló una construcción con elementos de cinco abadías medievales francesas que iban a desaparecer, y lo complementó con nueva construcción a imagen y semejanza del estilo de la época correspondiente. Así surgió The Cloisters, que alberga desde 1938 la colección permanente de arte románico y gótico medieval europeo del MET. Son más de cinco mil piezas que cubren obras del siglo XII al XV.

Es cierto que supone un gran impacto ver una construcción de inspiración medieval en la ciudad de Nueva York, pero hay que tener en cuenta que se ubica en un lugar idóneo, alejado de las zonas habitadas, y rodeado por un parque que le confiere una sensación de paz y sosiego.

En el cine, The Cloisters ha sido un escenario bastante utilizado. Quizá la presencia más destacable se produjo en La Jungla Humana (Coogan's Bluff, 1968), donde el rudo policía de Arizona a quien da vida Clint Eastwood llega a Nueva York para llevarse a un prisionero de su jurisdicción. Las complicaciones no tardaban en surgir, y al contraste que suponía ver a un cowboy en medio de una gran metrópolis, se unían las dificultades para detener al esquivo delincuente. La persecución final en moto tenía lugar en el Fort Tryon Park y The Cloisters quedaba a la vista en varias ocasiones.

También se han rodado escenas pertenecientes a películas como Jennie (1948), Looking for Richard (Al Pacino aprovechó a fondo los interiores del museo y el claustro para su particular proyecto de recrear Ricardo III), La Sombra del Diablo (The Devil's Own, 1997), y Más que amigos (Keeping the Faith, 2000), película que dirigió y co-protagonizó Edward Norton.



imagebam.com imagebam.com

imagebam.com

El rio Hudson desde el Fort Tryon Park.

2 comentarios: